Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Caso Martínez, Tiburcio del

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 12/03/2010

(Zaragoza Buscar voz..., 14-IV-1769 - id., 17-XII-1846). Por su completa formación académica y su dilatada actividad profesional, es uno de los exponentes más representativos de los límites, características y posibilidades que la arquitectura neoclásica Buscar voz... tuvo en Aragón. Pero, hoy por hoy, su perfil biográfico enmarcado históricamente entre el reformismo ilustrado Buscar voz... y el liberalismo Buscar voz... burgués resulta más interesante que su poco conocida producción artística.

Toda su vida estuvo en estrecha relación con las obras de construcción del Canal Imperial de Aragón Buscar voz..., donde empezó a trabajar a fines de mayo de 1785 como ayudante de su padre (Benito del Caso, natural de Cadrete Buscar voz..., era encargado del Departamento del Jalón Buscar voz... y falleció en la construcción de la presa del Bocal). Al poco tiempo, habiendo observado el protector don Ramón de Pignatelli Buscar voz... sus buenas cualidades y disposición le trasladó a las oficinas de la empresa en Zaragoza, encauzando decididamente su formación teórica, dentro de las normas de «liberalidad artística» y «buen gusto» propias del espíritu de la época.

Para ello inició su aprendizaje en la Escuela de Dibujo Buscar voz..., que en aquellos momentos financiaba don Juan Martín de Goicoechea Buscar voz... (donde obtuvo en 1787 un premio donado por la marquesa de Estepa, como alumno de la sala de cabezas), y paralelamente, entre 1788 y 1792, siguió los cursos de la Escuela de Matemáticas, organizada por la Real Sociedad Económica Aragonesa Buscar voz..., bajo la dirección del ingeniero don Luis Rancaño Buscar voz... (con la calificación final de «bueno»). Al concluir estas enseñanzas, e inaugurarse las clases de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis Buscar voz..., en octubre de 1792, ingresó en sus aulas para ampliar y perfeccionar sus estudios de dibujo y arquitectura. Allí conseguiría en el reparto de premios de 1797 el segundo de primera clase con igual dotación económica que el primero por el «esmero y aplicación» demostrados a juicio de sus profesores (los arquitectos Manuel Inchauste, Agustín Sanz Buscar voz... y Francisco Rocha Buscar voz...).

Junto a estos amplios conocimientos artísticos y científicos adquirió una excepcional instrucción mecánica del oficio, pues continuó trabajando constantemente en el gabinete de delineación y obras del Canal, donde fue, durante alguno años, ayudante del director facultativo don Fernando Martínez Corcín. Un hito fundamental en este proceso de formación práctica lo constituyó su nombramiento, en 1796, como aparejador-encargado para la construcción de la nueva iglesia de San Fernando de Torrero, ejemplo significativo de la recuperación propugnada desde la Academia de un lenguaje clásico (lo que no demuestra, sin embargo, que fuera el autor del proyecto, como se viene manteniendo, sino el ejecutor material del mismo).

Como punto final de esta primera etapa podemos considerar la fecha del 14 de junio de 1807, momento en el que, tras presentar los cálculos y dibujos para la edificación de un ayuntamiento, alcanzará el título de Académico de Mérito de la Arquitectura, por la Academia de San Luis. Ese mismo año, en el plano personal, tuvo lugar el nacimiento de la primera hija de su matrimonio con doña Antonia Gracián y Sanz (por cuyo enlace había entroncado con dos importantes familias del panorama arquitectónico aragonés).

Pero el desarrollo de su carrera se vio interrumpido por el inicio de la guerra de la Independencia Buscar voz..., que marginará su labor creativa por una actividad tendente a paliar los «desastres de la guerra». Durante los Sitios de Zaragoza Buscar voz... participó con eficacia en la defensa y obras de fortificación de la plaza y, por encargo del comandante de ingenieros don Antonio Sangenís Buscar voz..., construyó las baterías del Portillo y del Jardín Botánico Buscar voz.... También pasó, interinamente, a dirigir el mantenimiento de las obras del Canal, primero por decisión del general don José de Palafox Buscar voz..., y luego confirmado en el cargo por don Carlos D´Hautefort durante los años de administración napoleónica. Al terminar la guerra (y una vez superado el proceso de depuración, por supuesto afrancesamiento Buscar voz..., del que fue absuelto por orden de la Regencia de 6 de febrero de 1814) alcanzó el punto más brillante de su biografía, ocupando junto a su compañero el arquitecto Ambrosio Lanzaco la dirección de Arquitectura de la Real Academia de San Luis y la dirección técnica del Canal Imperial. Además, personalmente, fue elegido regidor del Ayuntamiento de Zaragoza, y poco después arquitecto municipal.

Desde todos estos destinos ejerció, durante poco más de una década, un control absoluto de la arquitectura aragonesa, orientando su enseñanza y supervisando la mayoría de los planos, peritajes y tasaciones de las escasas obras que se realizaban. A este período corresponderían algunos de sus proyectos más importantes (desgraciadamente no conservados), es decir: el diseño de la nueva Puerta de Santa Engracia, con la transformación urbana del paseo inmediato y los planes para reconstruir el antiguo edificio de la Universidad. En este contexto «deseoso, como él mismo dice, de mayor instrucción y de adquirir conocimientos que le puedan suministrar grandes luces y mayores ideas de su profesión» decidió trasladarse, en 1817, durante algunos meses a estudiar y trabajar a Madrid.

Esta segunda etapa de su vida podemos considerarla terminada en 1826. Ese año, dando muestra de su genio vivo, abandonó bruscamente la Academia de San Luis, tanto por algunas discrepancias formales como, sobre todo, porque reiteradamente no se le abonaban sus emolumentos.

Poco a poco su actividad había ido girando hacia la ingeniería civil (campo en el que aprovecharía para perfeccionarse, en 1829, durante su estancia de seis meses en Francia). Así sucesivamente se le documenta trabajando en los cálculos y nivelaciones para la posible prolongación del Canal hasta Tortosa y, sobre todo, en la mejora y ampliación de la red viaria aragonesa (tramos de las carreteras Zaragoza-Barcelona y Teruel-Valencia). Sumando, ahora, a sus anteriores títulos el de «ayudante primero honorario de ingenieros de caminos y canales».

A partir de estos hechos la evolución de su carrera resulta un reflejo del desenvolvimiento de la historia de la construcción en la España del siglo XIX, que verá decaer la figura del arquitecto Buscar voz... frente al éxito social creciente del ingeniero Buscar voz..., como nuevo instrumento de la política estatal.

En agosto de 1835 solicitó permiso para viajar nuevamente a Francia, en esta ocasión con el objeto de tomar baños medicinales en el balneario de Bagneres de Bigorra, a fin de atenuar su «reumatismo crónico en el pecho». Sin embargo, ese mismo mes fue cesado por orden administrativa de su puesto de dirección en el Canal Imperial (iniciando un largo trámite para que se le reconocieran sus derechos de jubilación).

Poco se sabe de sus últimos diez años de vida, que debieron transcurrir, tranquila y desahogadamente, entre Madrid y Zaragoza, junto a su segunda esposa doña Joaquina Aguilar y Loaso.

• Fuentes: A.C.I.A., Caja núm. 16, mss. 182 a 251, Expediente personal de don Tiburcio del Caso.

• Bibliog.: Relación de los méritos y servicios de don Tiburcio del Caso; Zaragoza, Publ. «La Cadiera», CCXI, 1967.

 

Monográficos

El siglo XVIII en Aragón

El siglo XVIII en Aragón

Tras el desastre de la desaparición del reino se vive una época de esplendor con la Ilustración.

Francisco de Goya y Lucientes

Francisco de Goya y Lucientes

El pintor aragonés que señaló los caminos para las nuevas corrientes en el arte universal.

La disolución del Antiguo Régimen

La disolución del Antiguo Régimen

La lenta ascensión de la clase burguesa en Aragón y el proceso constitucional en la primera mitad del siglo XIX

Imágenes de la voz

Proyecto de Tiburcio del ...Proyecto de Tiburcio del Caso Mart...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT