Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Colección Navás

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 07/04/2011

Conjunto de colecciones de Historia Natural, del Colegio del Salvador de Zaragoza, que el eminente científico jesuita Longinos Navás Ferrer Buscar voz... (1858-1938) cuidó e incrementó durante sus cuarenta años de docencia e investigación en ese colegio. Como buen naturalista, de talante más propio del siglo XIX, el Padre Navás abarcó un amplio campo de observación y estudio. No había sector de la naturaleza, viva, fosilizada, e incluso de la arqueología, que resultase ajeno a su interés.

Longinos Navás se incorporó al Colegio del Salvador en 1892, cuando este centro educativo de la Compañía de Jesús Buscar voz... cumplía veintiún años de existencia. Para entonces, ya existía en pequeño museo de Historia Natural, incluso dotado de ejemplares exóticos (como lo atestigua un palo de canela cortado en la isla de Ceylán en 1877) que resultaban fácilmente accesibles en aquella época en los viajes de jesuitas aragoneses a las misiones de Extremo Oriente. Sin embargo, en cuanto Navás se hizo cargo del área de Ciencias Naturales en el colegio, este museo experimentó una mejora muy notable, tanto en cantidad como en calidad.

Para comienzos del siglo XX, Navás ya había focalizado su interés científico en los insectos Buscar voz..., concretamente en el grupo de los Neurópteros. A ello le inclinaron las sugerencias del gran entomólogo Ignacio Bolívar Urrutia fundador de la Sociedad Española de Historia Natural, con quien tuvo trato personal en Madrid. Para el año 1920, el P. Longinos ya había descubierto más de 1.300 especies de insectos, todavía desconocidas para la ciencia. Con este solo dato, se puede comprender que su fama ya había llegado lejos: era habitual que recibiera consultas de los más prestigiosos museos de Europa. Todavía hoy existen ejemplares clasificados por Navás en el British Museum de Londres, en el Museum National d´Histoire Naturelle de París, en museos de Bruselas y Tervuren en Bélgica, en el de Turín y en el de Tucumán (Argentina). En el museo de Hamburgo, todo se perdió con los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En España, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, existen unos 40 ejemplares de Rafidiópteros (el grupo nuevo de insectos propuesto por Navás y admitido por la comunidad científica), y en el Museo de Zoología de Barcelona se encuentra lo más valioso de su colección de Neurópteros (más de 8.000 ejemplares). El resto de la colección de insectos (unos 7.300) es lo que queda en Zaragoza.

Se comprende que el museo del Colegio del Salvador fuera adquiriendo un merecido renombre, no sólo por los insectos y otros representantes del mundo viviente, sino también por los fósiles. Merecen especial mención las huellas fosilizadas de un primitivo reptil, de unos 230 millones de años de antigüedad, identificadas por Navás en el Moncayo en 1895 y que designó con el nombre nuevo de Chirotherium ibericum. Más tarde en 1920, entre los fósiles de unos 35 millones de años de antigüedad, que aparecían en las minas de Libros (T.), Navás descubrió especies nuevas de rana (Rana pueyoi y Rana quellenbergi) y de un ave desconocida (Thiorni sociata) que actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid.

En los años treinta, las vicisitudes de la Disolución de la Compañía de Jesús en 1932 por el gobierno de la II República, y la guerra civil española, supusieron siete años de severas pérdidas en las colecciones del Colegio del Salvador. El P. Navás murió en 1938, refugiado en el asilo de las Hermanitas de los Pobres, en Gerona. No pudo conocer la condecoración que le concedió el rey Leopoldo III de Bélgica por sus trabajos de investigación.

A pesar de todo, los fondos actualmente existentes cuentan todavía con abundantes ejemplares bien conservados. Además de los insectos ya mencionados, hay más de 300 vertebrados, con numerosas aves y una buena representación de peces, reptiles y mamíferos. Los fósiles y ejemplares de diversos esqueletos suman más de un centenar de piezas. Los herbarios de líquenes y los pequeños «herbarios de salón», como gustaba designarlos el mismo Navás, suman centenares de hojas. De rocas y minerales hay numerosas cajas, así como centenares de conchas de moluscos. Finalmente señalamos algunas piezas singulares como el tallo de helecho gigante (de unos 15 cm. de diámetro) de Filipinas, las defensas o colmillos del cetáceo marino Narval, de más de 2 metros de largura, y el famoso tiburón del Huerva, alevín capturado en este río zaragozano por unos niños, los hermanos Gargallo, en 1923.

En los últimos años, y siendo fieles a la actitud del P. Navás, que deseaba que los bienes culturales tuvieran el máximo alcance para beneficio de la sociedad, la Compañía de Jesús hizo cesión de la «Colección Navás del Colegio del Salvador» a la Universidad de Zaragoza. Desde enero de 1992 se expuso al público en el edificio Paraninfo, antigua Facultad de Medicina de Zaragoza. El 14 de septiembre cerró sus puertas por falta de presupuesto. Un año después (septiembre de 1999) está prevista su reapertura al destinar la D.G.A. una inversión de 2 millones de pesetas para ello.

 

Imágenes de la voz

Colección Longinos Navás ...Colección Longinos Navás de la Uni...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT