Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Cinco Magníficos, los

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 20/11/2009

Calificativo con el que se conoció a la delantera formada en el Real Zaragoza C.D. Buscar voz... por los jugadores Canario, Santos, Marcelino, Villa y Carlos Lapetra Buscar voz.... Fueron alineados juntos por primera vez en Lieja, Bélgica, por el entrenador Luis Belló, siendo presidente Waldo Marco. El resultado de aquel partido, de la primavera de 1964, fue Lieja, 1 - Zaragoza, 0.

El brasileño Darcy Silveira, «Canario», se incorporó en la temporada 1963-64. Canario había sido jugador del Madrid y el Sevilla, equipo que le dejó en libertad. Eleuterio Santos vino del Tenerife y por su ficha se pagó 1.500.000 ptas. Marcelino Martínez vino como jugador aficionado, del Ferrol, y oficialmente no consta traspaso. Juan Manuel Villa llegó del Madrid, club que no le valoró bien y vendió su ficha en 400.000 ptas. El origen deportivo más singular fue el del único aragonés, Carlos Lapetra, quien no era futbolista: estudiaba la carrera de Derecho en Madrid y jugaba en equipos universitarios y, accidentalmente, en categoría regional con el Guadalajara.

El único fallo de esta famosa línea delantera fue su vida deportiva corta: se rompió en 1968 con la marcha al Mallorca de Canario. En los cuatro años en que jugaron juntos, el Zaragoza conoció la época de mejores resultados deportivos: campeones de copa de España (del Generalísimo, se llamaba entonces) en 1964 y 1966, ganando en las finales, ambas en Madrid, a Atlético de Madrid (2-1) y Atlético de Bilbao (2-0), campeones de una copa de Ferias (1966), al vencer en final entre equipos españoles al Valencia, en Barcelona (2-1); subcampeones de copa de España (1965) y de copa de Ferias (1966), semifinalistas de una Recopa de Europa, y obtuvieron un tercer puesto en liga y dos cuartos, además de otros éxitos en torneos oficiales como un primer puesto y un segundo en el Trofeo Carranza, de Cádiz, el título en el Costa Azul, de Marsella, de ganadores de la serie internacional de Caracas y muchos otros.

Canario era considerado el genio temperamental, dotado de un alto espíritu combativo y una velocidad excepcional. Santos era el jugador sacrificado, capaz de estar corriendo continuamente para llevar balones a sus compañeros. Marcelino fue quizá el más espectacular, por el prodigioso remate de cabeza que poseía: de cabeza marcó en el estadio Chamartín de Madrid un gol importante en el fútbol español: el que sirvió para derrotar a Rusia (en vida del general Franco y en su presencia) y ganar (2-1) la final de la copa de Europa de selecciones nacionales. Juan Manuel Villa fue el contrapunto de alegría, por su regate fácil y la brillantez de jugadas individuales, cerca de lo irrepetible. Carlos Lapetra tenía una visión excepcional del fútbol y fue el precursor de una posición en el terreno de juego que ha llegado a considerarse importante después: la de centrocampista, el jugador capaz de enviar pases largos desde zonas retrasadas y que marque la pauta del fútbol de ataque.

Indiscutiblemente, fue la mejor delantera del fútbol español en una buena época de éste, la de los años 60. Es comparable y probablemente superior a otras dos que también hicieron historia en este deporte, la del Atlético de Bilbao que integraron Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza, y la del Barcelona formada por Basora, Kubala, César, Moreno y Manchón. La citada línea vasca no tuvo proyección internacional. La del Barcelona tenía individualidades más altas, pero no alcanzaba un valor superior en el promedio. De lo que no parece caber duda es que con «los cinco magníficos» se cerró un capítulo del fútbol español, el del juego brillante, espectacular, claramente ofensivo, de cara al gol y con la mentalidad de victoria que debe caracterizar un deporte. A partir de ese momento, evolucionó el fútbol hacia cotas más altas en preparación física, pero de menor calidad técnica y, sobre todo, a unos sistemas defensivos que restaron belleza y tono de espectáculo. Se pasó de la época de las grandes delanteras a la de las buenas defensas, brillando más ahora la capacidad de contención que la de creación.

Eleuterio Santos falleció en Tenerife a consecuencia de una larga enfermedad el 28 de enero de 2008. Jugó en el Zaragoza desde 1963 hasta 1971 llegando a vestir la camiseta de la selección española en una ocasión.

 

Imágenes de la voz

Canario (izda.) y Santos ...Canario (izda.) y Santos (dcha.) e...

Equipo del Real Zaragoza ...Equipo del Real Zaragoza en la Rom...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT