Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Cabaré

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 20/01/2010

Cuando finaliza la Guerra Civil Buscar voz..., año 1939, las casas de prostitución mantienen la misma presencia que con antelación al inicio de dicha contienda. Una casa de prostitutas consistía en un piso, de mayor o menor lujo, con una sala de estar en la que estaban las prostitutas, las cuales con un mínimo gesto del cliente subían a la correspondiente habitación. Todo muy natural. Casas regentadas por una mujer de cierta edad y vieja prostituta. Como orientación, en la Zaragoza de 1952-55 los precios por servicio oscilaban entre las cinco y las cincuenta pesetas. Las de cinco pertenecían a mujeres de marcada experiencia y su clientela estaba formada por soldados, los cuales guardaban tales filas que llegaban a la calle. Cada soldado «duraba» entre cinco y diez minutos. Ansiedad.

En julio de 1956 por orden gubernamental, se cierran las casas de prostitución en toda España. Una decisión que influye, con seguridad, en el generalizado auge del cabaré. Si en Aragón se centra, sobre todo, en Zaragoza, conviene determinar que se trata de un espacio con máximo o mínimo lujo, de suave y oscura luz, con espectáculo, en ocasiones con un lugar íntimo y con una barra en la que estaba un número concreto de mujeres, a la espera de ser invitadas, cuya belleza y juventud dependía de la categoría del cabaré. Ambiente único e irrepetible, capaz de generar desde juergas maravillosas, sobre todo con los buenos clientes, hasta un anecdotario que supera la más ardiente imaginación. Abundante dinero fresco, bebida, mujeres, espectáculo, baile, amistad. Actualmente el cabaré ha desaparecido en Zaragoza Buscar voz.... Teniendo en cuenta la dificultad para establecer las fechas exactas sobre cuando nace y muere cada cabaré, puede afirmarse, por otra parte, que su auge es incuestionable, lo cual ofrece una idea del ambiente nocturno en una Zaragoza con escaso nivel económico y condicionada por la dictadura Buscar voz.... Su orden cronológico de aparición, con algún hipotético error, es como sigue. El primero es Elíseos, situado en un sótano, con amplio espacio y en pleno paseo de Sagasta, justo donde el cine Elíseos. Su primer dueño fue, nada menos, Raimundo Almudí y Ponce de León. Le sigue, en los cincuenta, Pigalle, que estaba en la calle Isaac Peral, entre Costa y el paseo de la Constitución, que antes fue un restaurante decorado por Alfonso Buñuel Buscar voz.... Su propietario, Antonio Bentué, muere en un accidente de coche y pasan a ser propietarios José María Laso y Antonio Amaya. Éste, bailarín y cantante de voz irrepetible, que antes se llamó, artísticamente, Gitanillo de Bronce, te recibía con su gran estar, con su gran simpatía, maquillado hasta la borrachera y con un impresionante collar engarzando a enormes monedas, todo de oro purísimo. Rafael, el cantante, por entonces cumplía en Zaragoza el servicio militar y copió de Amaya su manera de actuar, de cantar, de moverse, de gesticular.

Los cincuenta se cierran con cinco cabarés. Capri, ubicado en el paseo de la Independencia junto al cine Coliseo, tenía la sala de espectáculos a la altura de la calle y en un sótano la bolera y una barra para alternar. Tras cerrarse la bolera se instaló un magnífico tablao flamenco llamado Los Mimbrales. Su dueño se apellidaba Balfagón. Además de Rumbo, instalado en el paseo Fernando el Católico y fundado por José Luis Cacho con Servando Germán como gerente; tenemos a Corinto, ubicado en el Coso, acera del Teatro Principal y propiedad del dueño de Muebles López; Venus, en el paseo del Canal y fundado por Luis Lozano, y a Río Club, en plena calle Cinco de marzo y fundado por Manuel Montes. Este último por sus amplias instalaciones y por sus espectáculos, sin olvidar las orquestas, representó un más que notable esfuerzo. En fecha imprecisa nace Zapico, situado en el barrio de las Fuentes, mientras que los sesenta tienen como indiscutibles protagonistas a Cosmos y Cancela. Cosmos se instala en el Coso, justo frente al teatro Principal. Algunas fuentes señalan a Luis Lozano como su fundador y otras a Felipe Cifuentes. Por allí se podían apreciar interesantes espectáculos, sin obviar los desnudos femeninos, actuando por primera vez en Zaragoza Mari Carmen y sus muñecos. Se inaugura el 28 de septiembre de 1962 y cierra el 28 de mayo de 1994. Por tanto, 32 largos años de constantes sueños muy difíciles de resumir en pocas líneas. En cuanto a Cancela, se inaugura en 1962 en los números 5 y 7 de la calle Royo, de Zaragoza; murió a los diecisiete años. Constaba de tres plantas: en la primera el vestíbulo, los despachos y el guardarropa; en la central la barra de señoritas ilusorias y el «hall rojo»; la tercera se repartía entre la sala de fiestas y la boîte, ambas con palcos de escasa luz, con murmullo de besos y estampidos del champaña.

La fama de valiente ya le venía al empresario de Cancela de los cosos taurinos: novillero con mucho cartel en Madrid, donde logró torear seis tardes seguidas, procedía de una familia humilde y su padre fue avisador del Teatro Principal. Andrés Álvarez Monfil montó Cancela con los beneficios de un festival taurino, con lo que pagó los permisos. Todo lo demás, contra lo que se dijo, lo hizo «al debe» y lo sufragó con las ganancias de los primeros años.

La historia de Cancela va muy unida a la Zaragoza frívola de los años 60 y 70. Se la denominó «el embrujo de la noche zaragozana» y según los entendidos en cabarets imperialistas fue, después de Pasapoga, el número dos de su especialidad en el país. Su gerente fue Arturo Yanes, inseparable del empresario, al que antes sirvió como fiel mozo de espadas. Otro de los personajes inolvidables de esta sala fue Ramoncito, conocido como «el enano de Cancela», también procedente de la tauromaquia: Ramón Vidal Muñoz, de Aldehuela de Liestos Buscar voz... (Z.), con un peso de 48 kilos y una estatura de 1 metro, 23 centímetros, se encargaba de presentar a los artistas.

La barra de alterne, servida por barmans discretísimos, se distinguía por su finura, ya que las señoritas eran seleccionadas entre lo mejor de la nación. Solían usar perfumes caros y vestían escotadísimos trajes de noche. Todo allí era elegante, discreto y galante. Llegaron a frecuentar esta barra conocidos gobernadores civiles de otras provincias, en viaje de incógnito, y acaudalados industriales catalanes que allí tenían seguridad de que sus santas esposas no iban a enterarse de sus devaneos amorosos.

Y ahora vamos con lo más importante de esta sala de fiestas: su pista de atracciones. Hasta que la música en conserva acabó con ellas, contó siempre con dos orquestas fijas y una de atracciones. Por allí pasaron artistas tan importantes como los que vamos a citar, junto a sus emolumentos cobrados, aunque la lista no sea completa. Estrellita Castro Navarrete debutó cobrando 7.500 pesetas diarias; Mary Santpere, el año 68, ganaba 12.000 pesetas al día; Antonio Machín cobró 8.000 en el año 69; el mismo en que el Príncipe Gitano ganaba 6.000 diarias; Luis Mariano, en 1966, tenía un jornal de 22.000 pesetas; 40.000 diarias ganaba, el año 73, Conchita Márquez-Piquer; Bebé Palmer empezó cobrando 1.000 pesetas, el año 62, y su último sueldo, en el 77, ascendió a 7.000 pesetas; Roberta Font, en el 70, cobraba 4.000 diarias, y, por no hacer más larga la lista, acabaremos diciendo que en febrero del 73, Josephine Baker ganaba en Cancela un sueldo diario de 10.000 duros, que destinó a sufragar los gastos de su orfelinato francés de niños de todos los colores.

Y ésta es la breve y fulgurante vida de Cancela. De sus años gloriosos pasó a la crisis general de salas de fiestas y se fue consumiendo, poco a poco. Las discotecas le hicieron daño y en discoteca acabó. Cancela fue vendida de un ex novillero a otro ex novillero, José Luis Marca. Y así acabó Cancela. La democracia no le fue propicia y la puñalada mortal se la dio el bingo. Descanse en la paz de los hermosos recuerdos de Zaragoza esta bonita novia que se nos murió a los diecisiete años de edad.

El cabaré en Zaragoza se cierra con Orquídea y Aída, ambos de los setenta. Orquídea, fundado antes que Aída, estaba en la calle San Juan de la Cruz y su gerente era Servando Germán. En cuanto a Aída el primer dueño fue Luis Lozano y desde 1983 Felipe Cifuentes. Inaugurado el 24 de julio de 1975, en la actualidad es sala de fiestas. Un cabaré que simboliza el último gran esfuerzo en cuanto a instalaciones de alto nivel. Además de notables espectáculos, allí actúan, entre otros, Antonio Molina, Tip y Coll, Ángela Carrá, Lola Flores, Mari Carmen y sus muñecos

 

Imágenes de la voz

Cancela. Actuación en la ...Cancela. Actuación en la pista

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT