Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Colegio Oficial de Farmacéuticos

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 27/01/2010

En el siglo XIX los farmacéuticos aragoneses se asociaron, bajo distintas fórmulas de agrupación, dando lugar a instituciones que sucedieron a los antiguos colegios de boticarios Buscar voz.... Desde la disolución del Colegio de Boticarios de Zaragoza en 1831, transcurrieron veinte años hasta la creación del Instituto Farmacéutico Aragonés Buscar voz..., corporación de ámbito regional que nombró socios corresponsales a los farmacéuticos más prestigiosos de España, e inició, durante sus veintiocho años de existencia, una de las etapas más fecundas de la Farmacia aragonesa, en que destacaron sus miembros Pardo Bartolini Buscar voz..., Loscos Buscar voz..., y Pardo Sastrón Buscar voz...; su periódico oficial fue la Unión Médica de Aragón, semanario que compartió con la Academia de Medicina y Cirugía Buscar voz... de Zaragoza y la Academia Cesaraugustana. El archivo y la biblioteca, tras la desaparición del Instituto, fueron trasladados al antiguo Colegio de Farmacéuticos de Madrid, transformado en 1932 en Real Academia de Farmacia Buscar voz....

Posteriormente se establecen en distintas poblaciones aragonesas asociaciones profesionales que, siguiendo los modelos de los antiguos colegios de Huesca, Teruel, Tarazona y Calatayud, eran comunes para médicos y farmacéuticos; de esta forma se fundaron las Asociaciones Médico-Farmacéuticas, tales como las de Calatayud y Ejea de los Caballeros. En Zaragoza, y como aglutinante de las asociaciones locales, se formó el Colegio Médico-Farmacéutico de la Provincia, cuyo órgano oficial fue el Boletín Médico-Farmacéutico, revista profesional y científica dirigida por Luis Narbona Buscar voz.... En 1895, y bajo la presidencia de Ramón Ríos, se constituyó en Zaragoza el Colegio Local de Farmacéuticos, asociación profesional exclusivamente farmacéutica que tuvo una efímera existencia.

A instancias de la Asociación Medico-Farmacéutica de Ejea de los Caballeros, y de las corporaciones profesionales de Madrid y Valencia, se aprobó en 1898 un real decreto que establecía la creación de colegios de farmacéuticos en las capitales de provincia. En Teruel fueron los farmacéuticos rurales los que, venciendo la apatía de sus compañeros de la capital, lograron establecer definitivamente en 1899 el Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Provincia de Teruel, siendo su primer presidente Simeón Castañer, entusiasta colaborador de la obra de Loscos y miembro de una prestigiosa familia de farmacéuticos del Bajo Aragón cuyas descendientes ejercen actualmente la profesión en Zaragoza. Los farmacéuticos turolenses destacaron en el cultivo de las ciencias naturales y estuvieron presentes en los escasos intentos serios que se llevaron a cabo para elevar el nivel cultural y social de la provincia; fue notorio el apoyo prestado a la gran obra de Domingo Gascón y Guimbao Buscar voz.... Las opiniones de los farmacéuticos turolenses se plasmaron a finales del siglo XIX y comienzos del XX en revistas tanto profesionales (caso de La Reforma), como en las de carácter general Revista del Turia y El Turolense Buscar voz..., ambas dirigidas por el farmacéutico Pascual Adán. El Colegio de Teruel tiene su antecedente en el Colegio de Médicos, Cirujanos y Boticarios de Teruel que, tras el privilegio concedido por Felipe III Buscar voz... (IV) en 1635, solicitó real aprobación en 1764, con informe favorable del Ayuntamiento y la oposición del obispo de Teruel quien intervino sin éxito en contra de la agrupación de sanitarios.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Provincia de Huesca no se constituyó definitivamente hasta principios del siglo actual siendo presidente Manuel Camo Nogués Buscar voz..., secretario Feliciano Llanas Susiac, y vocales los farmacéuticos titulares de Barbastro, José Oto Molina, y de Ayerbe, Manuel Ubieto Cávez. Desde el siglo XV los profesionales del medicamento estuvieron agrupados en la Cofradía de Médicos, Boticarios y Cirujanos de Huesca, transformada más tarde en colegio. En 1979 el Colegio de Huesca organizó las III Jornadas Aragonesas del medicamento.

El Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Zaragoza se constituyó en 1898; en septiembre de 1899 comienza a publicar el Boletín Oficial que reflejará, en las primeras décadas del siglo actual, toda la vida corporativa, incluyendo interesantes trabajos científicos relacionados con el medicamento. En 1904 el Colegio convoca una Asamblea Farmacéutica Nacional, que tuvo lugar en el mes de octubre; en dieciséis ponencias se estudiaron soluciones para los problemas profesionales del momento: medios para cortar la intrusión de los drogueros, medios de evitar los abusos de las farmacias militares, medios de prohibir la entrada en España de los específicos extranjeros, medios de regular la elaboración de especialidades extranjeras en España, etc. La Asamblea sirvió, junto con la labor científica de algunos farmacéuticos zaragozanos como Górriz, Dosset, Berbiela, Aguilar o Vallés, entre otros, y el prestigio aportado por los ilustres botánicos de la generación inmediatamente anterior, para que el Colegio de Zaragoza fuera ampliamente elogiado en diferentes ocasiones, tal como se manifiesta en la prensa profesional de la época.

La llegada de la última guerra civil Buscar voz... señala un período de decadencia en la corporación farmacéutica zaragozana; más tarde en Zaragoza, como en el resto de España, el farmacéutico se verá convertido, a pesar suyo, en oficinista del Seguro Obligatorio de Enfermedad. Infrautilizados y frustrados profesionalmente, será en el verano de 1971 cuando, a propósito del brote colérico de la cuenca del Jalón Buscar voz..., los farmacéuticos zaragozanos adquieran conciencia colectiva de que pueden realizar otras tareas, además de cortar cartones de los específicos, pegarlos en las recetas, agrupar éstas en bloques de veinticinco y abastecerse de especialidades de cinco en cinco ejemplares, siguiendo las instrucciones de los almacenistas. Cuando el vibrión colérico estaba presente en las aguas del Jalón, los farmacéuticos titulares de la cuenca se distinguían por su labor sanitaria, del mismo modo que lo habían hecho sus colegas de la capital y el resto de la provincia en 1885, tal como señaló Madroñero. La existencia de laboratorios de análisis en las Oficinas de Farmacia del medio rural facilitó la realización de los necesarios estudios epidemiológicos; por los ejemplares servicios prestados, las autoridades sanitarias nacionales condecoraron a los farmacéuticos titulares de Épila y Alhama de Aragón, Ricardo García Gil Buscar voz... y Francisco Martínez Cernuda, respectivamente.

Desde los años setenta, y con carácter casi continuo, se han celebrado en el laboratorio colegial cursos de análisis clínicos y bromatológicos, se organizaron convocatorias de las Jornadas Aragonesas del Medicamento, se dictaron cursos en colaboración con el Centro de Estudios del Medio Ambiente y con la Subdirección General de Protección Civil, y se programaron cursos para la obtención del diploma de Auxiliar de Farmacia, que permitieron elevar el nivel científico de los colaboradores del farmacéutico. El Colegio ha realizado un completo estudio sobre la composición química y bacteriológica de los ríos aragoneses a lo largo de su paso por la provincia de Zaragoza, trabajo premiado en certámenes nacionales e internacionales. En 1976, el Colegio de Farmacéuticos, junto con otros colegios profesionales de Aragón, participó en el I Congreso de Estudios Aragoneses. En 1980, y para conmemorar su traslado a una nueva sede social, el Colegio reedita la Concordia Buscar voz... de 1546. Ha montado un centro de información de medicamentos para transmitir, en el marco de la llamada Farmacia Comunitaria, por medios computarizados y desde un banco de datos, cuantos detalles relacionados con el medicamento precisen los sanitarios aragoneses y los ciudadanos en general; con este servicio, el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza continúa en la línea de vanguardia que iniciara en el siglo XIV el antiguo Colegio de Boticarios.

En la actualidad cuentan con unos 1.000 colegiados aproximadamente. Tienen un programa de formación continuada con algunos cursos fijos y otros que cambian según la demanda.

• Bibliog.:
Folch Jou, G., y Herrero Hinojo, P.: «El Colegio de Médicos, Cirujanos y Boticarios de Teruel»; Boletín de la Sociedad Española de H.ª de la Farmacia, Madrid, 1953, n.° 15, pp. 106 y ss.
Menéndez de Lapuente, L.: Notas históricas sobre el ejercicio de las profesiones sanitarias. Médicos, boticarios y cirujanos en Huesca, del siglo XV al siglo XIX; Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 1968.
Méndez Álvaro, F.: Historia del periodismo médico y farmacéutico en España; Gráficas Europa, Salamanca, 1978.

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Imágenes de la voz

Bote de farmacia del sigl...Bote de farmacia del siglo XV. Mus...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT