Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Bosques de Aragón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/10/2008

(Forest.) Aragón Buscar voz... es una región que se caracteriza por tener una geografía muy variada, con estaciones extremas que van desde la que permite la existencia de glaciares Buscar voz... permanentes hasta las acusadamente secas del fondo del valle del Ebro Buscar voz..., donde las precipitaciones medias están por debajo de los 300 mm. anuales con fuerte sequía estival, intensas insolaciones y suelos salinos que imposibilitan la existencia de una vegetación arbórea. Esta ausencia de manto forestal destaca en la zona pseudoesteparia, o esteparia, de los Monegros Buscar voz... y Tierra de Belchite Buscar voz.... Con tan variada climatología se hacen realidad bosques de tipo centroeuropeo junto a las manifestaciones más puras de una flora típicamente mediterránea, entre las que se dan nuestros bosques más extensos. Por encima de los primeros, y coincidiendo con las partes más altas del Pirineo Buscar voz..., generalmente sobre los 2.000 metros de altitud, está la tasca pirenaica y el roquedo de las cumbres (piso supraforestal de pastos alpinos), donde toda vegetación arbórea es inexistente o muy escasa y de porte atormentado.

Puede, pues, hablarse de un bosque centroeuropeo en general, o boreal, que cubre las zonas arboladas de más altitud en el Pirineo, Moncayo y sierras turolenses, a altitudes sobre los 1.200-1.300 m., o mejor con límite en la isoterma de los 8°; éste es el que incluye una serie de especies caducifolias o de coníferas Buscar voz... específicas. Y, por otro lado, está el bosque esclerófilo, donde se agrupan todas las especies arbóreas o subarbustivas más xerofíticas, de hoja persistente o marcescente, que constituye el típicamente mediterráneo, y en cuya área el olivo Buscar voz... ha podido ser introducido como especie cultivada desde tiempo inmemorial. En este último es conveniente hacer una diferenciación entre el bosque mediterráneo de montaña y el mediterráneo propiamente dicho, quedando uno y otro separados por la isoterma de los 13°, que aproximadamente viene a situarse a lo largo de la curva altimétrica de los 400 metros.

Naturalmente, a cada tipo de bosque le corresponden unas determinadas asociaciones florísticas diferenciadas, en las cuales figuran las especies arbóreas que caracterizan a primera vista a cada uno de aquéllos. Estas especies arbóreas, así como las demás que constituyen su asociación, se sitúan de forma distinta, de acuerdo con sus diferentes exigencias topográficas o edáfico-climatológicas, pero siempre dentro de la zona de bosques a que pertenecen.

• Bosques centroeuropeos: En Aragón, este tipo de bosques se encuentra ocupando parte del Pirineo y del Moncayo Buscar voz... por debajo de los pastos alpinos, así como las partes más altas de las sierras de Albarracín, Montes Universales, Javalambre y Gúdar, en las que el arbolado, ausente de especies caducifolias casi por completo, está integrado fundamentalmente por coníferas.

Las especies arbóreas más significativas son las siguientes: abeto (Abies pectinata), pino negro (Pinus uncinata), pino silvestre (Pinus sylvestris), abedul (Betula sp.), chopo temblón (Populus tremula), roble (Quercus petraea), olmo (Ulmus montana), fresno (Fraxinus sp.), arce (Acer opalus, A. pseudoplatanus y A. platanoides), tilo (Tilia grandifolia) y haya (Fagus silvatica).

Son, en todos los casos, especies más o menos higrófilas que forzosamente se han de localizar en las zonas más lluviosas, en especial cuando se trata de abetos, hayas o abedules, que son las más significativamente centroeuropeas, las dos primeras como óptimas vegetativas y la tercera como colonizadora accidental de etapas subseriales de aquellos óptimos climácicos.

Abetares y hayedos Buscar voz..., que en masas puras ocupan 2.000 y 5.000 Ha. respectivamente, buscan siempre las orientaciones de umbría porque las integran especies de sombra, mientras que las solanas están ocupadas por los pinares de pino negro y pino silvestre, que son marcadamente heliófilos.

Los bosques de pino negro no encuentran competencia entre los 1.500 y 2.000 m. de alt., donde sus masas, aunque no alcanzan la importancia de las leridanas, son más extensas porque la expansión del abetar se encuentra mermada al recibir el Pirineo aragonés una mayor iluminación en general; estos pinares sólo se encuentran en el Pirineo de forma espontánea, a excepción de una pequeña muestra en la turolense sierra de Gúdar Buscar voz....

Los pinares de pino silvestre son los más importantes por todos los conceptos: son los que suministran el 80 % de la madera aragonesa y los que cubren una superficie mayor, 196.000 Ha. sólo en masas puras. Muy importantes son sus masas arbóreas en las laderas más soleadas de los valles pirenaicos entre los 1.000 y 1.600 m., así como las de las sierras de Albarracín, Javalambre y Gúdar, en Teruel. Las laderas turolenses de los puertos de Beceite los cubre también el pino silvestre, así como el Moncayo zaragozano, aunque en este caso se trate de una repoblación artificial efectuada a principios de siglo sobre un robledal de rebollo (Quercus toza). Típico del sotobosque de este pinar y su seguro acompañante es el enebro común (Juniperus comumnis).

Los chopos temblones, que son incondicionales en estos bosques, y los tilos, sumamente escasos, se sitúan en los fondos de los barrancos o en las laderas en umbría, siempre en pequeños grupos los primeros y aisladamente los segundos.

Los fresnos y olmos, sólo en contadas ocasiones espontáneos, no son frecuentes y buscan con preferencia las orillas de los arroyos o las grietas rocosas con suficiente humedad.

• Bosques mediterráneos de montaña: Son los característicos de las zonas del somontano aragonés, los que cubren las solanas bajas de nuestras sierras prepirenaicas y turolenses, lo mismo que la falda del Moncayo zaragozano. La tónica general de estos bosques es el gran número de especies, subespecies y rozas del género Quercus que pueden encontrarse, producto de una continuada hibridación que da lugar a formas intermedias difíciles de clasificar con rigor científico, en especial si se trata de ejemplares de hoja marcescente, que son los más típicos.

La especie más abundante es la encina (Quercus ilex) seguido de la coscoja (Quercus coccifera), ambos de hoja persistente y que pueden encontrarse por toda el área mediterránea. Por citar algunas especies de hoja marcescente, mencionaremos las que en conjunto se agrupan como quejigos (Quercus lusitanica, Q. cerrioides, Q. lanuginosa...).

Si en los bosques centroeuropeos figura un chopo, el temblón, en los mediterráneos de montaña se encuentra otro, el negro (Populus nigra), que bordea los cursos de agua acompañado frecuentemente en los ríos pirenaicos de un sauce (Salix incana) muy característico de porte subarbustivo.

A los dos pinos de aquellos bosques centroeuropeos les corresponde otros dos en los mediterráneos de montaña uno con carácter exclusivo, el pino laricio (Pinus laricio), y otro que alcanza niveles altitudinales muy inferiores, llegando hasta el nivel del mar, el pino carrasco (Pinus halepensis). Además está también el pino pinaster (Pinus pinaster), menos abundante, que cubre alguna de las escasas estaciones de naturaleza silícea.

Todas las especies tratadas en este epígrafe son xerofíticas y heliófilas; por ello, al alcanzar el límite altitudinal superior ocupan solamente las laderas más soleadas, donde no encuentran la competencia de las higrófilas y umbrícolas del nivel superior.

• Bosques mediterráneos: Ocupan el fondo del valle del Ebro y los integran dos especies arbóreas principales, el pino carrasco (Pinus halepensis) y la encina (Quercus ilex), acompañados uno y otro de un sotobosque de coscoja (Quercus coccifera). Es también muy interesante, por su significación climácica en Monegros, la sabina negra (Juniperus thurifera), que, aun cuando alcanza estaciones más elevadas y frías, tiene un papel muy importante en los fondos monegrinos, en los que sustituye a la encina por su mayor resistencia a la sequía, y al pino carrasco por soportar con ventaja las mínimas invernales de las inversiones termométricas; por ello, la sabina está en los fondos y el pino en los altos, como norma general.

Todos los bosques de esta región han sido siempre muy pobres, con escasa frondosidad y madera solamente útil para combustible, apeos de mina, o pasta de papel actualmente. En tiempos pasados, aun cuando eran más continuos y generales que en la actualidad, siempre presentaron grandes claros en aquellas zonas edáficamente salinas, cubiertas de vegetación halófila, o yesosas, donde nunca prosperó más allá de un matorral gipsófilo análogo al actual, en este último caso, alguna estación más propicia puede posibilitar la existencia de pinos carrascos en franca espesura defectiva. De todas formas, el paso de tantos años de presión demográfica ha transformado y disminuido muchísimo todo el bosque mediterráneo en general, que ha ido arrinconándose más y más ante la continua expansión de la agricultura, como también por el frecuente incendio de unas masas muy expuestas a este tipo de catástrofe.

La distribución de las superficies actuales de los bosques aragoneses es la siguiente:

 

Monográficos

Espacios naturales protegidos

Espacios naturales protegidos

Aragón posee unos paisajes únicos que necesitan ser preservados de la acción del hombre. Descúbrelos.

Imágenes de la voz

Ejemplar centenario de sa...Ejemplar centenario de sabina alba...

Carrasca en Ayerbe...Carrasca en Ayerbe

Recursos de la voz

Producciones forestales. ...Producciones forestales. Año 1998

Producciones forestales, ...Producciones forestales, año 1998

Producciones forestales. ...Producciones forestales. Año 1998

Composición del bosque (s...Composición del bosque (superficie...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT