Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Noviazgo

Contenido disponible: Texto GEA 2003

(Folc.). La constitución de la sociedad matrimonial (matrimonio) tiene un periodo de noviazgo, relativamente largo, con una fuerte carga económica en Aragón, donde los esponsales se sujetan a consideraciones prácticas en relación con la casa y la hacienda, resultando secundarios los sentimientos de los novios y disminuidos los medios de captación de la voluntad de las personas de un sexo por las del contrario. No obstante los mozos y mozas, sobre todo en los medios rurales, buscaban las ocasiones para encontrarse y conocerse dentro de una sociedad restrictiva en este aspecto; podían ser la fuente, la salida de las ceremonias religiosas, fundamentalmente la misa, las romerías y, en general, los actos públicos, los bailes, etc. Antiguos ritos de emparejamiento como los mayos ocasionaron costumbres especiales; asimismo el obtener las mujeres cargos como los de mairalesas en las cofradías o bien ritos como los de Santa Águeda, en que las mozas podían sacar a bailar a los mozos y ejercían actividades de varón durante el día. La petición de mano iba precedida de un estudio de los bienes aportados, sobre todo por la novia, contándose que las discusiones por un par de medias de lana por parte de la familia de la mujer llegaron a deshacer una boda en el Alto Aragón; aquí existe la figura del «aponderador Buscar voz...» que ensalza las cualidades del varón, sobre todo la aptitud para el trabajo agrícola, aunque también las posesiones, en un sistema del matrimonio que, por su pobreza, ha de vigorizar los medios de vida al constituir una casa. En el noviazgo influyen considerablemente los padres, sobre todo los de la novia, en la que se seleccionan las condiciones para el gobierno de la casa. Frecuentemente se busca la novia fuera del pueblo y se establecen tópicos respecto de las mujeres de cada comarca; Sender contaba que las mujeres «d’abaixo» en la provincia de Huesca parecían manirrotas y hundían la casa, mientras que los «hombres d’abaixo con las mujeres de arriba», emprendedoras y ahorrativas, podían levantar su economía.

Concertado el noviazgo se cambiaban regalos de poco coste, por ejemplo pañuelos y golosinas y se identificaban los novios en las rondas dedicadas a una sola moza o por lo general a todas las del pueblo y, naturalmente, en los bailes. Las ideas sobre la virginidad y las relaciones sexuales han sido las comunes a toda España desde el siglo xvi y las libertades entre los novios mínimas. La exclusividad en las relaciones y los celos quedan matizadas en casos especiales, no faltando las riñas por estos motivos. Los novios de fuera de la localidad son alejados o se les somete a pruebas o pagos; en algunos sitios, como en las zonas de comunidades con derechos sobre bienes de propios se excluye por todos los medios a quienes, viniendo de fuera, suponen una disminución de las partes de los demás en tales bienes comunes, a veces todo queda reducido al pago de «la manta», convites casi siempre de vino, o a ritos de recepción que pueden hacerse en las afueras del pueblo. En el caso de novios viudos o de edad pueden producirse «enramadas» en la puerta o ventanas de sus casas o «cencerradas» con ocasión de la boda.

El noviazgo es inseparable de las capitulaciones matrimoniales con fe pública de ellas y minuciosas e interesadas discusiones sobre la dote, las enramadas podían tener el carácter de homenaje, para la fiesta, la noche de San Juan o de cualquier día señalado o simplemente al retirarse la ronda, pero cuando se pretendía que fueran ofensivas consistían no en ramaje, flores o telas, sino en embadurnar las paredes con aceite de enebro u otras substancias, cosa que ocurría cuando los desdenes de la moza impulsaban a esta reacción de sus fallidos galanes. Casos concretos conocemos de la montaña de Huesca con ramas dispuestas en arco, guirnaldas de flores, ramos de cerezas y manzanas de San Juan; en Gistaín, en las de carácter peyorativo, con inmundicias o con pez derretida.

Se conocen sortilegios para adivinar los nombres de posibles enamorados, como hacían las mozas en la noche de San Juan o el día de Reyes; en Gistaín esta última noche escribían los nombres de los mozos en papeles que luego se depositaban en pucheros y sacaban cada una uno de ellos a la suerte y creían que «era el que les estaba destinado como marido»; o bien se solicitan de santos, especialmente de San Antonio de Padua. Había también romerías o ferias casamenteras a las que acudían las mozas con sus mejores ropas y galas. No obstante hay que insistir en que los tratos previos suelen ser objeto de cuidadosas gestiones de los parientes que encargan de buscar un buen partido a personas que por su oficio habían de desplazarse por los pueblos y entrar en muchas casas, como los sastres, los mercaderes ambulantes o los pastores trashumantes. Celebradas las «vistas» se admitía la visita del novio en la casa de la novia, sentándose junto a ella y participando en la conversación general y siempre en presencia de los padres, salvo escapadas más o menos clandestinas, casi siempre para entrevistas en el corral. El ajuste de la boda solía celebrarse en un santuario a media distancia entre los pueblos de los novios si eran de distinta localidad; cuando son del mismo pueblo la reunión se celebra en casa de la novia, solemnizándola con una comida especial de cordero como plato básico. El rito religioso de las amonestaciones completaba el formalismo del noviazgo que nunca era breve.

• Bibliog.: Beltrán, Antonio: Introducción al folklore aragonés, I, Zaragoza, 1979, II, Zaragoza, 1980. Violant Y Simorra, Ramón: El Pirineo español, Madrid, s.a., p. 277.

 

Imágenes de la voz

RONDA EN LASPAÚLES (HUESC...RONDA EN LASPAÚLES (HUESCA)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT