Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Arte, Historia del

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 06/03/2009

Si no en igual medida que para el Renacimiento Buscar voz... o Goya Buscar voz..., considerados en lugar aparte, el cómputo general de los estudios de arte aragonés arroja en los últimos años un saldo muy favorable. Y no ajena a ello la creación en 1982 de la licenciatura de Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza, con el previsible auge de tales estudios a cargo del profesorado y de las primeras promociones de titulados. Por eso no ha de extrañar que bastantes de los nombrados a continuación sean trabajos académicos que, por lo pronto, han ensanchado el campo de investigación cubriendo áreas otrora descuidadas. Lo cual tampoco obsta para que siga habiendo parcelas apenas holladas, cuando no inexploradas, a las que no han alcanzado o lo han hecho atenuados los ecos de semejante impulso.

Fuera de los viejos Catálogos Monumentales, (de los que falta publicar el de la provincia de Teruel redactado por Juan Cabré y Aguiló Buscar voz..., en 1909-1910), es tarea prioritaria la confección de los Inventarios Artísticos aún pendientes y edición de los ya finalizados e inexplicablemente inéditos. De hecho, en los tres pasados lustros apenas han salido a la luz el del arciprestazgo de Alagón y los de los partidos de Tarazona y Boltaña. Acabados pero sin publicar están, en cambio, los de Barbastro, Jaca, Sariñena, Calatayud, Ateca, Borja, Daroca, La Almunia, Pina, Sos, Ejea y Zaragoza. Y ni siquiera redactados los de Benabarre, Tamarite, Fraga y Belchite. Tocante a los Inventarios del Patrimonio Arquitectónico, sólo ha sido editado el de Teruel, permaneciendo inéditos los de las demás provincias tras ser realizados, como el anterior, de 1979 a 1981. Y acaso nunca vea la luz, aunque sí esté al alcance de los investigadores, el Inventario General de Bienes Muebles de la Iglesia Católica en Aragón, iniciado en 1989 bajo la dirección de M.ª Carmen Lacarra y cuyos trabajos, concluidos en las de Huesca y Barbastro, se centran hoy día en la diócesis de Jaca.

En otro orden de cosas, la aparición en 1986-87 de la más completa obra de conjunto sobre nuestro pasado artístico, firmada por Gonzalo M. Borrás Buscar voz..., supone el mayor suceso historiográfico ocurrido en este ámbito durante los últimos años. Primero porque no andamos sobrados de contribuciones de esa índole. Y porque su autor, amén de una cabal síntesis de lo investigado hasta entonces, ofrece una rigurosa apreciación personal de los hechos artísticos, aquilatando el alcance de la aportación aragonesa al arte español. Por lo demás, entre las obras que tratan globalmente algún aspecto parcial, cabe citar los libros colectivos sobre las catedrales y los palacios aragoneses, los de Guitart sobre arquitectura militar y los catálogos de algunas exposiciones reflejados en la bibliografía final.

Este fervor expositivo también ha envuelto al arte musulmán Buscar voz..., según atestiguan las muestras sobre La cultura islámica en Aragón y Arqueología islámica en la Marca Superior de Al-Andalus no ha mucho celebradas. Circunstancia, por cierto, sólo posible merced a las excavaciones acometidas en no pocos lugares de la geografía regional. Principalmente en Zaragoza, donde la Aljafería Buscar voz... ha seguido facilitando vestigios, de algunos de los cuales aún se hizo eco la monografía de Manuel Expósito, José Luis Pano y M.ª Isabel Sepúlveda. Pero mayor interés tienen los hallazgos de La Seo durante la campaña dirigida por Hernández Vera, por cuanto han precisado el emplazamiento y la planta de la mezquita aljama. Y si a ello se suma la reconstrucción de su alminar hecha por Antonio Almagro a partir de la impronta que dejara en la fábrica catedralicia, será fácil deducir el interés de tales hallazgos para el conocimiento de nuestra arquitectura islámica. Con todo, es menester destacar la tesis doctoral de José Antonio Souto sobre fortificaciones omeyas en la Marca Superior de Al-Andalus basada en fuentes escritas (1986), así como los análisis histórico-artísticos de Bernabé Cabañero acerca de la decoración taifal, ya no sobran los análisis que trasciendan lo puramente arqueológico, de igual modo que falta una síntesis que unifique el aspecto en exceso cuarteado que muestra el estado de los estudios sobre arte musulmán en Aragón.

Distinto es el caso del arte prerrománico, pues si, por un lado, no se ha visto tan favorecido por los hallazgos arqueológicos, por otro ha sido mejor estudiado merced a los trabajos de los profesores Fernando Galtier y Bernabé Cabañero.

Para los demás siglos medievales las novedades, aunque copiosas, no han satisfecho las expectativas en lo que atañe a la aparición de obras de conjunto de sus principales manifestaciones artísticas. Así es por cuanto no han visto la luz las anunciadas por el equipo Investigaciones de Arte Aragonés sobre el románico pleno y el arte mueble, con objeto de completar la magnífica serie iniciada con la pintura románica y los orígenes del románico en Aragón, ni las programadas por la editorial Oroel sobre pintura, escultura y arquitectura góticas, espacio que será en parte cubierto por la de escultura y pintura que prepara M.ª del Carmen Lacarra Buscar voz.... De ahí la utilidad del catálogo de la muestra Signos. Arte y Cultura en el Alto Aragón Medieval, que, no obstante su carácter fragmentario, dibuja un panorama general de ese período artístico en aquella demarcación septentrional.

Sí han proliferado entretanto los estudios parciales, facilitando nuevas precisiones al decurso artístico aragonés bajomedieval. Así los de Galtier, Cabañero y García Guatas sobre la más temprana arquitectura románica; los de José Antonio Martínez sobre la militar; los de Juan Francisco Esteban sobre el simbolismo de algunas edificaciones románicas; los de Dulce Ocón, quien dedicó su tesis doctoral a los tímpanos navarro-aragoneses (1987), y los de Marisa Melero y José Luis García que insisten en caracterizar los talleres responsables de la escultura tardorrománica aragonesa. Y tocante al gótico descuellan los de Steven Janke sobre escultura, con valiosas aportaciones a las biografías de Juan de la Huerta, Pere Johan Francí Gomar y Gil Morlanes «el Viejo», y por M.ª del Carmen Lacarra a la pintura, quien hace lo propio con las de no pocos pintores y que tiene en cartera un estudio de conjunto sobre pintura mural. De la arquitectura gótico-levantina se han ocupado Manuel Siurana y José Francisco Casabona, mientras que de la escultura monumental, tanto en la provincia de Teruel como en la comarca de Calatayud, lo ha hecho Miguel Cortés. Finalmente, en el campo menos transitado de la miniatura no puede omitirse la tesis doctoral de M.ª Pilar Falcón sobre el análisis y catalogación de los manuscritos de la seo de Tarazona.

También la arquitectura del Císter ha sido objeto de recientes estudios, como el de Ignacio Martínez Buenaga para la etapa 1150-1350, sin olvidar las guías de Dailliez y Criado de nuestro más egregio cenobio cisterciense, Veruela, con lo que ya dispone de actualizadas monografías. Y, amén de los Simposia Internacionales de Mudejarismo y de abundantes trabajos ultimados o en curso, cabe recordar dos hechos sustanciales para el avance de las investigaciones sobre el mudéjar de Aragón: la creación en Teruel del Centro de Estudios Mudéjares, con el cometido de difundirlos e impulsarlos, y la edición en 1985 del Arte Mudéjar Aragonés de Gonzalo M. Borrás, esencial para el conocimiento del mismo y una de las más lúcidas obras de conjunto que atesora nuestra bibliografía artística.

La puesta al día de las investigaciones sobre el arte de los siglos XVII y XVIII bien puede calificarse de espectacular, en vista de las notables deficiencias que ofrecía su estado hace poco más de tres lustros.

En el umbral de este cambio se sitúa la celebración en 1993 del III Coloquio de Arte Aragonés, que reservó su sección monográfica al barroco. Justo cuando daba sus primeros frutos una tarea investigadora que hubo de iniciarse por lo más elemental, esto es, por aliviar la penuria informativa acerca de las artes de aquel momento. Éste fue, para el siglo xvii, el objetivo de un amplio equipo dirigido por el profesor Borrás, cuyos componentes exhumaron las noticias artísticas del archivo notarial de Zaragoza fechadas de 1613 a 1693. Y al mismo propósito obedecen, entre otros, los trabajos de González Hernández para todo el barroco y las pesquisas de Teresa en los fondos notariales del XVII en Alcañiz.

Por lo que respecta a arquitectura barroca hay que citar la tesis doctoral de Elena Barlés sobre la de la provincia cartujana de Cataluña, que incluye las cartujas Buscar voz... de la Virgen de las Fuentes (H.) y la Inmaculada Concepción (Z.), y la de Celia Fontana sobre la religiosa del seiscientos en Huesca. Asimismo destacan los análisis de Gonzalo M. Borrás a propósito de la recepción de las tipologías barrocas del palacio (Morata de Jalón) y de la plaza ochavada (Chodes), mientras que de la edilicia del XVIII, en concreto de la presencia de Ventura Rodríguez en El Pilar, se han ocupado Juan Francisco Esteban y Ricardo Usón. Más notorias que para la escultura coetánea han sido las aportaciones a la pintura de los siglos XVII y XVIII. Así las relativas a las biografías de Antonio Bisquert (Juan Carlos Lozano y Carlos Buil) o a la producción navarra de Vicente Berdusán (Isidro López Murias), en tanto que la pintura oscense del seiscientos ha sido tratada en su tesis doctoral por María José Pallarés (1992). Pero aún más consolidada, aunque tampoco cuente con estudio global, está la investigación de la pintura del xviii, especialmente definida por Arturo Ansón a partir de la personalidad de José Luzán y de la enseñanza académica en Aragón. Y entre los asiduos al tema figuran José Luis Morales, quien ha insistido en los Bayeu, y José Ignacio Calvo, estudioso de fray Manuel Bayeu al que dedica su tesis doctoral.

No menos espectacular ha sido el avance de los estudios de arte contemporáneo, que en ningún instante ha denotado síntomas de agotamiento desde que arrancara allá por los años setenta. Muestra del interés que suscita esta página de nuestra cultura visual es la proliferación tanto de exposiciones retrospectivas, como de todo género de publicaciones que hoy configuran una firme plataforma bibliográfica. De ahí que resulte imposible glosar lo fundamental de una renovación que para el siglo XX conoció un momento álgido con la convocatoria del VI Coloquio de Arte Aragonés y que, merced a los trabajos de Fernando Alvira y Ángel Azpeitia Buscar voz... entre otros, alcanza hasta los más inmediatos sucesos artísticos.

La arquitectura civil del neoclasicismo ha sido objeto preferente de análisis por parte de Manuel Expósito, quien ha contribuido como nadie a su esclarecimiento. Tanta o más atención ha recibido la arquitectura a caballo de los siglos XIX y XX, abordada en conjunto por Jesús Martínez Verón en su tesis doctoral. De la modernista zaragozana se ha ocupado M.ª Pilar Poblador, mientras que la historicista ha sido revisada mediante aproximaciones a algunos de sus mejores exponentes como Ricardo Magdalena, a cargo de Ascensión Hernández, o de Regino Borobio, con el estudio de Pozo Municio, sin olvidar las de M.ª José Calvo y Gloria Moreno a la arquitectura oscense del primer tercio del XX. Y destacan por su novedad las investigaciones de Jiménez Zorzo sobre arquitectura industrial, asunto sobre el que también M.ª Pilar Biel efectúa su tesis doctoral, así como las de Amparo Martínez sobre la concebida para el ocio. Carmen Rábanos, por su parte, ha actualizado el panorama de la arquitectura racionalista y se ha asomado a la más reciente arquitectura aragonesa.

No sucede igual con la escultura y pintura de finales del XVIII y principios del XIX, aún pendientes de estudio. En cambio, la no menos anodina escultura decimonónica ha sido perfilada por Wifredo Rincón. En todo caso, para el siglo XIX, descuellan los estudios de Manuel García Guatas, Ángel Azpeitia y Jesús Pedro Lorente, en especial los relativos a la enseñanza de las Bellas Artes, a la pintura de historia y al influjo de la institución del pensionado en el devenir de la pintura aragonesa. Asimismo, la pintura del siglo XIX, ha sido estudiada por Ana García Loranca y J. Ramón García-Rama, en una publicación que comprende Aragón, La Rioja y Guadalajara.

Sobre las publicaciones que comprenden el siglo XX, conviene recordar los libros y aquellos catálogos que tienen un carácter monográfico o que abarcan períodos específicos. Los libros, por orden cronológico, corresponden a los siguientes autores: Manuel García Guatas, Federico Torralba Soriano, Manuel Pérez-Lizano Forns y Jaime Esaín. En cuanto a una publicación de varios autores es de consulta imprescindible el Diccionario de Artistas Aragoneses 1947-1978, que, publicado por la Institución «Fernando el Católico» de Zaragoza en 1983 y coordinado por Manuel Pérez-Lizano Forns, comprende disciplinas artísticas como acuarela, collage, dibujo, esmalte, grabado, cine, fotografía, pintura, cerámica, tapiz, figurinismo, joyería, escultura y pintura.

Sobre los catálogos monográficos cabe recordar los que estudian a artistas como Hermenegildo Estevan, Santiago Pelegrín, Luis Berdejo Elipe, Félix Gazo, Alberto Duce, José Luis González Bernal, Javier Ciria, Leonardo Pérez Obis, Santiago Lagunas, Fermín Aguayo, Honorio García Condoy, Pablo Gargallo, Joaquina Zamorano, Juan José Vera y Pablo Serrano, entre otros.

En cuanto a los catálogos sobre exposiciones colectivas o que comprenden períodos específicos su número es muy considerable. De ineludible cita tenemos los siguientes: Aproximación a lo que llamamos arte en exposiciones itinerantes, I y II, 1978 y 1979, 20 años de pintura abstracta en Zaragoza, 1947-1967, 1979, Primera abstracción de Zaragoza: 1948-1965, 1984, Panorama actual del arte Abstracto en Zaragoza, I-II y III, 1984 a 1986, Pintura Contemporánea Aragonesa a la Escuela, 1987, Escultura Contemporánea a la Escuela, 1988, Vanguardia Aragonesa en la Década de los Setenta, 1988, Aproximación al Paisaje Aragonés, 1990, Artistas Aragoneses. Desde Goya a Nuestros Días, 1991, Escultura es Cultura, 1992, Luces de la Ciudad. Arte y Cultura en Zaragoza, 1914-1936, 1995, 90 Años de Arte en Aragón. Pintura y Escultura, 1995, Colección de Arte Cortes de Aragón, 1999, y Surrealistas: Exilio y Amistad. Varian Fry y los candidatos al exilio, Marsella, 1940-1941. Surrealistas Aragoneses, González Bernal, Alfonso Buñuel y Federico Comps, 1999.

Hasta aquí, salvo excepciones, libros y catálogos sobre pintura y escultura. Disciplinas como la cerámica, la fotografía y el grabado, entre otras, tienen su correspondiente voz, así como los grupos artísticos, los cuales se fusionan para ofrecer una coherente panorámica.

Singular interés han promovido asimismo los asuntos urbanos sobre los que versan trabajos de Nardo Torguet, Ascensión Hernández, José Manuel López e Isabel Yeste, que en conjunto casi cubren el urbanismo contemporáneo. Y otro tanto cabe decir de ciertas manifestaciones tiempo atrás orilladas como la fotografía, el grabado o la vidriera, que hoy cuentan con muy específicas pero sólidas contribuciones. Lo cual, en fin, no es sino un simple indicio más de la puesta en valor general de que han disfrutado últimamente especialidades ajenas a las denominadas artes mayores, desde la cerámica, analizada de forma exhaustiva por M.ª Isabel Álvaro, hasta la cestería o la arquitectura popular, que han recibido notables aportaciones de M.ª Elisa Sánchez y Carmen Rábanos respectivamente.

• Bibliog.: Almería García, J. A. y otros: Las Artes en Zaragoza en el último tercio del siglo XVII (1676-1696). Estudio documental; Zaragoza, «Institución Fernando el Católico», 1983. Ansón Navarro, A.: El pintor y profesor José Luzán Martínez (1710-1785); Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada, 1986. Del mismo: Academicismo y enseñanza de las Bellas Artes en Zaragoza durante el siglo XVIII; Zaragoza, Gobierno de Aragón-Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, 1993. Arrué Ugarte, B. y otros: Inventario artístico de Zaragoza y su provincia. Tomo I. Partido judicial de Tarazona; Madrid, Ministerio de Cultura, 1991. Azpeitia Burgos, A. y Lorente Lorente, J. P.: Aragón en la pintura de Historia; Zaragoza, Diputación Provincial, 1992. Barlés Báguena, E.: «Las cartujas construidas de nueva planta durante los siglos XVII y XVIII en la provincia cartujana de Cataluña»; Artigrama, 10, 1993, pp. 629-636. Benito Martín, F.: Patrimonio Histórico de Aragón. Inventario Arquitectónico. Teruel; Zaragoza, Gobierno de Aragón, 1991, 2 vols. Borrás Gualis, G. M.: Arte mudéjar aragonés; Zaragoza, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja-Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, 1985, 2 vols. y carpeta de planos. Del mismo: Historia del Arte; «Enciclopedia Temática de Aragón», Zaragoza, Moncayo, 1986-1987, 2 vols. Del mismo (coord.): Teruel Mudéjar Patrimonio de la Humanidad; Zaragoza, Ibercaja, 1991. Borrás Gualis, G. M. y otros: Inventario artístico de Zaragoza y su provincia. Tomo II. Partido judicial de Zaragoza; Madrid, Ministerio de Cultura, 1991; Borrás Gualis, G. M. y Lomba Serrano, C.: Grupo Pórtico, 1947-1952; Zaragoza, Electra, 1993. Bruñé Ibáñez, A. L.: Las Artes en Zaragoza en el tercer cuarto del siglo XVII (1655-1675); Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1987. Cabañero Subiza, B.: Los orígenes de la arquitectura medieval en las Cinco Villas (891-1105): entre la tradición y la renovación; Ejea de los Caballeros, Centro de Estudios de las Cinco Villas, 1988. Del mismo: Los restos islámicos de Maldán (Zaragoza). Nuevos datos para el estudio de la evolución de la decoración de la época del Califato al período Taifa; Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1992. Calvo Ruata, J. L.: Cartas de fray Manuel Bayeu a Martín Zapater; Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1996. Catálogo de la exposición 20 Años de Pintura Abstracta en Zaragoza 1947-1967; Zaragoza, Colegio de Arquitectos, mayo-junio, 1979. Catálogo de la exposición 90 años de Arte en Aragón. Pintura y Escultura, 1905-1995; Sala C.A.I. Luzán, Zaragoza, del 15 de mayo al 15 de junio de 1995. Catálogo de la exposición A primera vista; Cortes de Aragón, Colección de arte, Palacio de la Aljafería, Zaragoza, 20 abril-15 junio 1999. Catálogo de la exposición Aproximación a lo que llamamos arte en exposiciones itinerantes; enero-junio 1978, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, y Aproximación al arte en exposiciones itinerantes, enero-junio 1979, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja. Catálogo de la exposición Aproximación al Paisaje Aragonés; Museo de Zaragoza, 18 de mayo al 24 de junio de 1990. Catálogo de la exposición Artistas Aragoneses. Desde Goya a Nuestros Días; Zaragoza, Lonja, 8 mayo-23 junio, 1991. Catálogo de la exposición El Espejo de nuestra Historia. La diócesis de Zaragoza a través de los siglos; Zaragoza, Arzobispado de Zaragoza-Ayuntamiento de Zaragoza, 1991. Catálogo de la exposición El Pilar es la Columna. Historia de una Devoción; Zaragoza, Gobierno de Aragón-Ayuntamiento de Zaragoza, 1995. Catálogo de la exposición El pintor Antonio Bisquert, 1596-1646; Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 1995. Catálogo de la exposición Escultura Contemporánea a la Escuela; Ministerio de Educación y Ciencia, Zaragoza, diciembre de 1988. Catálogo de la exposición Escultura es Cultura; Gobierno de Aragón, Patios del Edificio Pignatelli, 21 abril-21 mayo, 1992. Catálogo de la exposición Luces de la ciudad. Arte y Cultura en Zaragoza 1914-1936; Zaragoza, Gobierno de Aragón-Ayuntamiento de Zaragoza, 1995. Catálogo de la exposición María en el arte de la diócesis de Zaragoza; Zaragoza, Arzobispado de Zaragoza, 1988. Catálogo de la exposición Panorama Actual del Arte Abstracto en Zaragoza; (I) Colegio de Arquitectos de Zaragoza, 29 diciembre de 1984, (II) 3-25 mayo de 1985 y (III) 17 diciembre 85-11 enero de 86. Catálogo de la exposición Los pintores de Zaragoza de Goya a nuestros días; Zaragoza, Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza, Palacio de la Lonja, 10 de octubre al 10 de noviembre de 1981. Catálogo de la exposición Pintura Contemporánea Aragonesa a la Escuela; Ministerio de Educación y Ciencia, Zaragoza, 1987. Catálogo de la exposición Primera Abstracción de Zaragoza: 1948-1965; Departamento de Cultura y Educación, Diputación General de Aragón, Exposición Itinerante, diciembre 1984-marzo 1985. Catálogo de la exposición Signos. Arte y Cultura en el Alto Aragón Medieval; Huesca, Gobierno de Aragón-Diputación de Huesca, 1993. Catálogo de la exposición Vanguardia Aragonesa en la Década de los Setenta; Diputación General de Aragón, Zaragoza, 1988. García Guatas, M.: Pablo Serrano, escultor del hombre; Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 1989. Casabona Sebastián, J. F.: «La iglesia parroquial de Mosqueruela. Estudio artístico»; Artigrama, 3, 1986, p. 395-396. Corral, J. L. y Peña, F. J. (eds.): La cultura islámica en Aragón; Zaragoza, Excma. Diputación Provincial, 1986. Cortes Arrese, M.: El gótico en Teruel, la escultura monumental; Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 1985. Criado Mainar, J. (ed.): Monasterio de Veruela. Guía Histórica; Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 1993. Dailliez, L.: Veruela. Monasterio cisterciense; Zaragoza, Diputación Provincial, 1987. Esain, Jaime: Pintoras Aragonesas Contemporáneas, (Apuntes para un censo: 1960-1990); Zaragoza, 1990. Escó, C., Giralt, J. y Senac, Ph.: Arqueología en la Marca Superior de Al-Andalus; Huesca, Excma. Diputación Provincial, 1988. Expósito Sebastián, M.: «Arquitectura civil zaragozana en la época Neoclásica»; Artigrama, 1, 1984, p. 418-420. Expósito, M.; Pano, J. L. y Sepúlveda, M.ª L.: La Aljafería de Zaragoza. Guía histórico-artística y literaria; Zaragoza, Cortes de Aragón-Excmo. Ayuntamiento, 1988, 2.ª ed. Falcón Pérez, M.ª P.: Estudio artístico de los manuscritos iluminados de la catedral de Tarazona (análisis y catalogación); Zaragoza, Gobierno de Aragón, 1995. Galtier Martí, F. y Paz Peralta, J. A.: Arqueología y arte en Luesia en torno al año mil. El yacimiento de «El Corral del Calvo»; Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1988. García Guatas, M. y otros: Inventario artístico de Huesca y su provincia. Tomo III, Partido judicial de Boltaña; Madrid, Ministerio de Cultura, 1992, 2 vols. García Guatas, Manuel y Pérez-Lizano Forns, Manuel: Surrealistas Aragoneses. González Bernal, Alfonso Buñuel y Federico Comps; Palacio de Sástago, Zaragoza, 7 octubre-5 diciembre, 1999. García Guatas, Manuel: Pintura y Arte Aragonés (1885-1951); Colección Aragón, Librería General, Zaragoza, 1976. García Loranca, Ana y García-Rama, J. Ramón: Pintores del Siglo XIX. Aragón, La Rioja, Guadalajara; iberCaja, Zaragoza, 1992. Gil Asenjo, A. M.ª y otros: «Las artes en Zaragoza en el segundo tercio del siglo XVII (1634-1654)», Artigrama, 1, 1984, p. 422-435. González Fernández, V.: Jusepe Martínez (1600-1682); Zaragoza, Museo e Instituto «Camón Aznar», 1986. Del mismo: Estética, sociedad y calidades de la pintura en Aragón en el siglo XVII; Zaragoza, Real Academia de Bellas Artes de San Luis, 1989. Guitar Aparicio, C.: Castillos de Aragón; Zaragoza, Mira Editores, 1988, 3 vols. Hernández Martínez, A.: «Vida y obra del arquitecto Ricardo Magdalena (1849-1910)»; Artigrama, 11, 1994-95, p. 571-576. Laborda Yneva, J.: Maestros de obras y arquitectos del período ilustrado en Zaragoza. Crónica de una ilusión»; Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1989. Lanaspa Moreno, M. A. y otros: «Las artes en Zaragoza (1613-1633) según fuentes notariales»; Artigrama, 1, 1984, p. 436-439. López Gómez, J. M.: Un modelo de arquitectura y urbanismo franquista en Aragón. La Dirección General de Regiones Devastadas, 1939-1957; Zaragoza, Gobierno de Aragón, 1995. López Murías, L.: La pintura de Vicente Berdusán; Tudela, Centro Cultural Castel Ruiz, 1990. Martínez Buenaga, I.: «La arquitectura cisterciense en Aragón: 1150-1350»; Artigrama, 8-9, 1991-1992, p. 529-532. Martínez Herranz, A.: Los cines en Zaragoza, 1896-1936; Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, 1997. Martínez Prades, J. A.: «El castillo de Loarre (Huesca). Sus orígenes, construcción y problemática artística»; Artigrama, 8-9, p. 533-535. Martínez Verón, J.: Arquitectura aragonesa: 1885-1920; Zaragoza, Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, 1993. Morales y Marín, J. L.: rancisco Bayeu; Zaragoza, Moncayo, 1995. Ordóñez Fernández, R.: Catálogo del Museo Pablo Gargallo; Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, Delegación de Acción Cultural, 1988. Ordóñez Fernández, R.: Pablo Serrano. Vida y obra; Zaragoza, El Día, 1986. Pérez-Lizano Forns, Manuel: Abstracción Plástica Española. Núcleo aragonés: 1948-1993; Mira Editores, Zaragoza, 1995. Pérez-Lizano Forns, Manuel: Focos del Surrealismo Español, artistas aragoneses 1929-1991; Mira Editores, Zaragoza, 1992. Pérez-Lizano Forns, Manuel: Surrealismo Aragonés 1929-1979; Colección Aragón, Librería General, Zaragoza, 1980. Id.: Pintores en Aragón; Diputación General de Aragón, 1990. Poblador Muga, M.ª P.: La arquitectura modernista en Zaragoza: revisión crítica; Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1992. Pozo Municio, J. M.: Regino Borobio Ojeda (1895-1976). Modernidad y contexto en el primer racionalismo español; Zaragoza, Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, 1991. Rábanos Faci, C.: Vanguardia frente a tradición en la arquitectura aragonesa (1925-1939); El racionalismo, Zaragoza, Guara, 1985; de la misma, Arquitectura popular aragonesa. Un libro para conocer nuestras raíces; Zaragoza, Moncayo, 1996. Rincón García, W.: Un siglo de escultura en Zaragoza (1808-1908); Zaragoza, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1984. Sánchez Sanz, M.ª E.: «Cestería tradicional aragonesa y oficios afines»; Artigrama, 67, 1989-1990, p. 417-430. Torguet Escribano, Nardo: Apertura de la calle Alfonso I. La reforma urbana en la Zaragoza de mediados del siglo XIX; Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza-Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, 1987. Torralba Soriano, Federico: Obra Dispersa. Artículos; «Institución Fernando el Católico», Zaragoza, 1999. Torralba Soriano, Federico: Pintura contemporánea aragonesa; Guara Editorial, Zaragoza, 1979. Usón García, R.: Intervención de Ventura Rodríguez en el Pilar. La Santa Capilla generatriz de un sueño arquitectónico; Zaragoza, Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, 1990. VV. AA.: Las artes plásticas en Aragón durante el siglo XVIII; Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1995. VV. AA.: Las catedrales de Aragón; Zaragoza, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1987. VV. AA.: Los palacios aragoneses; Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada, 1991. VV. AA.: Diccionario de Artistas Aragoneses: 1947-1978; «Institución Fernando el Católico», Publicación núm. 852, Zaragoza, 1983. Yeste Navarro, I.: «Urbanismo zaragozano contemporáneo: El Plan de Reforma Interior de 1939»; Artigrama, 11, 1994-1995, pp. 593-597.

 

Monográficos

Catedrales aragonesas I

Catedrales aragonesas I

La evolución de los estilos artísticos a partir de las catedrales aragonesas.

Imágenes de la voz

Óleo de Ruizanglada...Óleo de Ruizanglada

Retablo Mayor de la Seo d...Retablo Mayor de la Seo de Zaragoz...

Torre mudéjar de Utebo (Z...Torre mudéjar de Utebo (Zaragoza) ...

Detalle de San Lorenzo y ...Detalle de San Lorenzo y Santa Eng...

Custodia de los Corporale...Custodia de los Corporales de Daro...

San Agustín y San Lorenzo...San Agustín y San Lorenzo, por Tom...

Lienzo central del Retabl...Lienzo central del Retablo de la A...

Aparición de la Virgen a ...Aparición de la Virgen a San Felip...

Busto-relicario de San Va...Busto-relicario de San Valero en l...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT