Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Comunidad Económica Europea (CEE)

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Ente supranacional que se constituye con la firma del Tratado de Roma el 25-III-1957, posteriormente ratificado por los parlamentos de los seis países que firman el acuerdo: Francia, Italia, Alemania, Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Entra en vigor el 1-I-1958 y más tarde, en 1973, la Comunidad se ve ampliada con tres miembros más: Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido.

En 1981 se produce la adhesión de Grecia, en 1985 la de España y Portugal y, finalmente, en 1995 se llega a la Europa de los 15 tras la integración de Finlandia y Suecia. Las próximas ampliaciones está previsto que se produzcan hacia la Europa del Este.

Tiene como objetivo promover el desarrollo económico de la comunidad y el incremento del nivel de vida, el estrechamiento de las relaciones entre los países miembros y el acercamiento progresivo de la política económica de los estados asociados.

Los fundamentos sobre los que se asienta la C.E.E. son:

a) creación de una unión aduanera;

b) armonización político-económica de los estados miembros;

c) existencia de instituciones comunes.

La unión aduanera conlleva la libertad de circulación de mercancías, factores productivos y de prestación de servicios por los ciudadanos de los estados miembros de la C.E.E. Para ello se llevó a cabo un proceso de supresión gradual de aranceles y contingentes, así como el establecimiento de una tarifa exterior común (TEC) frente a terceros países.

El proceso de unión aduanera se impulsó definitivamente con la aprobación del Acta Única (1986) y culminó en 1992-93 con la eliminación del concepto de frontera económica y social; es decir, con la creación del Mercado Interior, o Mercado Único. También en 1992 se firma el Tratado de Maastrich (o Tratado de la Unión Europea). Este Tratado se fundamenta en dos ejes:

• El primero, la culminación del gran espacio económico sin fronteras con la introducción de una moneda única (el Euro que estará en vigor a partir del 2001) construyendo así una Unión Económica y Monetaria.

• El segundo, el establecimiento de las bases de la Unión Política centrada en más democracia, con la atribución de mayores poderes al Parlamento Europeo, más eficacia y más solidaridad interna y externa. La solidaridad interna se basa en lograr un reforzamiento de la cohesión económica y social, mientras que la externa se basa en impulsar la seguridad común que, unida a otros elementos, permitirá a la U.E. una mayor capacidad de iniciativa internacional.

Hay, también, una intervención de las autoridades comunitarias con la compra de excedentes para evitar desequilibrios y la protección frente a la competencia exterior. Se trata de una política económica basada en el diseño y articulación de unos Fondos Estructurales Buscar voz... que constituyen la base del desarrollo económico y territorial de la U.E.

Otras relaciones comunitarias se llevan a cabo en materia de política regional con la creación del Fondo Regional Europeo; política social; política energética y de investigaciones comunes; política común de comercio exterior e intracomunitario, política fiscal, con el establecimiento del impuesto sobre el valor añadido (IVA); y política monetaria, con la creación de numerosos organismos comunitarios -dando lugar a la «serpiente monetaria», sistema de flotación conjunta de algunas divisas europeas-: Fondo Europeo de Cooperación Monetaria, Unidad de Cuenta Europea y, recientemente, el sistema Monetario Europeo (SME) que ha culminado con la creación del Euro.

Dentro del marco de la U.E., Aragón puede verse favorecida comparativamente por su situación geográfica -proximidad a Europa-, así como por la relevancia de algunos de los productos agrícolas y ganaderos y la posibilidad de competitividad en algún ramo del sector secundario. Para ello será necesario el reforzamiento de una infraestructura de las comunicaciones, en la que un paso importante de cara a la salida de productos sería la potenciación del ferrocarril Canfranc-Pau.

En el cuadro adjunto recogemos los contrastes existentes entre Aragón, España y la Europa de los 15. En lo que se refiere a nivel de población, Aragón presenta unos índices muy bajos, y más negativos en la evolución demográfica y grado de envejecimiento de ésta. También la tasa de actividad es inferior y el nivel de paro más elevado si bien en este aspecto Aragón se halla en mejor situación que la media del Estado Español. En la actividad destaca el excesivo peso que tiene la agricultura en nuestra región y por el contrario el menor desarrollo del sector servicios. Por último, si hacemos un pequeño balance de la evolución del Producto Interior Bruto per cápita tomando como puntos de referencia los años sesenta, el momento previo a nuestra integración en la CEE (1985) y el último dato disponible (1996) vemos que la evolución de la economía aragonesa ha crecido con mayor intensidad que la media española y, en estos momentos, se halla más próxima a la media comunitaria.

En nuestra región existen muchos productos con posibilidades de competir en el mercado comunitario. En el sector frutícola existen comarcas, como Cinca o La Litera, con producciones tempranas, especialmente de manzano, peral, y melocotonero, que compiten con las producciones de la U.E., generándose un efecto de elevación de nuestros precios al desaparecer las medidas proteccionistas comunitarias. En cuanto a la vid, la mejora de la calidad que han conseguido nuestros caldos con los D.O. les sitúa con buenas perspectivas de mercado.

Por otra parte, hay que reseñar las grandes diferencias existentes entre las cabañas ganaderas de España y de la U.E., con preponderancia del ovino en la primera y del vacuno en la segunda. En lo que respecta a Aragón, el ganado vacuno es poco importante; sin embargo, la cabaña de ovino supera a la de varios países comunitarios y presenta unas perspectivas optimistas, habiéndose incrementado nuestra cabaña tras el impreso en la U.E. No obstante, la fuerte dependencia de las subvenciones nos obligará a desarrollar sistemas de explotaciones más competitivos cuando desaparezcan dichas subvenciones en las próximas reformas de la PAC y la Agenda 2000. Un factor importante que tener en cuenta en nuestra región ante los próximos acontecimientos, es el desarrollo del sector agroalimentario; las características de este tipo de industrias, unido a la enorme capacidad de arrastre que presenta el complejo agroalimentario en Aragón, hacen de éste un tema prioritario en lo que respecta a la integración del sector primario y secundario y al futuro desarrollo regional.

En otro sentido, la adaptación de la P.A.C., junto con una planificación de cultivos que permitiese abastecer al país de aquellos productos más necesarios, así como exportar los más competitivos, constituiría otra pieza fundamental junto con el desarrollo racional de las industrias agroalimentarias en la región, contribuyendo en buena medida, al relanzamiento de la economía aragonesa, a la vez que produciría fuertes ingresos al país en concepto de exportaciones.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Recursos de la voz

CONTRASTES SOCIOECONÓMICO...CONTRASTES SOCIOECONÓMICOS ARAGÓN-...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT