Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Canfranc en la II Guerra Mundial

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 06/07/2011

Los testimonios de diferentes personas que vivieron en Canfranc Buscar voz... en la década de los 40, hechos públicos en los últimos años, han puesto de relieve la importancia estratégica que este paso adquirió para los dos bandos contendientes en la II Guerra Mundial Buscar voz..., al tiempo que ponen en cuestión la pretendida neutralidad del gobierno de Franco Buscar voz.... Del paso del oro nazi por la estación de Canfranc Buscar voz..., al que ya hicimos referencia en el tomo correspondiente de la GEA 2000, se tenía conocimiento a través de algunos testigos; pero será en noviembre de 2000 cuando el ciudadano francés Jonathan Díaz encuentre, abandonados en una vía muerta de esa estación, documentos que lo prueban. A falta de un estudio concluyente realizado por expertos, los cálculos realizados por Díaz a partir de los documentos indican que, entre el 16 de julio de 1942 y el 27 de diciembre de 1943, pasaron por Canfranc 86 toneladas de oro nazi con destino a Portugal y España para pagar la ayuda de los gobiernos de estos países a los nazis (fundamentalmente, alimentos y wolframio, que los alemanes utilizaban en el blindaje de tanques y cañones). España recibió, a cambio, 12 toneladas de oro y 4 de opio, mientras que a Portugal se enviaron 74 toneladas de oro, 4 de plata, 44 de armamento, 4 toneladas de detonadores para minas y 10 de relojes, además de productos farmacéuticos, pieles, porcelana y cristalería. El oro alemán procedía de bancos nacionales de países ocupados o del expolio a los judíos; refundido en lingotes se transportaba en tren a Suiza, donde era «lavado» y enviado a los países con los que se hacían negocios. En trenes procedentes de Suiza llegaba, pues, a Canfranc; era descargado por el puente internacional y, en camiones suizos, era llevado a Madrid o a Portugal por los puestos fronterizos de Badajoz, Valencia de Alcántara y Fuentes de Oñoro. Al parecer, esta fue también la vía utilizada por los nazis para pasar numerosas obras de arte con destino a Sudamérica.

El paso de Canfranc fue utilizado, asimismo, como vía de comunicación entre los aliados y la Resistencia francesa, pues estando Francia ocupada, los mensajes entre Londres y los resistentes se transmitían a través de España y Portugal, países, teóricamente, neutrales. En los trenes diarios que unían Canfranc con Zaragoza Buscar voz... se camufló importante documentación para los estados mayores de Gran Bretaña y Estados Unidos, y lo mismo en sentido contrario; las hermanas Lola y Pilar Pardo actuaron como correos para llevar mensajes desde Canfranc a Zaragoza, entre 1940 y 1944. El administrador de la aduana francesa Albert Le Lay jugó un papel fundamental transmitiendo mensajes cifrados a la resistencia y sirviendo de enlace con los aliados del norte de África, hasta que, descubierto por los alemanes, tuvo que huir; perseguido por la GESTAPO y por la policía española, consiguió llegar a Argel gracias a la ayuda, entre otros, del agente de aduanas Mariano Aso y del médico zaragozano Víctor Fairén Buscar voz....

Por esta frontera llegaron en tren miles de judíos Buscar voz... huyendo del holocausto nazi; los oficiales alemanes, que controlaban la parte francesa de la estación, decidían si pasaban o no, una vez examinada la documentación. Según cuenta Antonio Galtier en sus memorias, los que conseguían salvar este primer obstáculo debían conseguir inmediatamente un billete para Algeciras o Lisboa ya que, si les sorprendía la noche en la parte española, eran devueltos a Francia. Las personas que cruzaban ilegalmente la frontera (judíos, miembros de la resistencia, etc.), bien a pie o escondidos en los vagones, y resultaban heridos o lesionados eran atendidos por médicos de la facultad de Medicina Buscar voz... de Zaragoza, entre ellos el doctor Fairén, y alojados en la pensión Intercontinental del Coso, pagada por la Cruz Roja francesa.

Al acabar la guerra, los nazis usaron también esta ruta para llegar a Lisboa y pasar a Sudamérica. Tras la liberación de París, los alemanes destinados en Canfranc trataron de escapar a través del túnel, pero se lo impidió una bomba colocada por la Resistencia francesa; el comandante (profesor de lenguas clásicas en Heidelberg, en la vida civil, que había entablado amistad con el padre de José Antonio Labordeta Buscar voz... durante su estancia en Canfranc) resultó malherido y fue trasladado a un hospital zaragozano. El régimen franquista, temiendo una posible invasión de los aliados, clausuró el túnel hasta 1949 y reforzó la frontera con una cadena de búnkeres que sirvieron para repeler las acciones del maquis Buscar voz..., algunos de cuyos dirigentes eran originarios de Canfranc.

• Bibliog.:
Campo, Ramón J.: El oro de Canfranc. Biblioteca Aragonesa de Cultura, 2002
Labordeta, J.A.: Banderas rotas.
Martínez de Pisón, I.: «Canfranc y el oro nazi», El País Semanal, Nº 1.351, pp. 16-19.

www.heraldo.es/canfranc.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

Estación internacional de...Estación internacional de Canfranc

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT