Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Botica

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Especiería, apotecaría, botiga y botica son los nombres más comunes que se utilizaron en Aragón para designar el lugar donde se preparan y dispensan medicamentos, hasta que se generalizó la denominación actual de «oficina de farmacia» o simplemente farmacia. Las voces botiga y botica, que quedaron exclusivamente para definir el espacio donde actúa el boticario Buscar voz..., se aplicaron también en principio a los talleres y tiendas de distintos artesanos.

La rebotica era la parte más importante de la botica; en el mismo edificio tenía su vivienda el boticario, y en la parte posterior o en lugar próximo se localizaba frecuentemente una dependencia al aire libre, donde se cultivaban plantas medicinales que luego eran utilizadas en la elaboración de los medicamentos. En las primeras ordinaciones ya se reglamentó la distancia que debía separar unas boticas de otras. Boticas de carácter especial fueron las establecidas en monasterios o conventos, castillos y hospitales. Las drogas y demás materiales farmacéuticos se conservaban en el «ojo de boticario» y en los albarelos o tarros, artísticas muestras de la producción de los alfareros aragoneses; la colección más completa de cerámica farmacéutica aragonesa se halla reunida en el Museo de la Farmacia Hispana, de la Facultad de Farmacia de Madrid.

El ejercicio profesional era fiscalizado por los veedores o visitadores de boticas, cargos que recaían generalmente en boticarios de gran prestigio. El Colegio nombraba dos examinadores del Arte de Boticarios encargados de calificar los exámenes de los aspirantes que previamente acreditaban seis años de práctica con boticario o boticarios idóneos. Los visitadores y examinadores debían prestar juramento de realizar honestamente sus cometidos. La participación en las visitas de inspección y en la aprobación de nuevos boticarios por parte de miembros del Protomedicato fue causa frecuente de controversias y pleitos; los boticarios aragoneses nunca aceptaron de buen grado la intervención de otros profesionales en el control de sus actividades.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT