Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Alcrudo Quintana, José

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 23/08/2010

(Zaragoza Buscar voz..., 10-III-1918 - 20-VIII-2010). Hijo de Miguel José y sobrino de Moisés Alcrudo. Siguiendo la tradición familiar, inició estudios de medicina, en 1936 y como alumno libre, que tuvo que abandonar ante el triunfo de la sublevación fascista y los asesinatos de su padre y su tío. Comenzó a trabajar en la hostelería, primero en el balneario de Panticosa Buscar voz... y posteriormente en el Gran Hotel, desde 1937 hasta finales de 1944. Poco después, en marzo de 1945 y en un kiosco del Paseo de la Independencia, funda la Librería Pórtico. Su interés por la cultura en todas sus facetas le hacían partícipe de diferentes tertulias ilustradas. En una de ellas, en el café Ambos Mundos, nacería el grupo de pintores que tomó el nombre de la librería. Fue él quién, al intercambiar una exposición con la librería Buholz de Madrid —la polémica «4 pintores de hoy»— levantó el acta de nacimiento de lo que internacionalmente sería conocido como «Grupo Pórtico» Buscar voz..., cuyos componentes, él incluido, pronto se habituarían a visitar los juzgados ante querellas de índole pintoresca.

A través de un viajante de libros, Pepe Latorre, consigue que su futuro amigo y otro hombre clave en el mundo del libro español de la segunda mitad del pasado siglo, Pancho González, le proporcione libros sudamericanos prohibidos, iniciando así tanto un arriesgado comercio clandestino y antifascista, como una referencia mítica en la ciudad. Más tarde, por mediación de José Manuel Blecua Buscar voz... conoce a Juan Guerrero Ruiz («cónsul general de la poesía») que le pone en contacto con Joaquín de Oteiza, importador y exportador de libros, quien, por extrañas relaciones con la dictadura, tenía todo un frontón, en la madrileña calle de Alcántara, repleto de libros, también esta vez, sudamericanos y prohibidos. En 1949 alcanza un sueño largamente acariciado: exiliarse en busca de la libertad. Gracias a los impagables oficios de su amigo Luis Floren, ya exiliado en la República Dominicana, consigue un contrato falso de trabajo y tras bastantes problemas de índole policial, logra el ansiado pasaporte y cruza el Atlántico. Su idea inicial es que la República Dominicana sea una cabeza de puente para trasladarse a Venezuela, donde reside otro amigo exiliado, el Dr. Lasala Buscar voz.... En la dominicana «reinaba» Rafael Leónidas Trujillo Molina, de cuya dictadura y catadura queda bien empapado y horrorizado. Allí ve la posibilidad de un buen negocio, a la par que una labor de divulgación del libro español en toda Sudamérica, entonces casi inexistente. Vuelve a España, después de una estancia de un mes en USA. En Zaragoza se reencuentra con sus viejos amigos, con una hija de poco más de un año, que no le conoce y, dado su carácter, poco dado a los «grandes» negocios, decide quedarse en su tierra y comunicar su idea, de cómo vender libros españoles en América, de Río Grande a la Patagonia, a dos buenos amigos que la ponen en práctica y les supone el éxito comercial más importante de sus vidas (y en ello continúan).

Abre en 1952 el establecimiento de la calle Costa, al que seguirán el de la calle Doctor Cerrada —en los bajos y sótano de la casa de los Pérez Gállego Buscar voz... y donde antes había instalado ya, con su esposa Carmen Sánchez, una empresa de distribución de libros «Derza»—, primero que en Zaragoza se dedica al libro médico y técnico, y el de la Plaza de San Francisco, con el natural destino universitario que le daba su emplazamiento. En los establecimientos de la calle Costa y Plaza San Francisco se hicieron reales unas amenazas que habían comenzado a los quince días de abrir el kiosco —un kiosco sospechoso de albergar reuniones clandestinas y subversivas en un sótano casi monoplaza y abarrotado de libros, y que era vigilado de forma continua por un policía que acabó trabando amistad con Alcrudo— y se acentuaron al exhibir la foto del diario El Español que mostraba el cadáver de un ajusticiado Mussolini. En los coletazos del franquismo, los comandos fascistas parapoliciales bombardearon literalmente las librerías de la calle Costa y plaza de San Francisco. Con Homenaje a Goya, de Ildefonso Manuel Gil Buscar voz..., inicia en 1946 una fructífera tarea como editor que se prolongará hasta la actualidad. De ella saldrán: el Premio Nacional de Literatura Aragón, literatura y ser histórico, de Manuel Alvar Buscar voz..., las ediciones facsímiles del Aragón de Quadrado y la Hymnerotomachia de Poliphilo, las ediciones para bibliófilo de Crisicollages para Luis Buñuel Buscar voz..., de Luis García Abrines Buscar voz... y Circunstancias atenuantes de José Francisco Aranda Buscar voz..., o sus numerosas coediciones con departamentos universitarios.

En los años setenta con sus hijos Carmenchu y José Miguel inicia una serie de catálogos especializados orientados al mundo universitario que darán a Pórtico un incuestionable prestigio internacional. Este último, José Miguel, creará un sello editorial propio: «Alcrudo Editor», con una inicial orientación hacia temas aragoneses (El Derecho aragonés de Jesús Delgado Buscar voz..., o Miguel Labordeta Buscar voz..., un poeta en la postguerra, entre otros) y que acogerá luego a la tan polémica como imprescindible Diwan Buscar voz..., y a Trama, órgano de expresión del grupo de pintores que recibirá el nombre de la revista y al que «nutrió» el joven Alcrudo con su espléndida biblioteca personal. En 1987, Pórtico fue galardonada por el Ministerio de Cultura con el segundo premio a la mejor labor cultural de librerías, tras un año de innovadoras exposiciones bibliográficas —entre ellas una que ingenuamente pretendía la unificación de los esfuerzos editoriales institucionales en la comunidad autónoma, utopía retomada en la actualidad por algunas instituciones—. Un año antes, la Diputación Provincial de Zaragoza concedió la Medalla de Oro Santa Isabel a José Alcrudo y más tarde el Ayuntamiento de Zaragoza le hizo Hijo Predilecto. La crisis de crecimiento motivada por el aumento de las ventas por catálogo, hicieron que Pórtico abandonase la Plaza de San Francisco para ubicarse en unos locales más amplios de la calle Muñoz Seca —hecho que algún periodista muy despistado tomó como desaparición de la librería—, donde celebró de manera muy pictórica su cincuenta aniversario en 1995 y sigue ofreciendo al público una riqueza bibliográfica de difícil parangón en estos tiempos de grandes superficies y pilas de artificiales superventas.

El Gobierno de Aragón le concedió en 2006 una última distinción: el Premio a la Trayectoria Profesional en el Sector del Libro.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

José Alcrudo Quintana...José Alcrudo Quintana

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT