Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Durán De Huesca

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Huesca, h. 1160 - Languedoc, 1224). Fundador de los Pobres Católicos. Clérigo formado en la escuela catedralicia de Huesca y scriptor de la misma, se sintió atraído en un principio por la doctrina valdense propagada desde el sur de Francia (Languedoc) cuando el rey Alfonso II de Aragón actuaba contra el conde de Tolosa Raimundo V. Impregnado del ambiente de inquietudes y pobreza evangélica predicada por los Pobres de Lyon -que el papa Alejandro III había dispensado del anatema lanzado en 1179 contra diversas herejías-, se unió al movimiento ascético-asistencial que el canónigo oscense Galindo de Perola propagaba en torno al establecimiento benéfico de San Miguel (luego «las Miguelas»), aprobado en Roma por Lucio III en 1184 y con independencia económica del cabildo diocesano. Pero la condena que en esta fecha el mismo papa había formulado contra los valdenses llevó a Durán a caer en desgracia y a exiliarse en Francia huyendo de la persecución antiherética. Se estableció primero en Narbona y luego en Pamiers, donde se reconciliaría con la Iglesia católica sometiéndose junto con sus seguidores a un riguroso examen de fe para ser readmitido en el seno de la doctrina romana.

El pontífice Inocencio III acogió al retractado Durán de Huesca en 1208, y la profesión de fe hecha anteriormente -el Propositum conversationis- se convirtió en la regla fundacional de una nueva comunidad denominada de los Pobres Católicos, que recogía algunos postulados aceptables de la doctrina de Valdés y comprendía, más que un cuerpo de doctrina o una filosofía de vida, una organización en tres categorías u órdenes -los clérigos predicadores, los simples clérigos y los adeptos laicos en general-, así como una serie de aspectos prácticos y normas de conducta que afectaban a todos en conjunto: propiedad en común, guardar la castidad, vestir y calzar con sencillez, etc.; destacaba especialmente el hecho de ganarse el sustento con el trabajo propio, algo a lo que se habían opuesto Valdés y sus prosélitos.

Sin embargo, Durán y sus hermanos de fe encontrarían serias dificultades para instalarse en los territorios de la Corona de Aragón, sobre todo por parte del episcopado, a pesar de la insistencia de Inocencio III en que fueran admitidos los Pobres Católicos. Esta situación hizo que el clérigo oscense desarrollara el resto de su actividad fundacional en el sur de Francia, iniciando diversos conventos en Narbona, Béziers, Nîmes y Carcasona a lo largo del año 1209; dedicándose sus comunidades al estudio y a la conversión de los herejes y vistiendo un modesto hábito blanco o gris. Sin embargo, a partir de 1210 nuevas dificultades surgieron, ahora en el Languedoc, iniciándose el declive de los Pobres Católicos, sin que surtieran efecto las bulas en su favor enviadas en 1212 por el papa a los metropolitanos de Narbona y Tarragona y al propio rey Pedro II de Aragón.

La última etapa de esta orden fundada por Durán de Huesca resultaría extremadamente difícil, sobre todo a partir de la desaparición de su principal valedor, el papa Inocencio III, y, aunque se documenta la presencia de seguidores de la misma en Huesca por estos años, la extinción progresiva fue un hecho, no pudiendo regresar Durán a su país natal. El fundador culminó su vida en el Languedoc evitando mezclarse en los problemas de las herejías y de la cruzada antialbigense. Allí había escrito dos obras fundamentales en las que se refleja su amplia y erudita formación intelectual, su excelente conocimiento de las Sagradas Escrituras y su inquietud frente a las herejías valdense y cátara; pero también su entrega a los demás y la pobreza evangélica que le animó siempre en su empresa: el Liber Antihaeresis de 1195 y el Liber contra Manicheos de 1222.

El año 1224, Durán de Huesca murió en el Languedoc y con él, poco más tarde, la orden efímera de los Pobres Católicos, precursora de los mendicantes del siglo XIII, sobreviviendo su obra a duras penas y diluyéndose en los años sucesivos hasta desaparecer.

• Bibliog.: Thouzellier, Ch.: Catharisme et Valdéisme en Languedoc à la fin du xiie et au début du XIIIe siècle; Lovaina-París, 1969. Id.: «Le Liber Antihaeresis de Durand de Huesca et le Contra hereticos d’Ermengaud de Bèziers»; Revue d’Histoire Eclésiastique, LV, 1, Lovaina, 1960, pp. 130-141. Id.: Un traité cathare inédit du début du XIIIe siècle d’apres le «Liber contra Manicheos»; Lovaina, 1961. «Cahiers de Fanjeaux»; núm. 2, Vaudois languedociens et Pauvres Catholiques, Privat éditeur, Fanjeaux, 1970.

 

Monográficos

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

Descubre los pasos de la expansión aragonesa por todo el Mediterráneo.

Los monasterios aragoneses

Los monasterios aragoneses

Unas comunidades que ejercían un control espiritual, cultural y económico en el Aragón medieval.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT