Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Diplomática aragonesa

Contenido disponible: Texto GEA 2000

La Diplomática o estudio crítico de los documentos (testimonios escritos sobre hechos de naturaleza jurídica, redactados con arreglo a normas fijas aunque cambiantes según lugar, época, persona y asunto) determina la autenticidad de los mismos y permite su ulterior utilización como fuente de la historia. La diplomática aragonesa tiene como notas típicas la escasa variedad de sus tipos documentales -al menos comparada con la variedad castellana- y la temprana estereotipación de los mismos.

Los documentos reales aragoneses de la alta Edad Media suelen corresponder a dos tipologías: primera, una estructura a base de una invocación triitaria, una calificación jurídica diplomática, intitulación, dirección, salutación, partes expositiva y dispositiva, conminación y suscripciones de confirmantes y testigos; es un modelo frecuente hasta el siglo XII.

Segunda: Tipo comprendiendo invocación trinitaria, de Dios o de Cristo, intitulación, motivación, expositivo iniciado con la calificación jurídica diplomática del documento, dirección mezclada con el dispositivo, data con elementos tópicos, crónicos y personales, especialmente lista de obispos y seniores coetáneos. Estas cláusulas documentales en una y otra categoría se distribuyen en varios cuerpos de escritura: uno destinado a cláusulas desde invocación a conminación, otro a las suscripciones, otro destinado a la datación, y el final para la suscripción del escriba.

Desde el siglo XI se perfila una distribución de las fórmulas documentales en dos secciones: primera, la del protocolo inicial y texto; segunda, la del escatocolo; y entre ambas un amplio espacio para recibir la suscripción real, cuyo núcleo es el signo del rey, muy característico en la dinastía ramireña y posible precedente de signos heráldicos aragoneses. Un tipo documental especial será el mandato, poco formulario, redactado en latín vulgar con expresiones romanceadas y datas muy esquemáticas. Toda esta documentación aragonesa primitiva se extiende sobre pergaminos rectangulares, en escritura visigótica sentada con influencias carolinas desde mitad del siglo XI; se observa cierta propensión en las fórmulas de datación al uso de solemnidades religiosas y a la cita de tenentes de las honores del reino.

Desde Alfonso II en adelante la documentación oficial aragonesa experimenta cambios interesantes, aunque conservando peculiaridades para Aragón y Cataluña heredadas de etapas anteriores. De una parte se mantiene el tipo aragonés, al menos hasta Pedro II, de doble invocación, título, exposición referida a la espontaneidad de lo dispuesto o a una motivación concreta, más calificación jurídica del documento, algunas veces cláusula corroborativa acompañada de otra reservativa y la sanción; en párrafo aparte se colocan suscripción y signatura reales, y en tercer aparte la data con la fórmula del regnante, enumeración de obispos y señores de la tierra, y cierra el documento la suscripción notarial.

Pero ya con Pedro II aparece otro modelo documental reflejo de otros países, en el que protocolo y texto van soldados en un solo cuerpo de escritura, la fórmula cronológica se destaca y bajo ella se consigna exenta la suscripción y signo real, cerrando el documento en disposición de columnas los validantes y al pie de ellas en línea tendida la suscripción del notario. En esta época se generalizará para muchos documentos privados el recurso a las cartas partidas por abecedario.

Desde el siglo XIII en adelante, se diferencian claramente dos tipos documentales reales, que se llaman cartas reales y privilegios, con formulario y distribución peculiares. La carta real aragonesa iniciada por Jaime I llega hasta Alfonso V: su protocolo, con fórmulas inalterables, mantiene intitulación, dirección y salutación: la intitulación lleva el nombre del rey sin acompañamiento de pronombre, siempre hay locución alusiva al derecho divino de la realeza y título de rey expreso; la mención de los dominios refleja las vicisitudes políticas expansivas (Montpellier, Mallorca, Valencia, Cerdeña, Córcega, etc.); en la dirección aparece alguna expresión de aprecio; el dispositivo reviste fórmula de mandato, y cierra el documento una data tópica y otra cronológica.

En cuanto al privilegio, documento muy solemne, ofrece dos tipos, llamados mayor o menor, que se diferencian por sus respectivas validaciones; unos y otros experimentan evoluciones de detalle a lo largo de la Edad Media. Jaime I usaba un privilegio mayor, que se iniciaba ya con la invocación verbal y la notificación, o solamente con ésta; en el dispositivo la fórmula de otorgamiento justifica que se llame a este tipo documento de privilegio, amén de acompañar una fórmula de espontaneidad; hay datas tópica y cronológica (ésta expresada por la era hispánica o por los años del Señor, y día del mes al estilo romano o al directo actual). Todos estos elementos forman un bloque de escritura y en línea independiente siguen la suscripción y la signatura real, y la mención de los testigos generalmente dispuestos en columnas; finalmente, un tercer bloque escrito lo forman la suscripción y signatura de cancillería.

El llamado privilegio menor carece de validación y se cierra con la fecha; acentúa en su fórmula la expresión imperativa de «mandantes», y aparecen fórmulas conminatorias.

Todas estas estructuras documentales experimentan cambios desde Pedro IV: el privilegio mayor carece de notificación, se insiste mucho en la exposición de motivos, con lo que se acercan a la manera propia de las provisiones castellanas; además se resalta el carácter imperativo o de mandato y se anuncia la validación. Mientras, el privilegio menor permanece inalterable.

 

Monográficos

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

Descubre los pasos de la expansión aragonesa por todo el Mediterráneo.

Imágenes de la voz

DIPLOMATICA ARAGONESA: DO...DIPLOMATICA ARAGONESA: DOCUMENTO D...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT