Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Opus Dei

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 05/11/2009

Institución de la Iglesia Católica, de extensión y régimen universal, integrada por laicos y sacerdotes seculares que se esfuerzan por vivir las virtudes cristianas, cada uno dentro de su respectivo estado y condición de vida, y en el ejercicio de su profesión y trabajo en la sociedad.

Fundó la Obra el aragonés Mons. Jose María Escrivá de Balaguer y Albás Buscar voz..., el 2-X-1928. El 14-II-1930 fundó la sección de mujeres. En 1935 se preparaba el comienzo de la labor apostólica de la Obra en Francia, pero la guerra española y la segunda guerra mundial obligaron a retrasar el proyecto. Ya en 1940 algunos socios del Opus Dei fueron a Portugal, y pocos años después se inició la actividad apostólica en otros países de Europa y América. Durante la década de los años cincuenta continúa la expansión en esos dos continentes y, a partir de 1960, comienza en África, Asia y Oceanía. En 1980 cuenta con más de 70.000 socios, pertenecientes a más de 80 nacionalidades. En 2002 el número de socios supera los 84.000 (1.600 en África, 4.700 en Asia y Oceanía, 29.000 en América, y 48.700 en Europa).

El Opus Dei, que contó desde su fundación con el apoyo y aliento de la jerarquía episcopal, ha recibido, desde 1943, todas las aprobaciones de la Santa Sede.

La finalidad de la Obra es contribuir a que personas de todas las condiciones sociales y profesionales tomen conciencia de la dignidad de su vocación cristiana, y de las consecuencias que de ahí se derivan. Con este fin, el Opus Dei facilita a sus socios la formación y los medios espirituales necesarios para que, de una manera concreta y con libertad y responsabilidad personales, traten de santificarse en medio del mundo, en las realidades que constituyen su trabajo ordinario y en sus relaciones familiares y sociales.

Al Opus Dei pertenecen hombres y mujeres; jóvenes y viejos; solteros y casados, estos últimos son la mayoría; profesionales, empleados, obreros, etc.: cada uno vive su vocación —la misma para todos— de acuerdo con sus personales circunstancias familiares y profesionales.

Del Opus Dei forman parte también sacerdotes: unos se ordenan cuando ya pertenecen a la Obra, y se dedican principalmente a la atención espiritual de los demás socios; se trata de un número muy restringido en comparación al total de socios —no llega al 2 %—. Otros, después de haber recibido las Sagradas Órdenes, solicitan ser asociados al Opus Dei sin que esto disminuya en modo alguno su condición de sacerdotes diocesanos, ni su dependencia del propio Ordinario.

Existen también cooperadores —muchos de ellos no católicos y no cristianos— que, sin ser propiamente socios de la Obra, colaboran en sus actividades apostólicas, con la oración, el trabajo y sus limosnas.

La actividad de la Obra se limita a dar formación espiritual y apostólica a sus socios. Los criterios con los que cada uno realiza su trabajo profesional o desempeña las diversas actividades sociales competen a cada socio, que goza de la misma libertad en los asuntos profesionales, sociales, culturales, económicos, políticos, etc., que los demás fieles católicos. La existencia de un amplio pluralismo en las cosas temporales, siempre de acuerdo con las enseñanzas de la doctrina social de la Iglesia, es algo connatural al espíritu de la Obra.

Su fundador describió al Opus Dei como una gran catequesis: su principal apostolado es el que realiza cada uno de sus socios entre sus compañeros, parientes y amigos, dando testimonio cristiano en su ambiente familiar y profesional. Es ésta también la finalidad de las actividades de educación, promoción social, beneficencia, etc., que los socios del Opus Dei promueven en los cinco continentes en colaboración con otras muchas personas no vinculadas a la Obra y, con frecuencia, también no católicas. Estas actividades funcionan como lo que son: iniciativas de ciudadanos normales, acogidas a las leyes del país donde se trabaja.

Mons. Escrivá de Balaguer —que había estudiado la carrera de Derecho y había realizado los estudios eclesiásticos en la Universidad y Seminario zaragozanos—, después de haber comenzado la fundación de la Obra en Madrid y en otras ciudades, inició personalmente la labor del Opus Dei en Zaragoza. Desde Madrid, y una vez terminada la guerra civil, en frecuentes y apretados viajes, sembró la semilla que iba a cuajar en una labor apostólica estable y progresiva.

Los medios y modos de esta catequesis en Aragón son también semejantes a los empleados en otros lugares del mundo, merece además, una especial mención, por la honda huella espiritual que está dejando en nuestra región, el santuario de Torreciudad Buscar voz..., enclavado en el Somontano aragonés, a orillas del Cinca y a pocos kilómetros de El Grado, que fue promovido directamente por el fundador del Opus Dei.

Tras el fallecimiento de Mons. Escrivá de Balaguer, fue elegido por unanimidad, en la primera votación, como presidente general, don Álvaro del Portillo y Díez de Sollano, que ocupaba entonces el cargo de secretario general. Tras el fallecimiento de Álvaro del Portillo el 23 de marzo de 1994 en Roma, el Papa Juan Pablo II nombró como sucesor a Monseñor Javier Echeverría, el 20-IV-1994.

En octubre de 2002, los miembros del Opus Dei tuvieron la enorme satisfacción de ver subir a los altares a José María Escrivá de Balaguer, proclamado Santo por el Papa Juan Pablo II (Escrivá de Balaguer, José María, Centenario de su nacimiento Buscar voz...). De él, dijo el Papa: «San Jose María fue elegido por el Señor para anunciar la llamada universal a la santidad y para indicar que la vida de todos los días, las actividades comunes, son camino de santificación. Se podría decir que fue el santo de lo ordinario».

• Bibliog.:
Thierry, J. J.: Opus Dei. A close-up, Cortland Press, Nueva York, 1975.
Seco, Luis Ignacio: La herencia de Mons. Escrivá de Balaguer, Biblioteca Cultural R.T.V.E., Madrid, 1976.
Parente, Card. P.: «La radice della spiritualitá del Fondatore dell’Opus Dei», L’Osservatore Romano, 24-VII-79.
Illanes, José Luis: La santificación del trabajo ordinario, Ed. Palabra, Madrid, 1980.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

Cartel de la XII Jornada ...Cartel de la XII Jornada de la fam...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT