Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Colectivismo agrario

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Joaquín Costa publicó en 1898 con este título uno de sus más clásicos y mejor elaborados estudios; la atención que presta a la historia y a la realidad coetánea de las diversas formas de trabajo comunal sobre la tierra o de apropiación colectiva de la misma en Aragón nos permite resumir sucintamente, a través de la citada obra, los casos más representativos de esta tradición colectivista.

Las «presuras» o «escalios Buscar voz...», es decir, el libre acotamiento y laboreo por parte de un individuo de una porción no cultivada de tierra perteneciente a la comunidad, pueden ser seguidos desde el fuero De scaliis dado en Huesca por Jaime I (1247), hasta su pervivencia como usos y tradiciones en numerosas zonas del Alto Aragón entrado el siglo xx: en el Serrablo, Laguarta, Bagüeste, Murillo de Gállego, Boltaña, Roda de Isábena, Bonansa, Broto... Otra costumbre consistía en que, una vez realizada la cosecha, todas las tierras de labor de un término municipal se convertían en una gran dehesa concejil, en la que todos los vecinos estaban facultados para introducir indistintamente sus ganados como dueños comunes del pasto (Daroca, Ejea, Alto Aragón, Comunidad de Teruel...).

El trabajo colectivo sobre tierras del común cuyo fruto va destinado a atender necesidades del concejo, presenta variados testimonios en vida de Costa: en Benavente un llamado Campo del Común se cultivaba «a vecinal»; en Quinzano el cultivo comunitario de diez hectáreas servía para cubrir los gastos del municipio y las contribuciones provinciales a fines del siglo xix; en Ballabriga y Secorún se construyó el cementerio por este procedimiento, etc.

Los bienes de propios podían consistir en ganado colectivo, con pastores a sueldo del Ayuntamiento y con beneficios destinados al propio concejo (Jaca, Tarazona). La comunidad pecuaria o ganadera caracterizó a extensas áreas pirenaicas. Los pueblos de Fanlo y Burgasé poseían mancomunadamente el puerto de Górriz, capaz para 30.000 cabezas de lanar, en el valle de Puértolas el monte llamado Castillo Mayor fue propiedad mancomunada de Bestué, Escuain, Puértolas, Belsierre y Puyarruego, y cada año se repartía a suertes entre los ganaderos: «El valle de Broto forma como una república de ganaderos enteramente colectivista» (Costa, o. c., p. 367), y sus diez aldeas están distribuidas en cuatro vicos (Broto, Oto, Torla y Linás) regidos por una Junta del Valle, de elección popular, que regula el uso común de amplias extensiones de monte y de pastos comunes.

En ocasiones, la explotación comunal de tierras comunes supone un reparto individual de beneficios entre la colectividad: Bonansa labraba un comunal extenso todos los años contribuyendo los vecinos igualitariamente en la simiente y en el trabajo, y repartiéndose equitativamente la cosecha, y a tal efecto se reunían veinte parejas de bueyes, así como en Espés, San Felíu, Ballabriga, Calvera, Beranuy y la zona del alto Isábena; «los pueblos de la vertiente septentrional de la sierra de Guara -Used, Bara, Bentué, etc.- cultivan asimismo de vecinal artigas extensas, que rinden hasta 30 ó 40 cahíces de grano» (p. 393).

Pastores comunes se encuentran en Sallent, Gistaín, Benavente... Mancomunadamente se hacía la recogida de leña (Sallent), la recolección del esparto (Marcén), y continuaban existiendo cofradías para el cultivo de cereales, viñas, olivos, etc. (Secastilla, Barasona, Pueyo de Araguás, Roda, Ontiñena, Selgua, Alcolea de Cinca), ganaderas (Gistaín, Burgasé, Revilla), o prestamistas (Labuerda, Fiscal), a modo de bancos populares o cooperativas de crédito. Los testimonios de apasionado estudio de Joaquín Costa ofrecen informaciones muy valiosas de carácter histórico, y necesarias a las investigaciones antropológicas pendientes hoy de realización para el territorio aragonés.

• Bibliog.: Costa, Joaquín: Colectivismo agrario en España; Biblioteca Costa, Madrid, 1915, 645 pp. (primera edición, Imprenta de San Francisco de Sales, Madrid, 1898).

 

Monográficos

Joaquín Costa

Joaquín Costa

El personaje que más influencia ha tenido en el pensamiento y la política del siglo XX.

Imágenes de la voz

...

...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT