Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Bandas de Música

Contenido disponible: Texto GEA 2000

La existencia de las bandas de música en Aragón es antigua. Cuentan muchas de ellas con más de un siglo de existencia, y hay que distinguir las profesionales, afincadas en ciudades, y aquellas otras (la mayor parte) surgidas en núcleos rurales y formadas por aficionados que no tienen en la música su medio principal de vida, aunque en la mayoría de los casos sus actividades musicales, realizadas en períodos concretos, les reportasen algún beneficio económico.

En relación con las bandas de música profesionales, puede decirse que su existencia está ligada a las instituciones o entidades oficiales. Es el caso de las bandas de música militares, las municipales o las provinciales.

Las Ordenanzas de Carlos III no sistematizaban la organización de las llamadas músicas militares. La primera disposición oficial que conocemos relativa a esa organización es el reglamento aprobado por real orden de 7-VIII-1875. A partir de esa fecha se puede afirmar la existencia en Aragón de bandas de música militar como tales. Concretamente en Zaragoza, en el año 1891 consta la existencia de cuatro bandas de música con sus correspondientes músicos mayores (directores), ligadas a cuatro regimientos distintos. Los componentes de estas bandas eran solamente contratados y no formaban parte del Ejército. A partir de entonces, sucesivas leyes y órdenes fueron modificando la estructura de las bandas de música militar, hasta llegar a la de 28-X-1943, que alteraba la composición de las plantillas e introducía en sus miembros las jerarquías propias del Ejército: brigadas, sargentos, etc. De esta fecha datan, ya reorganizadas, las dos bandas militares más importantes asentadas en Zaragoza: la de la Academia General Militar, y la del Gobierno Militar, que estaba adscrita al regimiento de Las Navas, y que fue dirigida, entre otros, por Víctor Bueno y Fernando Tomás. En octubre de 1943 se creó también en Zaragoza la banda de música de la IV Región Aérea o Pirenaica, bajo la dirección del aragonés Enrique Sappetti, y tuvo una vida efímera, pues se disolvió a finales de 1945. Esta banda se nutrió en su mayoría de jóvenes pertenecientes a diferentes bandas de música de muchos pueblos de la región que cumplieron allí su servicio militar. En 1971 se creó igualmente en Zaragoza la banda de música de Aviación de la III Región Aérea.

Otras bandas de música militares residentes en Aragón son la de Huesca, y la de Jaca, a cuyo frente estuvo Tomás Asiaín, impulsor del Orfeón Jacetano. También existió una banda de música militar en Sabiñánigo (H.), pero en la reorganización de principios de los años sesenta se anuló.

Dentro de las bandas de música oficiales civiles, funcionó en Zaragoza una banda municipal desde 1934 a 1944, cuya creación fue encomendada al mencionado maestro Sappetti. Desde 1973 actúa como agrupación totalmente profesional la banda de música de la Diputación Provincial de Zaragoza, derivada de la antigua banda conocida popularmente como «del Hospicio» o «del Hogar Pignatelli» (debido a que estaba compuesta en su mayor parte por asilados, junto con algunos profesores encargados de impartirles conocimientos musicales). Esta banda, de gran antigüedad, pues ya existía a principios del siglo xix, tuvo entre sus directores a Ramón Borobia Cetina y a sus dos hijos, José y Ramón.

La presencia de estas bandas de música oficiales se ha hecho notar ininterrumpidamente en conmemoraciones de todo tipo, conciertos, actos tradicionales, desfiles, etc. Sin embargo, y por lo que a las bandas de música militares se refiere, su actividad en el quehacer musical aragonés en general ha decaído, limitando prácticamente sus actuaciones a las obligaciones castrenses. Es la banda de música de la Diputación Provincial de Zaragoza, la que despliega una más intensa labor de divulgación musical, sobre todo en la provincia.

Respecto al segundo tipo de bandas de música, las que podríamos denominar como no profesionales, han sido mucho más abundantes y lo son todavía en la provincia de Zaragoza que en Huesca y Teruel. Refiriéndonos, pues, a Zaragoza, cabe consignar, por su antigüedad, la banda de música de Pedrola, ya existente en 1818, con una dinastía de directores, los Bericat, que se han sucedido durante décadas sin interrupción. Otras bandas cuentan también con más de cien años de historia: así, las de La Almunia de Doña Godina, Caspe, Encinacorba, Gallur. Estas bandas han estado integradas, y lo están actualmente en su mayoría, por agricultores, trabajadores y estudiantes, que cultivan su afición preferida, la música, en el tiempo libre de que disponen.

La época dorada de las bandas de música rurales en Aragón puede situarse aproximadamente entre los años 1910 y 1960. El porcentaje de la población rural española era muy alto, escasos los medios de distracción en los pueblos, y la dedicación a la música suponía una actividad marginal que permitía la satisfacción personal del que la cultivaba. Era, a la vez, una ayuda económica, pues todas las bandas unas más, otras menos, según su categoría, realizaban desplazamientos, sobre todo estivales, a diferentes localidades, contratadas por sus respectivos ayuntamientos con objeto de amenizar sus fiestas. Hay que hacer constar que de muchas de estas bandas surgieron profesionales, integrados más tarde en plantillas de bandas militares o civiles.

En estos años era bastante frecuente la celebración de concursos de bandas de música, destacando las ya citadas de La Almunia de Doña Godina, Encinacorba y Pedrola, y las de Aguarón, Alagón y Borja. A modo de ejemplo cabe citar entre los directores de algunas de estas bandas, por el largo tiempo que estuvieron a su frente y por la labor realizada, a Salvador Azara Buscar voz... y Gregorio Gimeno, en La Almunia de Doña Godina; a José Palomar y Joaquín Francés, en Aguarón; a Luis Pérez del Corral y Conrado Casanova, en Encinacorba.

En la década de los 60, en pleno auge desarrollista, la población rural española se va haciendo progresivamente urbana e industrial y las plantillas de las bandas de música comienzan a debilitarse con la emigración a las ciudades. En algunos casos se mantienen los vínculos entre el antiguo miembro de la banda y ésta, pero lo normal es que se pierdan.

Por otra parte, las nuevas generaciones, atraídas por otro tipo de actividades que llenan su ocio, dejan de interesarse por el estudio de la música. En otros casos, es la ausencia de un director competente o de una persona responsable que asuma las labores de enseñanza lo que posibilita la desaparición de una banda. También el número de músicos solicitado por las localidades a la hora de contratar una banda de música es mucho menor que antes, y esto reduce igualmente las plantillas.

Con todo, se vuelve a palpar un interés renovado por la banda de música en los pueblos, considerada sobre todo como actividad cultural y de integración juvenil, dejando un poco al margen las posibles ventajas económicas que su pertenencia a la misma pudiera reportar a los miembros. En este nuevo enfoque dado a la banda de música hay que tener en cuenta la existencia de un mayor nivel de vida económico y cultural en los pueblos. En este resurgir de las bandas de música populares, figuran la de Caspe, Encinacorba y San Mateo de Gállego como bandas ya consolidadas, con más de treinta miembros cada una. Asimismo destaca en esta provincia de Zaragoza la creación en los años 70 de la banda de música de Luna, formada en su mayoría por escolares y jóvenes de la localidad.

En la provincia zaragozana, durante los años de apogeo de las bandas, prácticamente todos los pueblos tenían la suya por pequeña que fuese. Al final de la década de los setenta, al margen de las citadas antes, existían todavía bandas con un reducido número de componentes, que podían oscilar de diez a veinte, en las siguientes localidades: Aguarón, Ainzón, Almonacid de la Sierra, La Almunia de Doña Godina, Aniñón (lugar que ha mantenido largo tiempo dos bandas), Ejea de los Caballeros, Gallur, Maluenda, Pedrola, Rivas, Tauste, Tarazona, todas ellas con abundante número de miembros anteriormente. Algunas de ellas estaban a punto de desaparecer, mientras otras (como la de Tarazona, que se había perdido) reemprendieron de nuevo su marcha. Muchas desaparecieron; así las de Alagón -que contaba con anexo de cornetas y tambores, Atea, Belchite, Borja, Calatayud (llegó a tener tres bandas simultáneas), Cariñena, Cosuenda, Magallón, Pastriz, Pina de Ebro, San Martín de Moncayo, Sos del Rey Católico, Villafeliche y otros. En la provincia de Huesca desaparecieron, entre otras, las de Almudévar, Monzón y Echo. En la provincia de Teruel quedaba alguna actividad en Valderrobres, y en 1979 se creó una banda en la capital. Desaparecieron entre otras, las de Mora de Rubielos y Calamocha.

El creciente interés por la música, ha originado que, en las últimas décadas, hayan resurgido bandas en algunas poblaciones en que se habían perdido, que se ven nutridas por un elevado porcentaje de jóvenes, tal es el caso de Alhama o Muel. En la provincia de Zaragoza en 1993 existían 56 bandas de música, mientras que en la capital se han formado las bandas de la Almozara, Casetas, Delicias, Las Canteras, Las Fuentes, Miralbueno, Peñaflor y la del Club Social de Empleados Municipales. La Banda Municipal de Muel, dirigida por Jaime Silvestre, cuenta con 65 miembros, y es una de las más activas; en 1993 obtuvo la medalla de oro en la modalidad de concierto en el XII Concurso Mundial de Música de Kerkrade (Holanda). También participó en París en el desfile de fin de milenio.

Similar impulso han experimentado las bandas en municipios turolenses como Alcañiz, Alcorisa, Calanda, Calamocha, Cella, la Mata de los Olmos, Mora de Rubielos, La Portellada, Rubielos de Mora, Peñarroya de Tastavins, Sarrión, Utrillas o Valderrobles. Todas ellas participaron en 1999 en el XVI Encuentro Provincial de Bandas de Música, organizado por la Diputación Provincial de Teruel.

• Bibliog.: Laguna Azorín, E.: Bandas de música como elemento popular de cultura; Zaragoza, 1946.

 

Imágenes de la voz

BANDA DE LUNA...BANDA DE LUNA

BANDA INFANTIL DE MUEL...BANDA INFANTIL DE MUEL

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT