Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Autopistas

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 01/03/2010

El antecedente de los casi doscientos kilómetros de autopistas actualmente existentes en la región aragonesa hay que buscarlo en la aprobación, en julio de 1967, del Plan Nacional de Autopistas Españolas (PANE), que pretendía construir inicialmente 3.160 km. de autopistas en España objetivo que en 1972 sería ampliado considerablemente. Entre los trazados previstos, se encontraban el de la autopista del Ebro (Bilbao-Zaragoza o autopista del Mediterráneo) y el de la de Aragón (Madrid-Guadalajara-Zaragoza), con longitudes de 515 y 285 km. respectivamente. De los dos proyectos sólo la A-68, Autopista del Mediterráneo se llevó a cabo mientras que el primitivo proyecto de autopista Madrid-Zaragoza se finalizó muchos años después, en la década de los noventa pero como autovía Buscar voz....

Tras la política de construcción de autopistas puede percibirse el deseo de impulsar el consumo de automóviles, frente a otras posibilidades de solucionar el problema del transporte a través de la mejora de los servicios públicos (como es el caso del ferrocarril Buscar voz..., que se ha visto sistemáticamente marginado).

La agravación de la crisis energética y sus consecuencias sobre toda la actividad económica frenó el ritmo de construcción de nuevas autopistas a partir de 1974, a la vez que empeoraban las expectativas de las sociedades concesionarias.

Con mucha más premura se construyó, en cambio, la autopista del Ebro: el primero de sus tramos (Zaragoza-Vendrell), fue adjudicado en 1973 a un grupo catalán que englobaba a las Cajas de Ahorro de esta región, a los Bancos Atlántico y Bankunión y a la sociedad Autopistas Concesionarias Españolas, que constituyeron la sociedad Autopistas de Cataluña y Aragón (ACASA). A cambio de la construcción, financiada en el 25% por el capital de la sociedad resultante y el resto por recursos ajenos (una buena parte de los cuales son captados en el extranjero con el aval del Estado español), la concesionaria explota en régimen de peaje la autopista a lo largo de 25 años. El segundo de los tramos en construirse (Zaragoza-Bilbao) fue adjudicado a la sociedad Vasco Aragonesa, en la que participan los bancos de Bilbao y Vizcaya (hoy BBVA), el Popular Español, varias cajas de ahorro del País Vasco y tres entidades aragonesas que representaban el 20% del capital de la concesionaria (Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, hoy Ibercaja Buscar voz..., con el 11%; Banco Zaragozano Buscar voz... (perteneciente hoy al Grupo Barclays), 6%, y Caja de la Inmaculada Buscar voz..., 3%). La concesión en régimen de peaje se hizo por parte del Estado por un plazo de 22 años.

La existencia de esta autopista, que aproxima dos zonas altamente industrializadas, y a la región aragonesa con ellas, contribuyó a potenciar todavía más el eje del valle del Ebro (sobre todo tras la instalación de General Motors Buscar voz... en Figueruelas Buscar voz...), puesto que la accesibilidad a la autopista ha sido un factor importante de localización para nuevas industrias.

El primer tramo de autopista que se abrió al tráfico fue el Zaragoza-Alfajarín que enlazó en 1977 con el de Soses (Lérida), completando los 119 km. entre Zaragoza y Fraga correspondientes a Aragón. En 1978 se abría el tramo Gallur-Zaragoza, de 49 km., y al mes siguiente los 11 km. de la ronda norte de Zaragoza, exentos de peaje. En su recorrido por Aragón, la autopista cuenta con áreas de servicio en Gallur, Sobradiel, Pina, Candasnos (área de Monegros) y Fraga. A lo largo de 1978, la intensidad media diaria de tráfico (IMD) fue de 2.595 vehículos en el tramo Alfaro-Zaragoza, y de 6.450 en el Alfajarín-Soses. En estos momentos la I.M.D. de las autopistas se ha incrementado sensiblemente: en el cuadro adjunto se recoge dicha intensidad, mucho más fuerte en la A-2, en dirección hacia el Mediterraneo, que en la A-68, en dirección a Navarra y el País Vasco

Las autopistas conllevan algunos aspectos negativos. La presencia de este medio de comunicación, al que no tienen acceso las propiedades colindantes, por donde pasa y que cuenta, por tanto, con escasas salidas, dificulta la explotación de las zonas agrícolas. En realidad la autopista se comporta como barrera, o frontera, dificultando los contactos entre ambos lados. En el caso del Valle del Ebro su impacto en el regadío de municipios como Alagón, Villafranca y Nuez de Ebro ha sido importante. No obstante, desde el punto de vista de contexto regional, su papel en el desarrollo económico es vital.

Otro de los problemas de las autopistas (a diferencia de las autovías) es la obligatoriedad del pago para transitar por ellas. Este problema es especialemente significativo en las zonas periurbanas, donde mucha gente se ve obligada a utilizar la autopista para sus desplazamientos diarios. El caso más notorio es el trayecto entre Zaragoza y Alagón. La intensa actividad económica a lo largo de la carretera (o autovía) entre Zaragoza y Pedrola (donde se ubica la G.M.) determina que en ésta el tráfico sea lento, y con alta frecuencia de accidentes. En consecuencia, la población que habita a lo largo de este trayecto, viene pidiendo desde hace años que se liberalice el peaje en dicho trayecto, como ya ocurre en otras áreas metropolitanas.

En este sentido, en el Consejo de Ministros del 4 de Febrero de 2000 de aprobó una rebaja del 39% en el peaje entre Alagón y Zaragoza. Medida que, si bien supone un avance respecto a la situación actual, se queda corta en las aspiraciones de los usuarios y habitantes de la zona que reclaman tanto la supresión del peaje como la conexión entre la autopista y la autovía a la altura de Monzalbarba. El objetivo último de esta reivindicación es reducir la saturación del tráfico de la autovía de Logroño (N-234) que registra un elevado número de accidentes mortales. Tal reducción supone que A.V.A.S.A., concesionaria de la explotación de la autopista, sea compensada con una ampliación de la concesión de 15 años. Según la opinión de esta compañía, la liberalización total supondría que el Gobierno aragonés, o el Central paguen el equivalente de su uso.

En julio del 2008 se inauguró la ARA A-1, primera autopista autonómica. Su principal objetivo es comunicar las carreteras N-II y AP-2 con la N-232 sin necesidad de pasar por la ciudad de Zaragoza. El recorrido comienza en la N-II y cruza la autopista AP-2 a la altura de Villafranca de Ebro Buscar voz..., la carretera N-232 y termina en la A-222 en el término municipal de El Burgo de Ebro Buscar voz....

Esta autopista está financiada con el sistema de peaje en la sombra con un acuerdo hasta el año 2038. De esta manera, el Gobierno de Aragón realiza abonos periódicos a las concesionarias del proyecto que incluyen una tasa por vehículo. En el futuro se pretende ampliar para conformar el quinto cinturón de Zaragoza Buscar voz....

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

Red aragonesa de carreter...Red aragonesa de carreteras

Autopista A-68 Nudo de la...Autopista A-68 Nudo de la Ronda No...

Recursos de la voz

Intensidad media diaria...Intensidad media diaria

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT