Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Capítulos matrimoniales

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Los capítulos matrimoniales contienen, en los países de fuero, y singularmente en Aragón, no ya la regulación de la economía de un matrimonio, sino la de una familia de varias generaciones. Así sucedía en las familias de propietarios rústicos (sobre todo las establecidas en regiones montañosas o zonas de secano), en las que se pactaban, con motivo de la boda del continuador (o continuadora) de la economía familiar, las condiciones de vida y desarrollo de la familia. Estos pactos habitualmente se repetían de generación en generación de capitulantes, convirtiéndose el texto de las capitulaciones en una especie de «ley de la casa Buscar voz...».

Conforme al art. 25 de la Compilación, «los capítulos matrimoniales podrán contener cualesquiera estipulaciones relativas al régimen familiar y sucesorio de los contrayentes y de quienes con ellos concurran al otorgamiento, siempre que no sean contrarias a los fines propios del matrimonio. Los capítulos y pactos habrán de constar en escritura pública». Añadiendo el art. 28 que, «celebrado el matrimonio, la novación de capítulos requerirá la concurrencia de los ascendientes que hayan asistido al otorgamiento de aquéllos para dotar, hacer donaciones o legados o nombrar herederos a los contrayentes o a sus hijos, en cuanto la novación afecte a los bienes y derechos recibidos».

El contenido de los capítulos trata los siguientes temas:

A) Aportaciones matrimoniales. (Arras Buscar voz... y dote Buscar voz....)

B) Regímenes matrimoniales. (Comunidad conyugal Buscar voz... y hermandad llana Buscar voz...). Como parte del régimen matrimonial paccionado contempla el art. 29 los conocidos pactos de aportación de «muebles por sitios» y «sitios por muebles», es decir, dar a los bienes muebles, que en principio son comunes, la consideración de bienes privativos, o al contrario los inmuebles.

C) Pactos sobre viudedad y casamiento en casa Buscar voz....

D) Sucesión en el patrimonio familiar mediante designación de donatario universal o heredero único, con asignación de cantidades a los restantes hijos o ulteriores descendientes, o la obligación de dotar «al haber y poder de la casa» impuesta al heredero. En tierra de capítulos es frecuente la designación de un comisario (sobre todo, el cónyuge sobreviviente) para nombrar heredero único, con asignación de legítimas a los restantes hijos. (Heredamiento Buscar voz..., sucesión contractual, fiducia sucesoria Buscar voz....)

E) Comunidad familiar. Habiendo designación de heredero único, es frecuente pactar la convivencia entre instituyentes e instituidos, e incluso la obligación de tener en la casa familiar a otras personas, previendo los diversos avatares de tal convivencia.

La frecuencia de los capítulos forales ha disminuido enormemente en los últimos decenios, y debe seguir disminuyendo, porque la tierra de capítulos se despuebla, y de los que quedan en ella, cada vez es menor la proporción de sujetos dedicados al cultivo o la ganadería; menor el número de familias que conservan su modo de vida y sus costumbres tradicionales; menor el número de explotaciones agrarias heredadas por su titular y llevadas estrictamente en régimen de Derecho privado, con plena dedicación a ellas y habitando la casa familiar; y menor, finalmente, el número de personas dispuestas a soportar los sacrificios que exige continuar al frente del patrimonio familiar. No obstante, en cifras absolutas, los capítulos forales en vigor sumaban todavía en los años setenta una cantidad considerable.

La principal modificación —en materia que apenas ha variado— introducida por la Ley aragonesa de 16 de mayo de 1985 fue una nueva regulación de la dote Buscar voz..., para hacerla compatible con el principio de igualdad entre los cónyuges. Además, el artículo 27 ha quedado redactado del siguiente modo: «Tienen capacidad para otorgar capítulos antes de contraer matrimonio los que válidamente puedan celebrarlo. Los menores de edad necesitarán la asistencia de uno cualquiera de sus padres y, en su defecto, del tutor, Junta de Parientes o Juez de Primera Instancia».

La introducción del divorcio y la posibilidad de «convenio regulador» entre cónyuges que van a separarse o divorciarse disminuye la utilidad que los capítulos matrimoniales tenían en Aragón, en uso sesgado, para pactar sobre bienes y aun sobre incumbencias personales en atención a una separación de hecho.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT