Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Droga

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Además del tabaco y el alcohol, sustancias que pueden ser calificadas como drogas legales, existe otro gran grupo de sustancias rechazadas socialmente -drogas ilícitas capaces de producir dependencias-. Éstas pueden agruparse en seis grandes categorías: opiáceos como morfina, heroína y metadona; hipnótico-sedantes, como los barbitúricos y los tranquilizantes; estimulantes como las anfetaminas o la cocaína; alucinógenos, entre los que destaca el LSD; cannabis y sus derivados como la marihuana y el hachís e inhalantes, entre los que se incluyen disolventes y pegamentos.

En 1972, se crea el Grupo Regional de Estupefacientes -con jurisdicción sobre Aragón y Soria- para que se pueda comenzar a calibrar el fenómeno en sus justas proporciones. Desde esa fecha hasta comienzo de la década de los ochenta, dicho cuerpo intervino en alrededor de 150 casos de tráfico y consumo, intervenciones de las que se desprende un dato sociológico concreto referido a Aragón: el 90 % de los implicados en dichas intervenciones eran hombres, mientras que sólo el 10 % restante corresponde a mujeres. Las investigaciones desarrolladas en ese período permiten determinar, por otro lado que la población de adictos constatada puede dividirse en tres grandes bloques: los nativos (fundamentalmente universitarios, profesionales liberales y ejecutivos de nivel medio); estudiantes extranjeros (principalmente puertorriqueños y cubanos exiliados) y, en última instancia, personal vinculado a distintos servicios de la base norteamericana.

En cuanto a la tipología, las drogas de mayor consumo -procedentes, en su mayoría, de Barcelona- son las que responden a la denominación de «blandas». De ellas, la más consumida es el hachís, bien en estado sólido o en un preparado de más potente efecto denominado «en aceite».

Un segundo grupo -de menor consumo que la anterior, pero de progresiva penetración en los círculos de consumo- es el de los alucinógenos, dentro ya de las llamadas drogas «duras». De éstas, se detecta en esos años en Aragón el tráfico y consumo de heroína, cocaína y LSD (ácido lisérgico), introducido más tardíamente, con alta probabilidad, por los estudiantes procedentes de Suramérica.

Finalmente, un último grupo, lo constituye el de la manipulación de determinados productos farmacéuticos -principalmente analgésicos, anfetaminas y barbitúricos- que, bien consumidos por vía oral con alcohol o bien inyectados tras un determinado proceso de concentración, producen en el consumidor efectos similares a los de los alucinógenos.

A comienzos de los años 80, se observa un incremento en las drogas del primer y tercer grupo, así como su penetración en sectores de población ubicados fuera de Zaragoza capital. El hecho se vio agravado, en última instancia, por la carencia en Aragón de centros de rehabilitación de drogadictos y de la proliferación de fármacos del grupo antes aludido si bien, en este último extremo, la Administración fue extremando progresivamente las medidas de expendición al consumidor.

Paralelamente a la expansión por el territorio aragonés del consumo de drogas no admitidas socialmente, se produce un aumento del consumo de heroína, que se dispara desde 1981 y 1982; y con ella los casos de contagio de S.I.D.A. y de muertes por sobredosis. Así en 1988 pasaron de 7 a 15 las víctimas por sobredosis; en 1989 hubo 14 y en 1990, 20. Durante este año, el número de muertes relacionadas directamente con la droga fue de 34 ocupando nuestra comunidad el segundo puesto en relación al número de habitantes. Proyecto Hombre calcula que en 1990 había unos 3000 aragoneses enganchados a la heroína. Resulta también significativo el hecho de que la policía se incautara durante este año de 8,9 kilos de heroína. Los expertos observan una disminución del consumo a partir de 1995, baja el procentaje de nuevos consumidores y se produce un envejecimiento de los dependientes de la heroína.

Por lo que se refiere a la cocaína, los datos indican que su consumo ha ido aumentando desde los años ochenta (en 1985, la policía se incautó en Aragón de 67 gramos, mientras que en 1990 la cantidad fue de 3,1 kg.) hasta el 2000, en que un importante porcentaje de jóvenes la ha probado alguna vez. Pero, indudablemente, la década de los noventa está ligada a las drogas de diseño, principalmente éxtasis y speed, cuyo consumo se extiende por Aragón entre los jóvenes, a partir de 1992, a ravés de las «rutas del bakalao», hasta convertirse en un fenómeno social similar al del hachís en los años setenta, más que una actividad individual aislada, como es el caso de la heroína. Las drogas sintéticas han terminado por conquistar un amplio mercado de consumidores, sin que las campañas de prevención hayan conseguido detener su expansión y su normalización entre las capas de población más joven. Otro tanto podemos decir sobre el consumo de alcohol, que se ha generalizado entre los jóvenes, asociado al ocio y la diversión, llegando a crear una gran alarma social (alcoholismo Buscar voz...). Con respecto al tabaco, la Encuesta Nacional de Salud realizada por el Ministerio de Sanidad y Consumo en 1995, indica que un 35 % de la población aragonesa mayor de 16 años es fumadora.

Los datos más recientes sobre el consumo de drogas en Aragón, los recoge la Memoria de la Fiscalía del T.S.J.A. correspondiente a 1999. En ella se señala que ha disminuido la edad de acceso al consumo de alcohol a 15 años en las ciudades y a 14 en el medio rural; en las ciudades consumen alcohol el 86 % de los jóvenes de entre 15 y 17 años, y el 66 % en el medio rural. Añade que el 47 % de los aragoneses entre 15 y 24 años ha consumido hachís, mientras que un 10 % ha esnifado cocaína y el 5 % lo hace de manera habitual; por el contrario, el consumo de heroína ha descendido significativamente. No se facilitan datos del consumo de drogas de diseño, pero es superior al de cocaína, especialmente el de éxtasis y speed.

La D.G.A. invirtió en la anterior legislatura 1.203 millones en rehabilitar a toxicómanos. Esta cantidad ha financiado la administración de metadona, el tratamiento ambulatorio de los toxicómanos y el de rehabilitación en la comunidad terapéutica de El Frago. La Unidad de Drogodependencias de la D.G.A. atendió en 1997 a 468 personas (253 en la provincia de Zaragoza). De ellas, 103 intentaron dejar la droga mediante la desintoxicación, 306 siguieron el programa de mantenimiento con metadona, y 59 fueron tratadas en la comundidad de El Frago (Zaragoza). De los 468 que lo iniciaron, 97 consiguieron finalizarlo (un 20,7 %). En 1998, el número de personas atendidas ascendió a 700. La edad media de los pacientes tratados es de 32 años, y accedieron al consumo entre los 5 y los 20 años; la vía intravenosa es la más usada para administrarse las sustancias.

En el aspecto de la prevención, además de las campañas institucionales, hemos de destacar la labor realizada por la Fundación Centro Solidaridad de Zaragoza (CSZ), que gestiona Proyecto Hombre. Desde 1996 viene desarrollando su Plan de Prevención de drogas que, además de informar sobre los riesgos del consumo de sustancias tóxicas, pretende ofrecer diferentes alternativas al ocio juvenil, alejadas del consumo de drogas y alcohol. Veinticuatro centros educativos participaron en 1999 en el Plan de Prevención, que llegó a 300 profesores y 340 padres. Merced a un convenio con la Consejería de Educación, se realizaron tres cursos de prevención en Centros de Profesores y Recursos. Por otra parte, el C.S.Z. atendió a 28 poblaciones rurales durante el año pasado. En colaboración con el Consejo de la Juventud de Aragón editó en 1999 la «Guía de Prevención sobre Drogodependencias» en la que se analiza cada una de las sustancias tóxicas y se aportan sugerencias para erradicar su consumo.

 

Imágenes de la voz

...

...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT