Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Compilación del Derecho civil de Aragón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 08/04/2011

(Derecho). Como consecuencia de los trabajos y conclusiones del Congreso Nacional de Derecho Civil Buscar voz... celebrado en Zaragoza del 3 al 9-X-1946, el ministro de Justicia dispuso la creación de una Comisión compiladora Buscar voz... en cada territorio foral para la elaboración de los respectivos anteproyectos de Compilación. La aragonesa fue nombrada por Orden de 10-II-1948.

En un momento de sus trabajos, llevados con cierta lentitud en razón del número y ocupaciones de sus miembros, surgió la feliz idea de constituir un Seminario de profesionales con tiempo y dedicación que preparase los materiales y presentase hipótesis de trabajo. Lo dirigió el profesor Lacruz Berdejo Buscar voz.... Comenzó sus tareas en 1953, y desde entonces fue presentando propuestas de articulado acompañadas de informes y memorias -algunas de ellas verdaderas monografías, que como tales se publicaron- hasta 1961, en que entregó a la Comisión el texto completo de un Anteproyecto de Compilación. La ley vigente responde en su mayor parte, al menos en espíritu, a ese Anteproyecto.

La Comisión revisó a fondo e introdujo importantes aportaciones en aquel texto, redactando sobre su base otro que sacó a información pública (1962), y que revisó de nuevo y publicó al año siguiente. El Anteproyecto fue remitido a Madrid, al Ministerio de Justicia, y por éste a la Comisión General de Codificación, para cuya Sección Especial nombró el ministro como representante del Derecho aragonés a don José Lorente Sanz.

Con gran elogio para el conjunto de la obra presentada, se discutieron y alteraron numerosos extremos, algunos importantes. Todavía en la Comisión de Justicia de las Cortes se hicieron nuevas alteraciones, no siempre mejoras; y, en definitiva, el Pleno de las Cortes españolas aprobó por unanimidad el Anteproyecto, que pasó a ser la Ley 15/1967, de ocho de abril (BOE, 11-IV-1967), entrando en vigor el siguiente 1 de mayo.

Son muchos los que opinan que la intervención activa de la Comisión General de Codificación y de las Cortes, introduciendo libremente supresiones, modificaciones y adiciones al texto elaborado en Aragón, no era la adecuada a la peculiaridad de una ley que sólo en Aragón y a los aragoneses se aplica; aun reconociendo la buena disposición de las instancias madrileñas -que propiciaron la comunicación oficiosa con los autores aragoneses de la ley-, y que, en este caso, el Anteproyecto salió en su conjunto mejorado.

Consta la Compilación de ciento cincuenta y tres artículos, una disposición derogatoria, otra adicional y doce transitorias. Se distribuyen sus artículos en un título preliminar -de capital importancia, por estar dedicado a las fuentes del Derecho aragonés, a la costumbre y al principio Standum est chartae- y cuatro libros, cuyas rúbricas son: libro primero, Derecho de la persona y de la familia; libro segundo, Derecho de sucesiones por causa de muerte; libro tercero, Derecho de bienes; y libro cuarto, Derecho de obligaciones. Los dos primeros comprenden casi todo el articulado (hasta el art. 142).

El contenido de la Compilación puede verse en esta Enciclopedia bajo las voces correspondientes a cada una de sus instituciones. No es una mera revisión del Apéndice derogado Buscar voz..., sino mucho más y una cosa distinta. Responde a una diferente concepción del método para estudiar y codificar el Derecho aragonés, y a una diferente visión de la coexistencia de una pluralidad de regímenes jurídicos civiles, colocados todos ellos en pie de igualdad. En autorizadas palabras de Lacruz Berdejo, «la Compilación aragonesa ha llegado a ser un cuerpo firmemente asentado en la tradición histórica, pero formulado con técnica moderna, y en la cual las instituciones que conviene conservar han sido adaptadas a los supuestos vigentes, traduciendo más la eficacia de la norma tradicional que su letra. No es, así, una colección de venerables reliquias o de restos arqueológicos, expuestos en cerradas vitrinas a la contemplación admirativa de las gentes, sino un cuerpo de preceptos muy actuales, traduciendo la sustancia de nuestro Derecho de otros tiempos a planteamientos sociales y económicos, problemas, preocupaciones y modos de vida rigurosamente contemporáneos».

• Adaptación a la norma constitucional: Con la Constitución de 1978, el Derecho civil aragonés inicia una nueva etapa histórica. Desde 1705 estábamos privados los aragoneses de los cauces y órganos políticos propios mediante los que dictar normas en materia de Derecho civil (y en cualquier otra, evidentemente), de manera que la Compilación del Derecho civil de Aragón, de 8 de abril de 1967, aragonesa ciertamente por su contenido concorde con el Derecho tradicional y aun por su elaboración por juristas aragoneses en fases previas a la propiamente legislativa, era formalmente una ley emanada de las llamadas Cortes Españolas, ley estatal como cualquier otra, si bien con ámbito limitado de aplicación territorial y personal. A partir de la Ley de Cortes de Aragón de 16 de mayo de 1985, el texto de la Compilación de 1967, con las modificaciones que la misma ley establece, «se adopta e integra en el Ordenamiento jurídico aragonés»; es decir, no opera ya como ley estatal, sino como ley aragonesa, emanada de la voluntad política del pueblo aragonés expresada mediante sus representantes en el órgano legislativo propio. Ello es posible en virtud de lo dispuesto en el artículo 35-1, núm. 4, del Estatuto de Autonomía, que, interpretando el artículo 148-1-8.º de la Constitución con la flexibilidad que la cordura política demandaba, atribuye a la Comunidad Autónoma de Aragón la competencia «exclusiva» para «la conservación, modificación y desarrollo del Derecho civil aragonés, sin perjuicio de las competencias exclusivas del Estado, así como del procesal civil derivado de las peculiaridades de su Derecho sustantivo». El ejercicio de esta competencia por las Cortes de Aragón en fecha relativamente temprana obedece a la necesidad o, al menos, grave conveniencia de adaptar en algunos puntos el texto de la Compilación a los principios constitucionales. Pues la Constitución, por lo que se refiere a los Derechos forales Buscar voz..., no sólo abre cauce para el ejercicio de la facultad legislativa para su modificación y desarrollo por la correspondiente Comunidad, sino que afecta también a su contenido -como al de todas las leyes españolas- al establecer principios, señaladamente en materia de Derecho de familia, de obligado acatamiento para todos los españoles. En consecuencia, algunos importantes preceptos de la Compilación, o bien estaban ya derogados directamente por la Constitución -sin que se supiera a ciencia cierta con qué sustituirlos, o bien podía dudarse sobre su vigencia, o sobre la interpretación que habían de recibir para evitar la inconstitucionalidad. Todo ello producía inseguridad, y explica que se creara, ya en 1981, una Comisión de Juristas de Aragón Buscar voz... que preparara la reforma. No es que la Compilación fuera más arcaica o desfasada respecto de la Constitución de 1978 de lo que lo eran los demás Derechos civiles españoles, incluido el Código civil: acaso lo fuera menos. Lo que ocurre es que el Código ha sufrido importantísimas reformas -matrimonio y divorcio, patria potestad, tutela...- en los últimos años que lo han armonizado con la Constitución y, a su vez, requieren también ser tenidas en cuenta en el Derecho aragonés. Los puntos principales en que éste necesitaba reforma eran los relacionados con los principios de igualdad entre los cónyuges y no discriminación entre los hijos por razón de filiación: autoridad familiar, régimen matrimonial de bienes, legítimas y sucesión abintestato. También había que tener en cuenta la introducción del divorcio.

Tales han sido los criterios mantenidos como centrales a lo largo de todo el proceso de reforma, en la citada Comisión de Juristas, la posterior Comisión asesora sobre Derecho civil aragonés Buscar voz... y, luego, en la Comisión de Derecho civil y el Pleno de las Cortes de Aragón, lo que no excluye -junto a algunas voces minoritarias que niegan, con matices, la sujeción del Derecho aragonés a los principios constitucionales- las opiniones que entienden necesaria y de relativa urgencia una reforma más a fondo de nuestras instituciones civiles, prescindiendo para las innovaciones de la tradición histórica secular. Este último punto de vista alcanza cierto reflejo en la nueva ley (sobre todo, en su discusión en las Cortes), que, de todos modos, tiene su mayor peso en la adaptación necesaria a los principios constitucionales. Resultan afectados por la reforma casi todos los capítulos de la Compilación, si bien en muchos casos con retoques de muy pequeña entidad: puede verse el contenido de la reforma en las correspondientes voces (en particular, edad Buscar voz..., ausencia Buscar voz..., autoridad familiar Buscar voz..., Junta de Parientes Buscar voz..., comunidad conyugal Buscar voz... -con una regulación totalmente nueva sobre la gestión de los bienes comunes-, viudedad Buscar voz..., testamento Buscar voz..., fiducia sucesoria Buscar voz..., legítimas Buscar voz..., sucesión intestada Buscar voz...).

El conocimiento por los aragoneses de la Compilación reformada se ve facilitado por sendas publicaciones debidas a iniciativas, respectivamente, de IberCaja y del Colegio de Abogados de Zaragoza. El desaparecido periódico El Día la publicó al día siguiente de la aprobación de la Ley de reforma por las Cortes.

• Bibliog.:
Lacruz Berdejo, J. L.: «Objetivos y métodos de la Compilación aragonesa»
Lorente Sanz, J.: «El anteproyecto de Compilación y el Proyecto de Ley en la Comisión general de Codificación, y en las Cortes españolas»
Sancho Rebullida, F.: «Significado de la Compilación del Derecho civil de Aragón»
Los tres trabajos en Anuario de Derecho Aragonés, XIII, pp. 311, 333 y 287, tomo en el cual se encuentra también una cuidada edición de la Compilación, con índices de rúbricas y alfabético y tabla de correspondencia con los anteproyectos, así como el texto de todos los anteproyectos y del proyecto de ley, y una interesante recopilación de comentarios aparecidos en la prensa zaragozana al promulgarse la Compilación, de la pluma de prestigiosos juristas del foro aragonés.

 

Imágenes de la voz

Comentarios a la Compilac...Comentarios a la Compilación del D...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT