Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Editorial

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 23/01/2009

El concepto de editor, y por tanto el de editorial, no siempre se ha entendido como en la actualidad. Antiguamente se definía como editor a la persona de saber que revisa y publica las obras de otra. Normalmente eran los propios impresores Buscar voz... los que se encargaban exclusivamente de la edición de los autores contemporáneos. Pero, sobre todo a partir de la industrialización Buscar voz... que supuso la invención de la tipografía, es frecuente que aparezcan hombres de dinero, mecenas, que corrían con los gastos de la edición; así se puede leer en las portadas de los libros frases como «a expensas de...». En Aragón puede señalarse como notable el mecenazgo de Lastanosa Buscar voz..., en Huesca, con la edición de las obras de Baltasar Gracián Buscar voz.... Otras veces la edición corría a cargo de libreros, y algunas coincidía la condición de librero e impresor, como en el caso del aragonés Ibarra Buscar voz.... Por lo tanto, el comienzo de la historia editorial y su desarrollo hay que conocerlos a través de la historia de la imprenta y de la librería.

A partir del siglo XIX ya se perfila la figura del editor como persona que, mediante el contrato de autor, publica las obras de otros y se responsabiliza de la gestión editorial, de su financiación y distribución de las obras. En la actualidad, el concepto de editor, más que a una persona física, se refiere a una sociedad o empresa de carácter industrial y mercantil.

En este sentido, a pesar de que la historia de la tipografía aragonesa es muy brillante, la actividad editorial aragonesa es relativamente poco importante. Ya desde el siglo XVIII, tal vez como consecuencia de la centralización tipográfica conseguida con las medidas proteccionistas dictadas por Carlos III, la bibliografía aragonesa entró en una época de decadencia. Y desde el siglo XIX la industria editorial española se encuentra prácticamente polarizada en Madrid y Barcelona.

La edición hasta 1980: Ya en el siglo XX, se editan obras importantes como la «Colección de documentos para el Estudio de la Historia de Aragón» (años 1904-1920), dirigida por don Eduardo Ibarra Buscar voz...; o colecciones populares como «La novela de viaje aragonesa» (1925). Sin embargo, la industria editorial como tal no comienza a consolidarse hasta los años treinta. Un alto exponente resulta la Editorial Luis Vives Buscar voz..., «Edelvives» (1932), de cuyas prensas salieron textos de enseñanza que se vienen utilizando por toda España y América; también cabe citar la Colección «Clásicos Ebro», fundada por el profesor José Manuel Blecua, y editada por Editorial Ebro, S. L. (1938).

Asimismo son importantes las actividades editoriales de numerosas instituciones políticas, administrativas -como las publicaciones del Ayuntamiento de Zaragoza-, bancarias, etc. Entre ellas, por su continuada actividad, cabe destacar la labor editorial de la Institución «Fernando el Católico» Buscar voz..., de la Diputación Provincial de Zaragoza, cuyo catálogo contiene en 1980 más de 750 títulos. También es notoria la actividad editorial de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja (actualmente Ibercaja Buscar voz...), cuyos títulos superan la cifra de los 130.

Los autores-editores que, según posibilita la ley, han realizado su propia gestión editorial, sin necesidad de cualificarse como empresa editorial, son abundantes, y entre ellos destacan autores de obras de texto, sobre todo las de carácter universitario, y ciertas obras literarias, sobre todo las poéticas, como en alguna medida fueron las ediciones de Editorial Javalambre, y también los de la colección «Poemas», dirigida por Luciano Gracia Buscar voz....

Para tener una idea gráfica de la actividad editorial aragonesa, se pueden comparar los siguientes datos: en la Guía de editores de España de 1976, aparecían en Aragón 41 editores, todos ubicados en Zaragoza. En la relación de los I.S.B.N. de editores españoles (julio, 1980) aparecen sólo 22 aragoneses. Huesca y Teruel siguen sin poseer una empresa editorial.

Otra información interesante puede deducirse analizando la producción editorial. En el año 1971, sumando todos los libros impresos en Aragón, de empresas editoriales, de instituciones o de autores-editores, se editan 159 títulos (155 en Zaragoza, 3 en Huesca y 1 en Teruel). Ese mismo año, en España se editaron 14.378 títulos. En el año 1979 se editaron, en Aragón, 455 títulos (451 en Zaragoza, 3 en Huesca y 1 en Teruel), frente a los 25.076 títulos que produjo la industria editora nacional.

Pero frente a este aumento cuantitativo, que puede parecer importante, fue mucho mayor el de carácter cualitativo. Ya que en Aragón, además de existir alguna industria impresora de alta calidad tecnológica en la mejor tradición impresora aragonesa, seguían existiendo importantes editoriales, como las antes citadas, y habían aparecido otras como la Editorial Acribia Buscar voz... (1957), dedicada a temas agropecuarios y veterinarios, y posteriormente otras, especializadas en temas de cultura aragonesa sobre todo: entre ellas cabe señalar, por su continua actividad, las editoriales Alcrudo, Anubar Buscar voz..., Guara, Heraldo de Aragón, Librería General, Pórtico, Publicaciones Por Vivir Independiente, y Unali.

Finalmente, cabe citar las editoriales Álvarez Esbec, Anatole, Centro Nacional de Educación Cooperativa, Círculo, Cometa, Didácticas, Fotoacción, La Editorial, Goya, Hechos y Dichos, Torrenueva, y Trazo, que completan la nómina de editoriales ubicadas en Aragón, a las que se podría añadir, dado su peculiar interés, las publicaciones del Consello d´a Fabla Aragonesa Buscar voz....

La edición en los años 80 y 90: El florecimiento editorial se incrementa durante las décadas de los ochenta y los noventa, con un desarrollo sin precedentes de la edición institucional y el surgimiento de varias y variadas editoriales privadas, ya sean éstas de marcada orientación temática o especializada, o bien aquellas de más amplias miras dentro del extenso abanico de los temas aragoneses.

De este modo, frente a las entidades públicas que ya llevaban varios años -incluso decenios- publicando y que siguen en la labor ininterrumpidamente desde sus inicios, como son los casos del Instituto de Estudios Altoaragoneses Buscar voz..., Instituto de Estudios Turolenses Buscar voz... e Institución «Fernando el Católico» Buscar voz... -con un elevado número de libros publicados en su conjunto y, también, en el caso particular de la última-, surgen otras de reciente creación que pronto se suman a esta labor editorial, en las que han visto la luz fundamentales estudios y publicaciones para conocer la realidad aragonesa en sus más diversas vertientes, siendo buen ejemplo de ello aquellas instituciones relacionadas con el establecimiento de las comunidades autónomas y de sus órganos de gobierno, es decir, la Diputación General de Aragón -o Gobierno de Aragón- y las Cortes de Aragón.

Viejos o nuevos entes a los que se añaden otros que ya habían realizado alguna labor en el terreno editorial, los cuales en estos años la incrementan, en mayor o menor medida, como se puede constatar en las Diputaciones Provinciales Buscar voz... de Huesca y Zaragoza, o en los casos de los Ayuntamientos de las mencionadas provincias. Empresas desarrolladas por entes más o menos locales, potenciadas asimismo desde el establecimiento de las mancomunidades -con ejemplos palpables en el tema que nos ocupa, como la de Sobrarbe-; y, relacionados con las mismas, los programas Leader impulsados por la Comunidad Económica Europea, destacando en este caso -por citar alguna- la experiencia desarrollada en el Maestrazgo (T.).

Labor rastreable también en determinadas agrupaciones profesionales o colegiales, siendo un buen exponente de las mismas el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, en especial por la recuperación facsímil de destacados textos relativos a la arquitectura y su técnica. O como la llevada a cabo por distintas agrupaciones de estudios locales, surgidas desde postulados más o menos asociativos, todos esos Centros de Estudios desparramados por toda la geografía aragonesa, los cuales -además de monografías y libros concretos- editan sus respectivas revistas periódicas (del Sobrarbe, del Somontano oscense, Montisonenses, Fragatinos, Turiasonenses, de las Cinco Villas o Suessetano, Caspolinos, Darocenses, Bajoaragoneses, Masinos o el del Jiloca).

Empeños más o menos asociativos, de unión de intereses en pro de conseguir un mejor conocimiento de la realidad de las distintas áreas aragonesas, visible igualmente en las diversas y numerosas asociaciones que pueblan las tierras de Aragón, entre las que cabe destacar a Amigos de Serrablo Buscar voz..., el Instituto Aragonés de Antropología Buscar voz..., la Associació Cultural del Matarranya Buscar voz..., el Ligallo Buscar voz... y el Consello d'a Fabla Aragonesa, o -entre otras- el Rolde de Estudios Aragoneses Buscar voz..., con sus veinte años publicando su revista y fundamentales títulos del acerbo cultural aragonés.

Pero si notable ha sido la labor institucional y asociativa, no menos importante ha sido la llevada a cabo por las editoriales de índole privada, desde las más tradicionales y conocidas, de gran desarrollo en su momento y posteriormente desaparecidas -Guara y Librería General, ésta temporalmente- a aquellas de más reciente creación, en algún caso sucesora de las anteriores, como es el caso de Mira, recogiendo el testigo -y ampliándolo- de Librería General. Diversos sellos con una gran tradición, cuyo rastreo se puede seguir desde hace años, que han realizado una encomiable —aunque no muy amplia- labor siendo el caso de Alcrudo o, como también se denomina en algunos momentos, los Libros de Pórtico, de Trazo y su serie -fundamentalmente- de guías de Aragón, o de Oroel -con varios títulos de temática aragonesa- y de Moncayo -editora de la Enciclopedia Temática de Aragón-, a las que se suma Unali (hoy desaparecida) y su Gran Enciclopedia Aragonesa.

Editoriales con un claro y largo devenir desde su surgimiento, como Edelvives -o Luis Vives- y su orientación claramente didáctica y educativa, y Acribia, con su especialización en temas de veterinaria, a las que se pueden añadir otras de más reciente creación y también con una definida especialización, como sucede con Yalde y sus títulos de marcada incidencia educativa, y con Olifante Buscar voz..., sello aragonés que se interna y se dedica en exclusiva -con la excepción de los dos títulos de su serie en prosa- a las creaciones poéticas.

A las anteriormente citadas hay que sumar un nutrido número de más reciente creación dedicadas a diversos temas. Así, La Val de Onsera con sus asuntos gastronómicos, de recuperación de los escritores aragoneses de principios de siglo y Aneto Publicaciones, que edita libros de arte y de temática aragonesa, además de su especialización en proyectos editoriales para diarios como la G.E.A. 2000. O ésas con un enfoque netamente literario, de publicación de las novelas de autores aragoneses o de fuera de nuestras lindes, como son los casos de Zócalo, Xordica, Una Luna o Egido, esta última con entrada asimismo a los manuales de corte más o menos universitario. Sin olvidar esas otras sin una orientación claramente definida, en cuyo catálogo caben los libros de las más diversas materias y cuyo listado, hasta la fecha, aún no es muy amplio, si bien poco a poco se va engrandeciendo, características apreciables en Certeza y Ediciones 94.

Nómina de editoriales que se puede cerrar con aquellas en las que se distingue una gran especialización en los temas abordados, claramente manifiestos en las dos que existen centradas en la montaña y en todas las posibilidades que dicho medio permite: Pirineos y sus guías de los valles, y Prames con todas las topoguías de grandes y pequeños recorridos, amén de otros libros de montañismo o de diversas materias -históricas, artísticas, antropológicas- relacionadas con ese entorno natural. Listado que se puede concluir con dos nombres: la primera, Gara, especializada en la traducción al aragonés de obras literarias sobradamente conocidas, y la segunda, Cremallo, centrada en la publicación de la revista Trébede.

En 1999 el total de títulos editados en Aragón fue de 1.574 y el número de ejemplares ascendió a 5,9 millones.

Hablar de la edición en Aragón y de los autores aragoneses implica, finalmente, hacer una breve alusión a aquello publicado en editoriales de ámbito nacional -Anaya y Mario Muchnik, Debate, Edhasa, Destino, Crítica, Olañeta, etc.-, en las que ha tenido cabida tanto el ensayo y la investigación como la creación literaria producida desde Aragón.

Edición en aragonés Buscar voz...: La edición de libros en aragonés comienza, de forma más o menos regular, en 1976 y se con-solida a partir de 1985. Cuantitativamente ha evolucionado de una media de 0,8 libros por año (en 1971-1975) a 3,4 (1976-1980), 4 (1981-1985), 7,2 (1986-1990), 8 (1991-1995), y 16 (1996-1999). En los años 70 predominó la poesía; en los ochenta se dio un equilibrio entre poesía y narración; en los 90 se edita más narración. Sigue siendo escasísima la edición de teatro y de ensayo. La editorial Publicazions d´o Consello d´a Fabla Aragonesa Buscar voz... se fundó en 1979 y hasta 2000 ha publicado 66 títulos en su «Serie cheneral en aragonés» y otros en distintas colecciones («Os fustez», «A tuca», «Puens enta ra parola», ...). La D.G.A. en su colección «O pan de casa nuestra», iniciada en 1985, ha publicado diez títulos en aragonés (con el 9, As zien claus, de Ch. R. Usón Buscar voz..., adopta el título de «Literaturas de Aragón / Serie en Lengua Aragonesa»). En 1993 surge Gara d'edizions Buscar voz..., dedicada casi exclusivamente a traducciones, que en 2000 lleva diez títulos publicados. Otras editoriales publican esporádicamente algún libro en aragonés: Edizions de l´Astral, Lola editorial, Ediciones Braulio Casares, Mira editores, Instituto de Estudios Altoaragoneses, Institución «Fernando el Católico», Prames, Xordica editorial,... Con creciente frecuencia hay autores que hacen de editores.

Edición en catalán Buscar voz... en Aragón: La primera colección de libros en catalán de Aragón, con 9 títulos publicados, fue Pa de casa, a cargo del Departamento de Cultura y Educación de la Diputación General de Aragón. En la actualidad el Institut d´Estudis del Baix Cinca impulsa la colección de investigación La Sitja Buscar voz..., con 16 títulos publicados, y la colección de libros de historia Gallica Flavia, con 4, la Associació Cultural del Matarranya Buscar voz... publica las colecciones Lo Trill, dedicada a trabajos de investigación y con 6 títulos publicados, y Lo Trull, dedicada a publicar textos de creación literaria, con 5. Estas dos últimas asociaciones, junto con los Consells Locals de la Franja, promueven la colección de investigación La Gabella, con 6 volúmenes publicados, y los Quaderns de la Glera, con 10 volúmenes y dedicada a publicar textos de creación literaria de escritores aragoneses de expresión catalana. En la colección Temas Educativos del Departamento de Cultura y Educación de la D.G.A. se han publicado tres títulos en catalán; también se han publicado un par de títulos en catalán en la colección Cosas Nuestras del Instituto de Estudios Altoaragoneses Buscar voz....

 

Imágenes de la voz

Ibercaja...Ibercaja

Pórtico...Pórtico

Editorial Ebro...Editorial Ebro

Prensa Diaria Aragonesa S...Prensa Diaria Aragonesa S.A.

Edelvives: Colección Ala ...Edelvives: Colección Ala Delta

Editorial Acribia...Editorial Acribia

Ediciones Moncayo...Ediciones Moncayo

Prames...Prames

Guara Editorial ...Guara Editorial

Institución Fernando el C...Institución Fernando el Católico

Librería General...Librería General

Editorial Xordica...Editorial Xordica

CAI: Colección CAI 100...CAI: Colección CAI 100

Aneto Publicaciones...Aneto Publicaciones

Mira Editores...Mira Editores

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT