Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Colonización, poblados de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 18/11/2010

Colonización Buscar voz... y espacio son conceptos estrechamente dependientes entre sí: una política de colonización implica una política de asentamientos; el proyecto espacial de las zonas ocupadas encierra en sí cuestiones que son esenciales al significado más global de la actuación. Desde los objetivos básicos de proveer y fijar una mano de obra estable e integrada, de apoyo permanente o eventual a la gran propiedad, se planteó sin duda el método y el lugar de los asentamientos como aspectos propios de la política colonizadora.

Una localización «extraurbana» inmersa en las grandes fincas fue el primer supuesto planteado. Este tratamiento «antiaglomerado» del elemento humano era ya consustancial a la colonización desde las primeras actuaciones de la Ley de 1907; el planteamiento de posguerra -ya apuntado en los poblados andaluces de OPER- acentúaba este criterio, introduciendo como temas importantes la contemplación unitaria, dentro del plan, de los problemas de la pequeña y gran propiedad, además de una precisa atención al control y distribución en un espacio donde eran distribuidas las instalaciones colectivas. «Al formular el Plan General, los pueblos se emplazan teniendo en cuenta la distribución de las empresas agrícolas tanto en las tierras en exceso como en las restantes de la zona... y de tal manera que la más alejada se encuentre por lo menos a 2,5 km. de un nuevo pueblo o de uno ya existente. Quedará cubierta así la zona por una red de servicios sociales y de viviendas uniformemente distribuidos» (E. Gómez Ayau).

Esta opción de «separación urbana» y unidad con respecto a la gran finca llevó consigo una técnica asociada. De los Congresos de Riegos Buscar voz... arranca ya la discusión sobre las ventajas e inconvenientes del asentamiento concentrado o disperso en la explotación. Desde el punto de vista económico, ya los poblados de O.P.E.R. adoptaron la misma solución, que conllevaba un mayor ahorro en servicios e infraestructuras, frente a un mayor alejamiento de la explotación y la consiguiente pérdida de tiempo en traslados. Establecido este criterio, la dimensión del poblado venía referida al tamaño del área a explotar desde el mismo, en función de las hectáreas asignadas a cada colono. El número de familias de braceros instaladas se correspondía, finalmente, con las necesidades de las grandes fincas reservadas.

Esta economía de la localización humana en el espacio viene complementada con una economía y una técnica de la vivienda. El énfasis puesto en la vivienda es el elemento indispensable para la fijación del colono en el espacio, lo cual garantizaba, tanto su estabilidad y reproducción como la buena marcha de la explotación de la parcela asignada por el Instituto.

En la colonización de posguerra, vivienda y urbanización entraron como un elemento propio en la contabilidad económica de la actuación, configurándose como una de las partes más importantes del coste global de la misma.

En estos años, culminó la puesta a punto definitiva de las técnicas que, en relación a la vivienda rural, habían ido madurando en años anteriores. Por un lado los problemas de diseño son objeto de codificación sistemática, estableciéndose un catálogo tipológico desde el mobiliario y los elementos constructivos mínimos hasta las formas de composición de las células de vivienda, estudiando luego los diferentes sistemas de agregación de éstas hasta llegar al poblado. Este sistema aditivo vendrá completado con la introducción de otro tipo de criterios referentes al trazado viario: la definición de una planimetría regular jerarquizada en torno a uno o dos ejes fundamentales, donde normalmente los edificios más singulares cualifican el espacio central de la agrupación. La vía de ronda perimetral constituye finalmente el elemento de cierre morfológico y apoyo tanto de los edificios escolares y otros servicios como del cinturón verde que separa el poblado de su área de explotación. La formación del corpus iconográfico y constructivo de esta arquitectura de la vivienda se remonta a aquella tradición, que, desde los manuales de construcciones rurales, los ingenieros agrónomos habían planteado ya el siglo pasado. Pero, al entenderse el estudio de la vivienda regional como respuesta histórica experimentada, las condiciones geográficas y agronómicas de cada zona del país iban a ser la referencia a la hora de elegir los materiales, los tipos y el lenguaje compositivo.

De los estudios que diferentes arquitectos realizan en los años 20 y 30 sobre las diversas tipologías regionales se irán tomando determinados criterios -sobre todo en cuanto a materiales y elementos constructivos -que, posteriormente, serán recogidos en los concursos sobre la vivienda regional, en el Seminario de Urbanología de la Escuela de Arquitectura de Madrid, dirigido por J. Fonseca, el planteamiento de la vivienda es susceptible de ser racionalizado, tanto en su contenido tipológico, como en el lenguaje y los materiales constructivos, quedando así ambas instancias estrechamente vinculadas. De esta forma se sentaban las bases disciplinares, a las que no serían ajenos J. Borobio Buscar voz..., arquitecto del I.N.C., así como otros arquitectos aragoneses responsables del I.N.V., D.G.R.D., etc., los cuales fundamentarían sobre las mismas sus propuestas técnicas en la región.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

La población aragonesa

La población aragonesa

Un territorio desertizado y una sociedad envejecida constituyen el mayor problema de la comunidad.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT