Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Azucareras

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 30/11/2009

Tras 1898 se acelera el proceso industrializador en la región aragonesa, como consecuencia de la sustitución de importaciones a que obliga la pérdida de las últimas colonias: de éstas llegaba -entre otros productos- el azúcar Buscar voz... que se consumía en el mercado interior. La posibilidad de utilizar en Aragón tierras de regadío para el cultivo de la remolacha Buscar voz..., y su posterior transformación, da lugar al nacimiento de una industria nueva que actúa como sector pautador del resto de la economía, ya que sus efectos de difusión sobre los demás sectores provocaron un período de prosperidad económica. Así, en 1899 se había creado la Industrial Química de Zaragoza Buscar voz..., que fabrica una buena parte de los abonos necesarios para un cultivo como el de la remolacha, que esquilma tanto la tierra; la instalación de azucareras trae consigo el desarrollo de las fundiciones y de la industria metalúrgica; y, además, la demanda de carbón Buscar voz..., que se utilizará como combustible, favorece la explotación de los lignitos Buscar voz... turolenses, con la creación, en 1900, de la Sociedad Minas y Ferrocarriles de Utrillas Buscar voz....

En 1893 ya funcionaba en Zaragoza Buscar voz... una azucarera -la de Aragón, que pasaría a conocerse posteriormente como «la Vieja»-, pero lo hacía al amparo de los aranceles proteccionistas existentes, ya que de lo contrario no hubiera podido competir con el azúcar que llegaba de Cuba y Filipinas. Tras el 98, se produce una auténtica oleada de creación de fábricas, y en 1900 funcionan en Aragón cuatro azucareras que ya serán ocho en la campaña siguiente. Los atractivos beneficios que se obtienen (la Azucarera de Aragón repartió dividendos en la campaña 1894-95 que ascendieron al 20 % en 1898, al 26 % en 1899 y al 30 % en 1900), hacen afluir los capitales necesarios para crear la Azucarera Nueva y la del Rabal -en Zaragoza- y la Ibérica -en Casetas Buscar voz...-, que son las que funcionan en 1900; las siguientes en añadirse a la lista serán la Azucarera Labradora y la de Calatayud Buscar voz... -ambas en esta ciudad-, la de Nuestra Señora de las Mercedes en Alagón Buscar voz... y la de Nuestra Señora del Pilar en Gallur Buscar voz.... Sin embargo, el incremento de la competencia y la saturación del mercado a que iba a llevar la apertura masiva de nuevas fábricas dio lugar a los primeros intentos de restricción de la competencia que culminaría con la aparición de la Sociedad General Azucarera de España; su constitución supondría una reestructuración en el sector que hizo que dejasen de funcionar en Aragón, en la campaña 1904-5, dos fábricas: la Azucarera Labradora de Calatayud y la del Rabal, tras una operación que trajo como consecuencia graves perjuicios para la economía aragonesa: una fuerte reducción de la extensión de remolacha sembrada en la región y la integración de unas sociedades muy rentables hasta entonces en una nueva compañía que tendría una trayectoria muy poco favorable, al menos para los pequeños accionistas.

En los años siguientes a 1904 otra vez se crean sociedades azucareras en Aragón: son las llamadas «libres» -por surgir al margen del monopolio de la Sociedad General-, entre las que destaca la del Jalón, que se convierte pronto en la primera azucarera de España tanto por su producción como por los elevados rendimientos que obtiene. Situada en Épila Buscar voz... y al lado de su estación de ferrocarril, esta azucarera moltura la remolacha que se produce en la feraz vega del río Jalón, y llega a superar la producción de 10.000 Tm. en la campaña 1907-1908; también merece ser destacada por su importancia otra azucarera «libre»: la del Gállego, instalada en Zaragoza, que comienza a funcionar en la campaña 1905-1906.

Sin embargo, un nuevo hecho vuelve a limitar otra vez el crecimiento del sector azucarero: la promulgación, en 1907, de la llamada Ley Osma. Si la creación de la Sociedad General tuvo como consecuencia para la provincia de Zaragoza la reducción de su producción de remolacha en más de 100.000 Tm. (ya que disminuyó en un 45 %, lo que equivalía a perder más de 4 millones de ptas. de ingresos en una sola campaña y disminuir su cuota de mercado en un 8 %), la Ley Osma -por la que se vuelven a reducir las superficies cultivadas- tuvo unas consecuencias similares, prosiguiendo en los años siguientes la tendencia descendente, con las consiguientes protestas de los agricultores aragoneses. Éstos se consideran directamente perjudicados por una ley contra la que se había luchado ya en noviembre de 1906, al enviar la Asociación de Labradores de Zaragoza y su provincia una carta de protesta al Parlamento.

Teniendo en cuenta la desproporción de peso que existe entre la materia prima y el producto final (la azucarera del Jalón, que obtenía unos rendimientos considerados óptimos, producía 13,5 kg. de azúcar por cada 100 de remolacha), las fábricas se localizaban junto a las zonas productoras de remolacha azucarera con objeto de reducir los costes de transporte. Por ello aparecen inicialmente en torno a Zaragoza, y luego se extienden por los valles de otros ríos, como el Jalón, para desbordar posteriormente los límites provinciales: en 1912 se instala la del Jiloca, en Sta. Eulalia del Campo Buscar voz... (T.), y algunos años más tarde, en 1925, en el valle del Cinca empieza a funcionar la azucarera de Monzón Buscar voz....

En los primeros años de este siglo, Granada y Zaragoza son las dos primeras provincias españolas por su volumen de producción de azúcar; la producción en la provincia de Zaragoza es por vez primera mayor que la de Granada donde también se obtenía azúcar a partir de la caña— en la campaña 1902-3, pero tras la Ley Osma vuelve a estar por debajo. Los fuertes beneficios obtenidos en este sector están en el origen de un importante proceso de acumulación de capital que existe en Aragón en estos años y que se manifestará en la creación de diversos bancos regionales en los años siguientes al boom de las azucareras. Aunque en las primeras sociedades aparecen algunos banqueros (como es el caso de Tomás Castellano Buscar voz... y Francisco Villarroya que pertenecen al consejo de administración de la Azucarera Nueva), el proceso que más se repite es el inverso, es decir, el de toda una serie de personas que se enriquecen en el negocio azucarero y luego participan en la fundación de bancos regionales. Entre los miembros de la burguesía aragonesa en que concurren estas circunstancias merece citarse a los fundadores del Banco de Aragón Buscar voz...: Joaquín Delgado Buscar voz..., su primer presidente, era uno de los propietarios de la azucarera Vieja, y también habían pertenecido a distintos consejos de administración de estas sociedades Leopoldo Lewin, Ricardo Lozano Buscar voz..., Luis Higuera Buscar voz... y Eugenio López Diego-Madrazo.

Tras este brillante comienzo de la industria azucarera en Aragón, los problemas que se apuntaban ya al comienzo (sobreproducción y mecanismos restrictivos de la competencia) se van agravando hasta llegarse a la situación actual, en que han dejado de funcionar todas las azucareras, tal como puede verse en el cuadro siguiente.

La crisis del cultivo en Aragón de la remolacha azucarera, y su paulatino desplazamiento hacia el sur de España, son la causa más próxima de este cierre de azucareras, en el que confluyen factores muy diversos. Al mayor tamaño medio de las explotaciones en Andalucía, hay que añadir la congelación de precios de la remolacha que obligó a los agricultores aragoneses a desplazarse hacia otros cultivos, como han sido el maíz y la alfalfa, a la vez que las grandes sociedades que actúan en régimen de monopolio de demanda (monopsonio) en sus zonas de influencia imponían unas condiciones a veces leoninas a los cultivadores, tal como ocurrió con la venta de semillas que proporcionaban remolacha de escaso peso pero alto contenido sacárico. El proceso de concentración monopolística en el sector, comenzando con la aparición de la Sociedad General Azucarera de España, se continuó al repartirse posteriormente el mercado esta sociedad con otras dos: la Compañía Ebro de Azúcares y Alcoholes Buscar voz..., y la Compañía de Industrias Agrícolas Buscar voz... (CIA), con lo que se configuró un mercado en régimen de oligopolio en el que primaban con frecuencia los intereses comerciales -como es el caso de la distribución del azúcar que se importó tras los acuerdos con Cuba- sobre los productivos.

Las consecuencias del cierre de azucareras han sido muy graves en toda una serie de municipios aragoneses. A los puestos de trabajo fijos existentes durante todo el año, se sumaba un elevado número de puestos eventuales durante la campaña, que servían para retener la población; tras el cierre, el censo de estos municipios se ha resentido: son los casos más representativos los de Épila Buscar voz... y Terrer Buscar voz..., que tienen hoy menos población que a comienzos de siglo, pero que en los años 40 y 50 casi duplicaban las cifras iniciales.

Los intentos de establecer cooperativas de producción por parte de los propios agricultores no han prosperado. Así, en 1969 se pretendió adquirir la azucarera de Monzón, pero el traslado de su maquinaria a Jerez de la Frontera impidió que la operación se pudiera llevar a cabo. Otro proyecto, promovido por la Agrupación Remolachera de Zaragoza, tampoco llegó a buen término, por lo que en la actualidad las expectativas de que este sector vuelva a desarrollarse son muy limitadas.

• Bibliog.:
Biescas, José Antonio: Introducción a la economía de la región aragonesa; Alcrudo Editor, Zaragoza, 1977.
Asín, Félix; Campo, J. M.; De la Fuente, F.; y Pemán, Juan: «El cultivo de la remolacha y la industria azucarera en Aragón»; Cuadernos Aragoneses de Economía, Zaragoza, 1979.
Asín, F.; Campo, José M.; y De la Fuente, Francisco: El cultivo de la remolacha y el sector azucarero en la región aragonesa; comunicación presentada en las Jornadas de Teruel, Zaragoza, 1979.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

Joaquín Costa

Joaquín Costa

El personaje que más influencia ha tenido en el pensamiento y la política del siglo XX.

La industria en Aragón

La industria en Aragón

Un análisis actualizado sobre el principal sector económico de la comunidad.

Imágenes de la voz

Azucarera de Alagón (Zara...Azucarera de Alagón (Zaragoza)

"La Azucarera del Jalón", Épila (Z...

Azucarera de Luceni...Azucarera de Luceni

Azucarera de Épila...Azucarera de Épila

Recursos de la voz

Azucareras de Aragón...Azucareras de Aragón

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT