Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Arras

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Llámase así en los manuscritos romanceados de fuero a la dote que el marido asigna a la mujer. En Roma, lo corriente era que la esposa aportase al matrimonio algunos bienes en dote, suyos o facilitados por sus padres, mientras que en el Aragón de los siglos xiii y anteriores, en coincidencia con los pueblos germanos, era el esposo quien asignaba a la mujer ciertos bienes especificados por los fueros de iure dotium (en la edición romanceada, del dreyto de las arras): tres heredades a la infanzona, quinientos sueldos a la burguesa (obsérvese la influencia de la economía dineraria ciudadana), y a la labradora «una casa de XII bigas et una arençada de viña». Tal asignación de bienes bien podría ser una transformación del antiguo precio de compra de la mujer, que ahora se paga a ésta y no a su padre, pero además no implica que la propiedad se transfiera inmediatamente a la esposa donataria, sino que tales bienes constituyen una suerte de seguro para el caso de quedar viuda, y, si fallece ella primero, se destinan a los hijos del matrimonio.

Es una hipótesis razonable la de que en los inicios del Reino no hubiera comunidad de bienes entre los cónyuges, ni tampoco usufructo de viudedad, de modo que las arras debieron suponer el único auxilio a la mujer en el caso de quedar viuda. Luego coexisten con el usufructo vidual de la esposa y su participación en la comunidad conyugal; están destinadas, en definitiva, a los hijos tras el usufructo de la viuda (si no hay hijos, vuelven al marido o a sus herederos), y la mujer tiene derecho a reclamar que se le constituyan tales arras durante el matrimonio, si no se han establecido antes.

Estas arras, que la Compilación de Huesca de 1247 había regulado conforme a una tradición bastante más antigua, van cayendo en desuso hacia el siglo xv, transformándose en un aumento de dote o escreix señalado por el marido en dinero: especie de donatio propter nuptias, en correspondencia a la dote, que el marido o sus herederos deben en plena propiedad a la mujer o a los suyos (a éstos, salvo la viudedad del marido) a la disolución del matrimonio, si bien sólo en la proporción en que se haya hecho efectiva la dote. Se trata, pues, de un verdadero aumento de dote, que pertenece a la mujer y sigue la suerte de la dote incluso en cuanto a la garantía. Pero, en cuanto aumento de dote, sólo es debido si existe dote, y en una cierta proporción a ésta. En esta vestidura de escreix la antigua dote del marido no es ya un don de supervivencia (de la mujer), sino una constitución de dote estimada, por el marido: como única particularidad, heredada de las arras, si muere la mujer sin descendientes y sin testar, heredan el escreix el marido o sus parientes: éste, si sobrevive, tiene sobre él viudedad.

El escreix vino a llamarse luego «firma de dote», palabra ésta que acaso se habría aplicado primero al aseguramiento de la dote, es decir, al acto mediante el cual el marido firma y asegura sobre sus propios bienes, que quedan hipotecados en garantía de la restitución, la de la dote aportada por la mujer o sus parientes.

En la actualidad, se llama «firma de dote», sencillamente, a la dote que el marido asigna a la mujer es muy poco frecuente, aunque conocemos algunos casos, en novios o maridos con fortuna heredada y cuantiosa, sobre todo si la esposa carece de bienes. Suele constituirse la firma de dote en dinero, en cuyo caso tal constitución no supone que el marido se despoje de cantidad alguna, sino que crea un crédito dotal en favor de la mujer: como luego el marido sobreviviente tiene viudedad sobre todos los bienes de su esposa, de hecho nunca se verá obligado a hacer efectiva, él mismo, la cantidad señalada como firma de dote, a menos que pierda el usufructo vidual: sólo sus herederos, si son distintos de los de la mujer, habrán de abonar esa suma, caso de no haberse producido la reversión sucesoria.

La Compilación vuelve, en ciertos aspectos, al régimen de las arras en los fueros de 1247. No sólo como ya en el Apéndice foral deja de ser la firma una contradote, sino que su adscripción a la prole es forzosa, y no voluntaria (art. 31-3); además, a falta de prole o falleciendo ésta sin descendencia, el marido hereda la firma abintestato Buscar voz....

La Compilación dedica a la dote del marido, que llama indistintamente «dote» o «firma de dote», los siguientes preceptos específicos (aparte los referentes a cualquier clase de dote):

—Art. 30. Firma de dote. «El marido puede otorgar dote o firma de dote a su mujer, reconociéndosela si es indotada o aumentando la que recibe».

—Art. 31-3. Destino de la dote o firma de dote. «Habiendo descendientes comunes, éstos heredarán, con independencia de la legítima, los bienes recibidos por la mujer como dote o firma de dote asignadas por el marido. La mujer podrá disponer de estos bienes a su arbitrio entre aquéllos». Siguiendo la línea del Derecho tradicional, se ha convertido ahora la dote del marido en una suerte de reserva, que pasa a los hijos con independencia de la restante legítima, y asimismo con independencia de la institución de heredero: como un patrimonio que les está indefectiblemente destinado. No valdría cualquier disposición en contrario de la mujer dotada. Como adquisición singular, es independiente de las deudas de la esposa causante, mientras haya bienes con qué pagarlas: no habiéndolos, la solución más equitativa es considerar afecta la masa al pago de las deudas domésticas.

—Art. 32. Pérdida de la dote o firma de dote. «Pierde la mujer la dote o firma de dote constituidas por el marido en análogos casos a aquellos en que se pierde el derecho expectante de viudedad» (cfr. art. 78).

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT