Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Blasco y Soler, Eusebio

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 28/06/2006

(Zaragoza, 28-IV-1844 – Madrid, 25-II-1903). Escritor. Y escritor porque, si se definen todos los campos en los que cultivó su pluma sería interminable. Comedias, poesías, artículos en periódicos de todo el mundo, zarzuelas, canciones, novelas, cuentos... Publicó su primera obra en Zaragoza, «Veladas de verano», en 1861 y al año siguiente estrenó en el Teatro Principal, el 7 de enero, «Vidas ajenas» que volvió a representarse a los cuatro días, cosa no habitual en la época, publicando en el anuncio de El Saldubense Buscar voz... el nombre del autor. A la muerte de su padre se traslada a Madrid y escribe en La Discusión. Publica en marzo de 1864 «La miseria en un tomo» y no cesa de escribir en los periódicos. Participa activamente en la rebelión de los sargentos del cuartel de San Ginés el 22 de junio de 1866 en la revolución de septiembre de 1869. En octubre de este año asiste, invitado por el virrey de Egipto, a la inauguración del Canal de Suez. Escribió «El joven Telémaco», primera obra bufa que estrenó Arderius en Madrid en septiembre de 1866 y que dio la vuelta a España. Célebre fue el coro griego para el que al autor se inventó la palabra «suripanta», incorporada al diccionario de la Real Academia Española en 1925. «La mujer de Ulises» y «Los novios de Teruel», con música de Arrieta, son otras de sus obras destacadas. También escribió letras de canciones de las que destaca «La Partida» (Véase Álvarez Mediavilla, Fermín María Buscar voz...). El navarro Joaquín Larregla puso música a la jota «Siempre pa alante» y al zortzico «Laurak-bat» (Los cuatro juntos) en cuyas poesías Blasco parece sentirse navarro. Pero siempre escribió de Zaragoza, de Aragón y de la Virgen del Pilar, de la que era profundo devoto.

En varias etapas de su vida viajó por el mundo. Nueva York, San Peterbusgo, Italia, Europa central; pero, sobre todo París. Entre 1881 y 1894 fue redactor de Le Figaro firmando con el seudónimo de Mondragón y escribiendo en perfecto francés, sin necesidad de corrector de estilo.

De vuelta a España dio un buen número de conferencias en el Ateneo de Madrid y siguió escribiendo y escribiendo. Fue lo que hoy llamaríamos jefe de prensa de Adelardo López de Ayala, ministro de Ultramar, en 1868; secretario particular de Nicolás María Rivero, ministro de la Gobernación, en 1870; posteriormente, Director General de Correo y a su vuelta de París ocupó un alto cargo con el gobierno de Cánovas. Entre sus amigos se contaban Emilio Arrieta, Ayala, Julián Gayarre y José Zorrilla, que fue padrino de su hija Aurora. Murió en Madrid, de pulmonía crónica, el 25 de febrero de 1903 y fue enterrado en la Sacramental de Santa María de la Almudena. No pudo cumplir su expresado deseo de reposar para siempre en el zaragozano cementerio de Torrero, con el siguiente epitafio, que dejó escrito: «Aquí yace un caballero que jamás tuvo caballo, y que se murió de risa viendo a sus conciudadanos».

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Imágenes de la voz

Eusebio Blasco y Soler...Eusebio Blasco y Soler

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT