Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Comunidades de base

Contenido disponible: Texto GEA 2000

A los pocos años del Vaticano II, que tantas esperanzas había movilizado, se vio que la «iglesia oficial» -como comenzó a llamarse- jamás realizaría otra cosa que pequeñas reformas. De aquellas esperanzas y de este desengaño surgieron, a la par que se alzaba la contestación cristiana, las comunidades de base: pequeños grupos o células, y otros mayores, pero no tanto que impidieran las relaciones personalizadas o exigieran una compleja organización, aparecieron sobre todo en los barrios y, en todo caso, en los confines de la «iglesia-institución». Unos acentuaron tendencias carismáticas, siguiendo el modelo de las comunidades fundadas en Madrid por Kiko Argüello; otros, en cambio, radicalizaron el compromiso temporal, animaron el movimiento ciudadano y se convirtieron en vivero de los nuevos partidos políticos y sindicatos de izquierdas. En 1970 tuvo lugar en Zaragoza la primera reunión de comunidades de base de la diócesis: fue en la casa de ejercicios de la Quinta Julieta.

Ya desde los comienzos, las comunidades de base fueron objeto de incomprensión y, muchas veces, de hostilidad por parte de la jerarquía. En 1974, y en solidaridad con el párroco de Fabara, que había sido destituido autoritariamente, 34 sacerdotes dimitieron de sus cargos pastorales. Al hacer causa común con los dimitidos, las comunidades de base se fueron alejando de las parroquias y perdieron el contacto con los medios cristianos populares.

Más tarde se intentó recuperar la religiosidad popular y se empezó a hablar de «comunidades cristianas populares».

Hecha la transición política, y siendo ya arzobispo de Zaragoza, Elías Yanes, se celebró en el seminario de esta ciudad el «Primer Encuentro de Cristianos de Aragón». Se trataba propiamente de unas jornadas en las que las comunidades cristianas populares y otros grupos de base querían replantear su situación en la sociedad y en la Iglesia. Asistieron como invitados los obispos de Huesca y de Barbastro, y el arzobispo de Zaragoza, que se ausentó antes de celebrar la eucaristía. Su gesto, al abrir el seminario a estos cristianos, se recibió con esperanza; su ausencia, con perplejidad.

Las comunidades de base constituyen un fenómeno interesante, pero marginal y marginado por la jerarquía, condicionado porque sepan o no empalmar con la auténtica religiosidad popular.

• Bibliog.: Bada, Bayona, Betés: La izquierda, ¿de origen cristiano?; Zaragoza, 1979. (Este libro fue preparado precisamente como material de trabajo para el I Encuentro de Cristianos de Aragón.)

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT