Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Panticuto

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 06/10/2011

(Ling.) Variedad de aragonés Buscar voz... de Panticosa Buscar voz... (H.), la mejor conservada dentro del tensino Buscar voz.... Conocido bien por no más del 50 % de la población local, la mayoría lo emplea en ocasiones esporádicas y sólo unos pocos más frecuentemente. Por sus características lingüísticas se incluye dentro del aragonés central, siendo muy semejante al aragonés de Broto Buscar voz... (bergotés Buscar voz...) y de la Val de Vio Buscar voz....

En la fonética vocálica, que sigue por lo general las pautas más comunes en aragonés, destacan algunos casos de diptongación de o > uá, sobre todo en toponimia Buscar voz...: fuen dera cuasta (fuente de la cuesta); y de E > iá: triámol (álamo blanco). Junto a ello, la frecuente pérdida de -o final: gusán (lombriz), tabán (tábano), cochín (cerdo), papirroy (petirrojo), troz (trozo), chitán (gitano), etc. En la fonética consonántica, el rasgo más destacable, que caracteriza totalmente esta variedad de aragonés, es la conservación de consonantes sordas intervocálicas: capeza (cabeza), gomecatizo (vomitina), xata (azada), diaple (diablo), pezicata (traspiés), crapa (cabra), ferratura (herradura), nuquera (nogal), etc. También, aunque de forma no tan viva, destaca la sonorización de consonantes tras nasales o líquidas: cambo (campo), planda (planta), trenda (treinta), punda (punta), chardicar (roturar), zingüenda (cincuenta), etc. Aparecen frecuentemente castellanizados algunos grupos consonánticos, p. ej., lat. -ULT-, -CT-: mucho, pecho.

En morfología, puede verse algún género masculino de palabras femeninas terminadas en -o: o poblemo (el problema). El plural se forma según la norma común: arañóns, gatolíns, ditáls. Igualmente se pierde la -r final al formarse el pl.: mullérs (pronunciado mullés), pastórs (pron. pastós). Los terminados en -ero hacen el pl. en -érs (pron. -és): cordérs, fenérs (prados). Hay pocos pl. en -z: tóz, mozéz, franchúz. Los artículos determinados son o, a, os, as: en o tozal (en el otero), o buyol (el botijo), que tras vocal se convierten en ro, ra, ros, ras: debaxo ra coda (debajo de la cola). Esporádicamente puede oírse es (las/los), lo (el), etc. Preposición más artículo, aparece generalmente sin contracción: dero caldarizo (de la cadena del hogar), ta ro secretario, en o fiemo (en el estiércol). Aunque a veces se emplean formas contractas: d’as estenazas (de las tenazas), n’a pocha (en el bolsillo). Ta ro puede adoptar esporádicamente las formas tro y ta o: tro Pueyo (hacia El Pueyo), ta o pallar (al pajar). Los pronombres personales coinciden con los castellanos, excepto nusotros y busotros. Con preposición se usan las mismas formas de sujeto: si ye pa yo (si es para mí), ¿qué te pa à tu? (¿qué te parece a ti?), me dijiós à yo (me dijiste a mí). Como complemento directo destaca bos: bos meteréz (os pondréis). El grupo «se lo» se resuelve, con le + ne y les + ne: dí-le-ne (díselo), l'en mando (se lo mando), les ne digamos (se lo digamos, a ellos). Como demostrativos se emplean comúnmente ixe, ixa, ixo, ixos, ixas.

Los posesivos, en su forma plena con artículo: o tuyo fillo (tu hijo), os tuyos güellos (tus ojos); excepciones: tu pay, mi may (tu padre, mi madre). El relativo (e interrogativo) qui es de uso común: ¿qui ha bosato? (¿quién ha pagado?). En los indefinidos destacan las formas bel, bela, belos, belas: en belos lugárs (en algunos pueblos), belas mullérs (algunas mujeres), ¿b’ha bel can por astí? (¿hay algún perro por aquí?). Como pron. indefinidos: belu- no, -a, -os, -as: igual se me xerbica beluna (igual se me despeña alguna [vaca]), y garra (ninguno, -a, -os, -as): no tiengo garra (no tengo ninguno), y pro (bastante), etc. En los verbos, la desinencia de 2.ª pers. pl., -z se conserva mal, apareciendo de forma irregular: trobaréz, fagáz, tenéz (pero trobéis, asoméis). Todos los imperfectos de ind. conservan la -b-: creyeba, teneba, plobeba, dormiba. Y los de subj. son regulares: podese, salise, ise, fese. Los perfectos son siempre en -o: creziós (creciste), bendiós (vendiste), trobós (encontraste), trobé, trobós, trabó, trobemos, trobóis, trobón, crezioron (crecieron). Abundan, además, los perfectos fuertes: fízon (hicieron), díjos (dijiste), súpos (supiste), etc. Los condicionales, quizá los más genuinos que se conservan en aragonés, son del tipo trobarba, meterba, escribirba; ej,: dizírbamos, ferban. Los participios conservan siempre la -t-: puyato (subido), trobato (encontrado), leíto, ito. Los verbos de movimiento se conjugan con aber, pero si son reflexivos llevan además el compl. ne: indo-se-ne (yéndose), nos ne bamos, nos n’abremos ito, s’en ha ito. Dicho complemento se usa además abundantemente con otras varias funciones: si en has pedito..., no m’en acordaba yo, no, sin abé-ne (sin haber de ello). El partitivo de también lo exige: ne b’ha de chen (hay gente). Las formas impersonales de aber se forman con bi (generalmente reducido a b'): b'ha (hay), b'eba (había). Y pueden combinarse con ne: ya ne b'ha pro (ya hay bastante de ello, allí), no ne b'eba (no habla allí de ello). Con función locativa, bi (a veces be) no es muy frecuente: ya be-son, ya bi-yera, por astí be-son.

En cuanto al léxico, destacan las voces de origen prerromano Buscar voz..., como garmo (pradera en un pico; pico), zorrupar (beber abundantemente), eschorripatizo (avalancha o corrimiento de tierra), catén (piedra grande); los abundantes gasconismos Buscar voz..., como jéus (helecho), estreta (susto, sobresalto), napéch (acónito) y, en general, el papel de puente que el léxico de Panticosa tiene entre las modalidades de aragonés más occidentales y las orientales.

• Bibliog.:
Elcock Buscar voz..., W.: De quelques affinités phonétiques entre l’aragonais et le bearnais; París, 1938.
Kuhn Buscar voz..., A.: Der hocharagonesische dialekt; Leipzig, 1936.
Nagore Buscar voz..., F.: «Notas sobre bellas relacións de l’aragonés d’a Bal de Tena con o gascón»; Actas del VII Congreso de Estudios Pirenaicos, tomo VII, fasc. 2, pp. 65-79, Instituto de Estudios Pirenaicos, Jaca, 1976.
Nagore, F.: Morfología y sintaxis del aragonés de Panticosa; tesis de Licenciatura, Universidad de Zaragoza, 1975.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT