Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Aves

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 26/08/2009

Dividimos su estudio en los siguientes apartados: 1. Pasado de los estudios ornitológicos en Aragón; 2. El presente, en lo referido a los grupos que en nuestra región trabajan en este campo, y sus resultados —publicaciones, anillamientos, censos...—; 3. Lista de las aves de Aragón; 4. Relación de aves extinguidas; 5. Especies en regresión o amenazadas; 6. Especies en expansión; 7. Riqueza ornítica de nuestras tierras, y 8. Especies mejor representadas en Aragón.

1. Pasado de los estudios ornitológicos en Aragón. Los estudios y conocimientos sobre las ciencias biológicas y naturales nunca han tenido en nuestra patria amplio eco. La Botánica Buscar voz... ha representado la excepción de esta regla general, y así debemos recordar la gran labor de catalogación de la flora americana, en los siglos que siguieron al descubrimiento de este continente, por estudiosos españoles. En Aragón se ha dado esta misma tendencia, siendo Asso Buscar voz... y Azara Buscar voz... algunos de los autores que se separan de esta regla general. Así, la pobreza de estudios orníticos por parte de autores aragoneses es manifiesta.

Entre las primeras citas de aves que hemos conseguido para Aragón se encuentra la que se refiere al francolín Buscar voz... (Francolinus francolinus), y lo ha sido por dos fuentes distintas: Ignacio de Asso (Historia de la Economía Política de Aragón, 1784) y Maluquer y Travé («Presencia y Extinción del Francolín en la Península Ibérica», Ardeola VII, 1971), estas citas hacen referencia a la prohibición de la caza de esta ave en el reino de Aragón promulgada en las cortes de Teruel en 1428 (Fuero I: De Venatione Leporum). Coetánea es la cita del marqués de Villena, quien escribió en su Arte del cuchillo (1422) una referencia también a los francolines: «que había asaz de ellos en Aragón». Estos escasos textos andan parejos con otros que se refieren al resto de las provincias españolas, ya que en nuestra Edad Media no existen autores de relieve que traten de las aves, si se exceptúan aquellos que las estudian desde el punto de vista de la caza y la cetrería, como son el canciller López de Ayala y el príncipe don Juan Manuel.

Han de pasar casi dos siglos para encontrar los primeros y más clásicos autores aragoneses que escriben sobre las aves: Francisco Marcuello y Andrés Ferrer de Valdecebro.

Marcuello nació en Daroca e ingresó en la carrera religiosa. Su libro vio la luz en Zaragoza en 1617, editado por Juan de Lanaja y Quartenet Buscar voz... bajo el título de Historia Natural y Moral de las Aves. Tal obra tiene, en cuanto texto de estudio de aves, poco valor científico; ya que, como su título indica y su autor profesa, es más un tratado de Moral que de Ornitología, sobre todo si se compara con autores europeos de su época e incluso anteriores (Belon o Aldrovandi). Por el contrario, sí tiene gran interés por ser la obra clásica en esta materia y por sus citas de aves aragonesas. Describe cien especies, tanto españolas como exóticas, aunque, por lo que respecta a Aragón, es poco expresivo y se refiere particularmente a especies que observa sobre todo en la zona de Daroca y limítrofes. Estudia cada ave en dos apartados: el primero trata de lo que él llama Historia Natural —breve esquema que incluye alguna referencia de autores clásicos como Aristóteles o Plinio mayoritariamente; en el mejor de los casos aporta algunos pocos datos del ave en cuestión, sobre su status en España, leyendas y prácticas venatorias—; en el segundo, mucho más amplio, aplica el comportamiento de las aves a la moral pública o religiosa. El dato más sobresaliente que aporta para la Ornitología actual es su cita sobre el francolín (sorprendentemente, incluye al murciélago entre las aves).

Algo posterior es la obra de Ferrer de Valdecebro. Natural de Albarracín, ingresó en la Orden de Predicadores, en la que se distinguió como orador. Su obra titulada El Gobierno General, Moral y Político, hallado en las Aves más famosas y nobles, sacado de sus naturales virtudes y propiedades, tuvo un considerable éxito dentro de su época, como lo demuestra el hecho de haberse realizado cinco ediciones. Dice F. Travé, que ha estudiado este texto, que «la obra de Valdecebro es más un tratado de Moral que un estudio de Ornitología. Su autor escribe sobre las aves y lo hace desde la celda, de espaldas a la Naturaleza». Hay que añadir que estas definitorias expresiones todavía se ajustan más a la obra de Marcuello: los dos viven prácticamente la misma época, los dos son religiosos y el entorno político y social les influye en igual medida. Pero no es menos cierto también que estos condicionamientos los sufren la mayoría de los científicos de la época.

La obra de Valdecebro está ilustrada por dieciocho grabados de poca calidad —pero mejores que los que aparecen en la de Marcuello, en la que las aves son prácticamente irreconocibles—. Describe las aves sin ninguna sistemática: junto a especies perfectamente encuadradas por el autor, como son los milanos, cernícalos, gaviotas, cigüeñas, vencejos, estorninos, etc., se encuentran otras de conflictiva o imposible clasificación, además de algunas mitológicas o de leyenda.

Todavía hay que esperar el paso de más de cien años, hasta la aparición de Introductio in Oryctographiam et Zoologiam Aragoniae de Ignacio Jordán de Asso Buscar voz... (Amsterdam, 1784), para que surja un autor y una obra importante en Aragón en el campo de las aves. (Este texto lo hemos buscado en todas las bibliotecas de Zaragoza infructuosamente; el único volumen existente se encuentra en la biblioteca del Museo de Ciencias Naturales de Madrid.) El trabajo fundamental de Asso consiste en la gran labor de recoger los nombres vernáculos españoles de su época y relacionarlos con los nombres aplicados por el sistema linneano. La aportación de este aragonés es importante, ya que, por recorrer nuestras tierras y conocerlas, tiene más contactos con sus hombres, su flora y su fauna que cualquiera de los autores que le precedieron.

Posterior, cronológicamente, en la búsqueda de notas para la bibliografía ornítica de nuestra región, y de finales del siglo XVIII, es la tomada del manuscrito-borrador que sobre la comunidad de Daroca presentó D. Mariano de Traggia Buscar voz... al capítulo general de Daroca el 4-III-1789. Hace referencia a Gallocanta Buscar voz..., la extensión de aguas de su laguna y las especies que la poblaban.

A partir de Asso (y mientras en España surgieron autores notables para el estudio de las aves), en Aragón, si exceptuamos la cita del botánico Cavanilles sobre la cigüeña («De la cigüeña blanca», Anales de Ciencias Naturales, 1802), no hallaremos un nuevo tratadista hasta ya entrado el siglo XX. Y así, el primer cuarto de siglo está ocupado, desde el punto de vista de las Ciencias Naturales, por la figura, quizás controvertida, del R. P. Longinos Navás Buscar voz..., S.J., quien, desde la Academia de Ciencias de Zaragoza y por medio de su Boletín, publicó numerosísimos trabajos sobre variadas facetas de la vida animal y vegetal de nuestra tierra; y aunque muy fundamentalmente en el campo de la Entomología, Navás también realizó una breve excursión al campo de las aves y comenzó a escribir en 1907, con el título de Ornitología de Aragón, un breve trabajo sobre nuestra avifauna. Este texto, en principio, comprendía unas pocas especies de Passeriformes (córvidos y fringilidos). Interrumpió Navas este estudio durante varios años, para continuarlo con el título de Pájaros de Aragón, con el que fue publicado en la señera revista de la Academia de Ciencias en 1918: completaba las familias anteriores hasta un total de ochenta pájaros. Esta segunda aportación nuevamente fue ampliada con especies de órdenes afines al de los Passeriformes.

El mismo Navás comenta la falta de textos sobre Ornitología desde la aparición del de Asso. Además de este autor, Navás sigue a Arévalo Baca (Catálogo de Aves de España, 1887) y, sobre todo, al gran E. Hartet (Las Aves de la Fauna Paleártica; Berlín, 1903). Así pues, es evidente la falta de originalidad de los pocos autores que han escrito algo sobre nuestras aves: Navás sigue a Asso y éste conoce las obras de Valdecebro y Marcuello.

Acabamos esta glosa citando a Boxberger, quien publicó unas notas sobre nuestras aves durante su residencia en Zaragoza (Ornilh. Monatschr., 1921), y al gran ornitólogo inglés Witherby, que, con motivo de su viaje al delta del Ebro, hizo una breve escapada a tierras aragonesas visitando el monasterio de Piedra: los resultados de este viaje fueron publicados en el Boletín del Grupo Británico Ornitológico en 1930.

Aunque no escribió sobre avifauna aragonesa, no debemos olvidar la figura de Félix de Azara Buscar voz..., el gran mentor y descriptor de aves y mamíferos sudamericanos, quien en su obra Páxaros del Paraguay usó nombres españoles para la denominación de ciertas especies, recogiendo, además, muchos vernáculos guaraníes.

2. Presente de la Ornitología aragonesa. Por lo expuesto hasta aquí, puede comprenderse la poca entidad de los estudios sobre aves en los pasados siglos, sobre todo si se tienen en cuenta las grandes figuras dentro de esta disciplina que han abundado en el resto de Europa y en Norteamérica. En esta situación se encontraba nuestra Ornitología cuando un grupo de entusiastas íntimamente relacionados con el profesor F. Bernis crearon la Sociedad Española de Ornitología (SEO) el 15-V-1954. Esta institución, ya señera, ha sido la que ha promovido los estudios orníticos en nuestro país en la historia reciente y los ha elevado a la categoría y reconocimiento que hoy tienen en Europa. Una de las primeras realizaciones de esta Sociedad fue ordenar y poner al día la nomenclatura de las aves españolas y crear una revista donde se dieran a conocer las realizaciones y los estudios más importantes de esta ciencia en España. Así, muy pronto nació la revista Ardeola, que en su primer número publicó la Lista Patrón de las Aves (F. Bernis: Prontuario de la Avifauna Española).

—Grupo Ornitológico de Aragón: Desde su fundación, han mantenido el más íntimo contacto con la S.E.O., iniciando así la observación sistemática y actual de las aves de nuestras tierras. Objetivo prioritario era la creación y formación de un grupo de ornitólogos que abriera el largo camino del estudio de nuestra ornitofauna. En el año 1967 se formó el primitivo núcleo de ornitólogos aragoneses, origen del que entonces se denominó Grupo Zaragoza de la S.E.O. Esta asociación fue creciendo progresivamente, y ya en el año 1975 pasó a denominarse Grupo Aragón, al incorporarse los jóvenes ornitólogos de Huesca.

Las realizaciones y estudios llevados a cabo por el Grupo son sobresalientes y básicos para los futuros trabajos orníticos en Aragón. Vamos a comentar brevemente estos trabajos: censos, anillamientos, atlas, lista de aves de Aragón.

—Censos de Aves Acuáticas. Coordinados por el profesor Bernis, y a impulsos del International Wildlife Research Bureau (IWRB), se iniciaron en Europa y en España en 1962 los censos de aves acuáticas. El objeto de estos censos ha sido netamente proteccionista con la intención de crear la llamada «red euro-africana de reservas de aves acuáticas». Desde esa fecha, los ornitólogos aragoneses vienen realizando los oportunos censos de todas nuestras zonas húmedas, en principio bajo los auspicios de la Estación Biológica de La Camarga, y posteriormente con la inglesa de Slimbridge. Entre estos censos destacan los realizados por J. Lucientes y otros, en la laguna de Gallocanta. Se llevan a cabo durante todo el año, dos veces por mes, y son, sin duda, los más continuos y rigurosos entre los realizados en España.

—Censos de Rapaces. A partir del año 1975 el Grupo inició el ambicioso proyecto del recuento de las parejas nidificantes de este orden de aves, dado el peligro de extinción que amenaza a algunas de sus especies: cualquier proyecto de protección pasa forzosamente por la estadística y los censos. La realización de estos censos ha venido corriendo a cargo de J. Escorsa, J. Pelayo y C. Sánchez (en las provincias de Zaragoza y Teruel), a J. M. Cereza (Prepirineo), y a F. Ferrer (Jacetania).

De estos trabajos se desprendió a finales de los 70 la existencia de los siguientes mínimos de nidos ocupados: provincia de Zaragoza: 154 nidos (a falta de los censos del área de Salvatierra de Escá); provincia de Teruel: 176 nidos (a falta de una parte del Maestrazgo); provincia de Huesca: 162 nidos (este censo abarca únicamente el Prepirineo, en todo el sistema de la sierra de Guara).

—El Atlas Ornitogeográfico Español y Aragonés. Los atlas de esta denominación expresan la situación real de las aves sobre el terreno. Consisten en un conjunto de mapas explicados. Cada especie que anida en nuestra región se ilustra con un detallado mapa de su distribución provincial, a escala 1/50.000 y cuadriculado. Se emplean hojas del Mapa Nacional Geográfico, y cada hoja se divide en cuatro cuadrantes. A cada cuadrante corresponde una extensión real de 12,5 x 8,2 km. Complemento del Atlas son las memorias provinciales.

—Catalogación de las aves del Parque Nacional de Ordesa y sierra de Santo Domingo. Realizada por C. Sánchez, F. Hernández y C. Villaverde, por encargo de las delegaciones provinciales de Icona y con la colaboración del departamento de Genética de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza.

—Anillamientos. En el año 1961 A. Aragüés llevó a cabo los primeros anillamientos de aves en Aragón. En los años 1964-66 el valle del Ebro fue visitado por ornitólogos ingleses del Corpus Christi College de Oxford y del British Trust Ornithology, con los que Aragüés colaboró estrechamente y donde se emplearon, por vez primera, las redes japonesas de trampeo.

Preocupación primordial para la formación de nuevos ornitólogos fueron las prácticas del anillamiento: difícilmente se pueden conocer profundamente las aves sin un estudio detallado en mano. A finales del año 1978 el número de aves marcadas en nuestra tierra se aproxima a las 30.000, lo que representó un bagaje de datos muy importante y básico para futuros estudios. Lo realizado en algunas especies anilladas representa auténticos records dentro de la Ornitología europea; tal es el caso de los 48 buitres anillados en 1979, y el casi millar de O. oenanthe. Este trabajo de marcaje dio como resultado la recuperación de 73 aves anilladas en Aragón por la mayoría de los países europeos y en el Norte de África, lo que representa más de un 2 ‰, que es la tendencia que se produce en estos países. Así mismo, el control de 146 aves procedentes de casi todas las naciones de nuestro continente. El número mayor de controles correspondió a Alemania, seguida de Bélgica y Francia.

—Lista de Aves de Aragón. La confección y puesta al día de este trabajo supuso la culminación de casi veinticinco años de dedicación a recorrer nuestras tierras por parte A. Aragüés y de los componentes del grupo ornitológico. Prácticamente se prospectó la totalidad de las tres provincias aragonesas. No obstante, la confección de las listas de aves nacionales o regionales es una cosa viva y dinámica, por lo que es muy posible que en los próximos años tengamos que ir aumentando las existentes con nuevos conocimientos y aportaciones.

—Centro Pirenaico de Biología Experimental. Establecido en Jaca, desde su fundación es dirigido por el profesor E. Balcells Buscar voz..., catedrático de Zoología de la Facultad de Barcelona. En este centro se están realizando numerosos y variados trabajos de investigación, que abarcan un amplio campo de la Zoología. Por lo que respecta a las aves, se concretan fundamentalmente en las pirenaicas.

3. Lista de las aves de Aragón. Se incluyen en esta lista todas las aves observadas hasta el 31-XII-1978, por A. Aragüés y diversos componentes del Grupo Ornitológico de Aragón. Muchas de las aves que pudieran resultar más controvertidas se examinaron en mano, bien por haber sido trampeadas en el curso de prácticas de anillamiento, bien sobre ejemplares muertos, como es el caso de las piezas cobradas en las tiradas de Gallocanta.

Cada especie está definida en seis columnas. Cada una de ellas tiene la siguiente significación:

—1.ª Nombre español de las distintas aves, tomado de la Lista Patrón de las Aves de España de la Sociedad Española de Ornitología (F. Bernis, «Prontuario...», Ardeola I, 1955).

—2.ª Nomenclatura científica actualizada; tomada de la más reciente revisión de la avifauna holártica, llevada a cabo por el profesor K.H. Voous en 1977 —List of Recent Holartic Birds Species.

—3.ª Nombres vernáculos más comunes que hemos podido recoger en las provincias de Zaragoza y Huesca preferentemente.

—4.ª Pretende reflejar la situación y condición de las aves en nuestra tierra. Para su mejor inteligencia es preciso hacer alguna matización sobre el significado de las palabras empleadas:

Sedentaria (Sed.): aves que se observan durante todo el año con población más o menos fija.

Estival (Est.): Se observan solamente en verano, en época reproductiva, invernando, normalmente, en Africa.

Invernante (Inv.): Permanecen durante el invierno en nuestra región, marchando en primavera.

Trashumante (Trash.): Aves que realizan desplazamientos de poca magnitud por razones de clima, nutricias, de tempero, etc.

De paso: Son observadas en las migraciones, bien en primavera o en otoño.

Migrador parcial (Migr. parc.): Con estas palabras se definen los componentes de una población de aves que abandonan la zona norte de su área de cría en invierno, pero permaneciendo en ella otros individuos.

Irruptor (Irrup.): Se denominan irruptoras aquellas aves fundamentalmente sedentarias que, sin embargo, en ciertas ocasiones y por razones diversas (por ejemplo nutricias) irrumpen muy al sur de su área habitual.

Accidental (Acc.).

—5.ª En este lugar, y de un modo incompleto, se intenta señalar los hábitats más comunes para cada especie. En tan corto espacio, se indica preferentemente el que corresponde a la época de cría.

—6.ª Las densidades se expresan de acuerdo con el siguiente baremo: 0: aves observadas menos de cinco veces en Aragón en los últimos cinco años; 1: ocasional o muy escasa; 2: escasa; 3: numerosa; 4: abundante; 5: abundantísima.

Esta escala se refiere a las densidades de las distintas especies dentro de su hábitat propio, y en la época del año adecuada. Las especies nidificantes se representan con + delante de su nombre español.

LISTADO EN LOS EXCEL DE LOS RECURSOS DE LA VOZ

Notas a la lista de aves en Aragón

(1) En Aragón pueden verse las dos subespecies: A. spinoletta spinoletta y A. s. petrosus (ésta en los pasos e invernante).

(2) En Aragón cría la subespecie M. f. iberiae, pero se han anillado además: M. f. flava (que es, con mucho, la más numerosa en su paso post-generativo), M. f. fiavissima, M. f. beema, M. f. cinereocapilla (grupo inglés de B.T.O.), M. f. thumbergi.

(3) En alguna ocasión ha sido capturada por pajareros la subespecie M. alba yarreli, a la que llaman «fraile» por lo oscuro de la parte superior del cuerpo.

(4) Se observan y capturan las dos subespecies L. s. cyanecula y L. s. svecica.

(5) En Aragón crían las dos variedades O. hispánica gorgiblanca y O. hispánica gorginegra.

(6) Tenemos citas de observación de la subespecie C. corone cornix (corneja cenicienta).

ESPECIES NO INCLUIDAS EN LA LISTA

Por carecer de datos más precisos y otras circunstancias, no hemos incluido las siguientes especies:

Mergus serrator.

—Dendrocopus medius.

—Picus canus.

—Streptopelia decaoto.

—Carduelis flavirrostris.

—Ficedula albicollis.

—Aquila heliaca.

ESPECIES CITADAS POR AUTORES CLÁSICOS NO INCLUIDAS

Sylvia curruca (citada por Asso).

Cercotrichas galactotes (citada por Navás).

Plectrophenax nivalis (citada por Navás).

OBSERVACIONES MÁS RECIENTES

A la lista inicial, elaborada por Aragüés y Lucientes, se añaden más tarde algunas otras especies cuya observación reciente ha sido facilitada por el notable incremento de ornitólogos de campo en Aragón en los últimos años.

— Nuevas especies localizadas en Aragón: Abejaruco papirojo (M. superciliosus), Águila imperial (Aquilla heliaca), Águila moteada (Aquilla clanga), Aguilucho pálido (C. Cyaneus), Aguja colipinta (Limosa limosa), Alondra de Dupont (Ch. duponti), Alzacola (Cereatrichas galactotes), Ánsar careto chico (Anser erythropas), Ánsar careto grande (Anser albifrons), Archibebe fino (Tringa steónatilis), Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes), Avefría social (Chettusia gregaria), Barnacla cariblanca (Branta lencopsis), Barnacla cuelliroja (Branta ruf collis), Bisbita común (A. pretensis), Buscarla unicolor (L. luscinioides), Calamón (Porphyrio porphyrio), Capuchino africano (Lonchara cantans),Carraca (C. garrulus), Cerceta pardilla (Anas angustirostris), Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris), Cisne chico (Cygnus columbianus), Colimbo chico (Gavia stellata), Colirrojo real (P. phoenicurus), Correlimos canelo (Tryngites subraficollis), Correlimos falcinelo (L. falcinellus), Correlimos oscuro (C. marítima), Correlimos pectoral (C. melanotos), Cotorra argentina (Myiopsitta monachus), Cotorra de Kramer (Psittacula krameri), Escribano aureolado (Emberiza aureola), Escribano pigmeo (E. pusilla), Estornino pinto (S. vulgaris), Faisán común (Phasianus colchicus), Falaropo picofino (Ph. Iobotus), Focha cornuda (Follica cristata), Fumarel aliblanca (Chlidonias leucopterus), Halcón de Eleonor (Falco eleonorae), Ganso del Nilo (A. aegyptiacus y Ch. Ieschenaulti), Garceta dimorfa (Egretta gularis), Garza real (A. cinerea), Gavelda (Clangula hyemalis), Gaviota argéntea (Larus argentatus), Gaviota cabecinegra (Larus melanocettalus), Gaviota cana (L. canus), Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), Grulla damisela (Anthropoides virgo), Lechuza de Tengmalm (Aegolins funereus), Malvasía canela (Oxyura lencocethala), Marabú (Leptoptilos crumeniferus), Morito (Plegadis falcinellus), Nogueruelas; Alzacola (C. galactotes), Págalo grande (Stercorarias seua), Págalo parásito (Stercorarias parasiticus), Págalo rabero (Stercorarius longicandus), Pagaza piquirroja (H. caspia), Paíño de Leach (Oceanodroma lencorhoa), Paloma turca (Streptopelia decaopto), Pato mandarín (Aix galericulata), Pelícano común (Pelecanus onocrotalus), Pelícano rosado (Pelecanus rajescens), Ratonero moro (B. rufinus), Salada de Chiprana Tórtola turca (S. decaoto), Serreta grande (M. merganser), Serreta mediana (Mergus serrator), Somormujo cuellirrojo (Podicets griseigena), Tarabilla norteña (S. rubetra), Tarro blanco (T. tadorna), Tarro canelo (T. ferraginea), Tórtola de collar (Streptopelia risoria), Vencejo pálido (A. pallidus), Zarapito fino (Numenius tenuirostris).

4. Aves extinguidas en Aragón. De lo expuesto anteriormente, puede deducirse que los textos en que podemos apoyarnos para determinar los status de nuestras aves en tiempos pasados son muy pobres. Por tanto, aquí nos referimos sustancialmente a aquellas aves desaparecidas en el presente siglo y a los datos que hemos obtenido del estudio de la bibliografía y del contacto con el medio rural.

Faisán Buscar voz... (Phasianus colchicus): La existencia de esta ave en nuestros primitivos bosques está probada. Desconocemos la fecha de introducción de los faisanes en nuestra tierra, pero sí se sabe que los romanos los extendieron por el Mediterráneo, partiendo de sus áreas productivas en el Asia anterior. De la lectura de Historia de la fundación y antigüedades de San Juan de la Peña (Zaragoza, 1620) del abad Briz Martínez Buscar voz..., deducimos que ya no existían a comienzos del siglo XVII.

Francolín Buscar voz... (Francolinus francolinus): La extinción del francolín debió de ocurrir en nuestras tierras entre finales del siglo XVII y comienzos o mediados del XVIII. Nos apoya, en esta afirmación, el hecho de que Marcuello los supone abundantes en las riberas del Ebro y Valencia, y, para 1784, Asso los considera ya extinguidos.

—Buitre negro (Aegypius monachus): La existencia de este buitre en nuestro Sistema Ibérico en los años 30 de este siglo es segura, y muy probable que aún criaran unas pocas parejas en el año 1955. Lo que sí es cierto es que en el año 1960 ya habían desaparecido de nuestra región. Nuestras últimas observaciones realizadas corresponden muy probablemente a ejemplares en dispersión postgenerativa, desde su área de cría actual.

Calamón Buscar voz... (Porphyrio porphyrio): Su presencia está plenamente confirmada hasta aproximadamente el año 1965, en que criaba en una parte de la laguna de Gallocanta, aunque en muy escaso número. Parece ser que en los años 50 aún se cazaba alguno en el valle medio del Ebro.

—Focha cornuda (Fulica cristata): Su existencia, en número apreciable, es perfectamente conocida en la Estanca de Alcañiz Buscar voz... a través de los resúmenes elaborados por la Sociedad de Cazadores de esta localidad, que demuestran que aún en el año 1933 se cazaba allí esta especie. Aparte de la caza, el recrecimiento del dique de esta zona húmeda, con la consiguiente crecida de las aguas, llevó consigo la inundación de la zona palustre refugio de las fochas, acarreando la desaparición de éstas.

Grévol Buscar voz... (Bonasa bonasia): Especie muy posiblemente extinguida en el Pirineo, y por tanto en España. Queda la posibilidad de algun ejemplar relicto en ciertos rincones, aislados y poco frecuentados, de nuestros bosques pirenaicos. Hay que añadir que esta ave se encuentra en regresión en Europa y se ensaya su cría en cautividad.

5. Especies en regresión o amenazadas. Las poblaciones de la gran mayoría de las especies de aves a excepción de las anteriormente citadas y pocas más, se encuentran en franco retroceso por muy variadas razones, siendo la principal la acción humana. Algunas especies ligadas a los medios húmedos están sufriendo una importante regresión. Debemos señalar el caso del avetoro Buscar voz... (Botaurus stellaris) y el avetorillo Buscar voz... (Ixobrychus minutus), y la práctica desaparición de especies tan importantes como la pagaza piconegra Buscar voz... (Gelochelidon nilotica) y el fumarel Buscar voz... cariblanco (Chlydonias hybrida). Así mismo la cría de especies como el zampullín Buscar voz... cuellinegro (Podiceps nigricollis), la avoceta Buscar voz... (Recurvirostra avosetta) y el chorlitejo Buscar voz... patinegro (Charadrins alexandrinus) cada vez está quedando más localizada a una o dos zonas húmedas. La problemática de Gallocanta está siendo decisiva en este sentido. Las poblaciones de la casi totalidad de las rapaces diurnas y nocturnas están disminuyendo. Alarmantes son los casos del águila Buscar voz... perdicera (Hieraëtus fasciatus), el ave más amenazada de Aragón junto al avetoro, y el aguilucho cenizo (Circus pygargus). Preocupante es la situación del águila real (Aquilla chrysaëtos) y el búho real (Bubo bubo), sobre los que han incidido muy negativamente las enfermedades del conejo junto a la vuelta del uso de los venenos en el caso de la primera especie. La alteración del medio monegrino está poniendo en situación difícil la viabilidad futura de las poblaciones de cernícalo primilla (Falco naumanni). La transformación en regadíos de las estepas de Monegros es también la causa fundamental de la disminución de especies como la avutarda Buscar voz... (Otis tarda), sisón Buscar voz... (Tetrax tetrax), Ganga Buscar voz... (Ptrerocles alchata) y ortega Buscar voz... (Ptrerocles orientalis). La presión cinegética y la turística está incidiendo negativamente en dos especies pirenaicas, la perdiz Buscar voz... pardilla (Perdix perdix) y la perdiz nival Buscar voz... (Lagopus mutus). La primera razón es también la causa del acusado declive de la anteriormente extendida y abundante tórtola común (Streptopelia turtur). La deficiente calidad actual del agua de nuestros ríos supone un factor muy negativo para especies como el martín pescador (Alcedo atthis), el mirlo acuático Buscar voz... (Cinclus cinclus) y la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea). El avión Buscar voz... zarpador (Riparia riparia), la collalba Buscar voz... rubia (Oenanthe hispanica), la Buscar voz... (Oriolus oriolus) y el jilguero Buscar voz... (Carduelis carduelis) son otras especies con descensos marcados.

6. Especies en expansión. Espectacular ha sido el incremento de la tórtola turca (Streptopelia decaocto), de tal manera que de ser una especie que empezaba a observarse raramente a finales de la década de los setenta, ha pasado a convertirse en una especie reproductora y muy abundante en parques, jardines y huertas de prácticamente todo Aragón. Se trata de un ave muy ligada a silos de cereales, molinos y fábricas de piensos compuestos; lugares éstos que han contribuido de una manera decisiva a la expansión de la especie. Las medidas proteccionistas han favorecido el aumento manifiesto de las poblaciones de buitre Buscar voz... común (Gyps fuivus) y de cormorán Buscar voz... grande (Phalacrocorax carbo). Esta última es una especie invernante habitual y en gran número en todo el valle del Ebro, así como en los tramos medios de sus grandes afluentes pirenaicos. Estas circunstancias junto a otras han motivado el que la garcilla bueyera (Bulbulcus ibis) sea en éstos momentos un ave común en arrozales, regadíos y zonas húmedas de Aragón, lugares en los que ya se reproduce. Paralelamente a la expansión de esta especie se ha constatado un incremento, que en determinadas zonas se puede calificar como espectacular, de la población nidificante de cigüeña Buscar voz... blanca (Ciconia ciconia).

El aumento del número de basureros municipales ha favorecido el crecimiento acusado de la población invernante de gaviota Buscar voz... reidora (Larus ridibundus) y el no tan manifiesto de milano negro (Milvus migrans). El estornino Buscar voz... negro (Sturnus unicolor) se ha convertido en la práctica en una auténtica plaga, hasta el punto de estar incidiendo negativamente en otras especies de aves.

7. ¿Es Aragón rico en aves? La respuesta podría ser contestada por varios caminos y dependería de la línea de comparación que se emplease. Hasta el momento, son muy pocas las regiones españolas que han estudiado y confeccionado su lista. Si nuestras aves nidificantes las comparamos con otras provincias españolas, la respuesta es afirmativa. He aquí algunos datos obtenidos de la bibliografía disponible:

Navarra: 167 especies nidificantes (F. Purroy, 1974).

Asturias: 153 especies nidificantes (A. Noval, 1975).

Aragón: 183 especies de nidificación cormprobada.

3 especies de nidificación segura pero no comprobada.

5 especies de nidificación probable.

Esta riqueza ornítica viene dada por los variados ecosistemas que todavía existen en nuestra región. Así, disponemos de amplias zonas esteparias, altas montañas, bosques, abundantes ríos, grandes medios rupícolas, y una gran zona húmeda. Es natural que esta diversidad de hábitats soporte una variada fauna.

8. Aves mejor representadas en Aragón. Examinada la lista de especies, se puede observar que únicamente las aves ligadas al medio marino y algunas acuáticas faltan o son escasas en nuestra tierra. Entre las existentes destacan:

Rapaces Buscar voz...: Excepto el buitre negro, el águila imperial, el aguilucho pálido y el halcón de Eleonor, las restantes especies de rapaces diurnas nidificantes en España se reproducen en nuestra tierra. Pero, además de la variedad de especies, su número es lo suficientemente elevado como para afirmar que Aragón está a la cabeza de España, y posiblemente de Europa, a nivel regional, en riqueza de estas especies.

Anátidas Buscar voz...: Nuestra tierra, como área reproductiva de acuáticas —en este caso patos y afines—, es pobre. Pero como colectora de aves de estas especies invernantes su importancia es grande. Piénsese que sólo Gallocanta ocupa el segundo lugar de España desde este punto de vista; cifras de más de 200.000 acuáticas visibles en esta laguna así lo demuestran. Cifras importantes se dan en Sariñena Buscar voz..., y menores en Tormos.

—Passeriformes: Dentro de este orden, las especies más características y representativas son las supeditadas a los medios esteparios. Tanto en verano como en invierno, una ingente cantidad de aláudidos pueblan nuestros secanos. Especies abundantísimas en época estival son las cogujadas, las calandrias, la terrera común, y, muy local, la terrera marismeña. En invierno nuestras alondras se ven incrementadas por la llegada de fuertes contingentes de esta especie procedentes del resto de Europa. Otro grupo muy importante lo representan los fringílidos y escribanos Buscar voz.... Durante el paso migratorio, nuestras vías fluviales acogen una enorme cantidad y variedad de passeriformes (Sylvidae, Muscicapidae, Turdidae, etc.), pues actúan como selectores al estar nuestros ríos separados por amplias zonas subdesérticas. Aragón posee también especies que son muy escasas o raras no sólo en España sino también en Europa: tal es el caso del treparriscos Buscar voz..., el acentor Buscar voz... alpino y el representativo pájaro moscón Buscar voz... (pialero o peduquero).

• Bibliog.: Aragüés, A.: Aragón: Las aves y su medio (en preparación). Aragüés, A. y Lucientes, J.: Fauna de Aragón, Las Aves; Zaragoza, Guara, ed., 1980. Aragüés, A.; Lucientes, J.; Pérez, E., y Bielsa, M. A.: «Observaciones estivales en Gallocanta»; Ardeola, 20. Asso, I. J. de: Introductio in Oryctographiam et Zoologiam Aragoniae; Amsterdam, 1784. Asso, I. J. de: Historia de la Economía Política de Aragón; 1798. Bernis, F.: «Aves Migradoras Ibéricas»; S.E.O., 1971. Bernis, F.: «Prontuario de la Avifauna Española»; Ardeola, I. 1955. Cramp, S., y otros: The Birds of the Western Paleartic; vols. I y II, 1978/79. Bourne, W. R. P.: «Migration seen in the Pyrinees in August and September»; Ibis, 97. Etchecopar, Hue: Les Oiseaux du Nord de l´Afrique; 1964. Lack, D.: «Visible Migration through the Pyrinees»; Ibis, 95. Navás, L.: «Pájaros de Aragón»; Boletín Academia de Ciencias de Zaragoza, 1918-20. Marcuello, F.: Historia Natural y Moral de las aves; Zaragoza, 1617. Pedrocchi, C.: Las aves de Aragón; Zaragoza, Librería General, 1978. Purroy, F.: «Comunidades de aves nidificantes en el bosque pirenaico de abeto blanco»; Boletín de Estudios Central de Ecología, I. Purroy, F.: Fauna navarra en peligro de extinción; 1974 D/N. Travé, F.: «Glosas a la antigua bibliografía ornitológica española»; Ardeola, II. Travé, F. y Maluquer, S.: «Presencia y extinción del francolín en la Península Ibérica y Baleares»; Ardeola, VII. Vaurie, Ch.: The Birds of Paleartic Fauna; 1965. Voous, K. H.: List of Recent Holarctic Bird Species; 1977. VV.AA.: Aves de Aragón. Atlas de especies nidificantes; D.G.A., Ibercaja, 1998.

 

Imágenes de la voz

Avetoro...Avetoro

Alcaudón...Alcaudón

Aves de Aragón...Aves de Aragón

Ave rapaz...Ave rapaz

Grullas sobre la Laguna d...Grullas sobre la Laguna de Galloca...

Recursos de la voz

Aves de Aragón (5)...Aves de Aragón (5)

Aves de Aragón (4)...Aves de Aragón (4)

Aves de Aragón (3)...Aves de Aragón (3)

Aves de Aragón (2)...Aves de Aragón (2)

Aves de Aragón...Aves de Aragón

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT