Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Comín y Sagüés, Jesús

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/03/2010

(Zaragoza Buscar voz..., 19-IV-1889 - id., 4-III-1939). Abogado y político tradicionalista, miembro de una esclarecida familia aragonesa. Nieto de Bienvenido Comín Buscar voz... e hijo de Francisco J. Comín -el que fuera decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, y redactor de algunos manifiestos de don Jaime III-, y sobrino carnal de Pascual Comín y Moya Buscar voz..., jefe delegado de Don Jaime en España. Casado con doña María Pilar Ros Martínez, fue padre de siete hijos. Licenciado en Derecho, doctor en Filosofía y Letras y miembro del Cuerpo Facultativo de Archivos, Bibliotecas y Museos, ocupó algunos cargos universitarios. Su cultura era extensa, y estaba especializado en temas políticos, filosóficos y literarios.

Desde su juventud se dedicó a una intensa actividad, tanto en el campo del carlismo Buscar voz... activo como del catolicismo militante. En su calidad de miembro del Comité de Acción Jaimista asistió a la Junta Magna de Biarritz, celebrada el 30-XI-1919, presidida por Jaime III y convocada para tratar los problemas más acuciantes que aquejaban a la Causa, y también participó en algunas reuniones y contactos con elementos alfonsinos de cara a una actuación conjunta frente a la II República Buscar voz... oponiéndose, en la reunión de Zarauz, a toda colaboración que supusiera el reconocimiento de principios liberales y constitucionalistas.

Fue jefe regional carlista de Aragón y elegido diputado en las elecciones de 19-XI-1933, así como en las de 16-II-1936. Su intervención en el Congreso sobre la F.U.E. estuvo a punto de provocar la caída del Gobierno, produciéndose, a los pocos días la dimisión del ministro de Instrucción Pública. Fueron famosas también sus interpelaciones sobre el Canfranc y sobre Cataluña, la primera de las cuales provocó el viaje a aquella localidad fronteriza de los ministros de Hacienda y Obras Públicas, Chapaprieta y Cid. Elaboró documentados trabajos sobre legislación municipal, que presentó en la Comisión de Gobernación, y sus desvelos y gestiones en pro de los intereses de la región aragonesa fueron constantes. Fue fundador del semanario carlista de información El Lunes, y colaboró en multitud de periódicos y revistas.

Participó en las diversas conspiraciones jaimistas con las que se trataba de instaurar la monarquía carlista. Sus ideales «Dios, Patria, Fueros, Rey» le convencieron de que España sólo se salvaría del «caos republicano» por la vía de la lucha cruenta, si necesario fuera, y le llevaron a participar en los complots que condujeron al alzamiento de 18 de julio de 1936 Buscar voz..., presentándose en el cuartel de Castillejos de Zaragoza con gran número de requetés. Se trasladó por dos veces a Pamplona, el 20 y el 22 de julio, a llevar armas al general Mola. En Navarra organizó el tercio de Requetés de Doña María de las Nieves, con el que marchó a Zaragoza el día 24. Izó la bandera roja y gualda en la Diputación Provincial zaragozana y demás centros oficiales. La Junta Regional Carlista de Navarra lo nombró comandante del Requeté. El 25-VII-1936, escoltado por un grupo de requetés aragoneses y navarros, repuso la imagen de la Virgen del Pilar en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Zaragoza.

Fundó los tercios del Requeté de Aragón, el primero de los cuales fue el del Pilar, y desplegó una gran actividad, haciendo vida de campaña y exponiéndose en los lugares de mayor peligro. Sufrió heridas de guerra y murió a consecuencia de un accidente de automóvil. Se hallaba fuera de la lealtad carlista, ya que había aceptado el Decreto de Unificación, afiliándose a F.E.T. y de las J.O.N.S. Buscar voz..., aunque mantuvo constantes tensiones con los sectores falangistas.

Su actuación fue de tal envergadura, que en su entierro, presidido por todas las autoridades, el general Monasterio diría: «Estoy autorizado a decirlo: la guerra se ha ganado porque Zaragoza la ganó en los primeros días. El triunfo de Zaragoza se debe en gran parte a Jesús Comín».

• Bibliog.:
Ferrer, Melchor: Historia del Tradicionalismo español; Editorial Católica Española, S.A., Sevilla, t. XXIX.

 

Monográficos

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT