Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Cooperativismo agrario

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 13/09/2010

Las cooperativas agrarias aparecen en Europa durante el siglo XIX ante la debilidad de los agricultores en el mercado para la venta de sus productos y las compras de materias primas como los abonos. En Aragón el cooperativismo Buscar voz... agrario aparece a principios de este siglo, inspirado por el cooperativismo alemán y de signo católico. Así, en muchos pueblos de Aragón se crean Sindicatos Agrícolas Buscar voz..., gracias a la labor de una serie de propagandistas, entre los que destacan Inocencio Jiménez Buscar voz..., García Belenguer y otros. La Ley de 1906 de Sindicatos Agrícolas ayudaría en gran manera a aquella implantación.

Hasta el año 1931 las cooperativas agrarias tenían la opción de acogerse a la Ley de Asociaciones de 1887 o a la citada de 1906: éstas no eran verdaderas leyes cooperativistas, ya que no recogía alguno de sus principios básicos (por ejemplo, el de «un socio, un voto»), por lo que favorecían el control del «sindicato» por parte de los propietarios más poderosos. La Ley republicana de 1931 de Sociedades Cooperativas, vino a clarificar esta situación y a dar un espaldarazo al cooperativismo auténtico.

En España en 1916 existían 18 Federaciones de Sindicatos Agrícolas Católicos, con más de 1.500 sindicatos adheridos.

Después del paréntesis de la guerra civil Buscar voz..., en 1942 se promulga la «Ley de Cooperación», y los Sindicatos Agrícolas son obligados a cambiar su nombre por el de Cooperativas Agrícolas. A partir de esta fecha se vuelve a iniciar la tendencia de constitución de nuevas cooperativas en Aragón y la ampliación de la existentes. En 1969 aparece el Estatuto Fiscal de las Cooperativas y en 1974 una nueva Ley de Cooperación. En todas estas leyes se establece una serie de criterios y limitaciones que condicionarían el rompimiento de relaciones con la Alianza Internacional de Cooperativas: falta de democracia, voto plural, intervencionismo estatal, representación oficial, derecho a veto, federaciones obligatorias a nivel provincial (Uniones Territoriales Cooperativa del Campo) y estatal (Unión Nacional de Cooperativas).

En la actualidad, las Sociedades Cooperativas se regulan por la Ley 9/1998 de 22 de diciembre y, de acuerdo a esta normativa se hallan registradas unas 350 en la provincia de Huesca, 1.300 en la de Zaragoza y otras 400 en la provincia de Teruel.

De acuerdo con su importancia, las cooperativas las podríamos clasificar así:

a) Cooperativas de comercialización y transformación: Tienen por objeto el obtener, para los productos entregados por sus socios, el precio más elevado posible. Normalmente los asociados están obligados a entregar toda su producción, y la cooperativa el de aceptarla. Tienen importancia en el sector vitícola (Cariñena, Borja, Barbastro, etc.), oleícola (Bajo Aragón), frutícola (La Litera, Jalón, etc.), de comercialización de cereales y su transformación en piensos, etc.

b) Cooperativas de aprovisionamiento de medios de producción: Tienen por finalidad ofrecer a sus asociados, en las mejores condiciones, los medios de producción necesarios (abonos, insecticidas, piensos, etc.). En muchos casos, estas cooperativas realizan a la vez funciones de comercialización de las producciones de sus asociados.

c) Cooperativas de producción en común: A diferencia de otras zonas de España (Castilla y León) la explotación en común de maquinaria, tierra o ganado ha adoptado formas jurídicas distintas a las de las cooperativas. Son las Sociedades Agrarias de Transformación (antes Grupos Sindicales de Colonización). Estas Sociedades Agrarias de Transformación se regulan mediante el Real Decreto 1776 de 1981. Constituyen la fórmula más avanzada del Cooperativismo agrario funcionando como auténticas empresas. En estos momentos (junio del 2000) funcionan 131 SATs en la provincia de Huesca, 138 en la de Teruel y 318 en la de Zaragoza.

La crítica situación de la explotación familiar y el control creciente del sector agroalimentario por empresas ajenas a los agricultores (multinacionales o no) ha puesto en evidencia el carácter aún débil del cooperativismo agrario en Aragón: dimensiones pequeñas, no existencia de cooperativas de segundo grado, que permitan llegar hasta los últimos escalones de la cadena comercial, deficiencia gerencial, descapitalización...

 

Imágenes de la voz

Cooperativa comarcal del ...Cooperativa comarcal del Campo "Sa...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT