Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ebro, batalla del

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/01/2011

La más larga y dura batalla de la guerra civil Buscar voz... española tuvo lugar en la «bolsa» comprendida entre Mequinenza Buscar voz... (Z.) y Tortosa (Tarragona), al oeste de la línea del río, en el verano de 1938. En realidad sólo una pequeña parte y al principio de las operaciones tuvo como escenario tierras aragonesas, que tras la ocupación por el ejército de Franco Buscar voz... de la célebre «bolsa» de Bielsa Buscar voz... del 9 al 16 de junio de ese año (a pesar de la tenaz resistencia de las tropas dirigidas por Antonio Beltrán Casaña Buscar voz... «el Esquinazau») estaban ya en su totalidad en poder de los sublevados. Sin embargo, y aunque haremos alusión especial a los hechos en nuestro territorio, conviene resumir el conjunto de acciones y el sentido del importantísimo acontecimiento militar, dado que significará para Aragón su última situación de ambigüedad o duda, quedando inicialmente como centro fundamental de la retaguardia y luego definitivamente y ya sin riesgos en la zona nacional dejando de ser frente; además, en los meses siguientes, en que el escenario queda reducido a Cataluña, muchos de los contendientes de ambos bandos son aragoneses y protagonizan situaciones inolvidables.

La primera fase de la batalla comienza cuando el 24-VII-1938 se produce por sorpresa un impresionante contraataque del ejército republicano desde Cataluña, ocupando en pocas horas la citada «bolsa» al oeste del Ebro Buscar voz..., que cruzan de noche con diversos procedimientos (puentes, barcas, etc.). Se trata, utópicamente, de intentar volver a unir las dos grandes zonas aún fieles a la República, recuperando la salida al mar por Castellón de los nacionales, volviendo a tomar Gandesa y Alcañiz Buscar voz..., llegando otra vez al Cinca Buscar voz... y soñando con Zaragoza Buscar voz... como la gran meta siempre en el bando republicano. En realidad, la operación en sí suponía un alcance mucho menos ambicioso: dar nuevos estímulos a las tropas, y, sobre todo distraer y diferir la ofensiva de los nacionales contra Valencia. De hecho se consigue durante los cuatro meses que dura la batalla y se prolonga casi un año la ya prevista victoria de Franco. El gobierno de Negrín esperó siempre en la internacionalización inminente del conflicto español, lo que sin embargo sería aplazado un año por los acuerdos de septiembre en Munich entre las grandes potencias europeas: ni Hitler ni Mussolini deseaban una guerra mundial hasta ver finalizada, y en su favor, la guerra española.

La excepcional concentración de tropas (se calculan unos 200.000 republicanos y más de 300.000 nacionalistas) de las que una parte enorme quedará alojada en un inmenso cementerio en aquellas lomas (sigue la discusión entre quienes hablan de «sólo» unos 100.000 muertos y quienes apuntan hacia casi el doble) y el «estilo» de los combates, más cerca de la I que de la II Guerra Mundial, con utilización de un aparato artillero incesante, que supone una lluvia continua de metralla (millón y medio de disparos, lo que da unos 13.600 diarios) dirigida con frecuencia a las trincheras enemigas por mecanismos aéreos o incluso antiaéreos, ha permitido hablar del «Verdún español» al referirse a las operaciones militares de rechazo de este avance-respuesta de los republicanos. Muchas de las figuras míticas de ambos bandos dirigen las respectivas tropas: el general Vicente Rojo las republicanas, en cuyas 6 divisiones iniciales destacan el general «Modesto» de los milicianos y el jefe del V Cuerpo de Ejército, formado en su mayoría por comunistas, Enrique Líster. Destaca también el XV Cuerpo de Ejército (Tagüeña) y la XIV Brigada Internacional Buscar voz..., que fracasa en su zona y, en la retirada, se despide de la guerra: el 14 de octubre son evacuados los 6.000 combatientes extranjeros en Cataluña, a la vez que Mussolini anuncia el gesto de retirar 10.000 del C.T.V.

Por parte de los nacionales -cuya superioridad es aplastante desde el principio en hombres y material- son también inicialmente 7 divisiones, entre las que se encuentran el ejército marroquí, cuyo cuartel general estaba en Caspe; la dirección corre a cargo de García Valiño (el propio general Franco se incorpora al frente en agosto) y son pronto reforzadas por las divisiones navarras (al mando de Mizziam y Alonso Vega), las unidades italianas del C.T.V., la Legión «Cóndor» y otros cuerpos de ejército a cuyo frente están Moscardó, Yagüe, Muñoz Grandes, etc.

En cuanto al tema que más directamente nos interesa, la pequeña «bolsa» entre Mequinenza Buscar voz... y Fayón Buscar voz..., que resultó muy fácil de reconquistar a los republicanos, será el primer objetivo a recuperar por los nacionales, que temen pueda servir como retaguardia y foco de ataque por la espalda (si bien según Rojo éste era un espacio marginal, al menos por el momento). Defendida por la 42 División del Ejército Popular -que va a ser prácticamente aniquilada en la reacción violentísima del de Franco-, la situación era realmente difícil pues se había ocupado un territorio prácticamente despoblado, sin entrar en Fayón Buscar voz... y sin más puentes que la pasarela establecida en la masía del «Chorizo» y con escasas y deficientes posibilidades artilleras. Los nacionales tienen como primer objetivo restablecer la línea del Ebro, para lo que atacan por el oeste y el norte, con lo que, según telegrafía Dávila a Yagüe, «la reducción de la bolsa de Mequinenza es cosa fácil». Efectivamente, se tratará, según estudia Martínez Bande, de una maniobra movida, ágil y con cambios de dirección en las líneas de ataque, dirigida por el general Vigón y en su final por el propio Yagüe.

A pesar de la altísima moral de las tropas republicanas, ilusionadas por el inusitado avance, la operación en este caso es muy rápida (desde las 11 de la mañana del 6 de agosto hasta mediodía del 7) y sobre todo extraordinariamente violenta y aparatosa, con 25 baterías de artillería y una dura persecución de las tropas republicanas, bombardeadas continuamente por la aviación. En ese fugaz episodio termina geográficamente la guerra en Aragón, tras la toma de 1.626 prisioneros republicanos y la muerte de acaso más hombres, la mayoría de ellos también de ese bando.

Aunque la batalla dura cuatro largos meses y la resistencia republicana fue casi increíble, el empuje y la superioridad del contraataque de Franco condujo a la victoria el 16 de noviembre: más de 20.000 prisioneros quedaron en sus filas, mientras el repliegue hacia el interior de Cataluña abría el camino hacia Barcelona: el avance comenzó la víspera de Nochebuena y ya sería imparable, hasta tomar todo el territorio catalán y provocar el masivo éxodo republicano hacia Francia. Era el comienzo del fin y el auténtico «Waterloo» de la revolución española, como lo ha calificado Abraham Guillén, quien critica desde la extrema izquierda el error estratégico de comunistas, militares profesionales y burguesía republicana: «En la guerra política no importa ganar espacio sino población» y esta batalla, añade, supuso un desgaste de material humano y de equipo militar irreemplazables. También señala el fallo de las potenciales guerrillas aragonesas que, a su juicio, debieron haber actuado como quinta columna en la retaguardia de los nacionales distrayendo sus movimientos; pero las colectividades anarquistas habían sido desmanteladas el verano anterior y varios miles de campesinos aragoneses habían huido a Francia. En todo caso, al igual que en los casos de Belchite Buscar voz... y Teruel Buscar voz..., una vez más se trató de hechos bélicos de ataque y contraataque, con alternancia de posiciones y con un derroche de valor y generosidad por aquellos miles de españoles de ambos bandos.

• Bibliog.:
Martínez Bande, J. M.: La Batalla del Ebro; Madrid, 1978.
Llarch, Joan: La Batalla del Ebro; Barcelona, 1976.
Estrada Vidal, F.: Los que estuvimos en la batalla del Ebro; Barcelona, 1972.
Henríquez Gausín, J.: La Batalla del Ebro (Maniobra de una División); México, 1944.
Líster, E.: Nuestra guerra; París, 1966.
Modesto, J.: Soy del Quinto Regimiento; París, 1969.
Tagüeña Lacorte, M.: Testimonio de dos guerras; México, 1973.
Sobre la polémica en torno al número de bajas producidas en la batalla, el más reciente testimonio personal y estudio: Ferrer Guarga, E. («Felipe F. Matután»), artículos en la revista Esfuerzo Común, núms. 310 y 317 (9-XI-1979 y 15-II-1980), afirmando con numerosos argumentos que en esta apocalíptica fase semifinal de la guerra hubo alrededor de 185.000 muertos.

 

Monográficos

El Ebro y los aragoneses

El Ebro y los aragoneses

La relación que mantiene el río Ebro con los aragoneses durante toda su historia.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Portada propagandística
...Portada propagandística

"La bolsa" Mequinenza-Fayón, escen...

Soldados pasando el río E...Soldados pasando el río Ebro, empu...

Terminus (Zaragoza). Pues...Terminus (Zaragoza). Puesto de man...

Modesto, jefe republicano...Modesto, jefe republicano del ejér...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT