Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Yusuf, Poema de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 30/11/2010

Poema aljamiado Buscar voz.... Se conservan de él dos copias manuscritas ambas incompletas, una en la R.A.H., en un ms. del s. XIV que se halló en Morés Buscar voz... (Z.) enterrado en una cueva, y otra en la B.N. de Madrid (ms. del s. XVI). Lo editó por primera vez H. Morf (Leipzig, 1883) a partir del ms. de la B.N. Posteriormente R. Menéndez Pidal Buscar voz... realizó la edición y transcripción del ms. de la R.A.H., acompañándolas de un amplio análisis lingüístico y de un estudio sobre las fuentes de las leyendas recogidas por el poema.

La fecha de su composición es incierta, pudiendo remontarse tal vez al s. XIII. Desde el punto de vista lingüístico presenta rasgos aragoneses muy pronunciados, tanto en la fonética como en la morfología y léxico. Consta de unas 95 estrofas, en cuaderna vía.

El poema narra la historia del patriarca José, uno de los doce hijos de Jacob. Sigue la historia bíblica con adición de leyendas judías Buscar voz... según la versión del texto coránico Buscar voz... (Azora XII), con el aderezo de nuevos temas legendarios desarrollados por los musulmanes.

• Bibliog.:
R. Menéndez Pidal: Poema de Yúçuf. Materiales para su estudio, Madrid, 1902 (Reed. Granada, 1952).
U. Klenk: La leyenda de Yuçuf, ein Aljamiadotext; Tübingen, 1972.
Id.: «El «tasdid» en la «Leyenda de Yusuf» manuscrito aljamiado», Actas del Coloquio Internacional sobre literatura aljamiada y morisca (Oviedo); Madrid, 1978, pp. 399-412.

• Ling.: Una de las últimas obras del mester de clerecía y, sin duda, la obra capital de la literatura aljamiado-morisca. Está escrito en aragonés Buscar voz... con caracteres árabes y los rasgos lingüísticos más sobresalientes son, en vocalismo: la e y o tónicas diptongan ante yod: viengo (vengo), cueito (cocido). El hiato se disuelve mediante y o g: leyal (leal), seyer (ser), cadaguna (cada una). Las vocales finales -e, -o se pierden con frecuencia tras nd o nt, arrastrando la pérdida de la dental en ocasiones: quan (cuando). También se pierde la sílaba final en los gerundios: dizién (diciendo), están (estando).

En consonantismo, la f- inicial no se pierde nunca, excepto en un solo caso: allaron. La l- aparece palatalizada solamente en llobo / llopo (lobo). La n- palataliza en ñoble y ñon (no). Los grupos iniciales pl-, cl- se encuentran conservados: plegaron (llegaron), clamó (llamó). Las consonantes oclusivas sordas intervocálicas t y p se conservan en algunas ocasiones: paretes (paredes), sete (sed), llopo (lobo). El resultado de los grupos interiores ct y lt es it: escuitad (escuchad), muita (mucha), dito (dicho); el de c’l y ly es ll: mulleres (mujeres), fillo (hijo), palla (paja).

En morfología, los adjetivos observan una tendencia a las dos terminaciones en los de una sola: grande, -a; tristo, -a. Característica del ms. A es la conservación del dativo enclítico le cuando va unido a otro enclítico del pronombre de tercera persona: no le I consentiba (no se lo consentía), que le I tornase (que se lo devolviese), construcción que hoy se emplea en belsetán Buscar voz.... El posesivo de tercera persona para varios poseedores es lur en singular, lures en plural. En el verbo ser, la e del presente e imperfecto de indicativo aparece diptongada yes (eres), yeras (eras). Abunda el transplante del tema de presente al perfecto fuerte: diziese (dijese), ponieron (pusieron), andaron (anduvieron). En el imperfecto aparece una vez la forma consentiba que conserva la -b- etimológica. El adverbio pronominal y se usa esporádicamente en funciones del dativo le: diye (dile). Ne/en, ende tiene también uso pronominal, m'en dará, no'n abian, otro ne fallaredes. La preposición latina ad conserva su consonante final tras palabras que empiezan por vocal, ad Allah, ad aquellos. Se usa también la preposición entro (hasta), apareciendo en alguna ocasión con aféresis, tro. Así, pues, el aragonesismo del poema es indudable. Si bien el ms. B (de la segunda mitad del XVI) presenta un aragonés muy castellanizado, el ms. A, que es más antiguo (fines del XIV - comienzos del XV) ofrece más rasgos lingüísticos aragoneses y con mayor pureza. Ambos representan, sin duda, una lengua más popular que la que generalmente era usada por los literatos aragoneses en aquellas fechas.

• Bibliog.:
Menéndez Pidal, R.: «Poema de Yúçuf. Materiales para su estudio»; RABM, 8-9, 1902, pp. 91-129, 276-309 y 347-362 (2.ª ed. «Colección filológica» de la Universidad de Granada, 1952).

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT