Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Arnau de Vilanova

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 13/09/2010

(?, ? - Génova, 8-IX-1311). Médico, posiblemente el más importante del mundo latino medieval, implicado también en cuestiones político-religiosas de su tiempo. Seguramente nació en Valencia a poco de ser conquistada por Jaime I Buscar voz... (1238). En 1260 estudiaba Medicina en Montpellier, y en 1280 era ya médico de gran prestigio al servicio de la casa de Barcelona. Diez años más tarde vuelve a Montpellier como maestro de su importante escuela médica, aunque no por ello abandonará la atención asistencial de la familia de Jaime II Buscar voz... de Aragón.

Este rey, gran amigo de Arnau, le enviaría en 1299 a la corte de Francia en misión diplomática, y en París daría a conocer las ideas que había ido configurando su opinión acerca del próximo fin del mundo y de la necesaria reforma de la Iglesia. La repulsa de los teólogos de la Sorbona, que condenan su Tractatus de tempore adventu Antichristi (sobre la venida del Anticristo), va a marcar un giro en su vida, ya que, herido por la afrenta y convencido de su verdad, se lanza a una campaña vindicativa que mengua su labor profesional. Le vemos en 1301 apelando al papa Bonifacio VIII y remitiendo un opúsculo apologético a destacadas personalidades de la cristiandad; en 1302 polemizando violentamente con los dominicos que refutan sus ideas; en 1304 protestando ante el cónclave reunido en Perusa, etc. La elección de Clemente V, antiguo amigo de Arnau, a cuyo examen somete sus escritos religiosos, le trae unos años de calma (1305-1309) en los que realiza gestiones a favor de sus reyes en la corte pontificia de Aviñón y lleva a cabo una amplia propaganda espiritual entre las comunidades laicas de la Provenza.

El prestigio de que goza le permite intervenir en problemas tales como el proceso de los templarios, los proyectos de Cruzada, las disidencias del franciscanismo estricto o las tensiones entre la Santa Sede y el rey de Sicilia, Federico III. En este último el maestro Arnau hallaría un discípulo ferviente, que en 1309 le confiaba unos sueños misteriosos, cuyo significado interpretaría Arnau relacionándolos con otros tenidos por Jaime II: ambos reyes hablan de promover, según su interpretación, la acción renovadora de la Iglesia, preconizada por él. La exposición que de todo ello hiciera públicamente iba a provocar su ruina.

Ante la protesta de la curia y la indignación del rey de Aragón, Arnau tuvo que refugiarse junto al rey de Sicilia. Murió en Génova, cuando realizaba gestiones para evitar la ruptura de hostilidades con Roberto II de Nápoles.

Hay en la obra religiosa de este autor más de celo indiscreto, de fantasía o de ingenuidad idealista que de heterodoxia formal. Implicado en el movimiento de los «espirituales» en la línea de las extrañas especulaciones de Joaquín de Fiore, busca la salvación del mundo en sus exigencias de reforma eclesiástica, en sus exhortaciones ascéticas y en sus lucubraciones escatológicas. Pero aunque las fantasías de la especulación y las violencias de las polémicas le lleven a expresiones desafortunadas, nunca cae en la herejía Buscar voz.... La sentencia de la junta de teólogos de Tarragona, que en 1316 ordenó la destrucción de sus obras espirituales, fue anticanónica y desmesurada.

Arnau de Vilanova fue ante todo maestro en Medicina. Por una parte clínico práctico, de amplia experiencia y prestigio bien acreditado; por otra, profesor destacado de la mejor Universidad del medievo y autor de una importante obra médica, muy difundida y apreciada a lo largo de tres siglos y a lo ancho del occidente cristiano. Apenas hay biblioteca que se precie que no cuente con copias medievales o ediciones renacentistas de alguno de sus escritos científicos. En el siglo XVI se hizo una colección que trataba de recoger sus obras completas, cuyo éxito denotan las reimpresiones que se sucedieron: Opera Arnaldi de Villanova (Lyon, 1504, 1509, 1520 y 1532; Venecia, 1505 y 1527; Basilea, 1586); Praxis medicinalis (Lyon, 1586). La lástima es que muchos textos espúreos se albergaron a la sombra de su nombre alterando el contenido científico de las mismas.

La obra médica de Arnau responde a su condición de médico escolástico: formado en los textos clásicos de Hipócrates y Galeno, recibidos a través de su versión arábiga y completados con las mejores producciones de los autores que escribieron en árabe. Aunque no le hubiera sido indispensable el conocimiento de este idioma (ya que la mayoría de los textos médicos clásicos habían sido traducidos al latín), sabemos que lo poseía a la perfección y que en sus años de médico regio en Barcelona había traducido opúsculos de Galeno, Avicena y otros.

El grueso de su obra original es fruto de su época de Montpellier, un conjunto de tratados extensos y bien elaborados que responden a la necesidad de la docencia en las Escuelas médicas: comentarios eruditos a los autores exigidos en el plan de estudios; colecciones de aforismos con intención nemotécnica, entre los que destacan las popularísimas Parábolas de la medicación, de las que se conservan cuarenta copias de los siglos XIV y XV y que fueron editadas quince veces en el XVI; obras de doctrina médica de carácter teórico y práctico, todas ellas coronadas por esa admirable síntesis de los principios de la ciencia médica que es la llamada Speculum Medicinae; densas exposiciones de farmacología básica como el tratado De graduatibus medicinarum, tan importante en la línea de los intentos medievales de una teorización de la dosificación medicamentosa... Junto a ese grupo de escritos está el tan conocido Regimen sanitatis, escrito en 1308 para tutelar la salud del rey de Aragón, pero que pronto se difundió por toda Europa, siendo traducido al catalán y al hebreo.

En cambio, en opinión de J. A. Paniagua, experto en las obras de Arnau, puede afirmarse el carácter apócrifo de obras tan ligadas a su nombre como son el Breviarium practicae y el comentario al Regimen sanitatis salernitanum. Y, desde luego, el conjunto de los libros de alquimia Buscar voz... que le han sido atribuidos; hay motivos suficientes para despojar su figura del manto de alquimista de que fue revestido por autores o copistas del siglo XV y que tanto se suele destacar en la visión habitual que se da de su persona. No fue alquimista, ni mago, ni rebelde innovador. Fue un médico galenista que, sobre la base de la ciencia médica transmitida por los árabes, elaboró una doctrina propia pero tradicional, que procuró claramente preservar de toda cavilación filosofante, como se ve claramente en su obra De intentione medicorum, y dirigir a la práctica clínica concreta.

• Bibliog.:
Diepgen, P.: «Studien zu Arnald von Vilanova»; en Medizin und Kultur, Stuttgart, 1938, pp. 120-176.
Verrier, R.: Études sur Arnaud de Villeneuve; Leiden, 1947 y 1949.
Carreras y Artau, J.: L’epistolari d´Arnau de Vilanova; Barcelona, 1949.
Del mismo autor: Relaciones de Arnau de Vilanova con los reyes de la Casa de Aragón; Barcelona, 1955.
Paniagua, J. A.: El maestro Arnau de Vilanova, médico; Valencia, 1969.

• Historia Medieval: Se ha discutido muchísimo sobre su origen, pero un comentario marginal escrito a fines del siglo XIV en una de sus obras lo hace originario de Villanueva de San Martín Buscar voz..., junto a Daroca Buscar voz....

 

Monográficos

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

La Corona de Aragón I: nacimiento y expansión

Descubre los pasos de la expansión aragonesa por todo el Mediterráneo.

Imágenes de la voz

Arnau de Vilanova (grabad...Arnau de Vilanova (grabado)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT