Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Catalán, en Aragón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 08/04/2011

El territorio aragonés de lengua catalana es una estrecha zona que se extiende a lo largo de la frontera con Cataluña, desde los Pirineos Buscar voz... hasta el Maestrazgo Buscar voz.... Tiene una extensión de 5.370 km.2 (11,3 % del total de Aragón) y 70.000 hab. (63 %).

El trazado de la frontera entre castellano y aragonés Buscar voz..., por una parte, y catalán por la otra, se ha realizado atendiendo a unos cuantos criterios fonéticos, muy sistemáticos y que afectan a gran parte del material léxico y morfológico de la lengua. Son los siguientes: E× y O× latinas no diptongan en catalán, contrariamente a lo que sucede en castellano y aragonés: cat. set, porta frente a ar. y cast. siete, puerta; pérdida de las átonas finales, excepto la a, y de ahí la oposición cat. conill frente a ar. conello y cast. conejo; la a átona en sílaba final ante n y s pasa a e frente a su conservación en ar. y cast. (cat. cases, cantes, canten, pero ar. y cast. casas, cantas, cantan). En el consonantismo hay palatalización de toda l inicial: cat. lluna, ar. y cast. luna; la n final se pierde y de ahí cat. camí, frente a ar. camín y cast. camino; b, d, c, e, i y ty en posición final secundaria se vocalizan en u, frente a otras soluciones en cast. y ar.: cat. penseu, ar. pensez, cast. penséis.

En el llamado catalán de transición al aragonés, que comprende el medio y bajo valle del Isábena Buscar voz... y los lugares inmediatos a la frontera lingüística hasta San Esteban de Litera Buscar voz..., faltan algunos de los criterios expuestos o sólo se cumplen de forma no sistemática. Se observa aquí la presencia de plurales en -as (casas y no cases), que en algunos casos incluso rebasa la zona de transición; e y o latinas diptongan en unos casos y en otros no (dona y terra al lado de pieça y fuent); la o y la n finales se mantienen y se pierden según los casos (cavall y demà frente a fornero y moltón).

Frente a la zona de transición del catalán al aragonés existe una zona de transición del aragonés al catalán, que comprende la Ribagorza Buscar voz... Occidental y una pequeña parte de Sobrarbe Buscar voz..., caracterizada especialmente por la palatalización de la l inicial (llobo y no lobo) y la de los grupos pl, fl, cl (fllama y no flama) y por el pretérito perifrástico (ba queré y no querió).

En la zona de transición al aragonés (con excepción del valle de Benasque Buscar voz... y del valle medio del Isábena) y también en el extremo sur del catalán de Aragón, de La Codoñera Buscar voz... a Aguaviva Buscar voz..., se observa la presencia de la interdental fricativa sorda (falç pronunciado falz y no fals), arcaísmo autóctono, a cuya conservación pueden haber contribuido indirectamente las hablas aragonesas y castellanas vecinas. La diptongación de la e que se observa en las hablas del Bajo Guadalope y del Mezquín Buscar voz... (pial y no pèl) no puede tomarse como rasgo de transición, ya que no corresponde a la diptongación de ×E latina como en castellano, sino a la de e abierta del catalán occidental general.

Tampoco puede considerarse característica de transición el complejo fenómeno fonético conocido en ligüística con el nombre de apitxat y que consiste en la pérdida de la correlación de sonoridad en las series de fricativas y africadas: onze vaques roges pronunciado onse bakes roches. Se trata de un fenómeno que afecta de una u otra forma no solamente al catalán de Aragón, sino también a otras muchas hablas románicas vecinas.

El catalán de Aragón se incluye dentro del catalán noroccidental, con algunos rasgos de transición al catalán meridional a partir de Calaceite Buscar voz..., y con un subdialecto muy característico, el ribagorzano Buscar voz..., que se extiende también por La Litera y la Ribagorza administrativamente leridana.

—Vocalismo: es característica, como en gran parte del catalán, la presencia de siete fonemas vocálicos, con parejas de vocales anteriores y posteriores medias, sólo parcialmente registradas por la grafía: dones (< lat. dominas) pronunciado con o abierta, frente a dónes (< lat. donas) con o cerrada; set (< lat. septe) con e abierta frente a set (< lat. site) con e cerrada. El vocalismo átono es aquí muy conservador, y de ahí la mayor proximidad del catalán de Aragón a la lengua clásica de los grandes autores medievales, mucho mayor que en catalán central o insular. Frente a la reducción allí del vocalismo átono a un sistema de tres vocales, el catalán de Aragón mantiene, junto con las restantes hablas occidentales, el sistema clásico de cinco vocales en que se basan las grafías del catalán literario moderno.

—Consonantismo: Es general, como en muchas hablas catalanas, la no fricación de la v (cantava se pronuncia cantaba). No existe yeísmo: se dice palla, no paya. La i se conserva en determinados grupos, como en catalán occidental y meridional: caixa se pronuncia así, no caxa (la x es una prepalatal fricativa sorda, como en aragonés). Excepto en el habla extremadamente conservadora de Aguaviva, hay pérdida general de la r final, si bien reaparece en los derivados: forner pronunciado forné, pero forneret pronunciado así. El seseo es general, como en las restantes hablas catalanas. Las únicas excepciones son algunas localidades situadas a lo largo de la frontera lingüística a la que ya se aludió antes.

El ribagorzano muestra una especial evolución del consonantismo, no siempre original, pero por la cual se distingue del resto del catalán noroccidental. Existe apitxat: gent pronunciado chen, dotze es dotse. Ciertos grupos latinos con yod se mantienen inalterados en ribagorzano, con inclusión del Pallars y del enclave de Maella Buscar voz... en el sur: roja, pujar, foig, gaig son en ribagorzano roia, puià, fai, gai. En algunos casos esta pronunciación ha pasado al catalán literario: rai, por ejemplo, para designar las almadías Buscar voz... pirenaicas. Una característica muy original del ribagorzano, que por el sur llega hasta Fraga Buscar voz..., es la palatalización de la líquida en los grupos pl, cl, fl, gl: ple, clau, flor, cingla son aquí plle, fllor, cllau, cinglla. Propio también del ribagorzano es la evolución a rd del grupo rn; ct pasa a it, y los grupos n´r y l´r se mantienen inalterados: forn es fort, llet es lleit y encendre y moldre, encenre y molre.

—Morfología: El artículo masculino es lo, los, excepto en la Alta Ribagorza, que tiene el, els. La primera persona singular del presente de indicativo tiene el morfema o, como en catalán central o noroccidental. Las primeras y segundas personas del plural del presente de indicativo de los verbos en -ar mantienen en bastantes casos las formas clásicas -am, -au, que casi han desaparecido del catalán central y occidental. El presente de subjuntivo presenta, al lado de una conjugación de tipo clásico -cantem, caigam, en Benabarre Buscar voz...-, un subjuntivo en o peculiar del catalán noroccidental: caigós, cantós. En una zona que se extiende desde los Pirineos hasta Tamarite Buscar voz... en el sur y que por el este llega hasta los valles de Andorra, se observa la presencia de imperfectos con el morfema temporal -v- las cuatro conjugaciones: al lado de cantava se dice también podeva, perdeva, sentiva, como en aragonés. El imperfecto de subjuntivo es en -ara de Calaceite hacia el sur, como en catalán meridional, mientras el norte tiene -asse.

—Léxico: El catalán de Aragón posee un amplio fondo léxico en común con las restantes hablas catalanas: dona (mujer, en general), muller (mujer casada), tornar (volver), anar (ir), parlar (hablar), cap (cabeza), nas (nariz), hereu (heredero), cosí (primo), blau (azul), groc (amarillo), mai (nunca), etc. Por otra parte, se han mantenido aquí bastantes términos que han desaparecido de la lengua en otras muchas regiones o solamente se conservan en la lengua literaria: ço (eso, usado en frases como ço del Pere, «las tierras de Pedro»), tanmateix (sin embargo), adés (hace poco), desvindre´s (suceder), eixaguar (enjuagar), veu (vez), mainada (chiquillería), oncle (tío), greala (palangana), etc. En caso de formas dobles, el catalán de Aragón ofrece las soluciones típicas del catalán occidental: pigota y no verola (viruela) bres y no bressol (cuna), espill y no mirall (espejo), timó y no farigola (tomillo). En algunos casos, el extremo sur va con el catalán meridional y el resto con el central: morella/pedrer (molleja), vesprada/tarde (tarde), calces/mitges (medias). El ribagorzano presenta bastantes soluciones originales: torterol frente a turmell (tobillo), besurt frente a serva (serba), piar frente a lligar (atar), etc. La zona pirenaica tiene bastantes términos específicos que solamente se encuentran en la Ribagorza leridana y a veces en el Pallars: martoll (fresa), llavell (alud), neula (llovizna), tarna (remiendo), etc.

—Sociolingüística: el catalán de Aragón es designado por sus hablantes con el calificativo de chapurreado, generalmente pronunciado chapurriáu Buscar voz..., término que se toma en su sentido propio de hablar mal. El término no es exclusivo del catalán de Aragón: en España se usa también para designar al gallego de Asturias y al castellano de algunas localidades de Valencia. Se trata, en su origen, de un calificativo infamante aplicado por los que consideran que «hablan bien», es decir por los hablantes de la comunidad lingüística dominante, y adoptado finalmente por los que supuestamente «hablan mal». Junto a esta denominación se usan formas más o menos eufemísticas, como el gentilicio local -maellano, fragatino...-, o se recurre a fórmulas elementales como en la nostra llengua, natres diem, ací se diu, etc., pero nunca a la voz catalán, término que es tabú para los propios hablantes en reflejo de su enajenación lingüística. Si en el plano teórico las poblaciones de habla catalana de Aragón consideran que hablan una lengua distinta del catalán de sus vecinos catalanes o valencianos, en la práctica la comunicación de éstos -los aragoneses de lengua catalana- con aquéllos -los valencianos o catalanes de lengua catalana- se realiza siempre en catalán.

El bilingüismo catalán-castellano es general. El catalán es la única lengua usada en la comunicación oral y se sigue transmitiendo a los hijos. Son desconocidos aquí los casos de deserción de la lengua, tan frecuentes, por ejemplo, en el catalán septentrional. Frente al predominio oral del catalán, contrasta el casi total predomimio del castellano en la comunicación escrita y en las instituciones político-culturales y de comunicación de masas. La Iglesia católica mantiene únicamente en las localidades de la diócesis de Lérida, y aún aquí con muchos altibajos, un cierto uso del catalán en la predicación y la catequesis. El párrafo tres del artículo tercero de la Constitución, en que se declara que «la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección», hasta ahora apenas ha tenido incidencia en el catalán de Aragón.

No obstante, en los años ochenta, se dieron algunos pasos positivos en la cuestión del catalán en Aragón. El primero fue la llamada «Declaració de Mequinensa», firmada en dicha localidad el 1 de febrero de 1984 por representantes de diecisiete ayuntamientos de la franja oriental (Arén, Benabarre, Bonansa, Montanuy, Puente de Montañana, Tolva, Zaidín, Fraga, Torrente de Cinca, Mequinenza, Fayón, Nonaspe, Fabara, Calaceite, Valderrobres, La Codoñera y Valjunquera), reunidos bajo la presidencia del Consejero de Cultura de la D.G.A., José Bada. En dicha declaración se reconocía la existencia de diferentes lenguas en Aragón, se afirmaba la urgencia de conseguir la normalización lingüística y se proponía, entre otras medidas, la enseñanza del catalán como asignatura optativa en los centros escolares de la franja oriental que lo solicitaran. Otro paso importante, consecuencia del anterior, fue el comienzo de clases optativas de catalán en algunas localidades de la franja oriental desde el curso 1984-85 (Enseñanza de lenguas vernáculas Buscar voz...). También es importante destacar la publicación por la D.G.A. de La nostra llengua. Gramática de llengua catalana (Z., 1985), de Artur Quintana Buscar voz..., que ha facilitado sobremanera la enseñanza del idioma, así como de varios libros en catalán dentro de la colección «Pa de casa», como Converses sobre coses passades y presents de la vila de Calaceit (Z., 1984), de Santiago Vidiella Buscar voz..., y Contalles (Z., 1985), de Teresa Claramunt. La celebración del II Congres de la Llengua Catalana (30 abril-11 mayo 1986) ha servido de estímulo para la potenciación del catalán de Aragón y la concienciación de los catalanohablantes aragoneses. En el I Congreso de 1906, Aragón no estuvo representado. En este II Congreso el gobierno aragonés ha enviado representantes a algunos de los actos (como la inauguración en Palma de Mallorca) y ha apoyado la celebración de algunas sesiones dedicadas a una de las siete áreas de estudio, la de Normalización lingüística. En Calaceite se desarrollaron algunas de las sesiones de otra de las áreas de estudio, la enseñanza de la lengua (cuya sede principal estaba en Tarragona). La reunión preparatoria de la Comisión territorial de Aragón presidida por Artur Quintana se celebró en Mequinenza en septiembre de 1985. En Calaceite estuvo la sede del Secretariado Permanente de esta Comisión territorial. Un fruto concreto del Congreso ha sido la creación del premio literario «Guillem Nicolau» (Literatura Buscar voz... en catalán de Aragón), cuyo acto de entrega se realizó el 26 de abril de 1986 en el castillo de Valderrobres.

En los últimos años, buena parte de la sociedad civil de las tierras aragonesas de lengua catalana sensibilizada en la defensa y promoción del catalán de Aragón ha protagonizado -a menudo a través de las tres asociaciones culturales (Associació de Consells Locals de la Franja Buscar voz..., Intitut d´Estudis del Baix Cinca Buscar voz... y Associació Cultural de Matarranya Buscar voz...), implicadas directamente en esa defensa y promoción- diversas campañas en demanda de una mayor y mejor atención por parte de la administración pública aragonesa hacia la realidad trilingüe de Aragón, al tiempo que desde el mismo territorio ha promovido, con intensidad creciente, la presencia de la lengua catalana en ámbitos en que tradicionalmente esa presencia había sido escasa. La enseñanza del catalán en el oriente de Aragón se ha incrementado año tras año, pasando de 791 alumnos en 12 centros escolares el curso 1984-1985 a 3.161 alumnos en 38 centros escolares el curso 1996-1997. En el ámbito de la investigación lingüística ha continuado el fuerte ritmo de publicación de trabajos descriptivos de las diferentes variedades del catalán de Aragón.

• Bibliog.:
Alcover, A. M.ª y Moll, F. de B.: Diccionari Català-Valencià-Balear, Palma de Mallorca, 1930-1962.
Alvar, M.: «Léxico aragonés del ALC»; A.F.A., VIII-IX, pp. 211-238.
Coromines, J.: Estudis de toponímia catalana; Barcelona, 1965-1970.
Espluga, Josep L. y Capdevilla, Arantxa: Franja, frontera i llengua; 1995.
Galán, Josep y Moret, Héctor: Estudi descriptiu de la llengua de Fraga; 1995.
Griera, A.: Atlas Lingüístic de Catalunya; Barcelona, 1923-1964.
Griera, A.: La frontera catalanoaragonesa; Barcelona, 1914.
Haensch, G.: «Las hablas de la alta Ribagorza»; A.F.A., X-XI, pp. 57-193.
Huguet, Ángel: El coneixement lingüistic dels escolars de la Franja; 1995.
Martín Zorraquino, María Antonia, et al.: Estudio sociolingüístico de la Franja Oriental de Aragón; 1995.
Martínez Ferrer, Juan: Bilingüismo y Enseñanza en Aragón; Zaragoza, Edizions de l´Astral, 1995.
Menéndez Pidal, R.: «Sobre las vocales e y o breves en los nombres toponímicos», R.F.E., 1918, p. 225 ss.
Moll, F. de B.: La flexió verbal en els dialectes catalans; Barcelona, 1928.
Moret, Hèctor y Sasot, Mario: Aproximació descriptiva a la llengua de Saidí; 1996.
Moret, Hèctor: Sobre la llengua de Mequinensa; Fraga, Institut d´Estudis del Baix Cinca, 1994.
Navarro Gómez, Pere: Els parlars de la Terra Alta; 1996.
Quintana i Font, A.: El parlar de la Codonyera; Barcelona, 1973.
Quintana i Font, Artur: El parlar de La Codonyera; 1994.
Quintana i Font, et al.: Bllat colrat. Literatura popular catalana de la Ribagorça, la Llitera i el Baix Cinca; Huesca-Lérida, Instituto de Estudios Altoaragoneses-Institut d´Estudis del Baix Cinca-Institut d´Estudis Lleidetans, 1997.
Rafel, J.: «Áreas léxicas en una encrucijada lingüística»; R.F.E., LVII, pp. 231-275.
Rafel, J.: La lengua catalana fronteriza en el Bajo Aragón Meridional; Barcelona, 1974.
Sanchís Guarner, M.: «Noticia del habla de Aguaviva de Aragón»; R.F.E., XXXIII, pp. 15-65.
Sistac i Vicién, Ramón: El ribagorçá a l´Alta Llitera. El parlars de la vall de la Sosa de Peralta; Barcelona, Institut d´Estudis Catalans, 1993.
Sistac i Vicién, Ramón: Sac de paraules. Vocabulari escolar del català parlat a la Franja; Zaragoza, D.G.A. (Departamento de Educación y Cultura)-Ministerio de Educación y Ciencia, 1995.
Terrado, Xavier: Toponímica de Betesa; 1992.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

El habla de la Baja Ribag...El habla de la Baja Ribagorza Occi...

Declaració de Mequinensa...Declaració de Mequinensa

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT