Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Agua, Pacto del (1992)

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/08/2011

El agua Buscar voz... a través de la historia ha estado siempre ligada a la ocupación y utilización humana del espacio. Su carencia, y en la actualidad su deterioro, suponen la aparición de continuas limitaciones a cualquier expectativa de futuro, solamente subsanables con la presencia y el cuidado de este recurso.

Desde esta perspectiva, el agua se nos presenta como un importante activo social: por su valor socio-económico, relativo al abastecimiento y utilización variada que se hace de ella; por su valor estratégico, como elemento a destacar en la actual estructuración de nuestro territorio; y por su valor natural, como parte integrante del medio que, en armonía con el resto de elementos del ecosistema, exige su conservación y respeto.

En Aragón, los cursos fluviales y la posibilidad de captación de los niveles freáticos han propiciado una cierta «autonomía del agua», al potenciar gran cantidad de usos; circunstancia que explica la actual tendencia alcista seguida por la demanda y el consumo.

Ante esta situación los debates hidrológicos se encaminan en general hacia la búsqueda de una utilización racional, una protección adecuada, y una gestión integral y eficaz del agua, en la que se priorice la optimización y regulación de los recursos y su calidad. Una gestión que, en definitiva, esté orientada al control de sus aspectos cuantitativos y cualitativos.

Es en este discurso donde surge el debatido Pacto del Agua, documento que en su momento fue aprobado por unanimidad de todos los grupos parlamentarios, en el pleno celebrado el 30-VI-1992 en las Cortes de Aragón.

Básicamente, las resoluciones de dicho documento se centran en la cuantificación de las necesidades de agua presentes y futuras en Aragón, tanto para el abastecimiento humano como para la agricultura y la industria.

Éstas se cifraban en un total de 3.600 hm3, garantizando un volumen anual de 6.550 hm3 además de una reserva estratégica de 850 hm3 con el objeto de asegurar demandas futuras que pudiesen surgir.

El volumen de agua previsto en este Pacto se garantizaría mediante la construcción de una serie de embalses en el territorio para la regulación de los ríos. Un total de 17 actuaciones a las que se añadirían otras de ampliación y de carácter local:

– Provincia de Zaragoza: recrecimiento de Yesa (incremento en 1.055 hm3), embalse de La Loteta (96 hm3), embalse del Val (25,3 hm3), embalse de Mularroya (110 hm3), recrecimiento de La Tranquera Buscar voz... (incremento en 11,59 hm3), recrecimiento de Las Torcas Buscar voz... (incremento en 6,21 hm3).

– Provincia de Huesca: embalse de Jánovas (354 hm3), embalse de Biscarrués (192 hm3), embalse de Montearagón (51,5 hm3), embalse de Santa Liestra (70 hm3), embalse de San Salvador (20 hm3), regulación del Canal de Aragón y Cataluña Buscar voz... (0,5 hm3).

– Provincia de Teruel: embalse del Batán (8,10 hm3), embalse de Lechago (20 hm3), embalse de Torre del Compte (29 hm3), presa de Los Alcamines (40 hm3), presa de Mora de Rubielos (2 hm3).

En el documento se especifican además otra serie de actuaciones relativas a la modernización, reparación, revestimiento de tramos y mejora de conducciones que se realizarían en función del desarrollo de las anteriores intervenciones en materia de abastecimientos alternativos, depuración de aguas residuales de procedencia urbana e industrial, y aspectos de carácter medioambiental.

Transcurridos cinco años desde la aprobación de dicho pacto, la situación respecto de las actuaciones acordadas en su día permanece estancada, lo que ha desencadenado un debate abierto de posturas encontradas entre políticos, defensores del medio ambiente y agricultores.

En este contexto dialéctico, donde la gestión racional del agua sigue siendo un objetivo incuestionable, se han ido proponiendo otro tipo de planteamientos parciales como el Plan Estratégico del Bajo Ebro Aragonés (PEBEA), por el que se pretende el aprovechamiento de las reservas de agua que existen en los embalses de Mequinenza y de Ribarroja (1.535 hm3 y 267 hm3 respectivamente, capacidad equivalente al 46% del volumen total de embalse que posee Aragón), para la transformación de 20.000 ha en nuevos regadíos. Una cuestión que justifica la actitud favorable ante estos temas, de gran parte de los agricultores aragoneses frente a otros colectivos sociales.

Sin embargo y a pesar de las discrepancias, el conjunto de razones que prevalecen en el discurso social sobre el agua en Aragón, siguen estando, en esencia, orientadas a la búsqueda de propuestas acordes con las realidades económicas, sociales y medioambientales de nuestra Comunidad Autónoma. En este sentido, la mejor expectativa de futuro de la que disponemos, radica en conseguir un consenso global en la toma de decisiones.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Los ríos de Aragón

Los ríos de Aragón

Un recorrido por la red hidrográfica aragonesa, uno de los principales elementos vertebradores del territorio.

Imágenes de la voz

Mapa de isoyetas medias e...Mapa de isoyetas medias en Aragón

Recursos de la voz

...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT