Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Barbastro, Archivo musical de la catedral de

Contenido disponible: Texto GEA 2000

El principal foco de actividad musical de Barbastro fue la catedral. Este centro musical se contituye especialmente a partir del siglo xvii en periferia de catedrales como Zaragoza, Huesca, Lérida, Tarragona o Calahorra. Su rango le hace pasar de ser una catedral bastante estable, en lo que se refiere a la permanencia de los músicos en sus cargos a lo largo de la primera mitad del siglo xvii, a constituirse en centro de paso hacia otros puestos catedralicios más prestigiosos a lo largo de la segunda mitad del siglo xvii y durante todo el siglo XVIII. Esta constante es especialmente evidente en la habitual alternancia de la plaza de maestro de capilla u organista. Casos como los de Juan de Torres, Dionisio de Urrutia, Joseph Lanuza, Diego de Llorente, Juan Antonio Escalona, etc., son claros exponentes que conforman a Barbastro como un centro de formación de cara a conseguir puestos de mayor prestigio en otras catedrales. Por otro lado, Barbastro se convierte también a lo largo del siglo xvii y durante todo el xviii en centro de una periferia formada por iglesias parroquiales o colegiales como Alquézar, Daroca, Montearagón, Balaguer, Bielsa, El Grado o Roda de Isábena entre otras, cuyos músicos van a promocionar a Barbastro en busca de un puesto musical de rango catedralicio.

Archivos. El archivo de la catedral, a pesar de haber padecido los desastres de la guerra civil, es fiel reflejo de la importancia que tuvo la música en Barbastro. Contiene la documentación del cabildo, de la curia y de algunas parroquias, además de una sección dedicada a la música de la institución, todas ellas inventariadas por D. José Lanau Mariñosa (cabildo, curia y parroquias) y D. Julio Broto Salamero (música). La documentación histórica de interés para reconstruir el pasado musical se halla repartida entre Libros de Gestis (a partir de 1575), Actas Capitulares (a partir de 1545), Libros de diezmos y primicias (a partir de 1578), etc.

El archivo de música propiamente dicho se divide en una sección de libros de canto llano (39, la mayor parte procedentes del Monasterio de San Vitorián y algunos de ellos guardados en el museo diocesano), y otra con dos libros de canto de órgano y setenta y cinco cajas con repertorio polifónico manuscrito e impreso. En el primer libro de canto de órgano, copiado en la primera mitad del siglo xix, se recopilan obras de grandes maestros de la polifonía clásica (Palestrina y Robledo), junto con algunas de los maestros de capilla de la catedral (Marzal y Llorente); el original de este libro se encuentra actualmente en Barcelona conservándose en el archivo barbastrense una fotocopia. El segundo está fechado en 1863 y contiene diversas composiciones anónimas a cuatro voces para la Semana Santa. Por su parte las setenta y cinco cajas contienen repertorio en pliegos sueltos que va desde algunos villancicos del siglo XVII, hasta la últimas composiciones del actual maestro de capilla de la institución. Es significativo destacar a este respecto los inventarios de libros de canto llano y de polifonía que durante todo el siglo XVII recoge el libro de consuetas. Finalmente hay que hacer constar la conservación de algunos fragmentos en pergamino en notación aquitana sobre punta seca (siglos xii-xiii).

Capilla de música. Aunque existió actividad musical en siglos anteriores, las primeras evidencias localizadas de su capilla musical se remontan al siglo xvi. Es especialmente a partir de 1571 cuando la recuperación del rango catedralicio motiva la existencia de una importante actividad musical. Así en 1578 encontramos el primer nombramiento de un maestro de capilla, Jaime Sanz de Boltaña, y a partir de esa fecha se van a suceder numerosas referencias documentales que evidencien la existencia de una capilla de música. En el libro de consuetas se describen en 1586 todas las obligaciones a las que estaban sujetos cada uno de los puestos relacionados con la música dentro de la institución. Un maestro de capilla que tenía obligación de enseñar a los infantes de cantar y servir en el coro y iglesia y de tenerlos recogidos y que además debía regir el facistol con cuidado y diligencia, dos capiscoles o sochantres que debían registrar lo que se hubiere de cantar y especialmente registrar los maitines luego después de completas y entonar los salmos y en comenzar las antífonas y dar el tono, y un organista que en las fiestas dobles de primera y segunda clase debía tocar en todos los oficios de vísperas y completas.

El siglo xvi termina con el magisterio de Pedro Arilla a quien le sustituye, el 18 de noviembre de 1600, Jerónimo Vicente. Este maestro natural de Barbastro, que permanecerá en el puesto hasta 1644, va a iniciar una serie de mejoras en la capilla que van desde el aumento de la plantilla de cantores a doce en 1604, hasta la construcción de un nuevo órgano en 1636, pasando por la adquisición de un realejo para las salidas de la capilla en 1620 o la llegada a la misma de un grupo de cuatro ministriles en 1616. En 1618 se realiza un inventario de los instrumentos para el uso de la capilla entre los que se cita un sacabuche, dos cherimyas tiples, dos de contralto y tenor dos cornettas, un bajon de chiricholero grande, cinco bajonetes y un juego de flautas siendo el sacabuche un contrabajo. Durante el magisterio de Vicente se citan dos organistas: Bartolomé Ortigas y Jerónimo Giga. En cuanto al repertorio musical de que se tiene constancia documental, a partir de diferentes inventarios de 1620, 1631 y 1632, la capilla va a poseer para su uso música de algunos de los principales polifonistas españoles o extranjeros del siglo XVI como Morales, Guerrero, Victoria, Lasso, o Palestrina, además de adquirir algunas ediciones de Rogier, López de Velasco, Ruimonte, Aguilera o incluso de diversos maestros italianos como Nanino o Tomasi, entre otros.

El 14-XII-1644, a la muerte de Vicente, se nombra a Felipe Perelló procedente de Cataluña como maestro de capilla, quien permanecerá en el puesto hasta 1653 en que promociona a Tarragona. La plaza de maestro de capilla en la catedral se hace cada vez más inestable, y así en la segunda mitad del siglo se van a suceder numerosos maestros como: Orencio Solanas, Jusepe Alcalá, Francisco Cristóbal, Lorenzo Clavero, Joaquín Falqués, Sebastián Ataide, Manuel Navarro, Juan Francisco Ros, Juan Hierro, Sebastián Bosquet, Juan de Torres o Bonifacio Ochoa. La crisis por la que pasa la institución obliga a que algunos de ellos ocupen la plaza de maestro y organista al mismo tiempo como Falqués, Navarro, Ros, Hierro u Ochoa, e incluso alguno va a desempeñar funciones de cantor como Torres. Muchos de ellos van a llegar a Barbastro procedentes de Alquézar, Teruel, Daroca o Montearagón, para promocionar a otras catedrales de mayor rango como Lérida o Calahorra. En cuanto al repertorio de uso para la capilla a lo largo de la segunda mitad del s. xvii cabe destacar la enorme colección de música italiana que poseía la catedral en esos años con obras de: Benedetti, Anerio, Sacchi, Constantin, Marenzio, Antonelli Tarditi, Grandi o Belli. De finales de este siglo (1690) es el primer impreso de textos de villancicos conocido en el que el maestro Bonifacio Ochoa utiliza el moderno estilo recitativo italiano en alguno de ellos.

En 1704 aparece como maestro de capilla Francisco Solanilla, a quien sustituye, en 1715, Joseph Lanuza, discípulo de José de Cáseda en La Seo de Zaragoza. Este maestro de Barbastro pasa en 1717 a la catedral de Huesca, siendo nombrado en 1727 maestro de La Seo de Zaragoza, de él se han conservado en el archivo barbastrense un salmo, un magnificat y un dúo al nacimiento. En 1730 se nombra como maestro de capilla a Antonio Marzal, quien también ocupará el asiento del órgano y del que también se han conservado varias obras en el archivo. En 1737 se cita a Francisco Gascón, y en 1743 se nombra como maestro de capilla a Francisco Sarrañana del que se han conservado dos pliegos de textos de villancicos para los maitines de Navidad de 1754 y 1760, además de numerosas composiciones en el archivo de la catedral. Sarrañana permanecerá hasta 1780 en el magisterio siendo sustituido por el organista Diego Llorente y Sola. Este músico, que había ingresado como organista en 1771 procedente de Tudela (Navarra), permanece en el puesto de maestro de capilla hasta 1785 en que promociona a Huesca, de él también se han conservado numerosas obras en el archivo.

Desde finales del siglo xviii hasta 1851 en que Barbastro pasa a ser de nuevo colegial se van a suceder como maestros de capilla: Juan Antonio Escalona, Josef Guash, José Pérez, Manuel Sanclemente, Nicolás Alquézar, José Preciado o Juan Saltó, entre otros. La mayor parte de ellos aparece compaginando la plaza de maestro con la de organista, como en la actualidad Julio Broto Salamero.

Órganos. Hay constancia de cuatro órganos, los tres primeros construidos desde finales del siglo XVI hasta principios del xvii. El instrumento conservado en la actualidad data de 1953 habiendo cambiado su ubicación original dentro del templo.

El primer órgano fue construido bajo el obispado de Jordán de Urriés (1573-1585). Otro órgano se realiza bajo el de su sucesor, Miguel Cercito (1586-1595), en este caso obra del organero Lorenzo Stanga, de Cremona, con quien se hace la Capitulación el 21-VII-1586. En 1620 la capilla adquiere un realejo del organero Juan G. del Bosque alegando su necesidad para que el coro estuviera perfectamente formado dentro y fuera de la iglesia.

A partir de esta fecha se suceden datos que indican la intención de comprar un nuevo órgano y es en 1635 cuando se convoca un concurso para la obra. En 1636, durante el obispado de Alonso de Requesens y Fenollet se contrata su fabricación a Pedro Lázaro de Ambel, siendo inagurado tres años más tarde. Este órgano fue objeto de varias restauraciones, una de las más importantes en 1866 por D. Andrés Marqués y Saturnino Inchaurbe. En 1936 es destruido, y será en 1953 cuando se estrene el órgano actual, obra de Organería Española S. A., que cambia su antigua ubicación de la Capilla de la Asunción a la del Rosario. Este cambio de ubicación es debido entre otras cosas al cambio de emplazamiento del coro central, actualmente dividido entre el altar y la capilla de la Asunción.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT