Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Bibliotecas Universitarias

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/08/2009

Desde 1582, en que Pedro Cerbuna Buscar voz... pone en funcionamiento la Universidad de Zaragoza Buscar voz..., se inicia la historia de las bibliotecas universitarias; pero los primeros datos directos de las mismas ya pertenecen a 1742; en 1790 ya se había acrecido la primitiva biblioteca con los libros incautados a la Compañía de Jesús Buscar voz... expulsada; los ocho mil volúmenes que poseía a principios del siglo XIX sufren graves pérdidas en los sitios de la ciudad por la tropa napoleónica; volverá a engrosar sus fondos con la incorporación de los libros del Colegio de San Ildefonso, que supusieron más de tres mil volúmenes, a los que se añadieron en 1846 cerca de nueve mil procedentes de la desamortización Buscar voz....

Cuando se reabre al público en 1948, cuenta con una colección de 12.000 volúmenes, incrementada, a finales de siglo, con 1.141 obras de la biblioteca del Duque de Osuna, adquirida por el Ministerio de Fomento.

Posteriormente se crea la sección de Medicina, separando el fondo especializado, que, en 1983, se traslada al nuevo edificio de la Facultad de Medicina y Ciencias Buscar voz..., de la actual plaza de Paraíso. A partir de este momento, la biblioteca Universitaria se divide en tres secciones: general o de la Universidad, Medicina y Ciencias, y Archivo Histórico. En las primeras décadas del siglo XX, se incrementa la dispersión de fondos con la creación de las bibliotecas de Facultad, para acercar los libros a los usuarios. La Facultad de Filosofía y Letras Buscar voz... inauguró su biblioteca en 1916, la de Derecho contaba con biblioteca en 1934 y la de Veterinaria en 1940, mientras que la de Ciencias se formó en 1950 y la de Medicina, con sección propia, creó su hemeroteca al final de los años cincuenta. A principios de siglo comienza también el desarrollo de las bibliotecas de seminarios y cátedras. Pese a la dispersión de los fondos, la legislación mantenía la unidad de la Biblioteca.

Antes de comenzar la guerra civil, la biblioteca contaba con 66.414 obras en las dos secciones. Durante los años de la contienda no se interrumpe su actividad, sino que se realiza el registro y catalogación de sus fondos, y actividades como el Servicio de Lectura para el soldado (con más de 12.000 volúmenes distribuidos). Cuando termina la guerra, corresponde a la Biblioteca la ejecución de las órdenes de depuración de bibliotecas.

En la década de los cuarenta, se trasladan a su actual emplazamiento las Facultades de Filosofía y de Derecho, y con ellas, sus bibliotecas; la de Veterinaria lo hará en 1951; la de Ciencias, en 1962 y la de Medicina, en 1972.

A finales de los cuarenta, sólo quedaban en el antiguo emplazamiento de la Biblioteca Universitaria (la capilla gótica de la vieja universidad) la Sección General y el Archivo Histórico. El deterioro sufrido por el edificio obligó a realojos parciales de los fondos en los sótanos de Derecho y Filosofía. En 1973 la capilla se derrumbó, perdiéndose la mayor parte de los libros que aún se guardaban en ella.

En 1950 la Biblioteca cuenta con 144.236 volúmenes, de los que 62.399 corresponden a la Biblioteca General; 25.424, a la sección de Medicina; 23.027, a la Facultad de Derecho; 17.028, a la de Ciencias; 13.366, a la de Filosofía y 3.000, a la de Veterinaria.

En 1974, la Universidad adquiere un «compactus» para guardar el fondo antiguo de la Biblioteca General, mientras ve cómo la tantas veces proyectada nueva sede sigue sin hacerse realidad. La expansión universitaria de los años setenta y la integración en la Universidad de las Escuelas Universitarias, implica un rápido crecimiento y una importante ampliación de su ámbito de actuación, que se extiende a provincias de fuera de la Comunidad. El «Informe» elaborado en 1981 por Remedios Moralejo y Ángel San Vicente revela la gran dispersión de los fondos bibliográficos (349.933 volúmenes), repartidos en 197 depósitos distintos, así como la falta de coordinación y el desconocimiento de los recursos. El Plan I.D.O.C. proporciona los medios para realizar la catalogación de todas las publicaciones de la Universidad, dando lugar al primer «Catálogo Colectivo», publicado en 1991. Entre tanto, en 1984 se inaugura la nueva sede de la Biblioteca Central, en el antiguo edificio de las Facultades de Ciencias y Medicina. El notable incremento del presupuesto permite, a finales de los ochenta, incorporar las nuevas tecnologías y aumentar las adquisiciones. Al comenzar los noventa, el ámbito de la Biblioteca queda limitado a la Comunidad Autónoma, al separarse los centros de Navarra y la Rioja. Se abren, en estos años, las bibliotecas de las escuelas de Estudios Sociales, Politécnica de Huesca y de Ciencias de la Salud, y C.A.I.-Universidad de Zaragoza.

La Biblioteca Universitaria de Zaragoza depende actualmente del Vicerrectorado de Investigación. La Biblioteca General es la cabecera del sistema y sede de la Dirección. Su fondo bibliográfico es de carácter interdisciplinar, y conserva la colección histórica, el fondo regional y la producción de la propia Universidad. Las bibliotecas de centros (facultades, escuelas) tienen colecciones especializadas; son veinte en total, de las cuales quince están en Zaragoza, cuatro en Huesca y una en Teruel. Además existen unas doscientas cincuenta colecciones especializadas pertenecientes a los departamentos.

La B.U.Z. comenzó la actualización de su catálogo bibliográfico con el sistema de gestión LIBERTAS en 1995. Su base de datos (ANETO) contiene los registros bibliográficos automatizados de todas las bibliotecas de centro de la Universidad y es accesible desde cualquier ordenador conectado a la red de comunicaciones de la Universidad de Zaragoza. También está conectado a Internet: http://biblioteca.unizar.es/. La colección bibliográfica universitaria superaba en 1995 los 649.852 volúmenes y los 11.000 títulos de revistas, a los que hay que añadir 1.294 mapas y planos, 592 piezas de música impresas, 4.961 obras en microficha, 2.903 C.D.s, 1.519 casetes, 845 vídeos, 205 obras en C.D.-R.O.M. y 1.172 programas de ordenador.

El 28 de diciembre de 1999 se adjudicó la obra del Centro de Documentación y Consulta en Humanidades, la Biblioteca María Moliner, con un presupuesto de 640 millones de pesetas. Obra de los arquitectos Ricardo Marco y Joaquín Magrazo, alberga todos los fondos de la Facultad de Filosofía y se ubica en el campus de la Plaza de San Francisco.

• Bibliog.:
Burriel Rodrigo, M.: La biblioteca universitaria de Zaragoza; Madrid, 1955.
Facultad de Medicina: Índice de los autores de las obras que existen en su biblioteca; Zaragoza, 1891.
Canellas López, A.: Departamento de Paleografía: índice alfabético de los fondos bibliográficos en diciembre de 1976; Zaragoza, 1976.
Moralejos Álvarez, María Remedios: «La Biblioteca universitaria de Zaragoza»; Boletín de A.N.A.B.A.D., XLVI, 3-4, julio-diciembre 1996, pp. 319-349.
Oliet, A.: Hemeroteca de la Facultad de Medicina. Catálogo; Zaragoza, 1977.

 

Imágenes de la voz

Biblioteca general de la ...Biblioteca general de la Universid...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT