Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Campos de Urnas

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/11/2009

(Preh. y Arqueol.). Se denomina así a los cementerios formados por urnas depositadas en el suelo, dentro de una pequeña fosa que, a veces, se recubre de tierra. Dentro de la urna se depositan las cenizas del difunto. Este tipo de ritual funerario caracteriza a los indoeuropeos Buscar voz... procedentes de Centroeuropa que penetran en la Península Ibérica en torno al año 1000 a.C., y parece tener su origen remoto en Anatolia. En todo caso, el pueblo de los campos de urnas penetra en la península procedente de Francia, a la que habían llegado desde los territorios situados entre Suiza, el sur y suroeste de Alemania y Francia oriental. Allí comenzó el movimiento de expansión, a finales del II milenio a.C., seguramente motivado por importantes cambios climáticos. Estos indoeuropeos de la cultura de los campos de urnas (Ürnenfelder Kultur de Alemania) inician, con su penetración en la península, la primera Edad del Hierro Buscar voz..., y aportan, en su fase final, la cultura hallstáttica.

En los territorios aragoneses, los restos de esta cultura se aprecian sobre todo en yacimientos como Las Valletas de Sena Buscar voz... y Presiñena Buscar voz..., el Tossal Redó Buscar voz..., el Cabezo de Monleón Buscar voz..., San Cristóbal de Mazaleón Buscar voz..., Azaila y Maella, entre otros.

Algunos yacimientos, como el de Las Valletas de Sena Buscar voz..., parecen relacionados con otros semejantes del sur de Francia, en este caso con los de la región del Tarn, y sus perfiles cerámicos son los más antiguos de esta cultura en el valle del Ebro, seguramente relacionados con el Hallstatt C-D. Ello puede explicarse por el estratégico lugar del yacimiento, dentro del complejo fluvial del Segre y Cinca, camino ideal hasta el Somontano oscense y vía de penetración de los Ürnenfelder desde el Pirineo central.

Las urnas de Sena parecen derivar de las urnas bajas y sin cuello renanas, aunque con formas evolucionadas en su perfil en S y en los motivos decorativos. Se pueden fechar en el Hallstatt Buscar voz... C-D, al igual que las del Roquizal del Rullo Buscar voz..., que son formas más originales. Las urnas de Azaila, enterradas en cistas tumulares, se fechan más tardíamente, hacia el Hallstat D y época de La Tène I, en general. Los yacimientos del Bajo Aragón deben ser analizados en relación con los demás del noreste peninsular. Para toda esa zona se aprecia una paulatina penetración de los elementos indoeuropeos en dirección norte-sur y este-oeste, utilizando los caminos naturales, especialmente la cuenca del Ebro.

M. Almagro Gorbea sistematizó los campos de urnas del noreste peninsular dividiendo su evolución en seis períodos que se enmarcan cronológicamente desde el 1100 a.C. hasta el 200 a.C., aproximadamente. En el período III, en el que se aprecia una clara evolución local independiente del otro lado del Pirineo, los campos de urnas se extienden desde el centro y sur de Cataluña hasta el valle del Segre, alcanzando posteriormente el Bajo Aragón. Aquí se puede colocar el inicio de la ocupación, por este pueblo, del Cabezo de Monleón. En el período IV ocupan, ya plenamente, el Bajo Aragón y parte del valle del Ebro, como se evidencia en el Roquizal del Rullo, Las Valletas de Sena y Azaila. Esta etapa (Hallstatt B-2), que es aún anterior a la aparición del hierro en los yacimientos, sigue ofreciendo materiales metálicos de bronce. El hierro tardará en aparecer, y al hacerlo, será en todo caso un elemento minoritario.

Estos grupos conocen en el período V (h. el 700 a.C.) en que ya ocupan grandes áreas del valle del Ebro, un momento de gran originalidad regional que se corresponde cronológicamente con el impacto protocolonial fenicio en el noroeste del Mediterráneo. Y, por fin, en el período VI los indoeuropeos de los campos de urnas conocen, primero en la costa levantina desde el Languedoc a Valencia, y luego en el Bajo Aragón, la aparición del «horizonte protoibérico», caracterizado por la importación de productos exóticos y cerámicas a torno y, por último, la presencia del hierro y su divulgación. Este momento protoibérico se manifiesta igualmente en el Bajo Aragón, como lo demuestra el Tossal Redó y otros yacimientos.

Tras el período final de los campos de urnas se sitúa plenamente la cultura ibérica Buscar voz..., que aparece paulatinamente, aunque sin solución de continuidad con las etapas anteriores, adoptando también el rito de la incineración en urna.

Los pueblos de las urnas cambian considerablemente el panorama social y económico de los territorios que ocupan. Sólo el sur y el este de la península escaparon a su plena influencia. Algunos grupos ocupan zonas montañosas y se dedican a una actividad pastoril autosuficiente, aunque manteniendo aspectos sociales y económicos indígenas. Otros grupos se adaptan a las tierras llanas, introduciendo nuevas formas de cultivo, técnicas novedosas y ganado diverso con predominio del vacuno, frente al tradicional pastoreo de cabra y oveja. En el Bajo Aragón arraigan muchos grupos que se estabilizan, como lo evidencian los abundantes poblados conocidos de esta época. Pero otros grupos más inquietos, mantienen vivo el espíritu de emigración y nomadeo y, aunque establecen pequeños poblados, éstos serán de vida efímera y, abandonados pronto, sus gentes se desplazarán a otras zonas más alejadas. A veces se observa en un mismo yacimiento más de una ocupación. En el valle medio del Ebro abundan los poblados a lo largo del río y de sus afluentes (Guadalope, Martín, Matarraña, Jalón...). Algunos yacimientos son de corta ocupación y otros viven hasta época romana. Algunos, incluso, adquieren grandes proporciones, como Azaila, que es varias veces ocupada, pero en otros yacimientos, como el Cabezo de Monleón o el Roquizal del Rullo, los ocupantes no debieron de ser muy numerosos.

Desde la cuenca del Ebro el pueblo de las urnas asaltó la Meseta oriental, en busca de nuevas tierras de pastos y cereales.

• Bibliog.:
Almagro Gorbea, M.: «El Pic dels Corbs, de Sagunto, y los campos de urnas del NE. de la Península Ibérica»; Sagvntum, 12, Valencia, 1977.
Beltrán Lloris, M.: Arqueología e Historia de las ciudades antiguas del Cabezo de Alcalá de Azaila; Zaragoza, 1976.

 

Monográficos

La Prehistoria en Aragón

La Prehistoria en Aragón

Descubre los primeros pasos del hombre por Aragón hasta las culturas anteriores a la escritura.

Imágenes de la voz

Campos de Urnas en Robres...Campos de Urnas en Robres (Huesca)

Campos de Urnas en Robres...Campos de Urnas en Robres (Huesca)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT