Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Mausoleos romanos

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 12/12/2008

(Preh. y Arqueol.). Nombre que reciben los monumentos funerarios de gran talla que comienzan a extenderse por todo el Imperio a partir del siglo I d.C., respondiendo a un sentimiento de transformación de la tumba en santuario destinado al culto de la memoria del difunto. Desde el punto de vista arquitectónico se dividen en dos tipos: los de forma de templo Buscar voz..., con plantas rectangulares o de plan circular, y los mausoleos rectangulares, en los que quedarían englobados todos aquellos que sin afectar la forma de templo pueden presentar una planta más o menos cuadrada con la apariencia de habitación en funciones de cámara funeraria o, si la sepultura es subterránea, de sala de reunión; difieren de los de templo en que no van precedidos de escalera ni pronaos y que están al mismo nivel del terreno, a veces con más de un piso. Dentro de esta serie hay que considerar los monumentos turriformes.

En Aragón aparecen en número importante, y se centran en dos zonas muy determinadas y con personalidad propia. Por un lado el núcleo bajoaragonés, con los ejemplares de Fabara Buscar voz..., Miralpeix Buscar voz... (Caspe), Chiprana Buscar voz..., los restos excavados por Martín-Bueno en Dehesa de Baños (Chiprana), del que se conserva una inscripción, y el de Santa María de Horta descrito por Mariano Valimaña, que parece un edificio similar al de Miralpeix, en menores dimensiones. El segundo núcleo es el cincovillés, con los ejemplos de la «Sinagoga» y el mausoleo de los Atilios Buscar voz... en Sádaba, el de Sofuentes Buscar voz..., muy próximo a los anteriores y posiblemente perteneciente a la misma familia de los Atilios, y los restos de Farasdués Buscar voz..., en la misma situación geográfica que el de Sofuentes.

Hay que hacer constar la aparición de un ejemplar que pudiera ser cabeza de otra serie en torno a la capital del Conventus Buscar voz..., lo que disminuiría la gran laguna existente entre los dos núcleos anteriores, pudiendo ya establecerse una relación entre ambos. Hay que suponer que estos ejemplos atestiguados alrededor de Caesaraugusta Buscar voz... responderían a tipos arquitectónicamente suntuosos como corresponde a su emplazamiento. Inicio de esta serie es el de Miralbueno (Zaragoza).

Los ejemplos bajoaragoneses parecen presentar entre sí una cierta homogeneidad en cuanto a tipología. Fabara, Miralpeix y Santa María de Horta son semejantes en cuanto a su forma, mientras que Chiprana se asemeja más, por su disposición decorativa de fachada, al mausoleo de los Atilios del grupo norte. En cuanto a su procedencia, hay que pensar en una corriente costera, dada la proximidad al litoral, y en las posibilidades económicas de la rica zona en que están enclavados, que por su potencial agrícola se asemeja bastante al panorama antiguo del núcleo de las Cinco Villas. En la zona norte los tipos son diversos: el de Sofuentes corresponde posiblemente al tipo de torre, cuya cronología es más antigua; luego vendría el de los Atilios de Sádaba, Farasdués y finalmente la «Sinagoga» de Sádaba. El carácter de la zona es muy similar al que presentaría el Bajo Aragón: ambas zonas debieron de estar en manos de ricos terratenientes cerealistas con una holgada posición social, reflejada en estas suntuosas y costosas sepulturas.

El mausoleo de los Atilios Buscar voz..., muy próximo al complejo arqueológico de Los Bañales Buscar voz..., mantiene sólo en pie una de sus fachadas, con una estructura de tres templetes, y cinco nichos u hornacinas de fondo plano bajo arcos moldurados de medio punto, enmarcados por pilastras decoradas y rematados por los tres frontones que cubren todo el lienzo de fachada. J. Menéndez Pidal lo asocia a algunos ejemplos de la necrópolis de la Isola sacra de Ostia. En cuanto a su cronología, lo sitúa entre el siglo II y III d.C., por analogías con lo antoniniano y severiano de las decoraciones y el uso del trépano, así como similitudes con algunos elementos de dichas épocas como el arco de los plateros de Roma, o una pilastra severiana del museo de Letrán. Crema opina que este tipo de monumentos deriva del representado en un friso lateral del mausoleo de los Hatterii en Roma.

Farasdués presenta únicamente restos de un basamento moldurado. La «Sinagoga» es una construcción de planta cruciforme, de brazos iguales con un espacio cuadrado central. Es una edificación tardía, de mediados del siglo IV d.C. El sistema constructivo, planta y tipo de aparejo muy simple con mampuesto pequeño alternando con ladrillo, respaldan esta cronología.

Su cubierta sería de bóveda de medio cañón y de cuarto de cañón en los ábsides.

En Sofuentes nos encontramos con lo que podría ser el precedente de los anteriores; es sin duda anterior a los citados. Sentaría precedente en la zona no en cuanto al tipo, turriforme a diferencia de los otros, sino a la costumbre, lo que denota la temprana riqueza de la zona y su intensa romanización desde el siglo I d.C. Los restos conservados muestran elementos pertenecientes a dos frisos escultóricos en relieve con elementos funerarios clásicos pero singulares en la zona, como attis funerarios, guirnaldas y, destacando sobre ellos, espléndidos frisos de armas, con espadas, escudos redondos, peltas y otros, que nos sitúan tras los pasos de la filiación ecuestre del allí enterrado, un Atilio que figura en inscripción en tabula ansata.

En el Bajo Aragón encontramos en primer lugar el sepulcro-templo de Fabara, mausoleo de L. Aemilio Lupo. Su planta presenta similitudes con la de un templo in antis, con columnas sustituyendo las antas componiendo un frente tetrástilo de orden toscano con fustes lisos. En los costados, pilastras estriadas, entablamento jónico. De piedra, en buenos sillares unidos con grapas. La inscripción original, perdida de antiguo, posiblemente con letras de bronce, se reprodujo luego en el frontón. El interior presenta conditorium donde reposaban los restos de los difuntos y cella destinada a los sacrificios en honor del muerto; ambas se comunican por una escalera. La cripta es abovedada, así como la cella, precedida de un pronaos de poco fondo. A lo largo de todo el edificio discurre una moldura formada por filetes y gola que marca el límite entre el plinto y la parte alta, de los muros de la cella. Sobre esta moldura se apoyan las pilastras que animan las tres fachadas secundarias dispuestas dos a mitad de paramento y dos en ángulo; estas pilastras son del mismo orden que las columnas. El friso del entablamento en la fachada oeste va decorado por roleos con hojas de acanto y rosetas, diferentes todas. En las fachadas norte y sur el friso va decorado por águilas enfrentadas de cuyos picos penden guirnaldas, en la primera, y en la segunda las águilas se sustituyen por rectángulos verticales. La cronología del edificio se sitúa a fines del siglo II d.C. quizás en época antoniniana.

El ejemplo de Chiprana se encuentra empotrado en la ermita de la Concepción. Conserva sólo una parte de su fachada. Se trataría de un mausoleo familiar formado por cinco arcos ciegos con otras tantas hornacinas, dejando salientes el central y los laterales para agilizar la composición; sólo se conservan dos arcos y medio ciegos, enmarcados por tres pilastras, sustentando el correspondiente entablamento y un frontón del que sólo queda la huella pero que sirve para dar la altura máxima del edificio. Es del mismo tipo que los Atilios pero de mayor sencillez, pues carece de la rica decoración a base de símbolos funerarios como águila, cabeza de Medusa, guirnaldas y otros, que aparecen en aquél. Es del siglo II d.C., como los de su zona.

Menos importancia tienen los restos de Miralpeix, hoy trasladados a Caspe por motivos de seguridad. Responde al esquema de sepulcro-templo, conservándose sólo una planta cuadrangular abovedada, abierta por el frente y fondo. Según Beltrán, un intermedio entre los de tipo torre levantinos y el de templo de Fabara. Se data en el siglo II d.C., aunque otros autores lo sitúan más tarde. Los restos de Dehesa de Baños, incompletos, sólo permiten precisar la apariencia rica del monumento y su posible data en la primera mitad del siglo II d.C. Restos más imprecisos son los de un posible columbario en Zuera, otro en Albalate del Arzobispo con restos visibles a comienzos de siglo, y Calomarde, con inscripciones y restos posiblemente monumentales.

• Bibliog.: Fatás, G., y M. Martin-Bueno: «Un mausoleo de época Imperial en Sofuentes (Zaragoza)»; Madrider Mitteilungen, 18, Madrid, 1977. Lostal, J.: Arqueología del Aragón Romano; Zaragoza, 1980. Martin-Bueno, M.: Aragón Arqueológico; Zaragoza, 1977.

 

Imágenes de la voz

Mausoleo de Fabara...Mausoleo de Fabara

Dehesa de Baños en el tér...Dehesa de Baños en el término de C...

Los Bañales...Los Bañales

Mausoleo de los Atilios, ...Mausoleo de los Atilios, Sádaba (Z...

Mausoleo de Aemilio Lupo ...Mausoleo de Aemilio Lupo en Fabara

Mausoleo de los Fabios, C...Mausoleo de los Fabios, Chiprana (...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT