Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Educación

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/04/2009

• La educación en 1980: La educación aragonesa en 1980 se enmarca en la estructura establecida por la Ley General de Educación española de 1970. Un análisis descriptivo por niveles nos presenta la situación siguiente:

—Educación preescolar: Según datos del Instituto de Ciencias de la Educación Buscar voz... de la Universidad de Zaragoza, Huesca tiene escolarizados algo más de 6.000 preescolares, Teruel algo menos de 4.000 y Zaragoza alrededor de 28.000. El índice de escolarización supera ampliamente a la media nacional en Zaragoza, es algo inferior en Huesca y sensiblemente inferior en Teruel. La escolarización en centros públicos es algo menor que la de centros privados, fundamentalmente por el influjo de la gran urbe Zaragoza y por su gran preponderancia en el nivel de jardín de infancia. En las zonas rurales y en el conjunto de las provincias de Huesca y Teruel, la escolarización estatal es mayoritaria. Estos datos se refieren a centros dependientes del Ministerio de Educación. Existen otras guarderías y centros dependientes de otros departamentos que no se recogen en esta síntesis.

—Educación General Básica: Cerca de 5.500 profesores sustentan la educación básica de los aragoneses. Algo más de 3.000 son profesores estatales. La escolarización da unas cifras de más de 25.000 alumnos en Huesca, cerca de 18.000 en Teruel y cerca de 110.000 en Zaragoza. Alrededor de 22.500 alumnos terminan cada año este ciclo de educación obligatoria.

—Bachillerato Unificado y Polivalente: En número de alumnos, la enseñanza estatal duplica a la enseñanza no estatal en este nivel en las provincias de Huesca y Teruel. Sin embargo, en Zaragoza, los alumnos de enseñanza privada superan ligeramente a los de la pública. En cuanto a número de centros, Huesca posee 14 (7 Institutos Nacionales de Bachillerato), Teruel 9 (5 I.N.B.) y Zaragoza más de 60, de los cuales alrededor de una veintena son I.N.B. Aragón, en total, tiene algo menos de 34.000 estudiantes de Bachillerato, de los cuales más de 23.000 están en la provincia de Zaragoza, 6.500 en Huesca y algo más de 3.000 en Teruel.

—Formación Profesional: Este nivel educativo presenta una infraestructura mucho más variada y compleja que los niveles de educación básica y bachillerato. Existen centros de Formación Profesional de Primer y Segundo Grado, en sistema reglado, dependientes de los Ministerios de Educación, de Agricultura y de Trabajo, bien de carácter estatal o privado. También existen enseñanzas no regladas como el P.P.O. Las especialidades son, asimismo, muy diversas. A las más tradicionales habría que añadir los estudios de artes aplicadas y estudios artísticos en Teruel y Zaragoza, así como los estudios de Turismo en Zaragoza. Además de centros de tradición como la Institución Virgen del Pilar, San Valero y Salesianos en Zaragoza, las Universidades Laborales de Zaragoza (femenina) y Huesca (masculina) son los centros más significativos del nivel. En estas Universidades Laborales tienen alumnado interno, además de unos programas de estudios muy diversificados.

En todo Aragón, el Secretariado Nacional de Formación Profesional de la Iglesia cuenta con veinte centros de Formación Profesional, la mayor parte de ellos, catorce, en Zaragoza capital. Todos estos centros imparten el Primer Grado y solamente tres el Segundo Grado.

La formación profesional agraria ha sido potenciada en Aragón por el Ministerio de Agricultura con centros en Huesca (Jefes de explotación agropecuaria, grado 1.° y 2.°), en Teruel (Empresarial y Agropecuaria), Jaca (Forestal) y Movera y Quinto (Agropecuaria, grado 1.°). Aquí hay que señalar también los centros de la Caja de Ahorros de Zaragoza Aragón y Rioja, tales como Cogullada y Escuelas Familiares Agrarias.

—Educación Universitaria: La Universidad de Zaragoza, con seis Facultades (Ciencias, Derecho, Empresariales Filosofía y Letras, Medicina y Veterinaria) la Escuela Técnica Superior de Ingenieros, dos Colegios Universitarios (Huesca y Teruel), tres Escuelas de Formación del Profesorado de E.G.B., cinco Escuelas Universitarias (Empresariales e Ingeniería Técnica) y tres de A.T.S., capitaliza la educación superior en Aragón. El Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Zaragoza incide en la formación y perfeccionamiento del profesorado de todos los niveles de la región, así como en la investigación educativa. Como centros no integrados orgánicamente en la Universidad están la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de la Iglesia de Zaragoza y la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica de La Almunia.

En Calatayud existe un centro asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, que ofrece diez licenciaturas y preparación para el acceso a la Universidad.

El otro gran centro de educación superior ubicado en Aragón es la Academia General Militar de Zaragoza Buscar voz..., que es la institución de formación militar más importante del país.

• La reforma educativa: Con la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) comenzaba en 1990 la implantación de la Reforma educativa, lo que suponía un cambio en profundidad de la enseñanza en los niveles anteriores a la Universidad para adaptar la Ley General de Educación (1970) a la nueva realidad española (democracia, territorios autónomos, avances tecnológicos y científicos, nuevo escenario productivo, integración europea). Pero esa Reforma había sido anticipada en años anteriores después de un período de experimentación (778 alumnos participaban en el Plan experimental en la provincia de Zaragoza en el curso 1987-1988) una vez definido en 1985 el marco de participación (consejos escolares) y la doble red de centros (conciertos educativos) en la Orgánica del Derecho a la Educación (L.O.D.E.).

La enseñanza sufrió entre 1987 y 1997 una gran transformación en todo el país. A pesar de no disponer de competencias en materia educativa y, por tanto, estar integrada en el «territorio M.E.C.», la Comunidad Autónoma aragonesa fue definiendo su propio «modelo» educativo al implantar la Reforma en un escenario marcado por dos factores determinantes en la planificación educativa: el descenso demográfico y la escasa vertebración territorial.

Desde comienzos de los años ochenta el descenso de la población escolar ha sido una constante en nuestra Comunidad. Las bajadas fueron muy fuertes durante más de una década (cada curso comenzaban su escolaridad obligatoria cinco mil alumnos menos que el curso anterior), suavizándose (mil alumnos menos por curso) a partir de mediados de los noventa. Entre el curso 1987-1988 y el 1991-1997 el sistema escolar no universitario «perdió» cuarenta y tres mil alumnos.

El descenso de población fue especialmente significativo en los colegios públicos, entre otras razones (además de la baja natalidad) porque al implantarse la L.O.G.S.E. esos centros escolarizan los seis niveles de Primaria y los alumnos de los dos últimos cursos de E.G.B. se matriculan en los institutos para cursar la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.). El aumento de población escolar en Educación Infantil se explica por la escolarización de niños y niñas de tres años de edad y el de Educación Secundaria (E.S.O., B.U.P., F.P.) por la ampliación de la escolaridad obligatoria hasta los dieciséis años y el aumento de oferta formativa en la nueva formación profesional.

La bajada de la natalidad, unida a la implantación de la L.O.G.S.E. tuvo consecuencias trascendentes en la planificación educativa. Entre 1987 y 1997 el medio rural perdió el 70 % de su alumnado en los niveles básicos, lo que llevó a la supresión de la mayor parte de las escuelas en localidades con menos de doscientos habitantes y de unidades en las localidades de mayor tamaño. En las ciudades el descenso demográfico se apreció en algunos barrios (Oliver y Torrero en Zaragoza, por ejemplo) mientras se producía un fuerte incremento de la población escolar en barrios nuevos, como los de la Fuenfresca en Teruel o los del Actur y Almozara en Zaragoza.

Desde 1987 a 1997 se mantuvo la proporción entre enseñanza privada y enseñanza pública, escolarizando esta última el 85 % del alumnado de Teruel, el 73 % de Huesca y el 57% de Zaragoza, donde se aprecia el peso de la privada (65 % de alumnado en Primaria) de la capital aragonesa. La mayor parte de los centros privados accedieron al régimen de conciertos a través de la L.O.D.E., lo que permitió en el curso 1996-1997 existiesen en nuestra Comunidad 1.101 aulas de Primaria/E.G.B. y 591 grupos de E.S.O., B.U.P. y F.P.

El descenso de alumnado corrió paralelo a un aumento importante del número de profesores, sobre todo en el sector público. Esa medida fue una consecuencia de la implantación de la L.O.G.S.E. en nuestra Comunidad y permitió que la «ratio» o número de alumnos por profesor (12 alumnos/aula en los colegios rurales) fuera sensiblemente más baja que la de otras Comunidades Autónomas.

Junto al aumento de efectivos de profesorado, la L.O.G.S.E. puso en marcha un gran número de medidas que favorecían la mejora de la calidad de enseñanza a la par que ampliaban la oferta educativa y la acercaban a los ciudadanos de todas las edades y medios sociales. Algunas de esas medidas, con especial incidencia en el sistema educativo en Aragón, fueron las siguientes:

1. Aumento del gasto público dedicado a educación. En la provincia de Zaragoza, por ejemplo, se pasó de 7.759 millones de pesetas en el ejercicio de 1982 a 38.544 millones en el de 1995, centrándose ese aumento, sobre todo, en los capítulos de personal, gastos de funcionamiento e inversiones públicas. Las inversiones realizadas por el M.E.C. en las tres provincias aragonesas entre 1983 y 1996 fueron de 36.478 millones, correspondiendo el 70 % de ese gasto a Zaragoza; el mayor esfuerzo inversor se centró (cuatro mil millones por año) en los primeros años noventa, sobre todo en institutos de secundaria para los que se dedicaron 15.713 millones en diez años. De 65 institutos de Enseñanzas Medias (B.U.P./ F.P.) en todo Aragón en el curso 1987-1988 se pasó a 98 Institutos de Educación Secundaria (I.E.S.), con lo que la mayor parte de las cabeceras de comarca y prácticamente todos los barrios de la capital aragonesa contaban con una oferta pública de E.S.O., uno o dos Bachilleratos y uno o dos ciclos formativos de la nueva Formación Profesional.

2. Nueva planificación educativa. Desde mediados de los años ochenta se procedió a la supresión gradual de las concentraciones escolares impulsadas en la década anterior por la Ley General de Educación. Con la educación compensatoria se ponía en marcha una nueva planificación que al tiempo que agrupaba las pequeñas escuelas para formar un solo colegio a efectos funcionales mantenía abiertas escuelas con cinco alumnos. En el curso 1996-1997 estaban en funcionamiento 22 Colegios Rurales Agrupados (C.R.A.) en la provincia de Huesca que comprendían a 145 municipios, 27 C.R.A. en la de Teruel (156 municipios) y 28 en la de Zaragoza (136 municipios), manteniéndose abiertas tan sólo 47 escuelas «incompletas» en todo Aragón. Esta situación era bien diferente de la de diez años antes, cuando Huesca tenía 183 escuelas «incompletas» con menos de siete unidades, Zaragoza 186 y Teruel 176, un 41 % de ellas escuelas unitarias o de un solo maestro. La nueva planificación de la E. Infantil y Primaria en el medio rural conllevaba que los maestros especialistas tuviesen que impartir clase de forma «itinerante» en las aulas de las localidades que conformaban el colegio rural agrupado.

3. Ampliación de la oferta educativa. a) En Educación Infantil. El tramo de cero a tres años apenas cambió, ya que se mantuvieron como «guarderías» numerosos centros privados, sobre los que apenas existió control administrativo oficial, y no se amplió el reducido número de escuelas infantiles públicas, cuyo número más importante corresponde a las cinco del Ayuntamiento de Zaragoza. Sin embargo, se produjeron importantes avances en el segundo ciclo de esa etapa, ya que en el curso 1996-1997 se había conseguido la escolarización total de la población de tres años y los centros de Preescolar se habían integrado en colegios públicos de Infantil y Primaria. b) En Secundaria Obligatoria. Uno de los objetivos fundamentales de la L.O.G.S.E. era la ampliación de la escolaridad obligatoria hasta los dieciséis años. Con ese objetivo apareció la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.) como una nueva etapa desde los doce a los dieciséis años. La E.S.O. comenzó a impartirse, a partir de su segundo ciclo, en los institutos pero al generalizarse su implantación en el sector público fue preciso crear en el curso 1996-1997 cinco secciones de instituto en subcabeceras de comarca turolenses, cinco en Huesca y siete en Zaragoza y autorizar que en 42 colegios de Primaria del medio rural y algunos urbanos se pudiese iniciar la E.S.O. debido a la oposición de los padres al traslado de sus hijos a un instituto comarcal. c) En Formación Profesional. En los años ochenta se produjo un doble fenómeno en la Formación Profesional (F.P.) específica: fuerte incremento de alumnado, pasando de 10.558 alumnos en 1980-1981 a 20.485 en 1987-1988, y modificación del mapa, ya que la enseñanza pública creció de forma espectacular mientras descendía una enseñanza privada que unos años antes había supuesto las dos terceras partes de la oferta en este nivel. Con la sustitución de la F.P-1 por la E.S.O. descendía el número de alumnos a partir de los años noventa al tiempo que se implantaban los nuevos ciclos formativos de grado medio y de grado superior («módulos profesionales» en su fase experimental), seguidos en el curso 1996-1997 por 2.996 jóvenes en institutos de diecisiete comarcas aragonesas, y los programas de Garantía Social para alumnos desescolarizados que no tenían intención de proseguir estudios medios. d) En otras enseñanzas. Entre 1987 y 1997 se produjo un fuerte aumento de la demanda de enseñanzas de régimen especial. Se implantó el Bachillerato artístico en las Escuelas de Arte de las tres capitales de provincia, se abrieron nuevos Conservatorios de Música (Tarazona) y de Danza (Zaragoza), aunque algunos de estos centros (Conservatorio Superior de Zaragoza) permanecieron durante años en espacios inadecuados, y se crearon Escuelas de Música en un número significativo de localidades aragonesas. Por otra parte, se abrieron Escuelas Oficiales de Idiomas en varias cabeceras de comarca (Calatayud, Ejea, etc.) para atender una demanda cada vez mayor de este tipo de estudios. Por último, tanto las enseñanzas de régimen nocturno establecidas en ocho institutos (cinco en la ciudad de Zaragoza, donde fueron seguidas por mil doscientos alumnos en el curso 1996-1997) como las enseñanzas a distancia (914 alumnos en Zaragoza en ese mismo curso) tenían una demanda creciente de población adulta.

La red de educación de adultos fue extendiéndose durante esos años. En el curso 1996-1997 siete mil personas adultas siguieron enseñanzas de alfabetización, graduado escolar, secundaria o formación de base en las cerca de trescientas aulas abiertas para la educación permanente de adultos en todo Aragón. Esa oferta educativa centralizada por el M.E.C. (destinó 160 profesores) se hizo posible gracias a la colaboración de numerosos ayuntamientos (204 aulas eran de titularidad municipal) y de entidades sin ánimo de lucro que recibieron una subvención oficial.

4. La mejora de la calidad de enseñanza. Desde comienzos de los años ochenta se fueron poniendo en marcha medidas que pretendían favorecer la mejora de la calidad de enseñanza. Entre otras las siguientes: a) Atención a las diferencias de alumnado. Con el programa de integración se cambió el concepto y planificación de la Educación Especial, ya que los alumnos con necesidades educativas especiales debido a minusvalías físicas o mentales o a condiciones personales de sobredotación recibían una atención diferenciada. Se mantuvieron abiertos los centros específicos de Educación Especial, muchos de ellos privados, e incluso se abrieron algunos públicos (Alborada y Rincón de Goya en Zaragoza) pero la escolarización en ese tipo de centros se redujo a aquellos alumnos que no eran susceptibles de integrarse en un centro ordinario «de integración» al que se le había dotado de profesorado especialista en Pedagogía Terapéutica y de Audición y Lenguaje y sobre el que actuaba un Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica (en colegios) o un departamento de Orientación (institutos). b) Nuevos equipamiento didácticos. Los centros educativos aragoneses han cambiado sustancialmente en la década de los noventa en cuanto a instalaciones y equipamiento. Se han realizado obras de mejora en la práctica totalidad de los centros, desde la más pequeña escuela rural (han desaparecido las estufas de leña, símbolo de muchos años) a los grandes institutos y colegios privados, para adaptarlos a los requisitos exigidos en la L.O.G.S.E. Se equiparon las bibliotecas escolares, se introdujeron nuevas tecnologías a través de los programas Atenea (informática) y Mercurio (medios audiovisuales), se dotaron con material específico las aulas de Música, las clases de E. Infantil y los ciclos formativos de F..P, se construyeron pabellones deportivos anexos a los centros docentes, etc. c) Formación del profesorado. Desde la creación de los Centros de Profesores en 1984, luego transformados en Centros de Profesores y Recursos (C.P.R.), cambió sustancialmente la organización de la formación permanente del profesorado en ejercicio hasta entonces encomendada a los Institutos de Ciencias de la Educación (I.C.E.) dependientes de la Universidad. En el curso 1996-1997 funcionaron 5 C.P.R. en Teruel, 5 en Huesca y 7 en Zaragoza, ubicados en las capitales de provincia y cabeceras de comarca importantes, que a través de 139 asesores impartieron cientos de cursos y organizaron múltiples actividades (jornadas, seminarios, etc.) a las que asistieron miles de profesores aragoneses. d) Servicios educativos. La demanda de comedor escolar cuando los alumnos tienen sesión de mañana y de tarde ha sido cada vez mayor, lo que obligó a abrir este servicio en la mayor parte de los colegios públicos y privados de las ciudades y a mantener los ya existentes en cabeceras de comarca. En una Comunidad como la aragonesa con gran dispersión de centros educativos, el transporte escolar jugó un importante papel para la escolarización en el medio rural, en un primer momento para las concentraciones de E.G.B. y luego para alumnos de E.S.O.; en el año 1996, el transporte escolar supuso un gasto de 294 millones de pesetas en Huesca, 42 millones en Teruel y 329 millones en Zaragoza La mejora en las comunicaciones incidió decisivamente en el cierre de la mayor parte de las residencias privadas de la ciudad, aunque permanecieron algunas Escuelas-Hogar abiertas en zonas de población muy escasa y con dificultades viarias. e) La autonomía de los centros. Establecidos los cauces de participación (Consejo Escolar, A.P.As, Asociaciones de Alumnos) abiertos por la L.O.D.E., con la implantación de la L.O.G.S.E. todos los centros educativos pudieron elaborar su proyecto educativo y sus proyectos curriculares, lo que les permitía una mayor autonomía organizativa y pedagógica. Aprovechando esa autonomía en todos los colegios se introdujo el estudio de la Comunidad Autónoma en el segundo ciclo de Primaria y varios centros de secundaria pudieron ofertar como optativa (seguida por 700 estudiantes de E.S.O. en el curso 1996-1997) la asignatura «Aragón», cuyo currículo había fijado en 1995 el Gobierno autónomo aragonés.

4. La educación universitaria. Por lo que se refiere a las Enseñanzas Universitarias, entran en vigor los nuevos planes de estudio basados en el sistema de créditos, con un notable aumento de la optatividad y, con ello, de la libertad de los estudiantes a la hora de diseñar su propio currículo. Por otra parte, se ponen en marcha los estudios de Tercer Ciclo y los Estudios Propios de la Universidad de Zaragoza. Al mismo tiempo, se amplía la oferta de estudios universitarios con nuevas titulaciones (Humanidades, Gestión y Administración Pública, Relaciones Laborales, Ciencias del Trabajo, Bioquímica, Biblioteconomía y Documentación, Tecnología de los Alimentos, Ingeniería Superior, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, etc.), se crea el campus del Actur, y se produce la descentralización universitaria con la creación de la Facultad de Huesca y de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales en Teruel, así como de nuevas Escuelas Universitarias en ambas capitales. Se amplía, asimismo, la oferta de estudios universitarios a distancia: los Centros Asociados de la U.N.E.D. de Calatayud y Barbastro ofertan 18 titulaciones; 6 el de Teruel y 5 el de Caspe.

• Las competencias en Educación: El 1 de enero de 1999 marca un hito en la educación aragonesa ya que, en esa fecha, el gobierno aragonés asume las competencias en Educación no universitaria. Anteriormente, en febrero de 1996, la Comunidad había recibido las competencias en Educación universitaria, valoradas en 12.100 millones de pesetas. La Universidad de Zaragoza goza de total autonomía en su gestión por lo que el gobierno autónomo no interviene en las grandes decisiones, aunque sí marca la asignación económica para gastos corrientes del campus aragonés. Su cuantía ha provocado tensiones con las autoridades universitarias, que, año tras año, la han considerado insuficiente para hacer frente a las necesidades más urgentes de la Universidad. Las manifestaciones del anterior ejecutivo a favor de la creación de un campus en Calatayud también han levantado recelos en círculos universitarios.

En cuanto a la Educación no universitaria, con la firma del Acta de Transferencia al 15 de septiembre de 1998 (que apoyaron todas las fuerzas políticas, excepto IU) Aragón aceptó gestionar la Educación no universitaria a partir del 1 de enero de 1999, mientras que el gobierno central se comprometía a transferirle los fondos necesarios para su financiación (valorados en ese momento en 67.204 millones de pesetas). Con ello culminaba un proceso de negociación que, en opinión de determinados sectores, había adolecido de falta de transparencia. Los sindicatos (con la excepción de F.E.T.E-U.G.T. y A.N.P.E., que respaldaron al gobierno aragonés en la negociación del traspaso) han puesto en duda que la dotación económica sea suficiente para garantizar la total implantación de la L.O.G.S.E. y la puesta en marcha del modelo educativo aragonés. Con la asunción de las competencias, el gobierno autónomo pasó a gestionar unos 185.000 alumnos, 12.000 profesores, 1.700 miembros del personal no docente y 650 centros educativos, que ya no dependen del M.E.C. sino del Departamento de Educación de la D.G.A., al frente del cual se encontraba, en el momento de las transferencias, Vicente Bielza, sustituido tras las elecciones autonómicas por María Luisa Alejos-Pita. Este Departamento cuenta con una Secretaría General Técnica (dirigida por Jesús Jiménez) y cuatro Direcciones Generales (de Gestión de Personal, de Centros y Formación Profesional, de Renovación Pedagógica, y de Educación Superior) al frente de las cuales se encuentran en 2000: Santiago Aldea, Julián Abinzano, Ángel Bueno y Esteban Sarasa, respectivamente. Del Consejero de Educación dependen los Servicios Provinciales de Educación y Ciencia de las tres provincias aragonesas.

En el primer curso con gestión aragonesa se han creado nuevas rutas de transporte; se ha ampliado el período de funcionamiento de los comedores escolares, desde el primero hasta el último día de curso; se ha aumentado la oferta educativa, especialmente en F.P. con 43 nuevos títulos (a los que se sumarán otros 21 nuevos Ciclos en el curso 2000-2001), con nuevos Bachilleratos y con la creación de Extensiones de las Escuelas de Idiomas. Además se ha diseñado el mapa de la red de centros que se beneficiará de inversiones por un total de 3.500 millones, destinados a atender las necesidades de escolarización, a completar la oferta educativa y a modernizar las instalaciones, en enseñanza no universitaria. A la Universidad se destinarán 1.581 millones para edificación y 1.478 millones para diversos programas. El acuerdo sobre plantillas con los sindicatos supone un importante aumento del cupo de profesores en la Enseñanza no universitaria con la creación de 834 nuevas plazas, lo que permitirá reducir el número de alumnos por aula y el desdoble de grupos en algunas áreas. A todo ello hay que sumar la redacción del proyecto del Pacto por la Educación Buscar voz..., la creación del Consejo Aragonés de F.P Buscar voz...., la puesta en marcha del Programa de Calidad para la Formación Profesional, así como la preparación de un Plan Regional de Investigación. Está pendiente el diseño de un plan de estudios específicamente aragonés y la redacción de una Ley de Financiación. Los asuntos más conflictivos de este período han sido los criterios para la elaboración de listas de interinos, la reivindicación de la homologación retributiva por parte del profesorado no universitario, las subvenciones a la Educación Infantil, y la falta de plazas escolares en la margen izquierda; todos ellos han dado origen a movilizaciones de los distintos colectivos afectados.

 

Imágenes de la voz

Educación infantil...Educación infantil

Formación profesional...Formación profesional

Alumnos de formación prof...Alumnos de formación profesional e...

Escuela Ramón y Cajal (Za...Escuela Ramón y Cajal (Zaragoza) 6...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT