Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Zaragoza, provincia de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 10/09/2008

Provincia que se encuentra situada en una localización óptima dentro de las grandes rutas peninsulares al hallarse dentro del triángulo que forman Madrid, Bilbao y Barcelona, así como por su situación de cercanía a la frontera francesa. Zaragoza, capital del antiguo reino de Aragón, está localizada en el valle medio del Ebro, limitando al norte con las provincias de Navarra y Huesca, al sur con las de Teruel y Guadalajara, al este con las de Huesca, Lérida y Tarragona y al oeste con las de Soria, Logroño y Navarra. Su extensión superficial es de 17.274,3 km.2; 3,4 % del total del territorio español, siendo por su superficie la cuarta provincia española y la mayor de Aragón.

En lo que va de siglo hay que constatar un crecimiento continuo de la población, sin retrocesos. Así, se ha duplicado la población del total provincial, aunque hay que destacar que Zaragoza capital ha visto multiplicada su población por seis, lo cual es un claro síntoma de la evolución del factor demográfico. Este mismo factor va a ser el determinante de la localización y desarrollo de las actividades económicas de la provincia. Según el último censo demográfico (1998), la provincia cuenta con una población de 841.438 hab. y una densidad de 48,9 hab/km2.

—Geomorfología: Está formada por tres unidades de relieve de desigual extensión: la menor constituye el vértice septentrional del triángulo provincial y corresponde a las estribaciones meridionales del Pirineo; la mayor forma el centro y sureste del triángulo y es el sector central de la depresión del Ebro; el extremo suroccidental está formado por la cordillera Ibérica.

El Pirineo zaragozano aparece como una continuación al oeste del Pirineo oscense; de norte a sur se pueden diferenciar las siguientes alineaciones alargadas en el sentido de los paralelos: la sierra de Orba, que representa en nuestra provincia el Prepirineo interior, la Canal de Berdún, que corresponde a la depresión longitudinal intrapirenaica y las peñas de Santo Domingo y sierra Lurientes, que forman parte de las sierras exteriores. Las sierras interiores y exteriores se arman sobre calizas mesozoicas, levantadas y plegadas en la era terciaria y posteriormente erosionadas hasta dar formas escarpadas que cierran la depresión intrapirenaica, hundida también en la era terciaria y modelada sobre margas gris-azuladas.

La depresión del Ebro es una fosa tectónica rellena de materiales sedimentarios, acumulados en la era terciaria en series horizontales, que cambian lateralmente, desde los bordes de los Pirineos y Sistema Ibérico, donde se depositaron los materiales más groseros, que dieron lugar a los conglomerados, hasta el centro, donde se depositaron los materiales más finos que conformaron arcillas, yesos y calizas. La teórica gran llanura estructural formada en la era terciaria es hoy un conjunto de «muelas» (serrezuelas de cumbres planas) separadas por amplios valles, con desniveles superiores a los 600 m., merced a la labor erosiva del río Ebro y sus afluentes. Al norte del Ebro han quedado individualizados los montes del Castellar y la sierra de Alcubierre; al sur las muelas de Borja y de Zaragoza junto con la Plana. La cordillera Ibérica zaragozana, en esquema, se compone de dos alineaciones serranas, alargadas de noroeste a sureste y separadas por la depresión Calatayud-Daroca. La alineación septentrional arranca del Moncayo, centinela entre Aragón y Castilla, formado por cuarcitas y pizarras paleozoicas, en parte recubiertas por calizas mesozoicas; al sureste del Moncayo el Sistema Ibérico desciende de altura y se estrecha, quedando al norte de la depresión bilbilitana las sierras de la Virgen, Vicort y Algairén y al sur las sierras de Pardos y Santa Cruz, son sierras de materiales paleozoicos, donde las cuarcitas resaltan formando crestas sobre los materiales más erosionables como las pizarras. La depresión Calatayud-Daroca presenta una estructura horizontal similar a la depresión del Ebro, con sedimentos terciarios (conglomerados, areniscas, calizas y yesos); la red del Jalón ha individualizado en su seno «muelas», como la de Armantes, coronadas por las calizas.

—Clima y vegetación: Las tres unidades de relieve descritas matizan el clima mediterráneo continentalizado que caracteriza nuestra provincia. La depresión central del Ebro se define ante todo por la aridez y el cierzo; las altas cumbres de la Ibérica y del Pirineo cuentan con un clima más húmedo y frío. La temperatura media anual en el centro de la prov. se sitúa entre los 14° y 15°; en los somontanos desciende uno o dos grados; al remontar las márgenes montañosas, hasta los 1.000 m. de alt. Las temperaturas medias anuales oscilan en torno a los 11º y por encima de dicha cota comienzan a descender por debajo de los 10°. La amplitud térmica, que diferencia el mes más cálido del más frío, alcanza los 20° en el centro de la prov. y desciende en las montañas a unos 15°. La precipitación media anual, por el contrario, da valores mínimos en el centro de la depresión del Ebro, en torno a los 300 mm/m.2; en los somontanos se superan los 500 mm., mientras que en las cordilleras elevadas y bien expuestas se alcanzan los 1.000 mm. El régimen pluviométrico muestra una sequía estival de clara influencia mediterránea (las escasas precipitaciones veraniegas de origen tormentoso son frecuentemente de granizo), un invierno también de bajas precipitaciones y máximos equinocciales.

El tipo más característico de los tiempos en Zaragoza es el ventoso, hasta el punto que ha sido bautizada la ciudad como «la novia del viento». El viento dominante es el cierzo, que sopla del noroeste o del oeste-noroeste, siguiendo el curso del Ebro hasta alcanzar los 100 km./hora; su fuerza erosiva sobre los suelos y cultivos es temible, los agricultores la evitan mediante cortinas de cipreses o cañizos perpendiculares a la dirección del viento; en cambio tiene la ventaja de retrasar las heladas; para la circulación automovilística constituye un peligro y en invierno enfría las viviendas mal expuestas, pero tiene la ventaja de descontaminar Zaragoza. Los demás vientos registran menos frecuencia e intensidad en nuestra provincia.

El tiempo en calma es más escaso que en otras provincias españolas del interior. Es frecuente que cuando sobre el valle del Ebro se sitúan altas presiones invernales se formen nieblas de irradiación, que de persistir mantienen temperaturas bajas y provocan los mayores niveles de contaminación en Zaragoza.

La vegetación natural en el centro de la depresión es rala y escasa, como corresponde a la aridez climática; dominan arbustivas y herbáceas como el tomillo, la retama, la ontina o el esparto; como reliquias del pasado quedan algunos rodales de bosque, como los pinares de Zuera o los sabinares de los Monegros. En el Prepirineo el bosque se espesa desde las faldas donde se mezclan la encina y el quejigo hasta las cumbres pinariegas. En las serranías ibéricas, el bosque basal también es el encinar con sotobosque de jaras y romeros. El desarrollo en altura del Moncayo permite por encima de los encinares la existencia de los robledales y a mayor altura y humedad, hayedos que más arriba son sustituidos por el pino silvestre.

—Ríos: El río Ebro, a pesar de discurrir en la prov. de Zaragoza por tierras áridas, es un río caudaloso —240 m.3/seg. en Zaragoza— y regular, gracias sobre todo a los aportes pirenaicos; sin embargo, las crecidas llegan a ser espectaculares al final de algunas primaveras en que se duplica su caudal; su tránsito por la prov. es lento y perezoso, formando muchos meandros. Los afluentes pirenaicos, Aragón y Gállego, que discurren en su tramo final en la prov., son ríos de caudal importante (40-60 m.3/seg.) y regular, gracias a la alimentación nivo-pluvial de sus cabeceras. Los afluentes prepirenaicos, por su escaso caudal y por su irregularidad, son más parecidos a los del Sistema Ibérico al faltar la innivación. De ellos sólo el Arba (5 m3/seg.) vierte directamente al Ebro. Los afluentes del Ebro por la derecha, Queiles, Huecha, Jalón, Huerva, Aguasvivas, Martín, Guadalope y Matarraña, son ríos irregulares y de caudal pobre (5-10 m.3/seg.) con excepción del Jalón, que en Calatayud supera los 20 m.3/seg.

—Población: El análisis demográfico de la prov. de Zaragoza, en contraste con la evolución sufrida por la población de las otras dos provincias aragonesas, nos muestra un incremento positivo debido, principalmente, a la atracción demográfica ejercida por la capital de la prov., unido a un crecimiento vegetativo positivo y a un índice de fecundidad mayor que el de Huesca y Teruel.

Durante el período 1900-1998, al igual que España, la población de la prov. de Zaragoza se va incrementando positivamente, pasando de los 421.843 hab. en 1900 a los 841.438 de 1998, lo que supone un aumento del 99’5 %. Pero no sucede lo mismo si excluimos la evolución de la población de la capital ya que entonces los 322.725 hab. de la provincia en 1900 quedarían reducidos a 238.071 en 1998. Si tenemos en cuenta que en la provincia de Zaragoza se localizan ciudades de gran tamaño como Calatayud, Ejea, Tarazona, Borja, La Almunia, Caspe... podemos concluir que el medio rural de la provincia ha seguido una evolución muy semejante al resto del medio rural aragonés. Es decir, de franco retroceso demográfico.

Las cifras reseñadas en los cuadros adjuntos nos muestran también la densidad de población en la prov., siendo ésta de 48’9 hab./km2 en 1998, superando con mucho la de Aragón, que para el mismo año era de 25,5 pero no así a la media nacional, que ya en 1998 era de 78,8 hab./km2. A nivel comarcal diremos que las densidades oscilan entre 239,3 hab./km2 en la de Ribera del Ebro-Zaragoza (siendo de 23,7 si excluimos la capital) y la mínima en la comarca del Maestrazgo que para el mismo año era de 2,9 hab./km2, la más baja de las treinta y tres comarcas aragonesas.

La evolución de la población por tamaño de municipio indica un incremento, entre los años 1900-1998 del número de hab. que residen en núcleos mayores de 10.000 hab., así como el descenso del número de municipios de inferior tamaño y del número de personas que lo habitan. En 1998, el 77 % de la población residía en 4 municipios mayores de 10.000 hab., (Zaragoza, Calatayud, Ejea y Tarazona). Por el contrario en 147 municipios menores de 300 habitantes que representan el 50% del total de municipios, apenas viven 18.581 habitantes, el 2’2% del total de la provincia.

La distribución de la población por edades y sexo, en el año 1996, presenta un porcentaje de población menor de 40 años de un 57 sobre la población total, frente a un 47 % de población de más de 40 años (ver pirámide de edades). El grado de juventud de la prov. de Zaragoza es mayor al de Aragón pero menor que el de España; asimismo el grado de envejecimiento es menor que el de la región pero mayor al nacional. El análisis de su pirámide de población nos muestra una base amplia que se estrecha en las edades comprendidas entre los 20 y 40, años a partir de la cual se ensancha mostrando un mayor grado de envejecimiento; pero contrastándolas con las pirámides de las otras dos provincias aragonesas vemos la mayor importancia de la población de menor edad.

Analizando la evolución temporal del porcentaje de población activa ocupada en cada sector económico, se observa la pérdida de peso porcentual de la población ocupada en el sector agrícola en favor del sector industrial y sobre todo del de servicios.

El descenso de población ocupada en el sector primario se ha producido a causa de la crisis por la que atraviesa este sector y sobre todo el subsector de la construcción.

—Sector primario: Las actividades del sector primario (agrícolas, ganaderas y forestales) tienen en la actualidad escasa relevancia en la economía de la prov. de Zaragoza. Así, en 1998 la producción final agraria era de 103.374 millones de pesetas, lo cual suponía tan sólo el 3,4 % de la producción bruta provincial.

Sin embargo, históricamente el peso del sector ha tenido unas cotas bien distintas a las actuales, alcanzando gran prestigio en cultivos como la remolacha, vid, trigo, maíz, frutales, etc. Así, es de destacar la importancia de la remolacha, dando origen a que esta provincia sea la primera productora de España a principios de siglo, debiéndose la introducción y aclimatación del cultivo a la histórica Granja Agrícola de Zaragoza Buscar voz..., fundada en 1881, y a la labor de entusiastas técnicos como los ingenieros agrónomos Otero y Rodríguez Ayuso. Son años, finales del siglo XIX y principios del XX, donde surgen instituciones y asociaciones, con carácter de fomento y ayuda en la investigación, que conllevan un auge de las actividades agrarias, propiciando la necesidad de una política hidráulica en la región que trate de aprovechar racionalmente las tierras aragonesas.

Una primera visión de la distribución general de la tierra nos permite tener una idea de los posibles aprovechamientos económicos en este sector, determinados por las características propias de la provincia. Así, los usos y aprovechamientos del espacio se distribuyen del siguiente modo: a) Tierras de cultivo, 837.115 ha; b) Prados y pastizales, 83.730 ha; c) Terreno forestal, 280.488 ha; d) Otras superficies, 523.888 ha. Con base en los datos aportados por el censo de 1998, la superficie labrada sobre el total de la tierra de Zaragoza representaba el 48 %.

En otro sentido hay que constatar que la población económicamente activa del sector en la provincia durante 1998, era del 8,98 % frente al 12 % de Aragón. Respecto a la superficie ocupada y producción de los cultivos, hay que destacar a los cereales y alfalfa como más importantes.

En materia de censos ganaderos, puede señalarse que la prov. de Zaragoza se sitúa por debajo de la media regional y nacional en lo que se refiere a ganado porcino y bovino, por encima en el ovino y en lo que respecta al caprino y equino por encima del nivel regional, aunque es superada por la media nacional.

El terreno forestal de la prov. zaragozana no es de gran relevancia, siendo tan sólo el 16 % de la superficie total. La producción forestal provincial (maderas) en 1997 estaba valorada en 387’6 millones de pesetas que representan apenas el 3% del conjunto regional.

La industria agroalimentaria es de gran trascendencia en esta provincia, destacando las cárnicas, molinería, conservas vegetales, alimentación animal y bebidas, combinando la ubicación de los centros productivos cerca de los grandes lugares de consumo, con la situación de acercamiento a los centros de origen de las materias primas. Así, Zaragoza capital, Zuera, Utebo, Tauste, Calatayud, Gallur, Ejea, etc., son los centros más destacados de localización de la industria alimentaria.

—Industria: El sector industrial, incluida la construcción, ocupaba en 1998 a 102.496 personas, lo que supone el 34 % sobre el empleo total. En la evolución del número de empleos industriales, así como en el del sector de la construcción, el incremento ha sido progresivo, lo cual ha supuesto una atracción de población activa importante a la provincia y sobre todo a la capital, donde se sitúan aproximadamente el 58 % de los establecimientos industriales ocupando a las dos terceras partes de los trabajadores de este sector.

La división por grupos de actividad se refleja en el cuadro adjunto y nos muestra la importancia del sector de productos metálicos y maquinaria, así como el de construcción e ingeniería. Ambos sectores ocupan al 55 % del total de empleos industriales y tienen una participación en el V.A.B. industrial del 50 %.

La distribución espacial de los establecimientos industriales en la prov. de Zaragoza muestra cómo el 48 % del total de establecimientos están localizados en la capital de Zaragoza ocupando al 72 % del total de trabajadores industriales. Los sectores que presentan mayor atomización provincial son: alimentación y bebidas; madera, corcho y muebles; productos metálicos (excepto maquinaria y material de transporte) y calzado, vestido y confección. Las ramas industriales más concentradas especialmente en Zaragoza capital y con mayor porcentaje de empleo respecto al provincial son: industrias de productos minerales no metálicos, química, construcción de maquinaria y material eléctrico (es el sector más concentrado y de mayores empresas) construcción de vehículos y piezas de repuesto, cuero, papel y artes gráficas y transformados de caucho y materias plásticas.

—Servicios: El sector servicios o sector terciario, que comprende los equipamientos en transportes y comunicaciones, comercio, banca, vivienda, administración, enseñanza, sanidad, hostelería y otros, ocupaba en 1998 a 204.870 personas, lo cual suponía el 60 % del empleo provincial.

El número de licencias comerciales en 1997 era de 26.726, (en 1971 eran 18.310) de ellas el mayor porcentaje correspondía a la rama de alimentación.

El número de establecimientos de hostelería ascendía en 1998 a 69 hoteles (7.833 plazas); 58 hostales (2.073 plazas), 64 pensiones (1.041 plazas); 42 fondas y casas de huéspedes (527 plazas) y 72 viviendas de turismo rural (246 plazas). Ello es dato significativo, junto al número de restaurantes, bares, locales de espectáculos, etc., que prueba la especial ubicación de la provincia y capital como centro de paso hacia otras importantes regiones y ciudades españolas y por tanto, lugar de descanso y turismo transitorio, para lo que hay que aportar una oferta de este tipo de establecimientos, que en general, cubren la demanda actualmente.

En el capítulo de enseñanza, hay que constatar que el número de centros de educación preescolar, general básica, secundaria y formación profesional, ascendía a 855, de los cuales 511 eran públicos y 344 privados. El número de alumnos matriculados en infantil y primaria fueron 66.290, de los cuales 37.268 en centros públicos y 29.022 en privados; en educación secundaria, 45.562 (25.444 en centros públicos) mientras que en F.P. los alumnos eran 11.106 (5.309 en centros públicos).

Respecto al tema sanitario, hay que señalar que en la provincia de Zaragoza se localizan 13 hospitales, de los 27 existentes en el conjunto de la Comunidad Autónoma.

 

Imágenes de la voz

Densidad demográfica de l...Densidad demográfica de la provinc...

Paseo de San Sebastián en...Paseo de San Sebastián en el Parqu...

Barrio del Actur...Barrio del Actur

Avda. Cesáreo Alierta (Za...Avda. Cesáreo Alierta (Zaragoza)

Plaza Paraíso y Paseo de ...Plaza Paraíso y Paseo de la Indepe...

Auditorio de Zaragoza...Auditorio de Zaragoza

Recursos de la voz

Distribución de las licen...Distribución de las licencias fisc...

Distribución de las ramas...Distribución de las ramas de activ...

Usos y aprovechamientos d...Usos y aprovechamientos del espaci...

Crecimiento vegetativo de...Crecimiento vegetativo de la pobla...

Población ocupada por sec...Población ocupada por sectores en %

Magnitudes de la provinci...Magnitudes de la provincia de Zara...

Retroceso demográfico de ...Retroceso demográfico de la provin...

Censos ganaderos de la Co...Censos ganaderos de la Comarca de ...

Población ocupada por sec...Población ocupada por sectores en ...

Principales cultivos de l...Principales cultivos de la Comarca...

Principales cultivos de l...Principales cultivos de la Comarca...

Evolución demográfica en ...Evolución demográfica en la Comarc...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT