Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Economía

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 10/01/2011

La disponibilidad de fuentes de conocimiento sobre la actividad económica que se ha desarrollado en el espacio regional aragonés ha sido muy desigual en unas épocas y otras. Sólo a partir de los años setenta contamos con una producción científica capaz de recuperar el terreno perdido en Aragón a la hora de estudiar su economía. Sin embargo, la bibliografía disponible y la tradición de determinadas instituciones ponen de manifiesto la importancia que, sobre todo a finales del siglo XVIII, tuvo en Aragón el estudio de su economía. Dos siglos antes existía ya una serie de autores como Antonio Adrián Buscar voz... o el mercantilista Juan Luis Sola, que realizaron aportaciones de cierto mérito, continuadas en el siglo siguiente por micer Jerónimo Ardid Buscar voz..., que escribía entre 1624 y 1630 contra el vicio de la usura; Antonio Fuster Buscar voz... defendía la libertad de comercio para el reino de Aragón en 1637, mientras que José Pellicer Buscar voz... era, por el contrario, prohibicionista y mercantilista dos años más tarde, y Pablo García se expresaba con tendencias claramente fisiocráticas en 1647. Más avanzado este siglo, se realiza una aportación mucho más importante: la de Diego José Dormer Buscar voz..., sacerdote partidario del librecambismo que escribió un libro que, en opinión de Colmeiro, era una auténtica novedad y uno de los más importantes que en materia de economía se habían escrito en España en este siglo.

Un hecho fundamental que tener en cuenta ya bien entrado el siglo XVIII es la creación, en 1784, de la primera cátedra de Economía Política que en España aparece (con la denominación de Cátedra de Economía Civil y Comercio Buscar voz...), y que de la mano de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País Buscar voz... empieza a funcionar en Zaragoza. Su primer titular es Lorenzo Normante Buscar voz... —mercantilista tardío-, quien dos años después de tomar posesión de la cátedra será denunciado ante la Inquisición Buscar voz... por haberse considerado heréticas sus doctrinas, aunque el proceso no tendrá consecuencias debido a la decadencia y pérdida de poder de esta institución en las últimas décadas del siglo XVIII. La siguiente aportación digna de ser reseñada es la del jesuita Buscar voz... Miguel Dámaso Generés Buscar voz..., quien ha de residir en Bolonia a partir de la expulsión de su compañía, y que escribió unas Reflexiones políticas y económicas sobre la población, agricultura, artes, fábricas y comercio del reino de Aragón, que contienen destacables instituciones acerca de la importancia del valor añadido en la economía regional e incluso de la necesidad de cuidar el entorno ecológico prohibiendo la instalación de fábricas que causen daño a la agricultura, a la vez que se muestra contrario al mantenimiento de gremios y uniones de artesanos, por considerar que este tipo de sociedades se oponían al progreso económico.

La obra más importante de todo este siglo es la Historia Política de Aragón, publicada por Ignacio de Asso Buscar voz... en 1798 y en la que su autor se anticipa en cierto modo al nacimiento posterior de la economía regional al afirmar que «es la economía pública la más útil de las ciencias humanas porque sus principios, bien aplicados a las circunstancias locales de una región, son el medio más poderoso de asegurar la verdadera felicidad de sus moradores». Bastantes años después, en 1826, Von Thünen publicaría su obra El Estado aislado, en relación con la agricultura y con la economía nacional, que es considerada como la primera aportación importante al enfoque espacial en economía, y antecedente inmediato, por tanto, de la economía regional. Ignacio de Asso realiza la primera descripción de la estructura económica Buscar voz... de Aragón, llevando a cabo un estudio detallado de los diferentes sectores económicos y de las distintas comarcas de Aragón, a la vez que propugna recomendaciones de política económica global dentro de un enfoque mercantilista, por lo que acepta siempre la existencia de una necesaria regulación estatal. Aunque Asso carece del conocimiento de una serie de instrumentos teóricos del análisis económico que ya eran utilizados en el momento de escribir su libro por parte de los economistas clásicos, y acusa en su estudio las deficiencias ocasionadas por la escasa disponibilidad de datos, su obra es el primer intento serio de estudio de la economía de la región aragonesa, con una descripción muy detallada de varias de sus parcelas, a la vez que trata de poner al descubierto los males que le aquejan y sus auténticas raíces, formulando distintas recomendaciones de política económica a lo largo de los seis capítulos en que se divide el libro (cuidadosamente reeditado en el año 1947 por el CSIC, con próIogo e índices muy completos a cargo de José Manuel Casas Torres Buscar voz...).

Aunque está por estudiar y su objeto podría ser el contenido de una tesis doctoral la evolución de la cátedra de economía política (creada en 1874) a lo largo del siglo XIX, lo cierto es que durante muchos años Aragón va a carecer de estudios económicos que puedan compararse al de Asso, y sólo a finales de este siglo aparecen algunas obras que pueden destacarse, por abordar al menos aspectos parciales de la economía regional, como es el caso de las aportaciones de Pedro Pella y Enrique Sagols Buscar voz..., quienes en la última década del siglo XIX se preguntan por los obstáculos que están impidiendo que la región se industrialice. En estos años, el regeneracionismo Buscar voz... tiene en autores como Lucas Mallada Buscar voz..., y sobre todo en Joaquín Costa Buscar voz... sus máximos exponentes, que van a insistir decisivamente en la necesidad de la puesta en regadío de una amplia extensión de la región aragonesa.

Las aportaciones más importantes que se realizarán en los años siguientes girarán también en torno a este denominador común: la necesaria intensificación de los regadíos en Aragón, con actos tan relevantes como el Primer Congreso Nacional de Riegos Buscar voz... de 1913 y, sobre todo, con la aparición pionera de la Confederación Hidrográfica del Ebro Buscar voz... en el año 1926, acompañada de distintas obras escritas por su primer director Manuel Lorenzo Pardo Buscar voz.... A partir de 1917, la Cámara de Comercio de Zaragoza Buscar voz... -que había sido creada en 1888 comienza a editar anuarios que se añaden a la labor de publicación de boletines mensuales desde el momento de su nacimiento. Aunque desde 1917 es necesario esperar al año 1922 para disponer de otro anuario, el contenido de estos anuarios, dirigidos por Valenzuela de la Rosa Buscar voz..., es fundamental para conocer la evolución de la economía aragonesa en estos años.

Durante la II República Buscar voz... en el año 1933 va a celebrarse la primera conferencia económica aragonesa Buscar voz... organizada por la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País Buscar voz..., a lo largo de la cual se abordarán, a través de distintas ponencias, los diferentes aspectos de la problemática de la región. Aunque el contenido de los cuarenta y seis trabajos presentados es muy desigual, resulta al menos encomiable la iniciativa de abordar de forma conjunta, y tras los correspondientes estudios sectoriales, la situación por la que atravesaba Aragón y que debía servir de base para toda una serie de recomendaciones de política económica.

Tras la guerra civil Buscar voz..., la primera obra destacable es, sin duda, la aportación de Fabián Estapé Buscar voz... a la obra Aragón, que fue financiada por el desaparecido Banco de Aragón Buscar voz... y que se publicó en el año 1960. La creación del Gabinete de Economía Matemática Buscar voz... (G.E.M.), en torno a 1964, dirigido desde su fundación por Enrique Oliver, va a ser un hecho decisivo en el estudio de la economía en Aragón, aunque a corto plazo su labor no se traduzca en obras concretas sobre la economía aragonesa. La aportación que cronológicamente sigue a las citadas anteriormente es un número extraordinario de la revista Información Comercial Española, dedicado al valle del Ebro y que aparece en septiembre de 1964, con una serie de importantes artículos que, aunque se referían a una parte de la cuenca del Ebro y no específicamente a la región aragonesa, aportaban valiosos elementos a la hora de conocer la situación de la economía de nuestra región, aunque con un enfoque de geografía económica dado el origen científico de sus autores. En el año 1968 aparece la obra Posibilidades y soluciones en el desarrollo actual de la economía aragonesa, de la que son autores Jesús Alfonso, J. Manuel Cendoya y Carlos Cobo, con la que se inicia una serie de estudios estructurales, aunque de contenido desigual, como se pone de manifiesto tres años más tarde con la publicación de Aragón, panorama económico, del Banco de Bilbao.

La obra más importante a la hora de conocer las relaciones intersectoriales y de disponer de una contabilidad regional de Aragón es sin duda las Tablas Input-Output y cuentas regionales de la economía aragonesa del año que se han elaborado en 1972, 1981, 1992 y, en estos momentos (junio de 2000) se están actualizando. Todas han sido elaboradas y publicadas a iniciativa de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja (hoy Ibercaja Buscar voz...). En el campo de la divulgación de los problemas económicos de la región, es necesario referirse a los distintos trabajos aparecidos en el quincenario aragonés Andalán Buscar voz... convertido en semanario en mayo de 1976 y desaparecido en 1986, siendo una buena muestra de esta labor el número monográfico aparecido en diciembre de 1973 y dedicado a la economía aragonesa, en cuya elaboración participaron activamente José Antonio Biescas Buscar voz... y Carlos Royo-Villanova; el Seminario de Estudios Aragoneses editó, ya en el año 1976, bajo el título genérico Este problema llamado Aragón, el contenido de la tercera semana aragonesa que se celebró en el Centro Pignatelli Buscar voz....

Es también, en torno a la Facultad de Ciencias Empresariales Buscar voz..., donde aparece la obra Bibliografía de historia económica de Aragón, publicada por Eloy Fernández Clemente Buscar voz... y Antonio Peiró Arroyo; el seminario de Economía Agraria publica, en el curso 1977-78, la obra Aspectos de economía agraria aragonesa. En 1977 aparece el libro de José Antonio Biescas, Introducción a la economía de la región aragonesa, en el que se aborda el estado de la cuestión de los principales aspectos de la economía aragonesa y los rasgos que en ella se detectan tales como los intensos movimientos migratorios que hacen perder ininterrumpidamente peso demográfico a la región en relación al conjunto español, a la vez que se desertizan progresivamente toda una serie de comarcas; mayor importancia del sector primario y de significativos subsectores industriales, tales como la minería y la producción de energía; utilización de una parte importante del ahorro regional fuera de Aragón a través de la actuación del sistema financiero, etc.

Aunque dadas las características de los estudios socioeconómicos de Huesca y de Zaragoza llevados a cabo por Economistas Asociados estas obras no fueron publicadas, sí que constituyeron una fuente de información básica fundamental para conocer descriptivamente la situación de los distintos municipios de estas dos provincias. En esta línea de conocimiento de datos concretos de la región aragonesa, es necesario referirse a la aparición en diciembre de 1977 de la obra Aragón en Cifras editada por el Servicio de Documentación de Economía Aragonesa. Simultáneamente, una buena muestra del estado de la cuestión sobre otro tema de economía aragonesa fue la obra, de Carlos Royo-Villanova, Aragón, espacio económico y división comarcal, publicado en 1978. Otro importante estudio monográfico de un aspecto de la realidad de la economía aragonesa fue la obra de Francisco Bono Buscar voz..., El ahorro en la región aragonesa, que recoge su tesis doctoral leída en la Universidad de Barcelona.

En 1985 se elabora el Libro Blanco sobre las repercusiones en Aragón de la integración de España en la C.E.E. Buscar voz... donde se realiza un completo diagnóstico de las posibilidades de nuestra economía en un contexto competitivo como es la Unión Europea. A partir de los años noventa aparecen una serie de publicaciones anuales Estudio de la Situación de la Economía en Aragón (Elaborada y editada por U.G.T.); Situación Económica y Social de Aragón (informe del Consejo Económico y Social de Aragón); el Informe Económico de Aragón (del Consejo de Cámaras de Comercio e Industria de Aragón y la C.A.I.) que junto a los Cuadernos Aragoneses de Economía Buscar voz... (Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales) constituyen una de las principales fuentes de información y análisis de la economía aragonesa, editadas anualmente. Finalmente, desde 1994 se vienen publicando cuatro informes anuales sobre La coyuntura de la economía aragonesa elaborados por el Equipo Hispalink Aragón. El proyecto Hispalink es una línea de investigación de economía aplicada de un conjunto de 19 Universidades españolas y con una coordinación internacional (Proyecto Link dirigido por el Nobel de economía Lawrece R. Klein) lo que permite elaborar diagnósticos bajo perspectivas y entornos internacionales. Y desde 1997, el Servicio de Estudios de Ibercaja edita la revista trimestral Economía aragonesa.

• Bibliog.:
Biescas Ferrer, José Antonio: Estado actual de los estudios sobre Aragón; Teruel, 1978.
Asso, Ignacio de: Historia de la Economía Política de Aragón; Zaragoza, 1798, reedición, Zaragoza, 1947.
Lacarra, José María: Aragón en el pasado; Madrid, 1972.
Biescas, José Antonio: Introducción a la economía de la región aragonesa; Zaragoza, 1977.
Tablas Input-Output y Cuentas Regionales de la Economía Aragonesa 1972; Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, Zaragoza, 1976.
Banco de Bilbao: Aragón, Panorama Económico.
Gaviria, Mario y Grilló, Enrique: Zaragoza contra Aragón; Barcelona, 1975.
Casas Torres, José Manuel; Lacarra y de Miguel, José María y Estapé, Fabián: Cuatro ensayos sobre Aragón; Banco de Aragón, Zaragoza, 1960.
Frutos Mejías, Luisa María: Estudio geográfico del Campo de Zaragoza; Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 1976.
García Ruiz, José María: Modos de vida y niveles de renta en el Prepirineo del Alto Aragón Occidental; Instituto de Estudios Pirenaicos, Jaca, 1976.
Gaviria, Mario: El bajo Aragón expoliado: recursos naturales y autonomía regional; D.e.i.b.a., Zaragoza, 1977.
Seminario de Estudios Aragoneses: Propuestas concretas para un estatuto de autonomía de Aragón; Zaragoza, 1978.
Bono Ríos, Francisco: El ahorro en la región Aragonesa; Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, Zaragoza, 1978.
Alfonso, Jesús; Cendoya, Juan M. y Cobo, Carlos: Posibilidades y soluciones en el desarrollo actual de la economía aragonesa; Caja de Ahorros de la Inmaculada, Zaragoza, 1968.
Situación actual y perspectiva de desarrollo de Aragón; Consultora S.I.E., Confederación Española de Cajas de Ahorro, Madrid, 1974.
Economistas Asociados (ecas): Estudios Socioeconómicos de las provincias de Huesca y Zaragoza.
Granell, Carmen: «Síntesis geográfica y económica»; Los Aragoneses, Madrid, 1977.
Biescas, José Antonio: «Las gentes y su actividad económica»; Los Aragoneses, Madrid, 1977.
El Campo, revista del Banco de Bilbao, número monográfico dedicado a Aragón, enero-marzo de 1980.
Bono, Francisco, e Higueras, Antonio: «Presente y futuro de la economía aragonesa»; Papeles de Economía, n.° 2, Madrid, 1980.

Economía actual. A partir de 1983 la actividad económica desarrollada en el interior de la Comunidad Autónoma aragonesa inició la salida de la crisis económica que se desató a finales de 1973. Esta recuperación se manifiesta con un crecimiento económico ligeramente superior al de la economía española en su conjunto y con síntomas de mejoría en el mercado de trabajo, sobre todo a partir de 1986. En este año, el paro disminuyó en Aragón como consecuencia de la creación neta de empleo que se produjo debido, fundamentalmente, al crecimiento de la inversión privada, y la tasa de paro del 15,3% que reflejaba la Encuesta de Población Activa Buscar voz... del 1986 era inferior a la de un año antes (16,9%) y, sobre todo, mostraba un notable diferencial de 6 puntos con respecto a la media española. Esta tasa de paro en Aragón, con algunos repuntes entre 1990 y 1994, vuelve a disminuir con más fuerza a partir de esta fecha, lo que evidencia que la recuperación económica se ha materializado ya en creación neta de empleo y, sobre todo, abre expectativas esperanzadoras de cara a los próximos años en los que la población activa aragonesa podría recuperarse llegando a alcanzar el pleno empleo, habiéndose conseguido ya el pleno empleo masculino pero permaneciendo el femenino como asignatura pendiente. De hecho, desde finales de 1999 eran cada vez más frecuentes en nuestra Comunidad Autónoma las opiniones que alertan sobre la necesidad inmediata de favorecer la inmigración Buscar voz..., ante la escasez de mano de obra que se prevé para los próximos años. Esta falta de mano de obra estará motivada por dos factores bien diferentes: por una parte, el crecimiento económico Buscar voz... que generará nuevos puestos de trabajo y, sobre todo, por los efectos de la dinámica demográfica de nuestra región (ver demografía Buscar voz... y población Buscar voz...) que en las últimas décadas, debido al proceso emigratorio, ha dado lugar a un vaciamiento demográfico de nuesto medio rural Buscar voz... y una estructura demográfica muy envejecida que dificulta el reemplazamiento social en muchos de nuestros municipios. Así, estamos asistiendo en nuestra Comunidad Autónoma a alcanzar tasas muy bajas de paro aunque el crecimiento del empleo haya sido en 1998 del 3’3%, inferior al 3’45% de la media estatal.

1986 fue también el año en que por primera vez la renta regional superaba el billón de pesetas y su crecimiento en términos reales ha estado por encima de la economía española en su conjunto. Según F.u.n.c.a.s., la economía aragonesa creció un 4’7% en 1998, una décima más que la media española. No obstante, el peso en la economía del conjunto del Estado ha perdido peso. Recientes análisis de la economía aragonesa(1), en los que nos basamos para actualizar estas líneas, coinciden en resaltar que el ciclo económico aragonés presenta un gran paralelismo con lo acontecido a nivel nacional, pero creciendo por encima de la media. Así, tanto el consumo final como la inversión reflejan una demanda interna aragonesa más vigorosa que la media española.

La práctica totalidad de los indicadores muestran una trayectoria expansiva del consumo privado y la formación bruta del capital en nuestra región. Fuerte aumento del consumo de energía eléctrica y de la matriculación de vehículos, así como una elevada demanda de créditos por parte del sector privado comparando con los datos de 1997. La matriculación de vehículos indutriales creció casi un 20% en 1998. Por su parte, la inversión extranjera alcanzó las mayores cotas del último lustro. Todos estos factores nos sitúan en el séptimo lugar entre las 17 Comunidades Autónomas que conforman el Estado español, tanto en términos de Valor Añadido por habitante como del Índice de Renta Bruta Familiar. En este sentido, es de destacar el esfuerzo realizado en materia de convergencia con la U.E., así la renta aragonesa ha pasado de representar el 61’3 % de la media EUR=15 en el año 1960 al 82% en el año 1996, constituyendo un índice de convergencia mayor que la media del Estado.

El aspecto negativo, estaría en la demanda externa, donde las exportaciones han descendido en 1999 (primera ocasión a lo largo de los noventa) reduciendo la tasa de cobertura a niveles hasta ahora poco conocidos. En este sentido, las exportaciones apenas alcanzaron el 2% frente al 8% de la media estatal. También, insistir una vez más, que la relativa mejor situación de la Comunidad aragonesa está relacionada con otro factor negativo como es la baja densidad de población.

Por sectores, se aprecia un relanzamiento del sector industrial con un índice de producción interanual del 3’4%, siete décimas por encima de la media nacional. La construcción es el principal impulsor de este despegue, habiendo sido en 1999 muy superior tanto la licitación oficial como el número de viviendas iniciadas que en el conjunto del país. El sector turístico Buscar voz... se manifiesta como un sector en alza incrementándose el número de visitantes tanto nacionales como extranjeros, y no sólo en el Pirineo Buscar voz... que constituye el principal foco de atracción, también en otras comarcas turolenses y en Zaragoza Buscar voz... capital. En el cuadro adjunto se recoge el crecimiento del V.A.B. sectorial a lo largo del período 1994-98. En él puede observarse el fuerte incremento de la industria Buscar voz..., construcción Buscar voz... y servicios Buscar voz... frente a la disminución de la agricultura Buscar voz..., sector muy condicionado por factores climáticos y en el que el aumento de las subvenciones permite el mantenimiento de la renta agraria.

Nuestra estructura productiva presenta claras similitudes con el conjunto estatal en cuanto a diversificación de actividades. El cuadro que recoge el P.I.B. y sus tasas de variación sintetiza dicha similitud, en la que cabría destacar un mayor peso de la agricultura e industria frente a un menor desarrollo de la construcción y los servicios, si bien, como ya se ha adelantado, tanto construcción como servicios han experimentado un sensible incremento a partir de 1997.

Sector primario

En nuestra Comunidad Autónoma el sector agrario ha crecido a un ritmo muy inferior (1’8% interanual) que el resto de los sectores (3%). En términos comparativos con la media española también ha ido perdiendo peso relativo. Este sector presenta el menor nivel de productividad con una fuerte disminución del nivel de empleos, en parte relacionado con la modernización de las explotaciones pero también con el elevado envejecimiento de los agricultores. Muchas explotaciones no cuentan con reemplazo generacional, lo que significa que seguirá disminuyendo el número de ocupados en este sector. Durante las últimas décadas las actividades agrarias ya vienen experimentando en Aragón una fuerte regresión, tanto en términos de empleo como de aportación al P.I.B. Es necesario destacar que durante 1988 las subvenciones directas recibidas por los agricultores superaron los 60.000 millones de pesetas, lo que representa un 46% de la renta agraria. Estas subvenciones han experimentando un fuerte crecimiento durante la última década, puesto que en 1988 apenas representaban el 15% de la renta agraria. Dicha renta logra mantenerse en términos efectivos de poder adquisitivo gracias a las subvenciones y sólo la reducción del número de agricultores permitirá mantenerla en el nivel actual si dichas subvenciones se reducen o desaparecen. En este sentido, los ocupados agrarios han pasado de 47.500 en 1994 a 35.900 en 1999 según los datos de la Encuesta de Población Activa (INE), perdiendo, en consecuencia 11.600 empleos en los últimos 5 años. La baja productividad laboral, la escasa dimensión económica de las explotaciones, el elevado grado de envejecimiento (más de la mitad de los agricultores supera los 55 años y apenas el 10% tiene menos de 35) que condiciona el relevo generacional, la excesiva parcelación Buscar voz... de las explotaciones son factores que condicionan la productividad de la agricultura.

Industria y construcción

La industria presenta una mayor especialización impulsada por sectores relevantes como es el caso de la presencia de la Opel Buscar voz... y sus empresas auxiliares. En torno a esta factoría se concentra el 8’8% de la producción total regional, el 4’6% del V.A.B. regional y el 24% de las ventas fuera de Aragón, lo que refleja que una buena parte de la economía regional depende directamente de las decisiones de Opel-España y de la propia evolución de la industria del automóvil. No obstante, tradicionalmente la industria aragonesa se ha caracterizado por la diversificación; sin embargo, en estos momentos, en torno al 44% de la ocupación se concentra en los transformados metálicos y otro 12% en la industria agroalimentaria Buscar voz..., el resto se distribuye entre la energía Buscar voz..., textil Buscar voz... y confección, cuero y calzado Buscar voz... y la industria del papel. En términos de V.A.B., el 57% es aportado por sólo dos ramas: transformados metálicos y energía eléctrica. La industria es el sector que ha obtenido mayor nivel de producción en el conjunto de la economía regional. Si bien presenta un comportamiento favorable en términos de empleo y producción, pues ha creado más de 10.200 nuevos puestos de trabajo en el quinquenio 1994-1999, muestra una elevada fragmentación empresarial y, en consecuencia, una escasa dimensión media de las empresas, la mayor parte de éstas tienen menos de 5 trabajadores y tan sólo el 2’66% pueden considerarse grandes o medianas empresas. No obstante, este pequeño número de empresas absorben a más del 50% del empleo industrial y más del 70% del V.A.B.; también es este pequeño grupo de empresas el que tiene mayor capacidad para exportar, innovar y mejorar la competitividad. La necesidad de alcanzar una mayor interrelación productiva constituye una de las metas a alcanzar por la economía aragonesa y, en este sentido, es la industria el sector con mayor capacidad de arrastre, interrelación e impulso para el conjunto de la economía. Así, las últimas tablas input-output disponibles (1992) reflejan que el 63% del impulso total que recibe la economía aragonesa procede del sector industria, protagonizando dicho impulso tan sólo tres ramas: transporte con el 20%, maquinaria y aparatos eléctricos el 15’5% y alimentación el 9%. A pesar de estar en el tercer puesto en cuanto a capacidad de arrastre, la industria alimentaria presenta un escaso desarrollo si se compara con los potenciales agrarios de nuestra región. Aragón exporta materias primas agrícolas, cereales y ganado vivo fundamentalmente, que son susceptibles de incrementar el V.A. de nuestra Comunidad si se es capaz de transformar in situ y distribuir hacia canales más avanzados de la cadena alimentaria.

Por su parte, la construcción ha tenido una evolución por debajo de la media nacional, a pesar de la recuperación experimentada a partir de 1997. Su nivel de productividad es menor que en el caso de la industria. Al igual que en el conjunto del Estado presenta una elevada sensibilidad al ciclo económico.

Servicios

Este sector está fundamentalmente orientado al consumo interno, siendo casi irrelevante la cifra de ventas que se dirigen fuera de la región. Los servicios relacionados con la distribución (y en este sentido se hallan muy vinculados a la industria) y los servicios sociales son los que agrupan el mayor número de empleados. El sector servicios a pesar de ocupar un lugar destacado en ocupación y renta tiene menor capacidad de arrastre que la industria y su actividad presenta un mayor grado de dependencia con el resto de la economía regional. Destacan los subsectores del comercio Buscar voz..., los transportes Buscar voz... y el turismo Buscar voz.... Más del 60% del sector se agrupa en el núcleo urbano de Zaragoza, porcentaje que se eleva hasta el 70% si incluimos las otras dos capitales de provincia. Estas cifras reflejan un fuerte desequilibrio en la distribución territorial de los servicios quedando muchas poblaciones de la Comunidad Autónoma, sobre todo los municipios menores de 500 habitantes ( el 72,3% del total) sin apenas dotación de servicios. Este desequilibrio se debe, en buena medida, a la mencionada vinculación con la industria y estar relacionados con los procesos de externalización de las empresas, lo que hace se ubiquen en el entorno de las zonas industriales. Otro factor a destacar es la fuerte dependencia respecto a las actividades gestionadas por organismos y administraciones públicas. Así, la Comunidad Autónoma gestiona recursos equivalentes al 11% del P.I.B. regional, las Administraciones Locales más del 6% y la Administración General del Estado entre el 25 y 30% (la media nacional es del orden del 45%). En síntesis, el sector público aragonés gestiona un volumen económico equivalente al 47% del P.I.B. regional.

Como conclusión debemos resaltar las disparidades internas que caracterizan nuestra región, comenzando por una baja densidad de habitantes Buscar voz... por kilómetro cuadrado, que tan sólo es menor en Castilla-la Mancha, la polarización del crecimiento en torno a Zaragoza capital y el Valle del Ebro Buscar voz...; la inexistencia de un rango adecuado de ciudades y la gran dispersión de los asentamientos humanos y el pequeño tamaño de muchos de ellos, lo que forzosamente encarece la prestación de toda una serie de servicios básicos. La distribución demográfica y económica es muy desigual en el conjunto de nuestra Comunidad Autónoma, concentrándose la mayor parte de la actividad en el Valle del Ebro (especialmente en Zaragoza-capital) y en las principales áreas urbanas (ver ejes de desarrollo Buscar voz...).

(1) Situación Económica y Social de Aragón, Informe Anual del Consejo Económico y Social de Aragón (1998).
Estudio de la Situación Actual de la Economía en Aragón, elaborado por la U.G.T. (1999).
Economía Aragonesa. Servicio de Estudios de Ibercaja (abril 2000) y Compendio de indicadores y datos estadísticos de José Antonio Biescas Ferrer.
Aragón en la Unión Europea, Francisco Bono Ríos, Editado por la Comisión de las Comunidades Europeas (1999).
Propuesta de Plan para la reconversión socioeconómica de Aragón en el marco del Objetivo n.º 2 para el período 2000-2006, Diputación General de Aragón, 1999.

 

Monográficos

Joaquín Costa

Joaquín Costa

El personaje que más influencia ha tenido en el pensamiento y la política del siglo XX.

La industria en Aragón

La industria en Aragón

Un análisis actualizado sobre el principal sector económico de la comunidad.

Imágenes de la voz

La empresa alemana Siemen...La empresa alemana Siemens ocupa u...

El sector agroalimentario...El sector agroalimentario es uno d...

Distribución territorial ...Distribución territorial de activi...

J. Antonio Biescas: Intro...J. Antonio Biescas: Introducción a...

'Historia de la economía ...'Historia de la economía política ...

Tablas input-output y cue...Tablas input-output y cuentas regi...

Recursos de la voz

Mercado de trabajo en Ara...Mercado de trabajo en Aragón

Posición relativa de Arag...Posición relativa de Aragón con re...

Perfil económico de las r...Perfil económico de las regiones e...

Perfil económico de las r...Perfil económico de las regiones e...

P.I.B.: Nivel, estructura...P.I.B.: Nivel, estructura y tasas ...

% Crecimiento anual de la...% Crecimiento anual de la producci...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT