Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Bolos, juego de

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Como en otras partes, el juego consiste en poner sobre el suelo nueve bolos derechos, formando tres hileras equidistantes, y en derribar cada jugador los que pueda, tirando con una bola desde una raya señalada. En el Pirineo, la bola de lanzar es de agarradera, a diferencia de otras partes que es lisa normalmente y más pequeña. Hay modalidades, como la grausina, que tiene forma de rectángulo truncado y ligeramente ovalada en Castejón de Monegros.

En el léxico aragonés, los elementos del juego reciben distintos nombres: Así, en Huesca y Zaragoza, billas son los palos con cabeza torneada; las birllas en Campo, las quilles en Benasque y las billes de la Jacetania son similares a las vascas; y en la zona oriental, los birlos o tochos de Fonz, los palitrocs de Peralta de la Sal y los palistroques de Binéfar y La Litera, por sus características, nos recuerdan los trunculorum ludos de los romanos. En cuanto al bolo de lanzar, se llama billa y tiradera en área muy extensa, bille en la Jacetania, billera en Pardinilla y bolero en el Bajo Aragón.

• Juego de «les quilles». Es una modalidad practicada por los hombres en el Valle de Benasque. Las quilles (bolos) son de madera de encina, roble o haya, de pura artesanía, y forma tronco-cónica, simple o terminada en bola, de raiz céltica, como las brillas vascas. Cada uno de estos bolos pesa unos 400 gramos y mide de 40 a 50 cm. Se juega con 9 bolos, plantados en posición 3-3-3, y a una distancia, uno del otro, de unos 40 cm. La bola de lanzar, que pesa de 5 a 6 kg., tiene agujero para el dedo pulgar y ranura o agujeros para los otros dedos, como la vasca, la leonesa y la santanderina, con la única diferencia de que la benasquesa es redonda y aquéllas algo ovaladas. En cuanto a la bolera, hay una diferencia substancial: el benasqués pllanta les quilles sobre el propio suelo, y en la norteñas hay una losa, con oquedades o lisa, para colocar los bolos.

A la hora de jugar, se forman dos equipos con los reunidos. Si el número de jugadores es impar, el último que llegó, tirará alternativamente por uno y otro bando. En el argot lúdico benasqués, las suertes del juego son:

l.ª Toca-quilles, tirada preliminar para ganar orden de salida.

2.ª Tocá el nou, jugada muy difícil, pues hay que derribar sólo la birla del centro.

3.ª A la manganetá, hay que derribar el nou y las dos birlas con las que forma triángulo equilátero, quedando excluidas las cuatro birlas de las esquinas.

4.ª A las tres del corneró, hay que derribar una de las esquinas y las dos birlas con las que forma triángulo equilátero, quedando excluido el nou o birla central.

5.ª Fe y refé, hay que repetir por dos veces la jugada anterior, desde una distancia marcada por el otro equipo.

6.ª A fe, refé y tocá el nou, hay que tirar las cuatro birlas, que forman un cuadrado, en el extremo que marca el contrario.

7.ª A la urelleta, hay que cogerse el lóbulo, de una u otra oreja, con la otra mano, normal, por delante de la barbilla o por detrás de la nuca, según el coeficiente de dificultad ordenado, y jugar la suerte correspondiente.

8.ª La campana sorda, el jugador permanece mudo durante su actuación, y no puede hablar hasta que interviene otro.

9.ª Adiviná y enforná, metiendo el brazo en el cuadro, sin soltar la bola, en actitud de segador, hay que derribar algunas birlas.

10.ª Sacá el nou del choc, hay que sacar fuera del cuadro la birla central, sin derribar ninguna otra.

11.ª La culata, hay que jugar la suerte ordenada, pero tirando de espaldas.

12.ª Les cremades: totes a dintro o totes a fora, hay que derribar todas las birlas quedando una vez dentro del cuadro y otra fuera.

13.ª A pares o nones, hay que sacar del cuadro el número de birlas que ordena el equipo que va ganando.

14.ª Pasá sin toca-quilles, hay que hacer pasar la bola por el cuadro sin tocar las birlas.

Sobre estas jugadas matrices, caben más combinaciones.

En las localidades de Lliri y Villanova (Alta Ribagorza), el juego de bolos tenía menos combinaciones. Las dificultades más practicadas eran las tres de la primó y tirá el soleu, entre otras.

• Las birllas de las mullés de Campo. Desde tiempo inmemorial practican una modalidad de bolos, exclusiva para mujeres, que ha hecho famosas las boleras de Casa Catalina, Casa Cambra, Casa Víctor y Casa Elías, Calle San Antonio, Laiglesia y Puerta Molinero, entre otras. En la actualidad, se conservan sólo tres: Casa Juané, Alcantón y Caigüilá.

Juego ritual en su origen, las mujeres de la tercera edad colocan 9 birllas de madera, en posición 3-3-3, en los puntos señalados. Para abatir (derribar), tiran con una bola de 4 kg. de peso y unos 70 cm. de circunferencia, que tiene una hendidura para los dedos, como las vascas y suizas. Las birlas tienen unos 40 cm. de altura y 1,100 kg. de peso, posiblemente de las más pesadas que se conocen entre los juegos femeninos. Compiten en dos equipos de igual número de jugadoras, pero, si hay número impar en la reunión dominguera, una, elegida por sorteo, tira alternativamente por uno u otro bando. El orden de entrada se sortea con una perreta (moneda). Las partidas constan de seis manos, cuyas jugadas y puntuación, individual y colectiva, llevan de memoria para saber en todo momento las posibilidades de cada equipo.

Las suertes matrices, que admiten más combinaciones en función del número de jugadoras, apuesta y tiempo, son éstas: abatir y rebatir, derribar y volver a tirar; de pares y nones, similar a la descrita para los bolos benasqueses; de sola cada una; de la que fa, rebate; y abatir sin soltar la bola, suerte que realizan mientras dicen: «A segar, que el trigo está seco», que tiene el mismo matiz lúdico del birle benasqués adiviná y enforná, pero con mayor coeficiente de dificultad, entre mujeres, al requerir equilibrio, base de sustentación y potencia de brazo.

• El juego de birlas en otras zonas. Antiguamente, las billas grausinas, juego de muchachos, eran 9 piezas de madera de haya: 6 bolos y 3 tiraderas. Los bolos, de forma cónica rematada en bola, de 20 cm. de altura y base muy firme, podían plantarse en tres posiciones: triangular (1-2-3) y rectangular (2-2-2 y 3-3). Las tiraderas, cuadrados de 7 u 8 cm. de lado y vértices truncados, se lanzaban, de llatigazo y fuerte, desde unos 6 m.

En la zona oriental, el número de birlas fluctúa de 6 a 9; tienen las características de las bitllas catalanas, de poco peso y poca altura; y con la bola, más pequeña, ligera y lisa, única tiradera, es fácil trucá: tirar a la billa.

En los Monegros, son 6 palos torneados a navaja y una tiradera de artesanía. En Castejón de Monegros, por ejemplo, era ligeramente ovalada, lo que dificultaba el birle.

En algunos pueblos, las suertes del juego las valora el birlón, un bolo más alto.

• Bibliog.: Gracia Vicién, Luis: Juegos tradicionales aragoneses; Zaragoza, 1978.

 

Imágenes de la voz

JUEGO DE BOLOS (BIRLAS). ...JUEGO DE BOLOS (BIRLAS). EN CAMPO ...

<i>Chugando a ras billas<...Chugando a ras billas

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT