Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

PAC, Reforma de la Política Agrícola Común: «Hacia una agricultura sostenible o reforma de la PAC»

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 27/06/2011

Antecedentes. A lo largo de toda su historia, la PAC se ha sometido a profundos cambios para poder hacer frente a los nuevos desafíos que se le iban planteando. En un primer momento, se trató de alcanzar los objetivos del artículo 39 del Tratado de Roma (incrementar la productividad, asegurar un nivel de vida equitativo a la población agrícola y garantizar la seguridad de los abastecimientos a precios razonables), debiéndose después corregir los desequilibrios cuantitativos que habían ido surgiendo. Más adelante, la PAC emprendió una nueva dirección basada en la disminución de los precios y la concesión de ayudas compensatorias. Por último, la reforma actual de la PAC tiene por objeto profundizar y ampliar la de 1992, sustituyendo las medidas de apoyo a los precios por ayudas directas y acompañando este proceso con una política rural coherente.

En los últimos tiempos, han surgido nuevos desafíos, tanto internos como externos:

• El mercado agrícola mundial presenta hoy unas perspectivas de fuerte crecimiento, con precios remuneradores. Los precios de la PAC rozan unos niveles demasiado elevados, con costes presupuestarios altos, y riesgos de que se pierdan posiciones en el mercado mundial y comunitario.

• El apoyo a la agricultura Buscar voz... se reparte de forma desigual entre los distintos productores y regiones y, como consecuencia, se asiste a una mala gestión del espacio rural: declive de la actividad agrícola en algunas zonas, prácticas agrarias que, por excesivamente intensivas, son fuente de contaminación, enfermedades de animales, disminución de la seguridad alimentaria, etc.

• Resulta hoy indispensable conseguir que el ciudadano, el consumidor europeo, se reconcilie con la PAC.

• La fuerza de la agricultura europea descansa en su diversidad: recursos naturales, métodos de explotación, competitividad, ingresos y tradición. Con las sucesivas ampliaciones de la Unión, la gestión de la PAC se ha hecho demasiado compleja, burocrática y a veces, incluso, difícilmente abordable. Es necesario, pues, crear un nuevo modelo descentralizado, con criterios comunes y mecanismos de control rigurosos, que conceda un mayor grado de libertad a los Estados miembros sin, con ello, distorsionar la competencia ni abrir un proceso de nacionalización de la PAC.

• La Unión debe preparar su agricultura para el reto de las negociaciones internacionales y ha de concretar los límites de lo que se halle dispuesta a aceptar.

• La ampliación de la Unión al Este hace aún más necesarias las medidas de mercado y la simplificación, dado que las economías de los países candidatos se apoyan principalmente en el sector agrario.

No obstante, la Reforma de la PAC tiene entre los profesionales del sector sus principales detractores. La opinión general de éstos es que los objetivos que persigue: seguridad y calidad en los alimentos, protección ambiental y bienestar de los animales... constituyen una retórica difícil de conseguir sin útiles adecuados, es decir sin financiación, y sobre todo si se defiende que la ampliación de la UE no requiere ampliar el presupuesto agrícola.

Hacia la Reforma de la PAC. La Comisión Europea presentó en julio de 2002 lo que se conoce como «revisión intermedia de la política agrícola común (PAC) de la UE». En líneas generales se considera que el gasto público del sector agrario debe justificarse mejor y que es preciso obtener algo a cambio del mismo, ya sea la mejora de la calidad de los alimentos, la conservación del medio ambiente, el bienestar de los animales, el paisaje y el patrimonio cultural, o la potenciación del equilibrio social y la equidad. Se argumenta que con esta revisión se liberará a los agricultores de la burocracia y las limitaciones que implica tener que orientar su producción hacia las subvenciones, en lugar de producir lo que les resulte más rentable. Por otra parte, la revisión de la PAC pretende justificar ante los consumidores y contribuyentes un empleo más eficiente del dinero gastado. Para alcanzar sus objetivos, la Comisión propone:

1) Eliminar el vínculo entre la producción y las ayudas directas,

2) Supeditar las ayudas al cumplimiento de ciertas normas medioambientales, de salubridad de los alimentos, bienestar animal y seguridad en el trabajo,

3) Incrementar los fondos comunitarios destinados al desarrollo rural, reduciendo las ayudas directas en general, salvo para los pequeños agricultores,

4) Implantar un nuevo sistema de auditorías,

5) Aplicar nuevas medidas de desarrollo rural para impulsar la calidad de la producción, la salubridad de los alimentos y el bienestar animal, y sufragar los costes de las auditorías de las explotaciones, y

6) Modificar el régimen de los cereales, el centeno, los forrajes desecados, el trigo duro, el arroz y los frutos secos.

En su presentación, Franz Fischler, Comisario de Agricultura, Desarrollo Rural y Pesca, manifestó que: «No cabe esperar que las zonas rurales prosperen, el medio ambiente goce de protección, los animales estén bien cuidados y los agricultores puedan subsistir sin pagar por ello. En el futuro, no se pagará a los agricultores por un exceso de producción, sino por responder a lo que el público desea: salubridad de los alimentos, bienestar animal y buen estado del medio ambiente. Al tiempo que les garantiza una renta estable, el nuevo sistema evitará que los agricultores estén constreñidos por la necesidad de orientar su producción en función de las subvenciones. Podrán optar por los cultivos que deseen y el tipo de carne cuyas posibilidades comerciales (y no de subvención) sean más elevadas».

Los diez objetivos de la Reforma:

1. Enfocar las ayudas de modo que se recompense a los agricultores por sus prestaciones en relación con el medio ambiente, la calidad y salubridad de los alimentos o el bienestar animal.

2. Destinar más fondos para ayudar a los agricultores a que desarrollen su actividad atendiendo más al mercado y al consumidor.

3. Seguir dotando de apoyo y estabilidad a las rentas agrarias.

4. Ayudar a que los agricultores puedan desarrollar su actividad, reduciendo y simplificando los trámites administrativos.

5. Garantizar que los agricultores europeos puedan beneficiarse de la expansión de los mercados.

6. Concentrarse en los productos y servicios que desea el consumidor, sin incentivos artificiales para producir productos que el consumidor no necesita.

7. Integrar plenamente en la PAC la calidad y salubridad de los alimentos, y el bienestar animal.

8. Potenciar el cumplimiento de las normas medioambientales en el espacio agrario, reduciendo los incentivos negativos para el medio ambiente y fomentando las prestaciones favorables para el mismo.

9. Prestar más apoyo a los sistemas agrarios tradicionales y de gran valor ambiental.

10. Llevar el liderazgo en las conversaciones internacionales sobre el sector agrario, presentando una política agraria moderna, positiva para el comercio internacional y los países en desarrollo.

El acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo de Berlín responde a los objetivos esenciales propuestos en la Agenda 2000, dando un contenido concreto a lo que ha de ser en los próximos años el modelo agrícola europeo. La Comisión de Agricultura de la UE defiende que el contenido de la reforma garantizará una agricultura multifuncional, sostenible, competitiva y presente en todo el territorio europeo, incluidas las regiones con problemas particulares. Además, ha de ser una agricultura capaz de conservar el paisaje, mantener el espacio natural, contribuir de forma esencial a la vitalidad del mundo rural y responder a las preocupaciones y exigencias de los consumidores en materia de calidad y seguridad de los alimentos y de protección del medio ambiente y del bienestar de los animales. Esta orientación general la recogió el Consejo Europeo en las líneas directrices siguientes:

• La competitividad debe garantizarse mediante un descenso de los precios que impulse el crecimiento de las salidas interiores y una mayor participación en el mercado mundial.

• El reparto de tareas entre la Comisión y los Estados miembros debe revisarse en lo relativo a la compensación con ayudas directas y a las medidas de desarrollo rural enmarcadas en una programación global.

• El desarrollo rural debe convertirse en el segundo pilar de la PAC. Se establecen las bases de una política de desarrollo Buscar voz... rural, global y coherente, que tiene que completar las políticas de mercado y garantizar que el gasto agrícola contribuya más que en el pasado a necesidades tales como la gestión del espacio, la protección de la naturaleza o la instalación de jóvenes agricultores. Los Estados miembros tendrán la posibilidad de modular, es decir, de reducir las ayudas directas concedidas a las explotaciones. A tal fin, se aplicarán criterios relacionados con el empleo de la mano de obra en la explotación, y el producto de tal modulación, en poder del Estado miembro, deberá destinarse a medidas de carácter agroambiental.

Algunas de las repercusiones más destacadas

En el sector de los cultivos herbáceos se pretende reducir el precio de intervención. En los cereales, la Comisión propone un recorte del 5% del precio de intervención, la eliminación de los incrementos mensuales en el precio de intervención de los cereales y de la intervención en el mercado del centeno, y la reforma del sistema de protección fronteriza de la UE. Además pretende:

• reducir el suplemento específico por el trigo duro e introducir una prima por calidad;

• reducir el precio de intervención del arroz para adecuarlo a los mercados mundiales y compensar a los agricultores con ayudas directas;

• introducir ajustes en los sectores de forrajes desecados y de cultivos proteicos, y una ayuda permanente al sector de los frutos secos.

Aceite Buscar voz... de oliva y vino Buscar voz.... En febrero de 1997, la Comisión presentó un informe sobre el régimen del aceite de oliva. Este informe propone sustituir el régimen de apoyo a los precios con ayudas directas y simplificar estas ayudas radicalmente. En lo que atañe al vino, la evolución del sector se ha visto fuertemente influenciada por el Acuerdo de la Ronda Uruguay. El nuevo reglamento destaca la prohibición de plantar vides, pero su aplicación es flexible pues respeta el desarrollo de la producción de tipos de vino que gozan de una fuerte demanda. Se mantienen las medidas de arranque, si bien haciendo especial hincapié en las regiones donde se dan excedentes estructurales graves. Asimismo, se elimina la intervención y se establece un mecanismo de destilación de crisis para hacer frente a los casos excepcionales de perturbación del mercado.

Carne de vacuno Buscar voz...: Los efectos de la crisis de 1996 en el consumo de carne de vacuno van remitiendo. Se prevé que pronto la producción alcanzará de nuevo su potencial máximo, mientras que el consumo continuará disminuyendo a largo plazo. Este problema de superproducción no podrá resolverse sacrificando terneros ni imponiendo cuotas de producción o de otro tipo que limiten el número de animales.

El nuevo reglamento prevé una disminución de la ayuda real al mercado. Los agricultores podrán sufrir pérdidas de ingresos que deberán poder compensar adaptando sus métodos de producción y sus inversiones. Por lo demás, en este sector se han adoptado varias medidas de simplificación, como la supresión del sistema de comercialización y de la prima de transformación de terneros o como la limitación del régimen de intervención a los casos de crisis graves. A esto se añade la sustitución de varios reglamentos por el nuevo.

Productos lácteos: El Reglamento establece una nueva organización común de mercados en el sector de los productos lácteos en el sector. Esta organización sigue basándose en la intervención y el almacenamiento público de mantequilla y leche desnatada en polvo, así como en algunos regímenes de ayuda y en ciertas medidas especiales de comercialización. Los precios de intervención de la mantequilla y la leche desnatada en polvo se reducirán a partir de la campaña 2005-2006.

Con vistas a la reducción progresiva de los precios de consumo interior y exterior, el nuevo sistema prevé prolongar el régimen de cuotas hasta la campaña 2007-2008. La cantidad total de referencia aumenta y la cantidad suplementaria se repartirá en dotaciones especiales para Grecia, Italia, España, Irlanda e Irlanda del Norte.

Se apuesta por favorecer una agricultura sostenible y orientada hacia el mercado, mediante un sistema de ayudas por explotación disociadas de la producción, basadas en referencias históricas y condicionadas al cumplimiento cruzado de las exigencias medioambientales, de bienestar animal y calidad de los alimentos.

Disociación de las ayudas directas: implantación de una ayuda directa a la renta por explotación. La Comisión propone introducir una ayuda única por explotación, disociada de la producción. En una primera fase, esta ayuda, basada en referencias históricas y adaptada para tener en cuenta la plena aplicación de la Agenda 2000, se aplicará a los cultivos herbáceos, los sectores bovino y ovino, las leguminosas de grano y las patatas de fécula. Se integrarán también en este sistema las ayudas revisadas del arroz, el trigo duro y los forrajes desecados. Más tarde podrían añadirse otros sectores. El pago por explotación se supeditará al cumplimiento de requisitos legales en materia de medio ambiente, bienestar animal y calidad y salubridad de los alimentos.

Potenciación de las normas sobre medio ambiente, salubridad alimentaria, bienestar animal y seguridad en el trabajo. La plena concesión de la ayuda a la renta, disociada de la producción, y otras ayudas directas se supeditará al cumplimiento de toda una serie de normas legales sobre protección del medio ambiente, bienestar animal, salubridad alimentaria y seguridad en el trabajo. La finalidad básica de este cumplimiento cruzado de las normas es favorecer la aplicación de «buenas prácticas agrarias», definidas como un conjunto integral de normas de obligado cumplimiento. Los Estados miembros definirán y aplicarán sus propias condiciones, a partir de un marco común de criterio básicos. En los próximos meses, la Comisión iniciará los trabajos para la elaboración de ese marco.

Ayuda a los cultivos energéticos: «crédito carbono».

Conforme a lo propuesto por la Comisión, el actual sistema de retirada de tierras se sustituirá por otro con fines medioambientales. Actualmente, los cultivos energéticos se ven favorecidos por la posibilidad de dedicar las tierras retiradas a cultivos industriales. Los cultivos energéticos suponen el mayor volumen de la producción no alimentaria de las tierras retiradas. Estos cultivos adquirirán aún mayor importancia si se hace obligatorio el uso de biocombustibles, según prevé la Comisión en una reciente comunicación. Esta ayuda será complementaria de las ayudas de inversión y de instalación previstas en el segundo pilar de la PAC (el desarrollo rural). La ayuda consistirá en 45 euros por hectárea de cultivo, con una superficie máxima garantizada de 1,5 millones de hectáreas, y se pagará a los agricultores que tengan un contrato con una empresa transformadora. La distribución de la superficie entre los Estados miembros se hará teniendo en cuenta la producción histórica de cultivos energéticos en las tierras retiradas y el reparto de la reducción de CO2 según los compromisos adquiridos. El sistema se revisará cinco años después de su entrada en aplicación, atendiendo a la aplicación de la iniciativa de la UE sobre biocombustibles.

La modulación dinámica: La Comisión propone introducir un sistema de modulación dinámica obligatorio para todos los Estados miembros. Con arreglo a este sistema, todas las ayudas directas se irán reduciendo gradualmente con una progresión aritmética del 3% anual hasta llegar al 20%, reducción máxima acordada en la Agenda 2000. Esto afecta tanto a las ayudas asociadas a la producción como a las disociadas.

Se propone introducir una franquicia que variará en función de la situación de empleo de cada explotación. Hasta un máximo de 2 unidades de trabajo anuales (UTA), a tiempo completo, la franquicia será de 5000 euros. Por cada UTA adicional, los Estados miembros pueden añadir 3000 euros, si así lo desean.

Con el sistema de franquicias y la modulación, el importe máximo pagado a una explotación será de 300.000 euros. Cuando la cuantía de la ayuda directa sea superior, el excedente se dispondrá para ser transferido al segundo pilar por el Estado miembro.

Repercusiones en Aragón. La opinión de los profesionales: Ni al Gobierno de Aragón, ni a los Sindicatos Agrarios, les gusta esta reforma de la PAC anunciada para el 2004, posturas que fueron expuestas en la Comisión de Agricultura de las Cortes de Aragón del 23 de septiembre de 2002. En opinión del Ministro de Agricultura, la PAC tendrá un impacto en el conjunto del Estado de 800 millones de euros, de los cuales 500 dejarán de ser percibidos por los agricultores para ser destinados a políticas de desarrollo rural, mientras que los 300 restantes desaparecerán. Desde algunos sectores se argumenta que el «Desarrollo rural», uno de los pilares de la nueva PAC, es un concepto muy difuso y no se sabe a ciencia cierta quien será el verdadero perceptor de la ayuda. Las agrupaciones y profesionales del sector señalan que será un reparto injusto de las ayudas y muchas explotaciones perderán hasta un 20% de las actuales ayudas directas. Estas son determinantes para el medio rural que se enfrenta a la pérdida de mucha mano de obra agrícola (unos 500.000 empleos en el conjunto del Estado según la Unión de Productores Agrarios) relacionada casi en su totalidad con las pequeñas explotaciones familiares. Por el contrario, se favorece el incremento de grandes propietarios de terrenos que no hacen más que evidenciar las diferencias y copar las ayudas. Las opiniones expuestas por los profesionales, y responsables políticos, del sector sobre los principales efectos en la agricultura aragonesa son muy críticos con la propuesta de Reforma de la PAC. La opinión general es que Aragón es una de las Comunidades Autónomas con mayor implantación del sector primario y existe una gran preocupación, pues los planes de la Comisión Europea podrían poner en peligro la supervivencia de muchas explotaciones. Los condicionantes climáticos de Aragón influyen en la producción agraria de forma más intensa que en otras regiones. Así, para la campaña de 2002, según la Cámara Agraria de Zaragoza, se puede perder entre el 30 y 40% de la renta agraria. Estos condicionantes determinan la competitividad, y esta competitividad es uno de objetivos que persigue la Reforma de la PAC. Los forrajes, un sector con potencialidades en el Valle del Ebro, se verán penalizados por los efectos negativos para la industria transformadora. Por su parte, en el arroz se distorsiona el precio del mercado y se crea una competencia desleal. La apuesta por producir de acuerdo a las demandas del mercado dejará a muchas explotaciones aragonesas expuestas a muchos riesgos. Sólo las mas versátiles podrán competir. En definitiva, la opinión general, es que al agricultor o ganadero que actualmente recibe varias ayudas por sus distintas producciones se le retiran éstas dejándole sólo una ayuda como productor. Si recibe más de 5.000 euros se le quita el 20% y eso es lo que recibirá.

Se apuesta por reducir el gasto en la agricultura, lo que puede llevar al abandono de muchas explotaciones.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

Viñas...Viñas

Labores agrícolas...Labores agrícolas

Viñas...Viñas

Olivar...Olivar

Tomates...Tomates

Recogiendo cerezas...Recogiendo cerezas

Recursos de la voz

El antes y el después de ...El antes y el después de la PAC

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT