Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Vasco-Iberismo

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/01/2010

Término empleado para expresar las posibles relaciones de parentesco lingüístico entre dos de las lenguas Buscar voz... habladas en la Península Ibérica en época prerromana, el vascuence y el ibérico, la primera de las cuales pervive en nuestros días, mientras que la segunda sólo nos es conocida por textos antiguos.

En el uso del término vasco-iberismo podemos distinguir dos grados o sentidos:

1) Sentido absoluto: Es el que se entiende cuando se considera al ibérico como la lengua prerromana única de toda la Península y se cree que el vascuence Buscar voz... actual es el descendiente directo de aquella antigua lengua ibérica. Dejando a un lado precedentes anteriores de esta idea —podríamos citar al jesuita del siglo XVIII, P. Manuel de Larramendi—, el verdadero «padre» del vasco-iberismo fue el alemán Guillermo de Humboldt, con su obra, publicada en 1821, Prüfung der Untersuchungen über die Urbewohner Hispaniens vermittels der vaskischen Sprache. Sus ideas tuvieron un éxito resonante en su época y su influencia, aunque atenuada, como luego se verá, llega hasta nuestros días. Conviene tener en cuenta que en su época apenas se tenían conocimientos científicos sobre las lenguas indoeuropeas Buscar voz... y que todavía no se había conseguido leer correctamente los textos en escrituras indígenas encontrados en la Península.

Entre los más conspicuos vasco-iberistas podemos citar a Emilio Hübner, con su obra Monumenta Linguae Ibericae (Berlín, 1893), cuyo titulo refleja la creencia del autor en una lengua única, y Hugo Schuchardt, con Die Iberische Deklination (Viena, 1907). Pero la «declinación ibérica» que Schuchardt trataba de comparar con la declinación vasca no era tal, ya que aún no se habían leído correctamente los textos escritos en alfabeto ibérico. Todavía en el primer tercio del siglo XX estaba vigente la teoría vasco-iberista en sentido absoluto, hasta el punto que Julio Cejador Buscar voz..., en 1926, interpretó el plomo de Alcoy por medio del vascuence, llegando a verdaderos disparates en su intento.

Este vasco-iberismo absoluto termina cuando empiezan a ser aceptadas las lecturas de los textos en escritura ibérica hechas por Manuel Gómez-Moreno, que prueban de modo inequívoco que las lenguas de la Península fueron varias y que unas son indoeuropeas, como el celtibérico y el lusitano, y otras no indoeuropeas, entre las que se encuentran el ibérico y el vascuence. Los logros de Gómez-Moreno en sus trabajos sobre las escrituras y lenguas indígenas, dados a conocer en 1922, 1925, 1942 y 1943 principalmente (están recopilados en el libro Misceláneas, Historia, Arte, Arqueología, primera serie: La Antigüedad, Madrid, 1949), tardaron en ser admitidos en el mundo científico, pero al fin tanto epigrafistas como lingüistas se rindieron a la evidencia y se comprobó que la escritura ibérica servia no sólo para escribir la lengua ibérica —algunos de cuyos vocablos «suenan» a vascuence—, sino también el celtibérico, que es una lengua indoeuropea, de la familia céltica.

2) Sentido moderado: Aceptado el hecho de la pluralidad de las lenguas prerromanas habladas en la Península, el término vascoiberismo adquiere una acepción algo diferente de la arriba mencionada: es la teoría según la cual, el vascuence y el ibérico eran en época antigua lenguas más o menos «emparentadas» (según el grado de fervor vasco-iberista de cada estudioso) y por ello los textos ibéricos, ya correctamente leídos, pueden ser interpretados con el recurso al vascuence actual. Esta posición vasco-iberista, aun atenuada, es generalmente poco aceptada por los lingüistas, mientras que todavía tiene algunos adeptos entre los epigrafistas, arqueólogos, etc. De hecho existen concordancias entre las dos lenguas, admitidas por la mayoría de los lingüistas de mayor prestigio: p. ej., ibérico beles, bels, vasco belz ‘negro’; ibérico bies, vasco bi(h)otz ‘corazón’; ibérico seldar, vasco seldor, ‘pira’ o ‘tumba’; sufijo -tar para formar étnicos: ibérico Saitabietar ‘de Játiva’ (Saitabi) y vasco Pasaitar(ra) ‘de Pasajes’; -en indicación de posesivo en ibérico y en vascuence, etc. Pero el porcentaje de concordancias verosímiles es pequeño y mucho menor aún el plenamente aceptado como seguro por los más eminentes iberistas y vascólogos.

 

Imágenes de la voz

Anverso y reverso de una ...Anverso y reverso de una moneda va...

Anverso y reverso de mone...Anverso y reverso de moneda vascona

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT