Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Teatro

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 12/09/2008

A principios de siglo, la vida teatral de Zaragoza era muy intensa. Los periódicos de la época le dedican espacios proporcionalmente equivalentes a los que se destinan hoy al fútbol, incluyendo, además de reseñas, artículos, entrevistas y las correspondientes secciones de «cotilleo». Todo lo que constituía el mundo del teatro era tema de conversación e interés de la gran masa de ciudadanos.

Ya es bastante significativa la existencia por aquel entonces en una ciudad de 100.000 habitantes de cinco teatros públicos: Principal, Parisiana (hasta su derribo en 1985, Argensola), Pignatelli (emplazado en el lugar que hoy es edificio de Correos), Teatro Circo (calle San Miguel, esquina Isaac Peral) y Teatro Variedades (a la altura del cine Actualidades). Estos dos últimos congregaban básicamente al público popular; el Variedades en razón de los precios (50 céntimos butaca) y de la programación «por horas» en sesión continua, que alternaba desde las tres de la tarde distintos espectáculos predominantemente del «género chico»; y el Circo por su repertorio, que, además de los clásicos melodramas y sainetes, albergaba las obras de mayor contenido social y político, entre otras la producción de Fola Igurbide, algunas de cuyas más significativas piezas se estrenaron precisamente en Zaragoza y en este escenario.

La asistencia al teatro, en especial de las clases populares, era frecuente y numerosa. Pero además de la existencia de un gran público la propia práctica teatral atraía con mayor intensidad que hoy a los zaragozanos. Esta práctica se iniciaba ya con carácter muy generalizado en los colegios, apoyándose en el famoso repertorio salesiano, constituido por obras sólo para hombres o sólo para mujeres, dando origen a un sinnúmero de actores vocacionales que se integraban luego en los distintos grupos de teatro de aficionados.

Durante el período que abarca hasta la guerra civil Buscar voz... convivieron entre quince y treinta agrupaciones de este tipo. Sus representaciones inicialmente ocasionales tuvieron lugar todavía en escuelas y conventos hasta que los grupos adquirían una cierta experiencia. El paso siguiente conducía sus espectáculos a dos salones que durante años albergaron la práctica totalidad de las actuaciones públicas de todo el teatro de aficionados: el Salón Blanco (en la calle Espoz y Mina) y el Fuenclara (luego, el ya desaparecido cine Arlequín). Algunos otros locales, como el Centro Ferroviario del Partido Socialista (plaza de San Felipe) contaban con grupos de teatro propios y con su propio escenario.

La aristocracia y la alta burguesía también contaban con sus propias prácticas teatrales de carácter privado, limitadas a ámbitos familiares o a pequeños círculos de amistades y realizadas en salones de casas particulares —entre otras, la de Pablo Cistué de Castro, barón de la Menglana, principal animador de este tipo de actividades—. Estos espectáculos, que contaban lógicamente con mayores presupuestos, no cumplían otra función que la de la propia diversión y el lucimiento personal, y estaban desprovistos de propósitos intelectuales o pretensiones culturales, constituyendo un puro juego de sociedad.

El primer director de este cuadro artístico, integrado por una docena de actores y actrices, fue Emilio Márquez, modisto de profesión, figurando en el elenco Gregorio Borao, que luego pasaría al teatro profesional para reintegrarse después de la guerra a una agrupación; el primer espectáculo fue El Gran Galeoto, de Echegaray; poco después la sección lírica daba una representación de Bohemios. El segundo director fue Jorge Sánchez Candial. La continuidad del trabajo se mantuvo alternando fases de mayor o menor dinamismo y sucediéndose en la dirección distintas personas.

Después de la guerra el teatro de aficionados fue poco a poco recobrando vitalidad, intensificándose las actuaciones en el Salón Blanco y Fuenclara de, entre otros grupos, el Cuadro de la Fábrica Tudor que dirigen los hermanos Lanuza, el de Marco Madrid y el de Vicente Marín. El único trabajo en común lo constituyen las representaciones anuales de La Pasión, de Enrique Zúmel, que monta V. Marín con un amplio reparto de actores procedentes de distintos grupos.

Hacia el año 1945 se hace cargo de la dirección del cuadro de la Agrupación A. A., José Otal, iniciándose una fase de mayor continuidad y productividad que se prolonga hasta el final de los años cincuenta, llegándose a representar en este periodo un centenar de obras. En realidad la incorporación de Otal supone la fusión del cuadro de la Agrupación con el Talía, que había fundado Manuel Muñoz Cabeza y que dirigía a la sazón el propio Otal. Esta circunstancia permitió la existencia de un cuadro de actores más completo al ampliarse el núcleo de gente joven, característico de los teatros de aficionados independientes, con las personas de todas las edades integradas en un cuadro más estable y respaldado por una entidad cultural ya veterana.

Como queda reseñado hasta aquí, toda la práctica teatral zaragozana se apoya en las clases populares y se desarrolla al margen de todo elitismo social e intelectual. Pero en el año 54 surge una iniciativa no sólo diferente, sino opuesta a todas las experiencias anteriores. Juan Bautista Bastero, catedrático de la Facultad de Veterinaria y persona más vinculada a sectores religiosos que culturales, promueve la creación de la Tertulia Teatral, reuniendo en la misma a Luis Horno Buscar voz..., José Jiménez Aznar, Dámaso Santos, Mario Albar, Ángel Anadón, etc. Aunque inicialmente no se planteó la existencia de un cuadro artístico, los deseos particulares de Carlos Antolín (Mario Albar Buscar voz... en el ámbito teatral) llevan a la creación de una compañía propia. Los actores —Lolín Canales y Antonio Tomás entre otros— se reclutan recogiendo lo mejor de los distintos grupos. Siempre bajo la dirección única de Albar se comienza el trabajo a un ritmo muy intenso que produce los espectáculos a intervalos mensuales. Simultáneamente se prodiga la actividad propia de la Tertulia, cuya sede radica también en el propio Teatro Principal, y van ingresando en la misma Emilio Alfaro Lapuerta Buscar voz..., Felipe Bernardos Buscar voz..., Federico Torralba Buscar voz..., Manuel Rotellar Buscar voz..., etc., manteniéndose en todo caso el carácter privado y elitista de la entidad. Circunstancialmente son invitados a dirigir el cuadro Otal y Borao. El repertorio, con raras excepciones, tiende a la difusión de autores extranjeros: Anouilh, Pirandello, Shaw. La situación preeminente de la Tertulia, su absorción de los actores más experimentados forjados en los distintos cuadros, su casi monopolio del escenario del Teatro Principal en lo que respecta a los grupos aficionados, repercuten lógicamente en la vida de éstos, que por primera vez se encuentran en clara situación de desigualdad.

En mayo de 1955 la Tertulia, como consecuencia de las consignas del Papa Pío XII sobre teatro, organiza el I Congreso Nacional de Teatro Católico. A lo largo de una semana alternan representaciones, exposiciones, conferencias, ponencias, misas del Espíritu Santo y pontificales, terminando con un banquete oficial y un festival folklórico aragonés en el Gran Hotel.

La compañía Teatro de Arte que dirige Alberto González Vergel representa Judas de Franco Fochi y el auto sacramental de Lope de Vega, El pastor lobo. La compañía que dirige Juan Guerrero Zamora representa Miguel de Mañara, de Oscar Wadislao de Lubiez, y La Anunciación de María, misterio de Paul Claudel. El ciclo de representaciones se cierra con La torre sobre el gallinero, de Vittorio Calvino, a cargo del cuadro de la Tertulia Teatral, con dirección e interpretación de Mario Albar.

Al final de los cincuenta y principio de los sesenta surgen los teatros universitarios (Teatro Español Universitario) que en Zaragoza llegan a alcanzar un desarrollo verdaderamente importante, situándose a la cabeza de los T.E.U.S.

A Mario Antolín Paz y Alberto Castilla (director de una muy recordada Zapatera prodigiosa de Lorca) siguieron Alfonso Azcona, con La noche toledana de Lope, y El embrujado de Valle-Inclán, y Juan Antonio Hormigón, que, después de un espectacular montaje de Los bandidos de Schiller, montó Las galas del difunto y La hija del capitán de Valle-Inclán, que marcaron la culminación del teatro universitario.

En el año 1963, ante la inestabilidad que se viene manifestando en los T.E.U.S., sujetos, además de a la limitación temporal de los estudios universitarios, a los avatares políticos, con los consiguientes relevos de directores y actores, se plantea la necesidad de crear una compañía independiente que quede al margen de estas oscilaciones. Una junta, constituida por Federico Torralba, Ángel Anadón, Jaime Benavente, David Jiménez, Javier Asirón, Javier Gómez de Pablo y Mariano Cariñena, funda el Teatro de Cámara de Zaragoza, cuya existencia, después de reestructuraciones, replanteamientos, disolución violenta y posterior vuelta a la legalidad, se prolonga hasta la actualidad en el Teatro Estable Buscar voz... de Zaragoza. La compañía queda establecida inicialmente con actores procedentes del T.E.U. de Azcona: Ángela Domingo, Curro Isac, Adolfo Quílez y Jesús García Verges.

En 1964 se crean dos grupos de más breve existencia. El Grupo 29, dirigido por Pedro Avellaned Buscar voz... y ubicado en el Casino Mercantil, que monta sobre todo obras cortas en el Salón Rojo del mismo Casino, con veladas de café y coloquios posteriores; actores: Salvador Asensio, José Navarro, M.ª José Arellano, Manuel Rotellar y el propio Avellaned. Teatro de Hoy, dirigido por Juan Salvador (Juan Muñoz Aróstegui); actores: María Pardo, Antonio Fernández y el propio Juan Salvador.

En 1965, David Jiménez, director del Teatro de Cámara, es nombrado director del T.E.U. de distrito tras la depuración de Juan Antonio Hormigón. Monta La rosa de papel y La cabeza del Bautista de Valle-Inclán y La historia de Vasco de Shehadé.

En ese mismo año tiene lugar la desaparición del T.E.U.

El Teatro de Cámara de Zaragoza había quedado desmantelado como consecuencia del paso al T.E.U. de distrito de su director y gran parte de los actores. Mariano Cariñena Buscar voz..., que había sido escenógrafo del grupo desde su fundación, se hace cargo de la dirección integrando en la compañía a los miembros del Teatro de Hoy y a algunos actores del T.E.U. de Hormigón; en julio del 66 se incorpora el propio Hormigón con otros miembros de su equipo, reestructurándose el T.C.Z. que pasa a tener una dirección colectiva. Primer Colectivo Artístico: Mariano Cariñena, Javier Gómez de Pablo, Eduardo González, Juan A. Hormigón; este colectivo programa todas las actividades artísticas y supervisa los trabajos de adaptación y puesta en escena. Alternan en la dirección escénica Cariñena y Hormigón. Se funda el Club de Espectadores. Las actividades y espectáculos del T.C.Z. alcanzan gran trascendencia ciudadana. Su contenido ideológico y político conduce a una progresiva serie de conflictos con el Ayuntamiento, la Policía y la Administración que producen, en marzo del 69, el exterminio oficial de la compañía, con cancelación de su inscripción en el registro del Ministerio de Información y Turismo, de los estatutos y, por supuesto, del Club de Espectadores, de composición predominantemente obrera.

Las actividades del T.C.Z., proyectadas fundamentalmente sobre la ciudad, habían alcanzado no obstante una proyección nacional. La importancia de la presencia del Cámara en la concepción del nuevo teatro independiente se manifestó no sólo en su protagonismo dentro de los Congresos de Teatro Nuevo de Valladolid en el 66 y 67 —siendo la única compañía que presentaba dos espectáculos— sino en el hecho de que el T.C.Z. asumió la organización del primer Congreso Libre de Teatros Independientes que tuvo lugar en Zaragoza en 1969 y que hay que considerar como el definitivo punto de arranque de los nuevos planteamientos, a pesar de la terminación prematura del Congreso como consecuencia del «estado de excepción» decretado en España.

En 1967 había surgido, en torno a Dionisio Sánchez, el grupo Morfeo, con una concepción del teatro nueva en Zaragoza basada en la improvisación y la provocación, y que al año siguiente toma el nombre de El Grifo. Iniciado el año 1968 se crea el grupo Teatro Club bajo la dirección de José Luis Nicolás, que comienza con sesiones de teatro leído y que, tras un periodo de inactividad que se prolonga hasta el 77, reanuda su trabajo entrando ya en la realización escénica. En 1979 se constituye como grupo de la Agrupación Artística Aragonesa. En 1980 extiende su trabajo a la iniciación teatral del niño, realizando experiencias en este campo simultáneas con sus montajes. También se integra en los circuitos de la comunidad y en las muestras de teatro zaragozano del Principal.

En 1969 se crea el grupo Tántalo Buscar voz... bajo la dirección de Danilo Nieto. Corría 1970 cuando Pilar Delgado crea su Teatro Escuela, que tras unos años de experiencias y prácticas formativas, se constituirá como grupo independiente con el nombre de La Taguara. Fue su primer montaje Crónica del Compromiso, de Alfonso Zapater Buscar voz..., escrito y preparado para la celebración anual que tiene lugar en el castillo de Caspe. Pero es a partir de 1976 cuando comienza el trabajo característico de La Taguara proyectado básicamente hacia los pueblos de la comunidad.

En 1971, el último Colectivo Artístico del Teatro de Cámara de Zaragoza (Mariano Anós Buscar voz..., Cariñena, Hormigón y Rosa Vicente), que había seguido trabajando en la clandestinidad con un reducido número de actores, se constituye en el primer Colectivo Artístico del Teatro Estable de Zaragoza, al lograrse, después de dos años de gestiones, la reinscripción del grupo. Se han puesto como condiciones para aprobar los estatutos el cambio de nombre de la entidad y la supresión del Club de Espectadores. Las sucesivas bajas de tres miembros del colectivo conducen a una pérdida temporal de la dirección colectiva, que vuelve a asumir en solitario M. Cariñena. A lo largo de dos años de intenso trabajo se vuelve a consolidar la compañía, y el progresivo reingreso de antiguos miembros del T.C.Z. permite ya en 1974 la recuperación de un colectivo artístico que ofrece plenas garantías para la línea de trabajo propia del T.C.Z.-T.E.Z. : Cariñena, Eduardo González, Pablo Antonio Royo (antiguos miembros del Colectivo del T.C.Z.) y María José Moreno, actriz del Cámara desde 1964.

A partir de este momento el T.E.Z. se incorpora plenamente al trabajo regional.

1974 ve surgir una iniciativa que conduce a una compañía de características muy diferenciadas. Mariano Anós, Pilar Martínez Laveaga (que habían formado parte del T.C.Z. y, durante los dos primeros años, del T.E.Z.) Javier Anós (del T.C.Z.) y Juan Graell y Francisco Sánchez (procedentes ambos directamente del T.E.Z. ) constituyen el Teatro de la Ribera Buscar voz....

En 1977 surge el grupo Mosca Teatro, que anima Santiago Meléndez, y cuyo funcionamiento es colectivo.

En 1979 se funda el grupo Talía que dirige Magdalena Lasala Buscar voz.... Su trabajo, que se inicia con cierta intensidad aunque tropezando con las naturales dificultades para su difusión, se paralizó después de haber producido tres espectáculos, uno de ellos infantil, que se proyectaron en la comunidad y en barrios de Zaragoza, además de en el Teatro Principal.

Todos los grupos mencionados se integraron en 1979 en una Asamblea de Grupos de Teatro de Zaragoza que fue deteriorándose progresivamente hasta su desaparición.

En los últimos años de actividad teatral han surgido numerosos grupos de teatro, de diversas especialidades y tendencias. También se han extendido el número de representaciones y los lugares que las acogen.

Ayuntamientos, Diputaciones y D.G.A. han creado y apoyado rutas, circuitos y festivales, y esta última una serie de ayudas a la producción y la difusión, que han ido creciendo, aunque manteniéndose dentro de presupuestos muy por debajo de lo deseable. La programación se inicia en 1986 con las Rutas Culturales de Aragón y la Feria en Teatro de Aragón. En los años siguientes se van incrementando hasta llegar a la programación actual.

En 1992 la producción se subvencionaba con 23.500.000 pta. distribuidas entre 16 compañías. En 1993 se destinan 20.000.000 pta. a concertaciones con 6 compañías. El resultado final consiste en un reparto más desequilibrado, que deja a un gran número de compañías sin ayuda, poniéndolas en una situación de imposibilidad de competir en el mercado que ha llevado en muchos casos a interrumpir su producción y difusión.

En 1998 comenzó en el Teatro del Mercado la Muestra de Teatro Universitario. Mientras, la II Muestra de Teatro Universitario, celebrada el año 2000 en los Centros Culturales de Zaragoza, contó con 17 grupos teatrales, que correspondieron con doce de Zaragoza, dos profesionales y tres de las Universidades de Huelva, Burgos y Orense.

En mayo de 2000 se inaugura en Zaragoza la XII Muestra de Teatro Joven, con la participación de 350 jóvenes actores y actrices de 30 grupos juveniles.

En febrero de 2000 se inauguró el XX Festival de Teatro de Alfajarín, Z., con la participación de diferentes grupos.

• La enseñanza de las artes escénicas en Zaragoza. Escuela Municipal de Teatro Buscar voz....

—Las salas teatrales zaragozanas:

• Teatro Principal: También en 1981, el Ayuntamiento recupera para la ciudad el Teatro Principal. Llamado Teatro de las Comedias hace doscientos años, lleva su nombre actual desde 1708. Su ubicación, en la primitiva ciudad, era al final del antiguo barrio hebreo. A pesar de ser de propiedad municipal fue administrado durante décadas por empresas privadas y luego por la Administración Central. Hoy depende de un patronato municipal y cuenta con una Comisión de Programación que promueve una programación más intensiva del teatro, un repertorio más amplio, abierto y actual, y una mayor presencia de la música. Con carácter anual se establece un Festival Internacional de Teatro, un Festival Internacional de Marionetas, una Muestra de Teatro Infantil y un Ciclo de Introducción a la Música que adquieren gran importancia, y que se consolidan como verdaderas necesidades ciudadanas.

Tras las obras de reforma a las que fue sometido (que comenzaron el 27 de mayo de 1985), se celebró en Zaragoza el día 2 de mayo de 1987, la inauguración del Teatro Principal. Esta nueva andadura comenzó con el espectáculo Gala de Estrellas de la Danza. La ceremonia de inauguración estuvo presidida por el ministro de Obras Públicas y Urbanismo, acompañado del resto de autoridades locales y comunitarias. Durante quince días se desarrolló el programa de actividades del máximo nivel, entre los que cabe destacar: Montserrat Caballé, Rudolf Nureyev y Win Maertens.

• Teatro del Mercado: Con el doble propósito de la conservación del patrimonio ciudadano y de la animación sociocultural, se planteó, dentro del plan municipal de creación de infraestructura cultural del año 1982, la realización de un proyecto que convirtiera el antiguo edificio del Mercado de Pescados de la plaza de Santo Domingo de Zaragoza en sala cultural polivalente con especial carácter de pequeño teatro.

El edificio, situado en la citada plaza, se construyó en 1928. Aunque se trataba de una obra funcional, su acabado correspondía a una imitación simplificada de soluciones derivadas de la arquitectura civil de la Zaragoza del Renacimiento. Se atribuye a Miguel Ángel Navarro, pero también pudiera deberse al entonces arquitecto municipal Carqué Buscar voz.... Después de utilizarse como Mercado de Pescados sirvió, durante muchos años, como almacén municipal.

El proyecto de reconversión en local cultural fue realizado por el arquitecto Daniel Olano Buscar voz..., en estrecha colaboración con los actores del Teatro de la Ribera Buscar voz..., primeros promotores de la idea.

El Teatro del Mercado fue inaugurado el 23 de abril de 1983, en un acto que fue, al tiempo que de su apertura oficial al público, de presentación de la edición de la Obra Completa de Miguel Labordeta Buscar voz....

Desde entonces, el Teatro del Mercado ha sido en Zaragoza, un privilegiado lugar de encuentro en el que la actividad cultural de vanguardia ha encontrado acogida y apoyo.

• Salas vinculadas a compañías: una novedad importante del panorama teatral zaragozano en los últimos años ha sido la aparición de salas vinculadas a compañías:

—Arbolé. Sala especializada en teatro infantil, títeres y marionetas. Presenta espectáculos de producción propia, junto a obras de otros grupos. Inaugurada en mayo 1997. Abierta de septiembre a mayo. Aforo de la sala para niños 140, para adultos 90.

—Teatro de la Estación. Inaugurado en VI-1996. Dispone de un escenario de 8 X 10 m. y un aforo de 135 localidades. Ha presentado numerosos espectáculos y en un año han hecho 300 representaciones, con un total de 20.371 espectadores. La periodicidad en los estrenos ha revertido en la existencia de un público asiduo además del incidental. Esta experiencia es de especial riqueza, puesto que de alguna manera integra al público y actores en un único proceso de formación teatral.

—Teatro en Huesca: Aprovechando la infraestructura que suponía el Teatro Principal; compañías nacionales y espectáculos creados por aficionados oscenses conformaban una programación. Los espectáculos de la Galería Salesiana y los que llegaban al Teatro Olimpia presentaban un buen panorama para el aficionado oscense. Pero la transformación del Olimpia en cine, la demolición del Principal y la única oferta del Teatro Salesiano (Bato y Borrego, La Pasión, etc.), hacen que Huesca se quede prácticamente sin un teatro. La iniciativa privada y la oficial quedan totalmente cerradas: por ello nace la agonía teatral. Solamente las Peñas Recreativas llevan a salones de actos de colegios algunos espectáculos, básicamente de teatro independiente. La Peña «La Parrilla» organiza anualmente unas Jornadas de Teatro Infantil que culminan con el fallo de un premio literario de carácter nacional de la misma modalidad. El Teatro Club de la Peña «Alegría Laurentina» en la temporada 1979-80 y algunas representaciones en el pórtico laurentino son los únicos alicientes para el desanimado aficionado oscense de finales de los setenta. La falta de un teatro municipal hace que desaparezca una tradición tan enraizada en el pueblo oscense.

Posteriormente surgen en la provincia diversos grupos, como los de Fraga, Binéfar, Sabiñánigo y Monzón, mientras que en la capital funcionan, durante esos años, tres grupos aficionados. El de mayor antigüedad es La Tartana, fundado por Miguel Abós, cuyo círculo habitual de representación se traza en la provincia, al igual que los demás grupos. Sus motivos de espectáculo son temas sociales que puedan estar relacionados con el Alto Aragón. El Teryc es un grupo estudiantil nacido en el seno del Instituto «Ramón y Cajal» de Huesca y dirigido por la profesora del mismo centro Ángela Martín. El Pequeño Teatro de Huesca, nacido en 1979 en el seno de la Peña «Alegría Laurentina», está formado por los componentes de Caradura Teatro Infantil y algunos miembros más. La dirección corre a cargo de Fernando García Mongay y Antonio Damián Torrijos.

En noviembre de 1999 dio inicio la XIII Feria de Teatro de Aragón, caracterizada por la participación de mimo, drama, comedia y danza.

—Teatro en Teruel: En Teruel el teatro de aficionados surge después de la guerra civil en los centros eclesiásticos: el colegio La Salle es, con su cuadro «Congregación Mariana», el pionero y el que serviría después, hasta casi nuestros días, como vivero de actores. Sixto López, Julián Rodriguez, Martín Polo, Bernabé Salvador y un largo etcétera son hombres que representan todo el repertorio de la galería salesiana, única permitida en aquellos tiempos.

Por los años 50 se crean cuadros en el Instituto de Enseñanza Media y en el colegio de Santo Tomás que, con obras como Las de Caín y El Avaro de Molière, ponen en órbita a destacados directores (Antonio Ubed, Marcial Laguía y Joaquín Sánchez Tovar) y actores y actrices (Octavio Murciano, Antonio Amela, Pepita Fernández y Rosita Pastor, entre otros muchos).

En las inmediaciones de los años 60 se crea el cuadro artístico del grupo de empresa del Instituto Nacional de Previsión (I.N.P.), el cual incorpora como director al entonces comisario de policía D. Mariano del Cacho, descubre dos grandes actores, Bernabé Salvador y Alfonso Martínez, y grandes actrices como Maruja Galve y Maruja Murria. Su primera representación, Don Juan Tenorio, constituyó su gran éxito. Años después Bernabé Salvador, con los más entusiastas de La Salle y del INP, fundó el cuadro «Amigos del Arte», el de más duración y calidad en conjunto. Se revelan las actrices Milagros Montón y Angelitos Casinos, y los actores Manolo Tena y Vicente Pastor.

En Alcañiz la actividad teatral durante los años 1940 a 1960 estuvo representada por dos compañías teatrales, «La Farándula» y «La Tarántula», ambas de la ciudad y que en ocasiones se desplazaban al resto de la provincia con sus representaciones. En los años 60 la figura teatral más destacada es Nati Magullón, que tras la decadencia del grupo «El Tambor», que ella misma dirigía, permaneció en la ciudad y ayudó en la creación del «Taller de teatro». A principios de los ochenta, hay un resurgimiento en la actividad teatral, con el desarrollo de grupos de teatro apoyados por el Ayuntamiento: la Corporación municipal compra el teatro de Alcañiz, edificio de principios de siglo con capacidad para 500 personas, en uso hasta 1970 y decaído en manos de una empresa privada que no consideraba suficiente su rentabilidad y lo cerró.

Dentro de las Campañas de Música y Teatro, se celebró en Alcañiz la Primera Muestra de Teatro Aragonés. Inaugurada en febrero de 1999 contó con la participación de veinticinco grupos teatrales. En febrero de 2000 se inaugura la II Muestra de Teatro Aragonés, que contó entre otras actividades, con la presencia de Javier Tomeo para el primer Encuentro de Autores Aragoneses.

Dentro del calendario de festivales de verano, en junio de 1998 se celebra el XII Festival Puerta al Mediterráneo en el castillo de Mora de Rubielos y en el anfiteatro de Rubielos de Mora. Festival que ha optado por las artes escénicas, durante esta edición, con la participación de siete representaciones teatrales.

—teatro en aragonés. El teatro es uno de los géneros menos cultivados en aragonés. No obstante, al lejano precedente del Bayle pastoril al Nacimiento, de Ana Abarca de Bolea Buscar voz..., a las populares pastoradas Buscar voz... de los siglos XVIII y XIX y a las obras en aragonés cheso Buscar voz... de Domingo Miral, se pueden añadir recientemente dos obras en aragonés benasqués Buscar voz..., La Roqueta, de Rafael Solana Domec (Castejón de Sos, H., 1918) y Pequeño teatro donde se habla y se siente en benasqués, de Ángel Subirá Vidal (Castejón de Sos, H., 1907), publicadas conjuntamente (Uesca, Publicazións d’o CFA, 1987). En aragonés común destaca Mal d´amors (1987), de Miguel Santolaria Buscar voz..., así como Rolde de broxas en Crenchafosca (1986) y otras de Santiago Román Buscar voz....

—teatro en catalán de Aragón. El teatro es, sin duda, el género literario que menos atención ha recibido por parte de los escritores aragoneses de expresión catalana. Con todo, cabe destacar las obras ambientadas, en buena parte, en Pena-roja de Tastavíns de Desideri Lombarte Buscar voz..., Pena-roja I Vallibona, pobles germans (1987) y Teatre inèdit (1992). También son destacables los sainetes de las hermanas Andreseta y Pepeta Bean Cabrera, Lo casorio de Roque (1991), Aconsellant y vestint a la novia (1992), É més bò que un pa de bresca (1993), Les dones cuan encaixonen canten, riuen y enragonen (1994), Cuan passen fan Bon Agarrar (1995) y La Brama (1996), obras costumbristas que recrean la sociedad preindustrial de la población de Fraga. Por último, cabe apuntar que en 1997, Josep A. Chauvell Buscar voz... estrena Hereus de la casa cremada, obra que recrea la Llitera anarquista de 1933.

 

Imágenes de la voz

Teatro Principal de Zarag...Teatro Principal de Zaragoza

Teatro Principal ...Teatro Principal

Fachada posterior del Tea...Fachada posterior del Teatro Princ...

Cartel de El Silbo Vulner...Cartel de El Silbo Vulnerado y Tán...

Interior del Teatro del M...Interior del Teatro del Mercado

El desaparecido Teatro Pi...El desaparecido Teatro Pignatelli

Interpretación del actor ...Interpretación del actor aragonés ...

Sancho Gracia interpreta ...Sancho Gracia interpreta a Goya

La Taguara, <i>Resurrecci...La Taguara, Resurrección y vida...

Teatro Principal. Escaler...Teatro Principal. Escalera de acce...

Cartel de Teatro Incontrl...Cartel de Teatro Incontrlado: A...

Teatro de la Ribera, <i>H...Teatro de la Ribera, Historias ...

Teatro Estable. Comedia T...Teatro Estable. Comedia Tesorina d...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT