Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Universidad de Zaragoza

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 09/03/2010

Una antigua escuela superior existente en Zaragoza desde el siglo XII, creada y dotada por la iglesia local, modesto estudio de artes Buscar voz... donde se enseñaba Gramática y Filosofía y que concedía títulos de bachiller, fue elevada a la categoría de «universitas magistrorum», al estilo de la Universidad de París, a solicitud del príncipe Fernando el Católico Buscar voz..., entonces rey de Sicilia, por disposición del pontífice Sixto IV, en 13-XII-1474, y que ratificaba el mismo pontífice en 1-XII-1476, y el rey Juan II de Aragón en 25-I-1477. El cabildo eclesiástico de Zaragoza y los jurados de la ciudad fueron los promotores de este Estudio General zaragozano autorizado para conferir grados de bachiller, licenciado y maestro en artes.

El cabildo designó a Pedro Arbués Buscar voz... y la ciudad a Pedro La Cabra Buscar voz... el joven, éste titulado en Artes y Medicina y designado para maestro mayor o rector del antiguo estudio, y encargándoles la redacción de unos primeros estatutos. La nueva Universidad gozaría de los mismos derechos que las de París y Lérida. Y para evitar roces entre el cabildo y el rector La Cabra, se nombró a éste vicecanciller, dejando la cancillería al propio arzobispo de Zaragoza. Pero variadas circunstancias demoraron la apertura efectiva del nuevo Estudio General y, en 10-IX-1542, Carlos I Buscar voz..., a instancias de los síndicos de Zaragoza, firmaba en las Cortes de Monzón un privilegio que elevaba aquel estudio de artes ya creado al rango de Universidad general de todas las ciencias: en él se cursarían estudios de Teología, Derechos canónico y civil, Medicina y Filosofía. El documento original lo conserva el Ayuntamiento de Zaragoza; y este rango universitario del viejo estudio se confirmaba por la autoridad pontificia un decenio después, cuando Julio III extendía una bula de 6-III-1554, confirmada por Paulo IV en 28-IV-1555.

Pero este nacimiento jurídico precedió en una treintena de años al efectivo funcionamiento de la Universidad zaragozana: diferencias entre el arzobispo y el cabildo sobre el nombramiento de rector, reclamaciones de la Universidad y ciudad de Huesca, que culminaban en 1572 contra esta fundación zaragozana, y la dificultad en alumbrar rentas para dotar la nueva Universidad por parte de la Diputación Buscar voz... permanente del Reino de Aragón y del Ayuntamiento zaragozano, demoraron la inauguración de la docencia hasta el día 3-IX-1582, en el que Pedro Cerbuna Buscar voz..., prior de San Salvador de Zaragoza —más tarde obispo de Tarazona—, aportaba los medios económicos necesarios para reparar y acondicionar el edificio del viejo estudio (del que se respetó la antigua capilla, llamada del Crucifijo, que databa de principios del siglo XV), al que se dotó de teatro, de amplios claustros y de una buena biblioteca, amén de la dotación de las primeras cátedras. Realizadas estas obras, redactados unos estatutos y contratados los profesores encargados de las enseñanzas, Cerbuna obtenía en 20-V-1583 de los jurados de la ciudad la aprobación definitiva de sus gestiones y se nombraba a Juan Marco, arcediano de Daroca en el cabildo de La Seo, primer rector.

Zaragoza, que había soslayado la intervención de Felipe II Buscar voz... en esta dificultosa fundación, dará ahora cuenta al monarca de los hechos consumados, originándose en la corte una gran ofensiva contra la nueva Universidad, especialmente por parte de la de Huesca pero fray Jerónimo Xavierre Buscar voz..., prior del convento de Predicadores de Zaragoza, más tarde cardenal, pronunciaba la primera lección o discurso de apertura de los estudios zaragozanos un 24-V-1583 e iniciaba una incansable defensa de la nueva Universidad cerca del rey. Cuando se superaron aquellas dificultades políticas se promulgaron nuevos estatutos universitarios en 1587 y 1597; por entonces ya estaban dotadas veintiséis cátedras y Zaragoza gestionaba cerca de Felipe III Buscar voz... la sanción oficial a la Universidad, quien en 1599 daba su beneplácito y participaba personalmente en la colación de un grado de licenciado: había terminado la oposición oficial de la corte.

Así nace la Universidad de Zaragoza, basada en el modelo de la de París, formada por un claustro de profesores agrupados en Facultades y constituyentes de una corporación autónoma a la que el fundador Pedro Cerbuna había confiado por estatutos todas las atribuciones. Pero ya en 1618 unos nuevos estatutos muy sencillos y precisos dieron intervención en la Universidad al Concejo de la ciudad, constituyendo esto una característica al dar mando predominante al municipio; no menos típica será la autorización a los estudiantes de no usar traje académico; los nuevos estatutos de 1625 seguían las mismas directrices, que eran confirmadas veinte años después por Felipe IV Buscar voz.... Estos estatutos cuidaban sobre todo de la provisión de cátedras, origen de muchos conflictos entre órdenes religiosas de orientación escolástica distinta; otro tema, el de la intervención estudiantil en la votación de provisión de cátedras, se suprimiría en 1723.

Zaragoza, como las otras Universidades del país, irá perdiendo facultades autonómicas ante la creciente intervención del poder real. Hubo un magnífico medio siglo inicial de esta Universidad, al que siguió repentina decadencia desde 1610; en 1618 surgirán conflictos con los estudios de los jesuitas, proliferará la ineptitud de muchos profesores, abundarán las cátedras vacantes, el Rectorado se convertirá en prebenda apetecida que monopolizan canónigos de La Seo, y pese a todo se mantiene fuerte matrícula estudiantil de aragoneses (los menos, los oscenses, que tienen Universidad propia), navarros y riojanos.

La nueva dinastía acentuará la uniformidad universitaria; Felipe V Buscar voz... impone la centralización, reglamenta el acceso a las cátedras, sin que remedie nada el proyecto del marqués de la Ensenada que inició también una tibia orientación investigativa; pero Fernando VI Buscar voz... interrumpió tales directrices y Carlos III Buscar voz... acentuó la intervención centralista creando en cada Universidad un delegado del gobierno central; pese a lo cual Zaragoza aún contaba en 1782 con dos mil alumnos, aunque en su mayoría de los llamados «perpetuos», que nunca concluían sus estudios.

En 1807, Zaragoza no fue suprimida, al igual que otras pocas Universidades; recibió estatutos ajustados al modelo de la de Salamanca y se instituyeron cátedras vitalicias. Durante el segundo asedio Buscar voz... de Zaragoza, el 18-II-1809 era volado el viejo edificio. En la primera mitad del XIX la vida lánguida universitaria refleja los sucesos políticos de la época y aumenta la centralización en todos los aspectos. En 1832 se suprimirá el cargo de canciller, que ejercía en Zaragoza desde su fundación el arzobispo, aunque con carácter honorífico; y en 1845 un nuevo plan de estudios reducía las facultades zaragozanas a Letras, Derecho y Teología, esta última suprimida en 1868. Se acentuó la dependencia respecto de la autoridad política, de acuerdo con el llamado modelo «napoleónico», y fuera de su recinto aparecieron estudios que la Universidad no contemplaba.

Al llegar el siglo XX, Zaragoza también sintió la proliferación de nuevos estudios, la difusión a grandes capas de la población, la pobreza económica para atender a los estudios experimentales. Quedaban atrás aquellos dos siglos y medio de vida autonómica en que Zaragoza supo proporcionar maestros a las de París y Salamanca; cuando en sus aulas enseñaban el matemático Gaspar Lax Buscar voz..., el humanista Juan Lorenzo Palmireno Buscar voz..., el jurista José de Sessé, el científico Pedro Simón Abril Buscar voz..., por Zaragoza desfilaron el historiador Espés Buscar voz..., el helenista Lorente, el jurista Portolés, el canonista Ejea Buscar voz..., el médico Royo, el primer director de la Real Academia de la Historia Montiano, el bibliógrafo Latassa Buscar voz..., el geógrafo Antillón Buscar voz...; de sus aulas salían alumnos singulares como Miguel Servet Buscar voz..., Jerónimo Blancas Buscar voz..., el arzobispo Pedro Apaolaza Buscar voz..., los hermanos Argensola Buscar voz..., los cronistas Andrés y Sayas, el erudito viajero Cubero Buscar voz..., Blas Antonio Nasarre, el economista Asso Buscar voz..., los estadistas Aliaga, Roda Buscar voz..., marqués de la Compuesta Buscar voz... y Calomarde Buscar voz.... Hasta la reforma uniformista de 1845, ciento veintiocho rectores personalizaron su historial académico, entre ellos Frailla, Carrillo, Ramírez, Martel, Azlor y Pignatelli.

• Bibliog.: Peiró, M.: Resumen histórico de la Universidad de Zaragoza; Zaragoza, 1857. Borao, Jerónimo: Historia de la Universidad de Zaragoza; Zaragoza, 1867. Jiménez Catalán, Manuel y José Sinués Urbiola: Historia de la Real y Pontificia Universidad de Zaragoza; Zaragoza, 1922. Jiménez Catalán, Manuel: Memorias para la historia de la Universidad Literaria de Zaragoza. Reseña bio-bibliográfica de todos sus grados mayores desde 1583 a 1845; Zaragoza, 1926. Gregorio Rocasolano, A. de: Desenvolvimiento de la cultura en Zaragoza desde el último tercio del siglo XVIII hasta fines del siglo XIX; Zaragoza, 1923. Fuente, Vicente de la: Historia de las Universidades en España; Madrid, 1884, 4 vols. Camón, Inocencio: Memorias literarias de Zaragoza; Zaragoza, 1768.

• El presente de la Universidad: La Universidad de Zaragoza es la principal institución científica y académica aragonesa y, como tal, es dinámica, abierta a los cambios y a la evolución de la sociedad a la que pertenece. Sin perder de vista su tradición secular, en los últimos años ha sufrido un proceso de modernización considerable, que hace de esta institución y de sus 42.908 alumnos (1.º y 2.º ciclos, curso 2000-2001), 2.485 profesores y 1.317 miembros del personal de administración y servicios un puntal indiscutible no sólo en el territorio aragonés, sino también en el resto de España y con una decidida proyección europea e internacional. La Universidad de Zaragoza comprende en 2000 los siguientes centros: Las Facultades de Ciencias Buscar voz..., Ciencias Económicas y Empresariales, Derecho, Filosofía y Letras, Huesca, Humanidades y Ciencias Sociales (Teruel), Medicina, y Veterinaria; el Centro Politécnico Superior; las Escuelas Universitarias de Profesorado. de Zaragoza, Huesca y Teruel, de Estudios Empresariales de Zaragoza y Huesca, de Ingeniería Técnica Industrial, Politécnica de Huesca, Politécnica de Teruel, Ciencias de la Salud, y Estudios Sociales; el Instituto de Ciencias de la Educación, y las Escuelas Universitarias adscritas: Politécnica de La Almunia de Doña Godina, Enfermería de Huesca, Enfermería de Teruel y Turismo.

El año 1983 fue pródigo en acontecimientos solemnes, al amparo de la celebración del IV Centenario de la Fundación de la Universidad de Zaragoza, bajo el rectorado del profesor Federico López Mateos Buscar voz..., pero los años posteriores no lo fueron menos en trabajo y esfuerzo, especialmente con la aplicación de la Ley de Reforma Universitaria, que en función de la Autonomía Universitaria determina la elaboración y aprobación de unos Estatutos. Este esfuerzo se inicia con la elección de representantes al Claustro Constituyente, que tiene lugar en febrero de 1984.

El claustro constituyente aprueba en abril el reglamento para la elección de rector, y en mayo se celebra dicha elección a la que se presentan tres candidatos: Manuel Bueno, Manuel Ramírez y Vicente Camarena Buscar voz..., catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros, siendo elegido este último. Mientras se continúa la elaboración de los Estatutos Universitarios. El presidente de la Comisión de Estatutos del Claustro Constituyente, y el presidente del mencionado Claustro Juan José Badiola Buscar voz..., presentan al Rector Camarena en diciembre de 1984 el anteproyecto de Estatutos, y en febrero de 1985 son aprobados por el Claustro. Un Real Decreto de 29 de mayo de 1985 aprueba definitivamente los Estatutos de la Universidad de Zaragoza, que son publicados en el Boletín Oficial del Estado el 29 de julio.

Los Estatutos de la Universidad de Zaragoza regulan la estructura universitaria, articulada en Departamentos (53 en 2000) y Centros, determinando sus competencias y en ellos aparece una nueva institución, de capital importancia: el Consejo Social. También regula el Gobierno de la Universidad, reflejado en el Claustro, como órgano representativo máximo, la Junta de Gobierno, como órgano ordinario, e igualmente define las figuras del Rector y los Vicerrectores y sus funciones. Los Estatutos no pueden olvidar otros aspectos de la vida universitaria, como la docencia e investigación, diversos servicios de asistencia a la comunidad universitaria, actividades culturales, deportivas, etc., así como cuestiones económicas y financieras.

Con este soporte la Universidad inicia una nueva etapa, en la que hay que destacar la integración definitiva de las Escuelas y Colegios Universitarios de Huesca y Teruel así como la segregación de los centros de Soria, seguida por los de Pamplona, que en el curso 90-91 pasaron a formar parte de la nueva Universidad Pública de Navarra. Al año siguiente, en octubre de 1992, se crea la Universidad de La Rioja, con lo que se separan los centros de la capital logroñesa. Así, la Universidad de Zaragoza llega a ser, de hecho y de derecho, la Universidad de Aragón, con centros docentes en las tres capitales aragonesas, la escuela adscrita de La Almunia de Doña Godina, y las instalaciones de la Residencia Universitaria en Jaca. En febrero de ese año 92 finaliza el mandato como rector de Vicente Camarena y en junio toma posesión Juan José Badiola, catedrático de Patología Animal en la facultad de Veterinaria, y que crea los Vicerrectorados de Huesca y Teruel. En diciembre de 1995 tiene lugar un hecho trascendental para la Universidad: su transferencia a la Comunidad Autónoma desde el Ministerio de Educación y Ciencia, que tiene validez efectiva a partir de del 1 de enero de 1996. En mayo de ese mismo año tiene lugar la reelección de Juan José Badiola.

Estas reformas administrativas y de política universitaria se completan con una progresiva ampliación de estudios. A la titulación de Ingeniería Industrial se le añaden las de Informática, Química y Telecomunicaciones. En el curso 86/87 se inician los estudios de la sección de Económicas, en 1988 la diplomatura de Graduado Social y en el curso 89/90 la diplomatura de Biblioteconomía y Documentación. En 1991 la de Estadística. En la Facultad de Veterinaria, en el año 93 se pone en marcha la licenciatura de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y en la Escuela de Profesorado. varias especialidades de Maestros. A las nuevas titulaciones han de añadirse las adaptaciones a los nuevos planes de estudio, la transformación de los Colegios de Huesca y Teruel en Facultades, así como la recepción de un elevado número de estudiantes «Erasmus», que a partir del año 1993 llega a la Universidad de Zaragoza desde otras universidades extranjeras.

La obra más significativa de este período es, sin duda, la puesta en marcha del Centro Politécnico Superior en su nuevo edificio del área 5 del Actur zaragozano. Allí se trasladó la Escuela Superior de Ingenieros Industriales, que desde 1974 impartía sus enseñanzas en precarias condiciones en el campus de la plaza San Francisco. Dicho traslado tuvo lugar en noviembre de 1986, pero la inauguración oficial se celebró el 20 de abril de 1988. En 1986 se había inaugurado también el edificio de Geológicas, de la Facultad de Ciencias, y en 1993 el pabellón polideportivo. La Facultad de Derecho debió ser rehabilitada, y ampliada con la construcción de una nueva planta. Esta obra se inauguró en enero de 1995, al igual que la ampliación del edificio central de la Facultad de Veterinaria. El antiguo Hospital Clínico Universitario —detrás del Edificio Paraninfo— que era la sede de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales se modernizó en su interior en 1991, adecuándose a las necesidades docentes, y en noviembre de 1996 se inaugura un nuevo edificio anexo, destinado a biblioteca. En el mismo mes se incorporan otras dos nuevas construcciones, una en Zaragoza, que será la sede de la Escuela de Estudios Sociales, y la otra en Teruel: la Escuela Universitaria Politécnica, que con la Facultad de Humanidades completan el campus turolense. En el año 1997 se inician dos importantísimas obras: la ampliación de la Facultad de Ciencias, y un nuevo edificio para el Centro Politécnico Superior, en el campus de Polígono Actur de Zaragoza. Entre los proyectos de futuro de la Universidad de Zaragoza se encuentra la ampliación de dicho campus, con el traslado de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial y la Escuela de Estudios Empresariales, habiéndose iniciado en 2000 la construcción de un edificio que albergará la biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras en el campus de San Francisco.

La mejora de infraestructura de la Universidad de Zaragoza no se reduce a la ampliación de edificios. De igual modo la adecuación a las nuevas tecnologías de la comunicación han sido contempladas, como la red de comunicaciones interna, o la creación de un espacio propio en Internet, atendido por el Centro de Documentación Científica y el Centro de Cálculo. En las ya populares páginas web la Universidad de Zaragoza (http://www.unizar.es) ofrece por todo el mundo gran cantidad de información, tanto de carácter general —historia, estructura, etc.— como particular: listas, planes de estudios... Esta novedad técnica también se aplica progresivamente al campo de la docencia, y la Universidad de Zaragoza lleva a cabo diversos programas de innovación educativa con la informática y la tecnología multimedia como herramientas principales, tanto por iniciativa propia como en conjunto con otras universidades españolas y europeas.

Uno de los capítulos más importantes de la Universidad de Zaragoza es el dedicado a la investigación. Para valorar la importancia y el peso del campus zaragozano se pueden tomar diversos indicadores: volumen y valoración económica de proyectos dirigidos por sus profesores, producción científica, publicaciones, o, por ejemplo, la participación de la Universidad en los Planes Nacionales de Investigación. Dichos planes estructuran la investigación española en grupos trianuales: I Plan 1988-1991, II Plan 1992-1995, y III Plan 1996-1999, y marcan los objetivos de la producción científica española, en función de las necesidades y el entorno social, económico y empresarial. En el I y II Plan la Universidad de Zaragoza contribuyó con 162 y 192 proyectos respectivamente, con un volumen cercano a los 2.500 millones de pesetas. Los Planes nacionales no son los únicos destinatarios de la producción científica de la Universidad de Zaragoza. Hay que destacar la participación en los programas europeos, en colaboración con equipos investigadores de otras universidades de la Unión Europea, del mismo modo que con universidades iberoamericanas. Una gran parte de la investigación de la Universidad de Zaragoza es investigación aplicada y solicitada por las empresas del entorno. La transferencia de investigación se realiza por medio de la Fundación Empresa-Universidad, y con mayor dedicación por medio de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (O.T.R.I.), creada por la Universidad de Zaragoza en 1989, que pone a disposición de las empresas el capital humano y técnico de la Universidad de Zaragoza. Los Departamentos Universitarios disponen de sus propios laboratorios, pero en 1985 se crean los Servicios de Apoyo a la Investigación, amparados entre los servicios de asistencia a la comunidad universitaria contemplados en los Estatutos, que ofrecen prestaciones, servicios y productos a los investigadores en todos los campos científicos, tanto de la propia Universidad como de otros centros de investigación y empresas. En 1985 se crean los de Líquidos Criogénicos y Soplado de Vidrio, en 1986 Instrumentación Científica y Electrónica y Experimentación Animal, en el 87 Biomedicina y Biomateriales, y así hasta completar los 13 servicios que hay en la actualidad. Otro aspecto a destacar es la existencia de centros mixtos, en colaboración con otras instituciones, como la Unidad Mixta de Investigación, con la participación del Hospital Clínico Universitario, o el Instituto de Ciencias de los Materiales de Aragón (I.C.M.A.), en colaboración con el Instituto Superior de Investigaciones Científicas, con sede en la Facultad de Ciencias. También son estrechas las relaciones con otros centros de investigación en los que participan profesores y becarios universitarios, como el Instituto Tecnológico de Aragón, cercano al Centro Politécnico Superior. Pero un índice internacionalmente reconocido que valora la situación de la Universidad de Zaragoza según su calidad investigadora es el denominado factor impacto. Está establecido según los cálculos del Instituto de Información Científica de Filadelfia, y compara el total de artículos publicados con el número de citaciones de esos mismos artículos en otras obras. Así, la Universidad de Zaragoza ocupa el tercer lugar entre las Universidades españolas, sólo superada por la Autónoma de Madrid y la Autónoma de Barcelona. La Universidad de Zaragoza realiza un importante esfuerzo en la actualización de sus fondos bibliográficos, labor encomendada a la Biblioteca General, con sede en el edificio Paraninfo.

La distinción honorífica por excelencia que otorga la Universidad de Zaragoza es la del nombramiento como Doctor honoris causa. Desde 1957 han sido 50 las personalidades distinguidas con dicho reconocimiento, en honor a su contribución a las ciencias y las letras en cualquiera de sus campos. Entre los más recientes destacan: Carlos Saura, Marcelino Oreja, Enrique Fuentes Quintana, Jean Dausset, y de manera muy especial la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, que recibió su investidura en noviembre de 1996. La Universidad de Zaragoza dispone de otras distinciones, como las medallas de oro. A su vez la Universidad de Zaragoza ha recibido multitud de premios y distinciones, pero sin duda entre las más significativas se encuentra la Medalla de Oro de las Cortes de Aragón concedida en 1997, reconociendo el papel relevante de la institución como motor de la actividad docente, científica e investigadora de Aragón. La vida social de la Universidad de Zaragoza también se ve empañada por el fallecimiento de algunos de sus ilustres profesores, como el Dr. Grande Covián, Catedrático de Bioquímica, que falleció en junio de 1996.

Rectores DE LA UNIVERSIDAD: DE Zaragoza

Eusebio Lera 1848-54

Jerónimo Borao Clemente Buscar voz... 1855-56
1868-72
1874-79

Simón Martín Sanz 1857-60
1864

Jacobo de Olleta 1858-59

1866-67

Pablo González Huebra 1865

Enrique Sánchez-Muñoz Bassiero, barón de La Linde 1868

José Nieto Álvarez 1872-74

José Nadal Escudero 1879-84

Martín Villar García 1884-85
1890-92

Antonio Hernández Fajarnés Buscar voz... 1890-93
1900

Mariano Repollés Baranda 1900-07

Hipólito Casas Gómez de Andino 1907-10

Andrés Giménez Soler Buscar voz... 1911-13

Ricardo Royo Villanova Buscar voz... 1913-29

Antonio de Gregorio Rocasolano Buscar voz... 1929-31

Domingo Miral López Buscar voz... 1931

Gil Gil y Gil Buscar voz... 1931-32

Paulino Savirón Caravantes Buscar voz... 1932-35

Gonzalo Calamita Álvarez Buscar voz... 1935-41

Miguel Sancho Izquierdo Buscar voz... 1941-54

Juan Cabrera Felipe 1954-68

Justiniano Casas Peláez 1968-72

Agustín Vicente Gella 1973-74

Narciso Murillo Ferrol Buscar voz... 1974-78

Federico López Mateos 1979-1984

Vicente Camarena Badía 1984-1992

Juan José Badiola Díez Buscar voz... 1992-2000

Felipe Pétriz Calvo Buscar voz... 2000-2008

Manuel López Pérez 2008-

 

Monográficos

La Edad Moderna en Aragón. El Siglo XVI

La Edad Moderna en Aragón. El Siglo XVI

El siglo más convulso provocará el final de los privilegios del reino.

Santiago Ramón y Cajal

Santiago Ramón y Cajal

El reconocido investigador aragonés que revolucionó la medicina de su tiempo con la teoría neuronal.

Imágenes de la voz

La tuna estudiantil de Za...La tuna estudiantil de Zaragoza. M...

Ciudad Universitaria de Z...Ciudad Universitaria de Zaragoza: ...

Ciudad Universitaria de Z...Ciudad Universitaria de Zaragoza: ...

Estatutos de la Universid...Estatutos de la Universidad de Zar...

Edificio antiguo de la Un...Edificio antiguo de la Universidad...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT