Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Vírgenes

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 12/05/2009

La devoción popular a la Virgen entronca con antiguos ritos paganos, a través de cuestiones histórico-etnológicas de la mayor importancia, con vertientes hacia lo mágico y lo sobrenatural que acaban trastocando el orden lógico para producir el milagro. El fenómeno de la invasión musulmana Buscar voz... dará origen a la ocultación de imágenes y a su posterior aparición. Las viejas ideas sobre la fecundidad y la salud, con la sacralización de bosques, montañas, cuevas, manantiales, árboles o arbustos, originarán devociones, levantamiento de ermitas, romerías y ofrendas de pan y queso o bien de danzas, cantos y juegos, cuyas raíces no son fáciles de alcanzar. Por otra parte tradiciones medievales cobrarán un singular relieve y provocarán la repetición de narraciones análogas en muy diversos lugares. En primer lugar pueden anotarse los cultos mozárabes Buscar voz... respetados por los musulmanes, capaces de aglutinar comunidades importantes, como Santa María la Mayor de Zaragoza (luego llamada del Pilar Buscar voz...), o las de Cogullada, la Antigua o Sagrada, de Monzalbarba Buscar voz..., la de Zaragoza la Vieja, en el Burgo de Ebro Buscar voz..., de la Fuente en Muel Buscar voz..., sobre emplazamiento romano, de Miranda Buscar voz... en Juslibol Buscar voz... en relación con el «Deus lo vol» de la conquista, Los Palacios de La Almunia Buscar voz..., también con restos romanos próximos, Tobed Buscar voz... y bastantes más en toda la zona entre el Prepirineo y Teruel.

Es muy frecuente que la Virgen se aparezca a un ser sencillo y que postule la construcción de un santuario en el lugar del prodigio; también que el pastorcillo o la persona que recibe el favor no sea creída en el pueblo y que, al probar el hecho por algunas señales sobrenaturales, se intente llevar la imagen a la iglesia y por si sola vuelva al sitio original, repitiéndose esto, hasta tres veces. La razón de su presencia es complicada en ocasiones; la Virgen de Rodanas llegó desde Francia huyendo del furor iconoclasta, la de Magallón fue al monte de Leciñena, donde quedó a pesar de los esfuerzos para reintegrarla a su punto de origen; las Vírgenes de Torrellas y Novillas se desplazan a Mallén, para permanecer allí y la de Dos Aguas, de Nonaspe, pide ser colocada junto a los ríos que bañan el pueblo. La monumental obra del padre Faci Buscar voz... ha recogido centenares de referencias a las Vírgenes aragonesas, clasificándolas en «aparecidas y halladas», «antiguas y milagrosas» y «santíssimas imágenes veneradas en el Reyno».

Independientemente de las devociones populares a los Santos, a Cristo, especialmente en su advocación de crucificado, o a los Misterios, de los que hay muchos ejemplos por influencia del eucarístico de Daroca, la devoción a la Virgen ha influido poderosamente en los comportamientos populares, ciclos festivos, celebraciones, gozos, auroras y novenas e incluso situaciones históricas, como puede comprobarse con la Virgen del Pilar en los Sitios de Zaragoza Buscar voz... o en cualquier localidad con la Virgen propia.

Sobre la obra de Faci y su esquema, daremos una escueta referencia de las imágenes anotadas. Aparecidas o halladas: Nuestra Señora del Pilar Buscar voz..., en Zaragoza; Nuestra Señora de Cogullada, en la huerta de Zaragoza, aparecida a una mujer que recogía hierbas al oír el canto de una cogullada que se hallaba entre las manos del Niño Jesús de la imagen y entregada a un escultor que la guardó en un arca, de donde desapareció para volver al lugar del hallazgo y ser llevada al Pilar, de donde de nuevo regresó al punto original, todo esto en tiempo de San Braulio; Nuestra Señora del Portillo, en Zaragoza, que ayudó a los cristianos de Alfonso I contra los moros en el lugar donde hoy se levanta su iglesia; Nuestra Señora de la Sagrada, de Monzalbarba, llamada también de la Antigua, con culto mozárabe; Nuestra Señora de Zaragoza la Vieja, en el Burgo, desplazada desde la capital con un grupo de cristianos perseguidos por los moros; Nuestra Señora del Pueyo, de Belchite, llevada por uno de los discípulos de Santiago; Nuestra Señora de los Ángeles del convento de San Francisco, en el Coso de Zaragoza, traída por un cautivo de Constantinopla; Nuestra Señora del Olivar o del Milagro, junto al convento de Predicadores de Zaragoza, obra de un escultor a quien la encargó una devota, aunque la vendió a unos caballeros sorianos volviendo, ante los lloros de la mujer, a Zaragoza, donde apareció sobre un olivo y famosa luego por un milagro obrado por Santo Domingo; Nuestra Señora de Consolación del convento de clarisas de Santa Catalina de Zaragoza, a donde llegó desde La Aljafería, Nuestra Señora del Capítulo de Trasobares, el monasterio de bernardas, donde apareció, entre resplandores, en tiempo de Sancho Ramírez, llevándose primero a San Pedro de Siresa, Nuestra Señora del Castillo, en Alagón, cuyas puertas franqueó la Virgen a los cristianos, mostrándose en forma de luces; Nuestra Señora de Tocón en Langa, Comunidad de Daroca, que huyó de su primitiva ermita porque fue allí asesinado un caballero en su presencia; Nuestra Señora de la Sabina, en Farlete, aparecida sobre este árbol donde hoy está su ermita; Nuestra Señora del Castillo de Fuendejalón, aparecida a una doncella que estaba cerniendo harina; Nuestra Señora de Lagunas en Cariñena, que se mostró entre resplandores a un pastorcillo; Nuestra Señora de los Pueyos de Alcañiz en análoga forma; Nuestra Señora del Cid o del Alba, en Iglesuela, aparecida cerca del castillo fortificado por Díaz de Vivar; Nuestra Señora de Monserrate en Fórnoles, aparecida en un enebro a un pastorcillo que la llevó consigo, volviendo prodigiosamente por tres veces al punto del hallazgo.

Nuestra Señora de las Dos Aguas, de Nonaspe, que repite la aparición a un pastorcillo y al ser llevada a la iglesia de donde salió tres veces para volver a la cueva donde apareció, aunque accedió a las plegarias de los fieles que le pidieron escogiese emplazamiento más accesible para su ermita, apareciendo en la confluencia del Matarraña y el Algás; Nuestra Señora del Salz en Zuera, aparecida en dicho término a un caballero sanjuanista o templario; Nuestra Señora de Gracia, en La Fresneda, hallada por una pastora en una roca, donde se labró la ermita después que la imagen volviese desde la casa de la pastorcilla; Nuestra Señora de Monlora, en Luna, aparecida a un pastor; Nuestra Señora de Rodanas, de Épila, que huyó de Toulouse, de la persecución de las imágenes y de un obispo indigno; Nuestra Señora del Castillo, de Montalbán, hallada por los reconquistadores escondida en un muro de la fortaleza; Nuestra Señora de la Fuente, en Peñarroya de Tastavíns, de nuevo aparecida a un pastorcillo y llevada a la iglesia del pueblo de donde volvió a la fuente; Nuestra Señora de Bonastre, de Quinto, también aparecida a un pastor de Pina y llevada a este pueblo, de donde regresó al monte de Bonastre; Nuestra Señora de Arcos, entre Albalate y Ariño, aparecida sobre una peña; Nuestra Señora de la Silla, de Villarreal, hallada por un caballero a cuyo caballo se le hundió una pata en una peña y debajo de ella estaba la imagen; Nuestra Señora de Pelarda en Olalla, escondida en la sierra durante la invasión musulmana y encontrada por un labrador que araba las tierras; Nuestra Señora de Gracia del Hospital y Nuestra Señora de Jerusalén, de las clarisas, en Zaragoza, trasladada prodigiosamente la primera, por tres veces, de las claras al Hospital; Nuestra Señora del Campo de Villafranca, fue hallada por una labradora cuyos bueyes se arrodillaron sobre una losa que cubría un nicho donde estaba la imagen; Nuestra Señora de la Zarza, en Aliaga, aparecida a Jaime Torrecilla sobre unos zarzales, solicitando que allí se le erigiese una ermita y volviendo a tal lugar cuantas veces fue llevada al altar mayor de la parroquia; Nuestra Señora del Carrascal, de Plenas, apareció a un pastorcillo sobre una carrasca; Nuestra Señora de la Aliaga en Cortes, también hallada por una pastorcilla sobre tal arbusto; Nuestra Señora del Pueyo, en Villamayor, aparecida en el monte de la Alegría al pastor Gerardo, a quien no creyeron cuando lo contó, proporcionándole la Virgen la señal de que los brazos que le puso en cruz no podrían ser desviados por más fuerza que se hiciese; Nuestra Señora de la Ola, en Pinseque, en la venta de Peramán, que subió por el Jalón, anunciando su llegada las campanas, que tocaron solas; Nuestra Señora del Olivar, de Estercuel, anunciada por un resplandor al mayoral Pedro Noves, quien la halló sentada en un olivo y rodeada de ángeles y entre músicas; Nuestra Señora de Magallón, huida de este pueblo por un delito sucedido en su ermita de Santa María de la Huerta y aparecida al pastor Marcén, de Leciñena, en 1283, entre resplandores y luces, a quien no creyeron, dando como señal el que su mano quedase pegada a la mejilla sin que nadie pudiese separarla.

Nuestra Señora de Torrellas, en Mallén, aparecida en el cerro donde están las ruinas romanas de la antigua Balsio Buscar voz... (Faci dice Manlia), sobre una zarza a una pastorcilla; Nuestra Señora de la Peña, de Verge, aldea de Alcañiz, repitiéndose la aparición a un pastor sobre una peña y los tres desplazamientos desde la iglesia donde la llevaron hasta el punto de hallazgo; Nuestra Señora de la Sierra de Herrera, aparecida a un carbonero, llevada al pueblo y vuelta prodigiosamente a lo alto de la sierra; Nuestra Señora del Montesanto, de Villarluengo, hallada por un pastor según había predicho un inocente ejecutado por un crimen que no habla cometido; Nuestra Señora del Mar en Encinacorba, apareció sobre el mar a siete caballeros sanjuanistas que volvían de Rodas en 1515, calmando una tempestad y guiándoles hasta puerto; Nuestra Señora de Sancho Abarca, de Tauste, huida de Sarrance (Francia) de la persecución iconoclasta y aparecida en 1569 a un pastor roncalés, sobre una peña; Nuestra Señora del Cantal, de Oliete, encontrada bajo una piedra; Nuestra Señora de Valvanera, en Nombrevilla, mostrada en el hueco de un roble a un ladrón arrepentido; Nuestra Señora de las Santas Masas, de Ojos Negros, ayudó a María Monterde, en 1406, en pesadas tareas del campo, no siendo creída la aparición y dando como señal la unión de los dedos de una mano de la doncella sin que nadie pudiera separarlos; Nuestra Señora de la Puerta, de Longares, hallada en las ruinas de los Casales de Ayles, de Tosos; Vírgenes de la Buena Suerte y de la Buena Muerte en el convento de Santo Domingo de Zaragoza, halladas en 1684 al abrir un pozo para la nieve; Nuestra Señora de la Soledad en San Nicolás de Zaragoza, hallada en un pozo.

Nuestra Señora de Salas y Nuestra Señora de la Huerta, de Huesca, aquélla procedente de Salas Altas de donde llegó llevada por los ángeles; Nuestra Señora de los Dolores, de Monflorite; Nuestra Señora de Casbas, de Ayerbe, llegada del lugar de tal nombre, de Francia; Nuestra Señora de las Fuentes en la Cartuja de Sariñena, hallada junto a la fuente del Milagro; Nuestra Señora de la Jarea, de Sesa; Nuestra Señora del Mallo, de Riglos, en una capillita de uno de los mallos; Nuestra Señora de la Corona, de Bentué, milagrosamente vuelta por dos veces de la iglesia al lugar donde se encontró; Nuestra Señora de la Peña, de Aniés, en una cueva; Nuestra Señora del Remedio, de Lierta, sobre una encina o carrasca; Nuestra Señora de Puymelero en Venta de Ballerías; Nuestra Señora del Olivar de Arascués, sobre un olivo, Nuestra Señora de la Sierra, de Buil, Nuestra Señora de Dulcis, de Alquézar, Nuestra Señora del Viñedo de Castilsabás, aparecida a un pastorcillo llamado Matías de Guevara y siendo señal para ser creído que una de sus manos quedase unida a la mejilla hasta que se aceptase la noticia; Nuestra Señora de la Nuez, de Casas de Santa María, aparecida en la Peña de los Santos; Nuestra Señora de Arraro en la pardina de este nombre, en la Sierra de Guara; Nuestra Señora del Capítulo en las bernardas de Casbas; Nuestra Señora de Tobed; Nuestra Señora de la Peña de Calatayud, escondida durante la persecución de Diocleciano, mostrada a través de una luz en forma de estrella, en 1120; Nuestra Señora de la Sierra, de Villarroya, hallada por un pastor que siguió a una vaca que le llevó hasta una imagen sobre un roble, rodeada de ángeles; Nuestra Señora de la Peña de Moncayo, aparecida a un pastor; Nuestra Señora de la Haya, en el Moncayo, también aparecida a un pastor de Tarazona en un árbol y empeñada por su esposa, en siete sueldos, a uno de Ablitas, volvió milagrosamente al haya donde apareció; Nuestra Señora de Jaraba, aparecida a unos pastores; Nuestra Señora de Cigüela, de Torralba, aparecida dos veces, la primera para animar a los del pueblo en su lucha contra el moro Marsilio de Zaragoza y luego a un pastor en la falda del monte Armantes; Nuestra Señora de Constantín, de Purujosa, por decirse que estuvo en la ermita el emperador Constantino; Nuestra Señora de Veruela, aparecida sobre una encina a Pedro Atarés, señor de Borja; Nuestra Señora del Prado de Vivel de la Sierra, a una pastorcilla, en un olmo; Nuestra Señora de San Daniel, de Ibdes; Nuestra Señora de Pietas, en el Frasno, llevada a Inogés por tres veces y otras tantas vuelta a su ermita; Nuestra Señora de Piedra, del Monasterio de San Bernardo; Nuestra Señora de Misericordia, en Borja; Nuestra Señora de Jerusalén, de Inogés, encontrada por un cautivo en Tierra Santa; Nuestra Señora de Semón en Acered; Nuestra Señora del Río de Tarazona, hallada junto al Queiles en 1667; Nuestra Señora de Alcarraz de Morata de Jiloca.

Nuestra Señora de la Cueva en el Monte Oroel, San Juan de la Peña, hallada por un pastor que siguió a una cabra que cada día iba a la cueva; Nuestra Señora de Iguácel; Nuestra Señora del Camino, en Ena, hallada en un cajiga, a donde regresó desde la iglesia donde la situaron; Nuestra Señora del Tremedal en Orihuela, aparecida a un pastor manco, a quien sanó la mano; Nuestra Señora del Pueyo, de Barbastro, aparecida al pastor Balandrán sobre un almendro; Nuestra Señora de Figaruela, de Barbastro, venida de Francia; Nuestra Señora de Badaín, en Sin, valle de Chistau; Nuestra Señora del Claustro de Aínsa, trasladada milagrosamente desde Francia; Nuestra Señora de la Encontrada en Chía, Benasque, en una cueva; Nuestra Señora de Guayente, de Sahún, hallada en «las peñas trencadas»; Nuestra Señora de Torreciudad; Nuestra Señora de la Bella, de Castejón del Puente; Nuestra Señora de Bruis o del Plano, en Palo, aparecida dos veces; Nuestra Señora del Romeral, de Puy de Cinca, hallada por una pastorcilla en unos romeros; Nuestra Señora de los Arcos, de Costeán, en una encina; Nuestra Señora de Villavieja, en Teruel, del grupo de las venidas de Tolosa de Francia por la herejía iconoclasta; Nuestra Señora de la Estrella, de Mosqueruela, aparecida a un pastor, sobre bojes y con gran resplandor; Nuestra Señora de la Fuensanta, en Villel, en análogas circunstancias; Nuestra Señora del Campo en Camarillas, hallada por un labrador con el arado; Nuestra Señora del Espino o de la Vega en Alcalá de la Selva, aparecida a unos pastores sobre un espino; Nuestra Señora del Molino en Santa Eulalia, repitiéndose la aparición a un pastor y su traslado y regreso; Nuestra Señora de Villaespesa, de Teruel; Nuestra Señora del Castillo de Aguatón, hallada por un pastor; Nuestra Señora de la O, en Ribagorza, sobre un nogal, también desplazada y regresada al punto de hallazgo; Nuestra Señora de Vigüerri en Montanuy, aparecida a un pastorcillo; Nuestra Señora de Sis de Beranuy; Nuestra Señora de la Carrodilla, de Estadilla, a unos carboneros, Nuestra Señora del Romeral, de Monzón, sobre un romero y de la Alegría, en el mismo lugar, hallada por unos pastores, Nuestra Señora de Lax, también de Monzón, Nuestra Señora de Terreu, en el despoblado de su nombre; Nuestra Señora de Sijena, en un islote de una laguna donde pasaba cada noche una vaca, trasladada y regresada; Nuestra Señora de la Alegría de Benabarre; Nuestra Señora de la Peña, de Graus; Nuestra Señora de la Mola, en Buira; Nuestra Señora del Romeral, de Binéfar, hallada por unos cazadores, Nuestra Señora de la Piedad de La Almunia de San Juan, en una cueva; Nuestra Señora de la Ganza, de Calasanz; Nuestra Señora de Miramonte, de Murillo de Gállego, encontrada en una cueva con una campana; Nuestra Señora de Concilio, que se intentó llevar a Ayerbe, impidiéndolo el repetido ataque de bandadas de moscas; Nuestra Señora de Valentuñana, de Sos.

»Antiguas y milagrosas», según el P. Faci, serían: Nuestra Señora de las Santas Masas Buscar voz..., en Zaragoza; Nuestra Señora de la Candelaria, en el Carmen de Zaragoza; Nuestra Señora de Matamala, de Quinto; Nuestra Señora de los Santos, de Zuera; Nuestra Señora de la Oliva, de Ejea; Nuestra Señora de la Fuente, de Muel; Nuestra Señora de la Langosta en Alpeñén; en Luna, Nuestra Señora de la Alba, Nuestra Señora de Villaverde, Nuestra Señora de la Aurora, Nuestra Señora de la Misericordia, Nuestra Señora de Hiequera. Nuestra Sra. de Monlora; en Zaragoza, convento de Santa Catalina, las de la Cisterna, del Remedio y del Rescate o Tropabana; Nuestra Señora de la Corona, de Erla; Nuestra Señora de la calle de Botigas Hondas de Zaragoza (parroquia de San Gil); Nuestra Señora del Rosario o del «cabo de la calle» de Zaragoza; Nuestra Señora del Castellar. De Alcañiz, las Vírgenes de Nazareth, del Pilar, en el puente y del Monte; Nuestra Señora de Súñer, en Épila; Nuestra Señora de Monler, de Sástago; en Daroca, Nuestra Señora de los Corporales, Nuestra Señora del Patrocinio, Nuestra Señora del Carmen y la de Nazareth; Nuestra Señora de los Navarros, de Fuentes Claras; Nuestra Señora del Puy de Francia en Mallén y aquí mismo la de Novillas; Nuestra Señora del Claustro en el monasterio de Santa Fe; Nuestra Señora del Moral en el Poyo; Nuestra Señora de la Peña en Alfajarín; Nuestra Señora de las Cuevas, de Caminreal, Nuestra Señora del Águila, en Paniza; Nuestra Señora de la Carrasca, en Blancas; Nuestra Señora de Cantalobos en Montalbán; Nuestra Señora del Rosario, en Villanueva de Jiloca y de la misma advocación en Nombrevilla; Nuestra Señora de la Piedad, de Valjunquera; Nuestra Señora del Pópulo en San Pablo de Zaragoza; Nuestra Señora de la Cabeza de Valdeorna; Nuestra Señora del Portal, de Maella; Nuestra Señora del Milagro en Alcorisa; Nuestra Señora del Buen Acuerdo, de Gallocanta; Nuestra Señora de los Palacios de La Almunia de Doña Godina y allí mismo Nuestra Señora de Cabañas; Nuestra Señora de la Huerta o del Pópulo en las carmelitas de Zaragoza; Virgen de la Concepción de Zuera; Nuestra Señora del Belén de Torralba de los Frailes; Nuestra Señora del Pilar, en Santed; Nuestra Señora de la Olmeda de Santed y Used; Nuestra Señora del Rescate en Santo Tomás de Villanueva, en Zaragoza; Nuestra Señora del Mar en Olalla, rescatada por un fraile de manos de un moro por su peso en plata; Nuestra Señora de Belén, de Monforte; Nuestra Señora del Pilar, de Calanda. Nuestra Señora del Niño Perdido de los agustinos de Alagón; Nuestra Señora del Coro de las clarisas de Villarluengo; Nuestra Señora de los Dolores de Brea; Nuestra Señora de los Ángeles, de Pedrola; Nuestra Señora de la Consolación de Chiprana, sobre un mausoleo romano; Nuestra Señora de la Mongia de Herrera; Nuestra Señora de los Desamparados de Belchite; Nuestra Señora de Aula Dei en la Cartuja de Zaragoza; Nuestra Señora del Pueyo de las Cuevas de Cañart; Nuestra Señora de la Consolación de Monroyo; Nuestra Señora del Pilar de Cerveruela.

Nuestra Señora del Encuentro, en Fragén, valle de Broto; Nuestra Señora de Treviño de Adahuesca; Nuestra Señora de Viña en Sevil; Nuestra Señora del monte de Marcuello, en Sarsa; Nuestra Señora del Castillo de Loarre; Nuestra Señora de Gloria de las Bernardas de Casbas; Nuestra Señora de Gallinano, de Sabayés; Nuestra Señora de Gaberdola, de Los Corrales; la Virgen Morena de San Martín de la Val de Onsera en Santolaria la Mayor; Nuestra Señora del Río, de Labata; Nuestra Señora de los Olivares, de Sieso; en Bolea las Vírgenes de la Soledad y de Mueras; Nuestra Señora de Izarbe en Anzánigo; Nuestra Señora de Ordás en Nueno; Nuestra Señora de la Corona en Piracés; Nuestra Señora de Cillas en Huesca; Nuestra Señora de Bajotierra en el monasterio de Montearagón; Nuestra Señora de la Huerta en Lupiñén; Nuestra Señora de Loreto en el convento de San Francisco de Sariñena; Nuestra Señora de las Gracias de los carmelitas de Huesca; Nuestra Señora de la Compasión de la Cartuja de las Fuentes en Sariñena; Nuestra Señora de Astón, de Alcalá de Gurrea; Nuestra Señora de las Nieves, del castillo de Tormos; Nuestra Señora de la Violada, en el llano de su nombre; Nuestra Señora de Rodellar; Nuestra Señora de los Dolores en Bolea; Nuestra Señora de la Corona en Almudébar; Nuestra Señora de la Huerta en la catedral de Tarazona; Nuestra Señora pintada por San Lucas Evangelista, en Tobed; Nuestra Señora del Mar en Munébrega; Nuestra Señora de Tornos, en Velilla de Jiloca; Nuestra Señora de Guía al Guerrero, de Cubel; Nuestra Señora de la Blanca del monasterio de Piedra; Nuestra Señora del Castillo, en Bijuesca; Nuestra Señora de los Albares, en Nuévalos; Purísima de las concepcionistas de Tarazona; Nuestra Señora de Ruzola del Carmen de Calatayud y la del Pópulo en los jesuitas de la misma ciudad; Nuestra Señora del Pilar en Litago; Nuestra Señora de la Soledad de Ibdes; Nuestra Señora de la Peana de Ateca; Nuestra Señora del Sagrario de Acered; Nuestra Señora de la Victoria en Jaca y allí mismo la de Ipas; Nuestra Señora de Escabués en Echo; Nuestra Señora de Polituara en Búbal; Nuestra Señora de Puyeta en Ansó; Nuestra Señora de la Maravilla en Santa Engracia; Nuestra Señora de Linares, en Belsué; Nuestra Señora de los Palacios en Matidero; Nuestra Señora de Cartecha, en Urdués; Nuestra Señora de la Collada en Biescas; Nuestra Señora de las Heras en Cortillas; Nuestra Señora de la Piedad en Broto; Nuestra Señora de Senés en Larrés; Santa María de Albarracín; Nuestra Señora de Obarra; Nuestra Señora de la Candelera en Salas Altas; Nuestra Señora de Monclús, en Mediano; Nuestra Señora del Puy en Liri; Nuestra Señora del Socorro en el Monte Cillas de Coscojuela de Fantova; Nuestra Señora de la Vega, en Manzanera; Nuestra Señora del Carmen en Rubielos de Mora; Nuestra Señora de Valverde en La Puebla; Nuestra Señora de Mediavilla en Sarrión; Nuestra Señora del Pilar en Hinojosa; en Benabarre Nuestra Señora de Linares y de Valdeflores; Nuestra Señora del Patrocinio en Tamarite de Litera; Nuestra Señora de Regués en Estopiñán; Nuestra Señora de Chalamera; Nuestra Señora de Gracia, de Fraga; Nuestra Señora de la Sierra de Biel; Nuestra Señora de los Bañales en Uncastillo, junto a las ruinas romanas, la de San Cristóbal en la misma localidad; Nuestra Señora de la Mora, en Peralta de la Sal Nuestra Señora de la Vega en Monreal de Ariza; Nuestra Señora del Pla, en Calaceite; Nuestra Señora de Pineta, en Bielsa, Nuestra Señora de Miranda en Juslibol, Nuestra Señora del Agua en Castellote y Nuestra Señora de la Portería en los Escolapios de Zaragoza.

Esta larga enumeración no comprende todas las advocaciones que se suponían aparecidas o antiguas en el siglo XVII¦ y tampoco las introducidas posteriormente. En las noticias aducidas no se ha pretendido buscar apoyaturas históricas que, casi siempre, están faltas de documentación adecuada y tampoco los elementos arqueológicos que separan de las fechas tradicionales el estilo y la forma de las imágenes. Nos limitamos a presentar las tradiciones y, sobre todo, los nombres relacionados con accidentes naturales, lugares de hallazgo y, escasamente, difusión de salutaciones generales (Carmen, Rosario, Pilar, etc.).

• Bibliog.:
Faci, Roque Alberto: Aragón Reyno de Christro y dote de María SSma. fundado sobre la columna inmóbil de Nuestra Señora en su ciudad de Zaragoza, Zaragoza, 1739.
Serrano Montalvo, Antonio: «Las devociones marianas aragonesas en el valle del Ebro». III Jornadas de Estudios Folklóricos, Zaragoza, 1967, p. 6

 

Imágenes de la voz

Santa María de Iguázel. T...Santa María de Iguázel. Talla expu...

Virgen del Patrocinio de ...Virgen del Patrocinio de Atea. Tal...

Talla románica de la Virg...Talla románica de la Virgen con ni...

Talla gótica con la Virge...Talla gótica con la Virgen y el Ni...

Virgen del Pilar...Virgen del Pilar

"La infancia de Jesús", pintura ro...

Talla sedente de la Virge...Talla sedente de la Virgen con Niñ...

Virgen de la Cabeza. Vald...Virgen de la Cabeza. Valdehorna (Z...

Nuestra Señora de la Fuen...Nuestra Señora de la Fuensanta, Vi...

Nuestra Señora de los Pue...Nuestra Señora de los Pueyos, Alca...

Nuestra Señora de Rodanas...Nuestra Señora de Rodanas. Épila (...

Virgen de Pineta (Huesca)...Virgen de Pineta (Huesca)

Santa María de Cillas (Hu...Santa María de Cillas (Huesca)

Nuestra Señora de Bonastr...Nuestra Señora de Bonastre. Quinto...

Virgen de Monlora (Zarago...Virgen de Monlora (Zaragoza)

Nuestra Señora de Veruela...Nuestra Señora de Veruela (Zaragoz...

Nuestra Señora del Pueyo....Nuestra Señora del Pueyo. Belchite...

Virgen del Olivar, monast...Virgen del Olivar, monasterio de E...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT