Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Colectivo por la Paz y el Desarme

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 05/04/2010

Del 22 al 28 de noviembre de 1982 tuvo lugar en Zaragoza una semana de conferencias y actividades bajo el lema Por la paz y el desarme. Constituía esta semana una respuesta al llamamiento que las Naciones Unidas hacían a todos los países miembros para que organizasen campañas a favor de la paz: se trataba de extender la idea del peligro que supone para la humanidad una guerra nuclear. El denominador común de la campaña sería la petición de la prohibición de las armas atómicas y de destrucción masiva. En España fueron colectivos (de muy amplio espectro) los que en Madrid, Barcelona y Zaragoza tomaron en sus manos la realización de conferencias, sesiones de cine y actividades callejeras que sensibilizaran a la opinión pública sobre este tema.

La Semana por la Paz y el Desarme, en Zaragoza, estuvo apoyada por una larga lista de entidades juveniles, deportivas, profesionales, sindicales, políticas, etc., y fue un éxito. A la acción final, una marcha por la ciudad, concurrieron más de cinco mil personas.

El grupo de personas que había organizado la Semana, más quienes al hilo de ésta se agruparon con ellos, constituyeron el Colectivo por la Paz y el Desarme de Zaragoza, decidiendo un funcionamiento interno asambleario y unos objetivos fundamentalmente prácticos: la realización de diversas actividades que siguieran manteniendo la atención sobre las amenazas a la paz en el mundo.

Especial atención les merecían los niños y los jóvenes, por lo que diseñaron toda una serie de propuestas de acción en las escuelas e institutos de Aragón, contando, a este fin, con el apoyo de ayuntamientos y entidades oficiales. Miles de niños participaron en diversas actividades y aportaron sus dibujos y sus textos a la causa de la paz.

Por otro lado, la existencia de una base americana a pocos kilómetros de Zaragoza hizo de la petición de su desmantelamiento una tarea prioritaria, por lo que pronto, en febrero de 1983, se organizó una campaña que bajo el lema Primavera por la paz incluiría conferencias, debates y acciones en la calle. El domingo 27 de febrero hubo una marcha por Zaragoza y el 2 de abril una marcha de las antorchas que desde los barrios periféricos acudió hasta el centro de la ciudad. El 29 de mayo del mismo año un cordón humano («Puente por la paz») de más de veinticinco mil personas unió, mano con mano, los 14 km. que separan la capital de las puertas de la base americana, ante las que se hizo entrega de un comunicado pidiendo su desmantelamiento.

Estos inicios, que contaron con tan nutrida y plural participación, y que tan notable resonancia obtuvieron en los medios de comunicación y en la opinión pública, dieron al Colectivo justificada publicidad y generaron hacia él un general respeto y simpatía. Lo cual tuvo como efecto el que sus sucesivos llamamientos e iniciativas fueran acogidos con interés tanto por la población en general como por organizaciones y entidades de muy diverso tipo y por las autoridades locales.

La doble tarea que se propuso el Colectivo desde su constitución: la promoción del estudio y del debate sobre temas concretos relativos a la paz, y la convocatoria de acciones masivas reivindicativas de objetivos pacificistas pudo desarrollarse, pues, con fluidez y eficacia, convirtiéndose Zaragoza en un cualificado centro del movimiento pacifista nacional y europeo. Así, el 28 de mayo de 1983 tuvo lugar en esta ciudad el I Encuentro Estatal de Organizaciones Pacifistas; en septiembre del mismo año sería en Zuera donde se desarrollara el I Encuentro de Organizaciones Pacifistas de Aragón, para entonces ya numerosas y de actividad especialmente notable en el medio rural: a ellas se debería la Campaña pro-desnuclearización de los municipios aragoneses.

Pronto sería la petición de un referéndum para la salida de España de la O.T.A.N. el objetivo central del movimiento pacifista español. A fin de conseguir la realización del referéndum, el Colectivo inició toda clase de gestiones ante las autoridades, apoyándose en la promesa electoral que el Partido Socialista Obrero Español Buscar voz... (PSOE) hiciera durante la campaña electoral de 1982. La campaña Por un referéndum para salir de la O.T.A.N., comenzada en noviembre de 1983 tras una reunión de la Coordinadora Estatal de Organizaciones Pacifistas, duraría casi tres años, hasta febrero de 1986, pasando por diferentes fases: desde la recogida de firmas hasta la convocatoria de concentraciones y manifestaciones masivas, pasando por la organización de seminarios de estudio, charlas de divulgación, publicación de informes, etc.

Fruto de la necesidad de acopio de información sobre todo lo relativo a la carrera de armamentos y temas afines fue el Centro de Documentación por la Paz (CEDOP), entre cuyas actividades estuvo la edición y difusión de la revista Euroshima, portavoz aragonés del movimiento pacifista, y la publicación del libro En pie de Paz (junio de 1984), en edición patrocinada por la Universidad de Zaragoza. En este libro participaron escritores, estudiosos y artistas gráficos de toda España, con textos y obra gráfica. Esta última se constituyó en exposición itinerante por lugares de la región.

Al hilo de las actividades impulsadas por el Colectivo surgieron organizaciones de diverso ámbito, que desarrollaron sus tareas en sectores específicos de la sociedad, tales como el Grupo Universitario de Estudio y Acción por la Paz (CUP), Enseñantes por la paz, Mujeres por la paz, y otros. La inquietud pacifista, puesta de relieve por el Colectivo, fue generando estas variopintas organizaciones espontáneas por toda la geografía aragonesa.

El carácter novedoso —imaginativo, desenfadado y festivo— de las acciones públicas promocionadas por el Colectivo fueron siempre un elemento de atracción. Así, la I y II Marcha de Aragón por la Paz (1984 y 1985, respectivamente) en las que centenares de corredores recorrieron a pie o en bicicleta, por relevos, hasta 1.400 kilómetros, atravesando más de ciento setenta localidades aragonesas, a cuyo paso tenían lugar charlas y meriendas campestres, en muchas de las cuales participaron autoridades locales, atraídas por la simpatía de la iniciativa. Podrían ponerse muchos otros ejemplos de acciones realizadas combinando el carácter reivindicativo, divulgativo y festivo, de muy buen resultado de participación.

Durante 1985 las acciones se sucedieron, siempre en ascenso el prestigio del Colectivo. Su funcionamiento continuó siendo de tipo asambleario y, novedoso también en esto, nunca tuvo organismos o cargos estables de dirección, huyendo del personalismo y del burocratismo. Una coordinada distribución de tareas y una rotatoria presencia de sus miembros ante las autoridades, los medios de comunicación, o en los organismos de coordinación del movimiento pacifista español bastaron siempre a este grupo de muy activa militancia.

Feliz recurso organizativo promocionado por el Colectivo fueron las Asambleas ciudadanas, convocatorias que inició el Colectivo como forma de involucrar a personas y entidades a la organización de acciones concretas. Convocada por una de estas Asambleas Ciudadanas, organizada hasta los más mínimos detalles por ella misma fue la acción con motivo de la visita a España del Presidente de los Estados Unidos de América (EE.UU.), Ronald Reagan, el 5 de mayo de 1985. En esta acción miles de ciudadanos de Zaragoza, agrupados por barrios, formaron con sus cuerpos sobre el asfalto de una gran avenida zaragozana, las letras del lema OTAN, NO.

La actividad central y prioritaria durante 1986 fue la campaña para la convocatoria del referéndum sobre la permanencia de España en la O.T.A.N, primero, y la de petición del NO en éste, subsiguiente. Contra todos los pronósticos, en Aragón hubo un alto porcentaje de votos afirmativos a la pregunta del referéndum, lo que llevaría al Colectivo a una revisión de sus presupuestos de acción.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

Cartel del Colectivo por ...Cartel del Colectivo por la Paz y ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT